viernes, 29 de enero de 2016

De cómo Cospedal tomó la posesión de su ínsula y del fatigado fin y remate que tuvo su gobierno

Ilustración inspirada en Gustavo Doré
“Estos días en que deberíamos afanarnos en conmemorar el centenario de Don Miguel de Cervantes, especialmente los manchegos por cuanto debemos de fama mundial a su novela, tomando ejemplo de cuanto hacen los ingleses con Shakespeare, tomo prestadas unas páginas del Quijote para relatar mi particular visión de aconteceres recientes…”

Digo, pues, que con todo su acompañamiento llegó Dolores a un lugar que rondaba los dos millones de vecinos, que era de los mejores que el reino tenía. Diéronle a entender que se llamaba la ínsula Barataria, nombre que le vendría porque el lugar se llamaba Baratario o quizás por el barato con que se le había dado el gobierno.
Al llegar a las puertas de Toledo, que entonces era cercada, salieron curas y nobles a recibirla, tocaron las campanas y muchos vecinos dieron muestras de general alegría, y con mucha pompa la llevaron a la iglesia mayor a dar gracias a Dios, y luego, tras algunas ridículas ceremonias, le entregaron las llaves del Palacio de Fuensalida y la admitieron por perpetua gobernadora de la ínsula Barataria.
Todo cuanto os narro es verdad y el cargo pudo ser vitalicio, pero el ejercicio de gobernar manda equilibrios entre lo que se pide y lo que se da, y en eso, en lo de dar, Dolores no es muy generosa, excepto para la familia propia. Así, como era de esperar, se rompió el idilio y quien pudo ser perpetua gobernadora fue pronto examinada con dureza y las cañas se tornaron lanzas. Pensar que en esta vida las cosas de ella han de durar siempre en un estado es pensar en lo excusado, antes parece que ella anda todo en redondo, digo, a la redonda: la primavera sigue al verano, el verano al estío, el estío al otoño, y el otoño al invierno, y el invierno a la primavera, y así torna a andarse el tiempo con esta rueda continua; sola la vida humana corre a su fin ligera más que el viento, sin esperar renovarse si no es en la otra, que no tiene términos que la limiten. Esto dice Cide Hamete, filósofo mahomético, porque esto de entender la ligereza e instabilidad de la vida presente, y de la duración de la eterna que se espera, muchos sin lumbre de fe, sino con la luz natural, lo han entendido; pero aquí nuestra narración se refiera a la presteza con que se acabó, se consumió, se deshizo, se fue como en sombra y humo el gobierno de Dolores Cospedal.
La cual, estando en su cama la séptima noche de los días de su gobierno, no harta de dineros como antes, ni de vino, sino de juzgar y dar pareceres y de hacer estatutos y pragmáticas, cuando el sueño, a despecho y pesar de la hambre, le comenzaba a cerrar los párpados, oyó tan gran ruido de campanas y de voces, que no parecía sino que toda la ínsula se hundía.
Era el 24 de mayo y Dolores sentóse en la cama y estuvo atenta y escuchando por ver si daba en la cuenta de lo que podía ser la causa de tan grande alboroto, pero no solo no lo supo, y añadiéndose al ruido de voces y campanas el de infinitas trompetas y tambores quedó más confusa y llena de temor y espanto; y levantándose de la cama se calzó unas chinelas, por la humedad del suelo del cigarral recién comprado al que había mudado sus aposentos, y sin ponerse sobrerropa de levantar, ni cosa que se pareciese, salió a la puerta a tiempo para ver como llegaban más de veinte personas con antorchas encendidas en las manos y con las espadas desenvainadas. A su cabeza estaban Vicente, Leandro, Marcial y otros de su confianza, gritando todos a grandes voces:
— ¡Arma, arma, señora gobernadora, arma, que han entrado radicales populistas en la ínsula, y somos perdidos si vuestra industria y valor no nos socorre! Con este ruido, furia y alboroto avanzaron hasta donde Dolores estaba, atónita y embelesada de lo que oía y veía, y cuando llegaron a ella, Vicente le dijo:
— ¡Ármese luego vuestra señoría, si no quiere perderse y que toda esta ínsula se pierda!
— ¿Qué me tengo de armar —respondió Dolores—, ni qué sé yo de armas ni de socorros? Estas cosas mejor será dejarlas para el consejero Leandro, que en dos paletas las despachará y pondrá en cobro, que yo, pecadora fui a Dios, no se me entiende nada de estas prisas.
— ¡Ah, señora gobernadora! —dijo Carmen Riolobos—. ¿Qué relente es ese? Ármese vuesa merced, que aquí le traemos armas ofensivas y defensivas, y venga hasta Fuensalida y sea nuestra guía y nuestra capitana, pues de derecho le toca el serlo, siendo nuestra gobernadora.
—Ármenme norabuena —susurró Dolores.
Y al momento le trajeron dos escudos, que venían proveídos de ellos, y le pusieron encima de la camisa, sin dejarla tomar otro vestido, un escudo delante y otro detrás, y por unas concavidades que traían hechas le sacaron los brazos, y le liaron muy bien con unos cordeles, de modo que quedó emparedada y entablada, derecha como un huso, sin poder doblar las rodillas ni menearse un solo paso. Pusiéronle en las manos una lanza, a la cual se arrimó para poder tenerse en pie. Cuando así la tuvieron, le dijeron que caminase y los guiase y animase a todos, que siendo ella su norte, su linterna y su lucero, tendrían buen fin sus negocios.
— ¿Cómo tengo de caminar, desventurada yo —respondió Dolores—, que no puedo doblar las rodillas porque me lo impiden estas tablas que tan cosidas tengo con mis carnes? Lo que han de hacer es llevarme en brazos y ponerme atravesada o en pie en la puerta del Palacio, que yo la guardaré o con esta lanza o con mi cuerpo.
—Ande, señora gobernadora —dijo Carmen Riolobos—, que más el miedo que las tablas le impiden el paso, acabe y menéese, que es tarde y los enemigos crecen y las voces se aumentan y el peligro carga.
Con tantas persuasiones y vituperios probó la pobre gobernadora a moverse, y fue dar consigo en el suelo tan gran golpe, que pensó que se había hecho pedazos. Quedó como galápago, encerrada y cubierta con sus conchas, o como medio tocino metido entre dos artesas, y no por verla caída aquellos acólitos suyos le tuvieron compasión alguna, antes, apagando las antorchas, tornaron a reforzar las voces y a reiterar el ¡arma! con tan gran prisa, pasando por encima de la pobre Dolores, dándole infinitas cuchilladas sobre los escudos, que si ella no se recogiera y encogiera metiendo la cabeza entre los escudos, lo pasara muy mal la pobre gobernadora, quien, en aquella estrechez recogida, sudaba y trasudaba y de todo corazón se encomendaba a Dios que de aquel peligro la sacase. Unos tropezaban en ella, otros caían, y tal hubo que sobre su magullado cuerpo acabó Carmen Riolobos, quien como desde atalaya gobernaba los ejércitos y a grandes voces decía:
— ¡Aquí de los nuestros, que por esta parte cargan más los enemigos! ¡Aquel portillo se guarde, aquella puerta se cierre, aquellas escalas se tranquen! ¡Vengan pez y resina en calderas de aceite ardiendo! ¡Córtense las calles con barricadas de colchones! ¡Blándanse estatutos, leyes electorales y argumentos contra las coaliciones de perdedores!
En fin, Carmen nombraba con gran entusiasmo todos los instrumentos y pertrechos de guerra con que suele defenderse el asalto de una ciudad, y la molida Dolores, que lo escuchaba y sufría con su peso, decía entre sí: « ¡Oh, si Nuestro Señor fuese servido que se acabase ya de perder esta ínsula y me viese yo o muerta o fuera de esta grande angustia!». Oyó el cielo su petición, y cuando menos lo esperaba oyó a Carmen y Vicente que decían:
— ¡Victoria, victoria, los radicales populistas no nos superaron en número! ¡Ea, señora gobernadora, levántese vuesa merced y venga a gozar del vencimiento y a repartir los despojos que se han tomado a los enemigos por el valor de ese invencible brazo!
—Levántenme —dijo con voz entrecortada la magullada Dolores.
Ayudáronle a levantar, y, puesta en pie, dijo:
— Yo no quiero repartir despojos de enemigos, sino pedir y suplicar a algún amigo, si es que lo tengo, que me dé un trago de vino, que me seco, y me enjugue este sudor, que me hago agua.
Limpiáronla, trajéronle el vino, desliáronle los escudos, sentóse sobre su lecho y desmayose del temor, del sobresalto y del sofoco. Ahora les pesaba aquella reforma de Estatuto tan desafortunada y a destiempo. Preguntó qué hora era, respondiéronle que ya amanecía. Calló, y sin decir otra cosa comenzó a vestirse, todo sepultado en silencio, y todos la miraban y esperaban en qué había de parar la prisa con que se vestía. Vistióse, en fin, y poco a poco, porque estaba molida y no podía ir mucho a mucho, marchó en su carruaje a la capital del reino, siguiéndola cuantos allí se hallaban, y llegándose hasta Mariano Rajoy lo abrazó y le dio un beso en la frente, y no sin lágrimas en los ojos le dijo:
—Venid vos acá, compañero y amigo mío, conllevador de mis trabajos y miserias; cuando yo me avenía con vos y no tenía otros pensamientos que los que me daban los cuidados de enmendar vuestros errores y de sustentar vuestro corpezuelo dichosas eran mis horas, mis días y mis años; pero después que os dejé y me subí sobre las torres de la ambición y de la soberbia se me han entrado por el alma adentro mil miserias, mil trabajos y cuatro mil desasosiegos. Y en tanto que estas razones iba diciendo, encaminando sus palabras y razones al mayordomo, al secretario, al maestresala y a Vicente Tirado, que allí presentes estaban, dijo:
—Abrid camino, señores míos, y dejadme volver a mi antigua libertad; dejadme que vaya a buscar la vida pasada para que me resucite de esta muerte presente. Yo no nací para ser gobernadora ni para defender ínsulas ni ciudades de los enemigos que quisieren acometerlas. Mejor se me entiende a mí de asuntos de fontanería y negocios familiares que de dar leyes ni de defender provincias ni reinos. Bien se está San Pedro en Roma, quiero decir que bien se está cada uno usando el oficio para que fue nacido. Mejor me está a mí una secretaría general o un acta de diputada en la mano que un cetro de gobernadora. Más quiero hartarme de gazpachos con dos o tres sueldos que estar sujeta a la miseria de un médico impertinente que me mate de hambre, y más quiero recostarme a la fresca de mi cigarral en el verano y arroparme en los fríos del invierno, en mi libertad, que acostarme, con la sujeción del gobierno, con peores ropas y menos dineros. Vuestras mercedes se queden con Dios y digan al rey mi señor que mis días de gobernadora tocaron a su fin y me dispongo a retomar finiquitos, despidos diferidos y los quehaceres que dieron lugar a llamarme Dolores de Prospedal.

Plumaroja

martes, 26 de enero de 2016

30 DE ENERO: DÍA ESCOLAR DE LA NO VIOLENCIA Y LA PAZ

El 30 de enero es el Día Escolar de la No Violencia y la Paz. Entonces, los colegios y los institutos suelen llenarse de cartulinas con frases de Ghandi y durante el recreo se sueltan globos de colores. Pero esa celebración no tiene sentido si no se entiende que el 30 de enero se celebra y visibiliza lo que muchos profesores y profesoras y comunidades educativas trabajan a lo largo de todo el año promoviendo la resolución pacífica de los conflictos: desde los internacionales hasta el que se da cotidianamente en cada centro y en cada momento de la vida.

El 30 de enero es el Día Escolar de la No Violencia y la Paz.
El 30 de enero es el Día Escolar de la No Violencia y la Paz.
Pero cómo se puede promover en nuestros centros educativos la educación para la paz, como aparece en los proyectos educativos de centro, o desarrollar planes de mediación y programas de convivencia y resolución pacífica de conflictos, si el Consejero de Educación de la Junta de Castilla y León promociona concursos literarios escolares militares, que la Dirección General de Reclutamiento y Enseñanza Militar del Ministerio de Defensa, en estrecha colaboración con las Áreas de Reclutamiento de cada provincia, han puesto en marcha en Castilla y León.
Un concurso destinado al alumnado en donde los participantes deben escribir una carta a un militar, describiendo su visión sobre la “importancia que tiene la labor que desarrolla” y cómo contribuyen sus misiones al mantenimiento de la paz y seguridad en el ámbito nacional e internacional, así como el valor y el compromiso de los militares desplazados a países donde ahora bombardear e invadir los denominan “labores humanitarias”.
En mayo la plaza de toros de la capital leonesa acoge a miles de escolares traídos de centros educativos de la ciudad y de la provincia, para que contemplen el desfile de una muestra de las armas y efectivos de las fuerzas de seguridad, e incluso un simulacro de detención, con explosivos incluidos. Porque este tipo de demostraciones se produce de forma habitual, mediante la organización de actividades como charlas, conferencias o exhibiciones en los colegios.
En este contexto, no es de extrañar que las Consejerías de Educación de Castilla y León y Castilla-La Mancha hayan tenido la ocurrencia de introducir la formación militar en los centros educativos. Ya que los jóvenes huyen de las armas, la mili, la guerra, los responsables de la educación pública de nuestras Comunidades Autónomas, regidas por el PP y su ideología transgresora y antisistema, han pensado que es necesario, en una época de recortes económicos en los presupuestos educativos y de despidos de personal docente, cuando han desmantelado los centros de formación del profesorado, incorporar la formación militar al profesorado para que éste a su vez la imparta en sus clases. Un avance pedagógico incuestionable e imprescindible para instaurar de nuevo la educación patriótica militar en las nuevas generaciones. Con los valores claros y cuerpo a tierra.
De esta forma los Consejeros de Educación de estas Comunidades Autónomas Patrióticas se han comprometido a impartir “formación militar a los docentes a través de talleres y cursos que contribuyan a la formación permanente de los docentes”, con el fin de que el espíritu patriótico y la defensa “formen parte de la educación de nuestros jóvenes”. Formar al profesorado por militares parece ser la nueva moda de esta reforma educativa del Partido Popular, con el fin de educar en la sumisión a la ideología subyacente de la ley mordaza y otras leyes de represión que se necesitan imponer en la España de los recortes y el rescate multimillonario de los bancos. Es necesario que la ideología de la sumisión y la obediencia debida vaya siendo asumida por las futuras generaciones y qué mejor medio que el sistema educativo.
Nos encontramos así que se los Consejeros de Educación han suprimido la mayor parte de los Centros de Formación del Profesorado, pues ya no tienen sentido y se tienen que destinar los recursos públicos a las prioridades fundamentales, para desarrollar una economía eficiente que pague puntualmente los intereses de la deuda a los banqueros alemanes y franceses. Ya no son tan necesarios este tipo de Centros donde especialistas en educación daban formación demandada por el profesorado sobre estrategias de resolución de conflictos, habilidades de comunicación y educación para la paz.
Ahora se les sustituye por formación del “espíritu militar” en los centros, a cargo de militares cuya temática, según los responsables de educación, será geopolítica, seguridad y panorama estratégico de ámbito militar para que el alumnado “forme parte de esta cultura”. Por supuesto, todos estos cursos se denominan eufemísticamente “Una Educación para la Paz y la Seguridad” y afirman que su finalidad es desarrollar “una educación de futuro que proporcione valores de justicia, tolerancia y diálogo a sus alumnos y proporcionar los recursos necesarios para llevar a cabo prácticas sobre educación para la paz en las aulas” a cargo de militares. Lo propio para este 30 de enero, que próximamente se pasará a denominar en estas comunidades autónomas, “día escolar del espíritu militar”.
Es la escuela al revés, que decía Eduardo Galeano. Donde los militares imparten clases y los estudiantes y el profesorado son criminalizados, sancionados y multados por defender la escuela pública, reivindicar derechos sociales y un mundo en paz y con justicia.
El Ministerio de “Defensa”, se unió a esta “batalla” ideológica, y creó la Academia Central de Defensa con el fin de concentrar los servicios administrativos de las escuelas militares que la componen, entre las cuales está la Escuela Militar de Ciencias de la Educación. Por supuesto, ya hay tradición en este tipo de militarización progresiva de la educación en todos los ámbitos. La Resolución de 29 de agosto de 2014, de la Subsecretaría del Ministerio de “Defensa”, establecía convenios de colaboración con el Ministerio Educación, para impartir las enseñanzas de formación profesional de grado superior en centros docentes militares de formación de suboficiales de las Fuerzas Armadas.
En este Día Escolar de la No Violencia y la Paz, que se practica el 30 de enero de cada año, en el aniversario de la muerte del Mahatma Gandhi, deberíamos proponer actos y exhibiciones para educar a los Consejeros de Educación para que, como dice el exdirector general de la Unesco, Federico Mayor Zaragoza, “seamos conscientes de que estamos a tiempo de cambiar una cultura de imposición, del miedo, culturas basadas en la especulación económica, de deslocalización de la producción de la guerra, en una cultura del diálogo, de la reconciliación de la sociedad, en una cultura de la paz”.
Este 30 de enero debemos comprometernos en cada centro educativo a educar para la paz a nuestros Consejeros y Ministros de Educación. Sería una obra de “misericordia”: educar a quien lo necesita.

Enrique Javier Díez Gutiérrez ||


jueves, 21 de enero de 2016

LA FELIZ OPOSICIÓN DEL PP

Dirigentes del PP
Desde lo alto del Faro observo lo felices que son los del PP castellanomanchego tras pasar a la oposición. Cualquiera diría que han nacido para ello. A lo largo de los cuatro años de gobierno les cambió el gesto, fruncieron el ceño y sustituyeron la sonrisa por una especie de mueca. Basta con ver como Dolores Cospedal ha recuperado esa sonrisa franca que siempre tuvo para entender lo mal que lo ha pasado ejerciendo la Presidencia de la Junta. Ella es mucho de abrazos, de ocuparse de los problemas de la gente, y la Presidencia le absorbía tanto tiempo que se vio obligada a abandonar lo que tanto le gustaba: empatizar con los problemas de las personas. Por eso ahora es feliz y muestra deslumbrante sonrisa, lo hace de forma sincera, otra de sus virtudes, cuando tiene algún periodista enfrente.
Ahora es un torrente de propuestas para que seamos felices y recuperemos lo que tanto se resistió a recortarnos: prestaciones, sanidad, educación, dependencia. Pelillos a la mar si no defiende el Tajo, si sigue empecinada con el Cementerio Nuclear en Villar de Cañas, si decenas de dependientes murieron esperando acceder a sus derechos, si se ha dedicado a destruir empleo público y de calidad… ¡Qué importa si todo estaba pensado para que algún amigo o familiar cercano hiciera negocio! Es tan pasional su entrega en la oposición que sería como quitarle al niño el juguete recién estrenado. Por su bien y el nuestro permitámosle ser feliz largo tiempo, sine die si fuera oportuno.
También es feliz en la oposición Carmen Riolobos. No es lo mismo criticar a una oposición casi inexistente que lanzar dardos envenenados contra un equipo de gobierno al completo. ¡No hay color! Se aburrió tanto durante el gobierno de Cospedal que se fue al Senado para apaciguar las ansias. Allí, en aquel edificio tan serio, donde ni los suyos la conocían, ¿o sí?, tuvo que llamar la atención de algún modo y se le ocurrió lo de quedar encerrada en el baño y llegar tarde a una votación. Echaba tanto de menos una portada. Así es ella: pizpireta, locuaz y amante de la verdad. Lástima de hemeroteca que se empeña siempre en dejarla en mal lugar…
No menos feliz es Rosa Romero tras quitarse el peso de la alcaldía de Ciudad Real. Ella siempre soñó a lo grande y ahora asienta sus reales posaderas en la Mesa del Congreso. A quién importan esos asuntillos, presuntos todos, que deslustran su currículo (Quesito, Global Sport, Vereda de Moledores…). Total, en el PP si no tienes mácula no eres nadie, es obligado probar amoralidad y falta de escrúpulos para que nada en la vida te impida alcanzar la meta, el fin justifica los medios como afirma Maquiavelo. Si te andas con remilgos nunca podrás gobernar, porque en el adn del buen gobernante está la máxima de que nadie puede juzgarte excepto dios. Gracias a él accederás al poder por derecho y entenderás que los rojos son usurpadores cuando te desalojan democráticamente del sillón.
A Rosa no le faltan razones para ser feliz. Ahora verá los toros desde la barrera y disfrutando de los beneficios que tienen los próceres de la patria: buen sueldo, coche oficial, dietas y otras menudencias, y alejada del foco mediático. Todos hemos ganado con su marcha a Madrid porque el resto de españoles conocerá pronto de su sapiencia y objetividad para los asuntos clave. Ya sé que es repetidora. Se fue a la política nacional siendo una niña y nos la devolvieron formada. Gracias a las enseñanzas de Arenas y Gil Ortega fue capaz de gestionar con acierto asuntos como El Reino de Don Quijote, Aeropuerto de Ciudad Real, Crisis de CCM, Burbuja Inmobiliaria… Que por su implicación en algunos fuera sancionada por el Banco de España (Caso CCM) es accidental y no te inhabilita para acceder a cargos principales.
La felicidad en el PP no es exclusiva de las grandes lideresas. Entre los líderes también afloran las sonrisas. Asuntillos menores no les quita la sonrisa a Echaniz o Esteban, aunque se les haya requerido por escrito que deben devolver de inmediato los Ipad e Iphones. A ellos y al centenar de altos cargos que consideraron propias las herramientas tecnológicas de última generación proporcionadas por la administración regional. Ambos afirmaron que en la vida privada multiplicaban sus ingresos aunque, como todo buen liberal, casi siempre han vivido de lo público. Seguro que no les falta puerta giratoria que cruzar.
A Nacho Villa se le reclaman gastos de dudosa justificación en restaurantes de lujo pero ahora hemos entendido que era un hombre previsor. En realidad, disfrutar del buen yantar era parte de su aprendizaje para la profesión que siempre soñó ejercer: crítico gastronómico. ¡Cuidado restauradores que ha nacido un nuevo Capel!
Quien a buen seguro ríe a mandíbula batiente es Marcial Marín, exconsejero de Educación y cultura que saltó a la fama por tuitear con faltas de ortografía. Como premio a los servicios prestados (recortes salvajes en personal docente y en los presupuestos de su consejería, guerra abierta con los interinos, trato privilegiado hacia los centros privados y concertados…) accedió al Ministerio con rango de Secretario de Estado de Educación. Su nombramiento no sorprende si tenemos en cuenta que Wert era el Ministro. De tal palo tal astilla.
Agustín Conde es feliz porque ya no tendrá que dar explicaciones al Congreso. ¡Qué pesadez estar informando de todo! Quién haya olvidado declarar que es socio creador de una empresa que levante la mano. El bueno de Agustín debió pensar que en Castilla La Mancha no podíamos ser menos que los vecinos castellanoleoneses y al igual que ellos había que asesorar a los inversores en energías renovables, o intermediar con los ayuntamientos para que vieran con cariño los proyectos. Por eso creó en 2002 una empresa (Eco Witt) para asesorar en cuestiones relacionadas con la eficiencia energética y no ser menos que Martínez Pujalte. Que sepamos, en el caso de Agustín Conde todo era muy legal salvo el pequeño detalle de que era preceptivo informar al Congreso sobre esa actividad. Su floja memoria le jugó otra mala pasada y también olvidó informar al Congreso que desde 2003 prestaba servicios en Altamira Real State, filial del Banco Santander en el sector inmobiliario. Por su condición de abogado, sus servicios consistían en asesorar en “pleitos impagados”, lo que nos lleva a preguntarnos cuantos de los desahucios ejecutados por el banco Santander llevan su firma.
La felicidad por estar en la oposición no es exclusiva de los grandes líderes. Se ha extendido como reguero de pólvora a todos los niveles del partido (ayuntamientos, diputaciones) y los hombres y mujeres del PP se afanan en denunciar ahora lo que hicieron estando en el gobierno. El cambio de aptitud les lleva a inundar con propuestas los salones de plenos. Están tan entregados que apena quitarles la ilusión de sentirse útiles. ¡Larga vida al PP en la oposición!

Plumaroja

lunes, 18 de enero de 2016

‘Caza de brujas’ en Turquía con decenas de profesores detenidos en la Universidad

MANUEL MARTORELL | 
turquia_universidad
Puertas de varios profesores firmantes en varias universidades de Turquía marcadas con una X roja y consignas ultras. / JINHA
No se sabe el número exacto de profesores universitarios detenidos en Turquía por pedir el cese de las masacres contra la población kurda, pero se puede hablar de decenas, mientras que cientos estarían siendo investigados por la Policía tras las indicaciones del presidente Tayip Erdogán para que sobre ellos caiga el peso de la ley por ‘traición’ al Estado.
Hace dos semanas, medio millar de profesores universitarios salieron al paso de la brutal campaña militar en el Kurdistán turco, denunciando ante la opinión pública internacional lo que consideran una “masacre planificada” y exigiendo al Gobierno que vuelva a la mesa de negociaciones con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), la guerrilla que lleva más de tres décadas luchando por un sistema de autogobierno.
El impresionante apoyo electoral a las candidaturas kurdas en las elecciones de junio del pasado año –cerca del 13 por ciento de todo el electorado− llevó a Tayip Erdogán a reavivar una guerraque en estos momentos ha tomado el cariz de verdadera limpieza étnica. Ciudades enteras, grandes centros urbanos, cascos antiguos de gran valor histórico como el de Diyarbakir, cientos de miles de personas están siendo asediadas sin poder recibir los suministros más básicos, creando un escenario de destrucción muy semejante al de las ciudades de Siria e Irak.
turquia_caza_brujas
Cartel de periodistas que no quieren informar de más muertes en el Kurdistán. / bianet.org
Los civiles muertos por francotiradores, por las fuerzas especiales o por disparos realizados de forma indiscriminada desde carros blindados o morteros de grueso calibre se acercan ya a los 200, teniéndose el convencimiento de que las fuerzas turcas, representantes de un Gobierno actualmente en negociaciones con la Unión Europea, están realizando ejecuciones sumarias.
Esta flagrante violación de los derechos humanos e incluso de la propia legislación turca, como han advertido varias organizaciones humanitarias, ha llevado a los firmantes del manifiesto ‘No queremos formar parte de este crimen’ a denunciar esta situación ante la opinión pública internacional. Al principio eran 500, en una semana firmaban 1.500 y actualmente son más de 2.000, teniendo también el apoyo de otro medio millar de firmas procedentes de universidades extranjeras.
Ante la creciente irritación del Gobierno, se les han sumado el Colegio de Médicos de Istanbul, asociaciones de psicólogos, medio millar de periodistas, unos 2.000 abogados y juristas, 700 personas vinculadas al mundo del teatro y el cine, y 164 escritores, como informa la asociación independiente Bianet. Todos exigen un alto el fuego en esta guerra no declarada, el fin de la impunidad en la violación de los derechos humanos y el regreso a la mesa de negociaciones para resolver la cuestión kurda.
Sin embargo, para el presidente Erdogán, su primer ministro, Ahmet Davutoglu, y el ministro de Asuntos Exteriores, Mevlut Vavusoglu, tales reivindicaciones son sinónimo de “traición” y de “colaboración con el terrorismo”. Según ha declarado el propio Erdogán, que el año 2012 impulsó un diálogo directo con el PKK, estos 2.000 profesores son “la quinta columna” del terrorismo; en definitiva, un grupo de “pseudointelecutales ignorantes” que representan el más puro “colonialismo” por pedir que acuda a Turquía una comisión internacional para comprobar lo que está ocurriendo en ciudades como Diyarbakir, Cizre, Silopi, Sirnak, Silvan, Nusaybin, Lice o Yuksekova.
Fue el propio Erdogán quien pidió el inicio de las actuaciones legales contra los profesores y quien se dirigió al Consejo de Enseñanza Superior (YOK), entidad encargada de coordinar el sistema universitario, para que comenzara la ‘caza de brujas’. A prácticamente todos los perseguidos se les aplica el artículo 301 del Código Penal, es decir: atentar contra la turquicidad del Estado, contra la República, el Parlamento y las instituciones judiciales, además de propaganda terrorista e incitación al odio.
universidad_profesores_turquía
Hulya Dogan, hasta ahora al frente del Departamento de Antropología en Bartin. / Jinha.com
Las primeras detenciones ocurrieron el viernes en la Universidad de Kocaeli -solo aquí una veintena-; después siguieron las de Bolu, Uludag (Bursa) y Abant Izzet. También se han producido decenas de destituciones, como las nueve de la Universidad de Arel (Istnabul). Hulya Dogan, por ejemplo, ha sido expeditivamente defenestrada, por este motivo, de la jefatura del Departamento de Antropología en la Universidad de Bartin.
En las de Gazi, Kirikkale y Selçuk  grupos ultranacionalista turcos han marcado con una ‘X’ roja las puertas de los despachos o departamentos donde hay profesores firmantes del manifiesto. Esta marca se suele asociar con una amenaza directa de muerte, por lo que algunos profesores han dejado de ir a sus despachos. En otras han colocado, junto al nombre del profesor, consignas del tipo “no queremos a este profesor pro-PKK en nuestra universidad”. Así le ha ocurrido a Betul Yarar, en la Facultad de Comunicación de Gazi, o a Yucel Demirer, en la de Kocaeli.
La gravedad de la situación ha provocado, como destaca la versión digital del periódicoZaman, la intervención de la Unión Europea y de EEUU que, hasta ahora, han guardado silencio ante una brutal ofensiva militar comenzada el pasado mes de julio. Maja Kocijancic, portavoz de la Comisión Europea, ha advertido a Ankara que siguen de cerca los acontecimientos y que, en nombre de la Unión Europea, piden al Gobierno turco que vuelva a la senda de la negociación. Aún más dura ha sido la reacción del embajador de EEUU en Ankara, Jon Bass, quien ha declarado que en una democracia se debe respetar la libertad de expresión, aunque no se esté de acuerdo con lo que se dice y, sobre todo, que “criticar al Gobierno no es un acto de traición”.

viernes, 8 de enero de 2016

EL MONO, LA ANTORCHA Y EL CAMBIO CLIMÁTICO

Canal del trasvase Tajo-Segura
El lado femenino que bulle por mis venas se desangra ante la desolación que dejan atrás las llamas. Es como si el fuego devorara, uno por uno, los recuerdos de mi infancia.  Esas escapadas infantiles en las que la agreste naturaleza se convertía en un inmenso y siempre sorprendente patio de recreo. La contundente belleza de su paisaje, tan verde como los melancólicos ojos de mi madre, que conseguía dejarme sin aliento. Esa sensación de libertad, de comunión con los árboles y las praderas que supongo que fue el génesis de mi posicionamiento absolutamente panteísta.
Nos cuentan que son incendios provocados. Oscuros y torticeros intereses se esconden detrás de la mano del pirómano. Subvenciones, recalificaciones… si se investiga a quienes beneficia este desastre estaremos más cerca de los responsables. Pero hay muchos grados de culpabilidad en estos crímenes. Un trabajo en equipo, diría yo. Unos riegan de gasolina el terreno y otros prenden la cerilla. Es el caso del gobierno popular con su nueva ley de montes aprobada en julio del 2015.  Gracias a ella se abrió la puerta a la privatización de los montes y a la recalificación de los terrenos quemados. Esa fue su aportación de gasolina.
Mi otra mitad, la masculina, está perdida entre las brumas otoñoinvernales que atelarañan La Mancha. El caudal del río Tajo es inferior al de los meses más secos del verano y el El PHN resucita en el discurso de políticos como Rajoy o Rivera. El trasvase Tajo-Segura, una sinrazón que se puede combatir con planteamientos sostenibles y que respeten la biodiversidad y el medioambiente, sigue esquilmado a nuestra tierra. Pero, amén de complacer a los votantes levantinos, las aguas del Tajo dan pingües beneficios a los de siempre. Más de lo mismo. ¿Dónde están las OPAs?
Con toda la agitación política y social que nos envuelve apenas queda tiempo para reflexionar sobre lo más importante: Nos vamos al carajo. Inundaciones, tornados, aumento de la temperatura global… todos son claros indicios del desastre pero, en vez de intentar minimizar los daños, pisamos el acelerador a fondo. Nos vamos al carajo… ¡pero en qué cochazos! Bueno, eso los privilegiados. Porque la inmensa mayoría de la humanidad huye como puede de las consecuencias del cambio climático y de los horrores de las guerras.
El día de los santos inocentes, dos niñas sirias llegaron medio ahogadas a la isla de Lesbos. Los servicios de emergencia las cubrieron con unas mantas térmicas que, mecidas por la brisa, asemejaban unas alas desplegadas. Inocentes que intentan sobrevivir en un mundo hostil dominado por arcángeles glaciales. Su imagen desvalida se cuela dentro mis sueños, de mis más tenebrosas pesadillas.
Puede que mi propio fin del mundo no ande lejos. Todos tenemos que enfrentarnos algún día con la parca. Personalmente, me reconforta más la muerte que la vida eterna. ¡Qué pereza! Pero me gustaría pensar que el día de mañana, mis nietos y los suyos habiten un planeta que no anteponga el dinero a la supervivencia de la especie. En un mundo a salvo de psicópatas y de depredadores en el que sea imposible prender fuego a la esperanza o que a nuestras costas lleguen angelitos muertos por culpa de nuestra insensible miopía.
Para el próximo año no tengo otro deseo que ayudar a hacer posible ese  otro mundo en la medida de mis fuerzas. Un lugar donde la utopía no se quede almacenada en el trastero. Yo no se si es posible, pero si se que es necesaria. Y  mientras tanto acudiré a algún galeno para que me recete algo. Seguro que ando bajo de litio y tengo muy alta la desesperanza. Le pediré pastillas para no soñar, al menos en voz alta.
El 2016 es, en el calendario chino, el año del mono de fuego. Entramos en él haciéndole los honores. Como aplicados primates pegándole fuego a su sustento. Monos y fuego. Un cóctel muy peligroso.
¡Feliz 2016 para casi tod@s!

EL ÚLTIMO AUTOBÚS

El Tramabús recorre las calles de Madrid Así como algunos han estado a punto de perder el "tramabús" (al final han llegado a...