domingo, 10 de julio de 2011

QUE LES PASA A LAS MUJERES DEL PP



Pero que les pasa a las mujeres ultracentristas que tienen todas cara de vinagre. Creo que su cara obedece al exceso de velocidad con que Aznar las situó en primera fila, todo fue tan rápido que las sacó de plano y las hizo invisibles. Esto se conoce como “cambiar para que nada cambie”.
Lo cierto es que todas parecen tener el mismo asesor de imagen y la misma maquilladora. Jesús, que cruz, todas con el mismo tinte, igual cantidad de mechas, similar curvatura de pestañas e intensidad del rimel, el azul verdoso de la sombra de ojos clónico en todas ellas, la barra de labios color “fresita” y “rojita” para las noches de fiesta. Parecen la madre de la Barbie. ¡Vista una, vistas todas!
El tipito, si los años lo permiten, forjado en las pistas de padel, trabajándose unos hoyitos de golf o en agotadoras sesiones de pilates. Para qué sirve el dinero si no es para gastarlo en una misma. Si los años no bastan, porque son ya demasiados, se hace una visita a corporación dermoestética y arreglo de chapa y pintura para pasar la itv, que una señora de centro no puede dejarse de la mano de dios. Eso es cosa de progres y perroflautas.
El vestuario clásico, con un toque de atrevimiento para diario y algo más picante para las noches, sean de victoria electoral o de derrota, que ese cuerpo tan bien vestido hay que lucirlo siempre. Los tonos pasteles y los estampados en cuadros para ruedas de prensa y presentaciones programáticas, si la cosa es muy seria hay que recurrir al traje chaqueta con faldita rodillera. Las “minis” para que las nuevas generaciones muestren las piernas populares y las “maxis” para que las hippies tapen las heridas de la vida que llevan. Las mujeres centradas van siempre depiladas y de lo contrario se ponen pantalón, no muy ajustado, que muestra defectos y eso no conviene. Si utilizan chaquetita y pantalón combinan el azul marino con el beige, que dan elegancia a la par que seriedad.
En los accesorios también son clónicas, les encantas los broches vistosones, los collares de perlas, pendientes a juego con el broche y el collar y los anillos, pocos y de valor, porque ellas lo valen.
Teniendo de todo y andando sobradas de poder no entiendo como tienen esa carita de salir de misa, parece que no han sonreído en mucho tiempo, con excepción de Rita Barbera, que se ríe hasta cuando te regaña, viste como puede y le sienta el bolso de Hermes como el zurrón a un cazador. Cospedal, Mato, Esperanza, Rudi, Tocino, Teófila…todas ellas tienen el mismo gesto agridulce, mezcla de estreñimiento y revelación mística. Hablando de revelaciones, ahora lo entiendo, todas visten igual, lucen igual y se parecen cada día más a su líder, son clavaditas a Aznar.

1 comentario:

  1. Te olvidas a Christine Lagarde, la cual es del PP francés, y se gasta un mostacho que ya le gustaría a Aznar. Eso sí, la francesa ha llegado más lejos con su bigote de lo que todas las Aznar Girls jamás podrán soñar.

    ResponderEliminar

DEJA AQUÍ TU OPINIÓN

EL DEFICIENTE TRANSPORTE SANITARIO DEL SESCAM

Movilización de trabajadores del transporte sanitario del SESCAM El SESCAM aceptó una oferta temeraria, a la baja, para adjudicar el s...