lunes, 30 de abril de 2012

¡¡¡YA SOMOS GRIEGOS!!!


Mercedes Arancibia
¡Por fin!, lo hemos conseguido. Los ciudadanos españoles estamos en la misma miserable situación que los ciudadanos griegos al empezar 2012. 
Cuatro meses le ha costado a la derecha ultraliberal y nacionalcatólica de los Guindos y las Matos llevarnos de la mierda en que nos habían dejado revolcados los socialdemócratas a la desesperada encrucijada del sur del sur: 5,6 millones de parados oficiales (evidentemente muchos más, que no figuran ni en las estadísticas del INEM ni en las encuestas de población activa), más del 52% de jóvenes –los mejor preparados de la historia del país- sin empleo y sin ninguna perspectiva de encontrarlo, aprendiendo alemán a marchas forzadas y preparándose para emigrar; dos trimestres seguidos en crecimiento negativo lo que, según los baremos internacionales, significa que hemos entrado en recesión…los jubilados acudiendo a comedores de caridad y abandonando los tratamientos de sus enfermedades crónicas porque no pueden pagar los medicamentos, familias enteras en las que no entra más dinero que el de la subvención destinada a los parados de larga duración y más de 50 años, y no se sabe por cuanto tiempo; abuelos que con sus magras pensiones de jubilación intentan paliar las situaciones desesperadas de hijos y nietos… los bancos aumentando sus stocks de inmuebles a base de desahucios…
Lo han logrado: prácticamente ya no hay un solo semáforo sin su vendedor de pañuelos de papel, ni una sola iglesia sin su pobre oficial como en los años más tristes de la dictadura, ni una esquina sin su mendigo con el cartel de “tengo hambre” (“tengo hambre y soy de León” en la madrileña calle de Princesa), ni una acera sin su emigrante arrodillado junto a un altar de estampas y un platillo, ni una puerta de supermercado sin su gitana que pretende colocar una rama de no se sabe bien qué arbusto o “la cartera que anuncian en la tele”…
Estamos a un suicidio sonado de ser griegos de verdad.

CATASTROIKA, una invitación a apagar la televisión y ver “otra cosa”


Hacía semanas  que teníamos una cita pendiente: el 26 de abril de 2012, a las 20:00 horas, se estrenaba en Internet Catastroika, el último trabajo de los periodistas griegos Aris Chatzistefanou y Katerina Kitidi, creadores de Debtocracy (Deudocracia), el documental que han visto más de dos mil millones de personas en todo el mundo. El título es una combinación de las palabras « catástrofe » y « troika » (el comité tripartito que forman la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional, organizadores del rescate de Grecia, Irlanda y Portugal).
27_catastroika
Si el primero exponía todas las claves de la deuda griega, en Catastroika  se exploran las consecuencias de la liquidación total de Grecia. Con una duración de 1 hora  y 27 minutos y  de momento solo en griego, aunque muchas de las personalidades que aparecen se expresan en inglés, también  Catastroika está producido por el público, que ha enviado sus aportaciones a través de la Red, y disponible gratuitamente bajo licencia creative commons, lo que significa que se puede reproducir y retransmitir con la única condición de citar el origen y la fuente.
En una primera aproximación, sacada de la página francesa de solidaridad con el pueblo griego Okeanews,  “el documental desvela el resultado que va a tener la actual reventa de activos públicos griegos, exigida para hacer frente a la enorme deuda soberana del país. Slavoj Zizek, Naomi Klein, Luis Sepulveda, Ken Loach y Greg Palast hablan de las medidas de austeridad del gobierno griego y del ataque a la democracia que ha tenido lugar en Europa, con la propagación generalizada de crisis económica y financiera. Algunos profesores universitarios y especialistas como Dani Rodrik, Alex Callinicos, Ben Fine, Costas Douzinas, Dean Baker y Aditya Chakrabortty abordan aspectos desconocidos de los programas de privatización, tanto en Grecia como en otros países. Revisando algunos ejemplos de privatizaciones en países desarrollados del Sur, Catastroikaintenta prever lo que a ocurrir si el mismo modelo se aplica a un país bajo tutela económica”.
Los periodistas Aris Chatzistefanou y Katerina Kitidi son los autores y realizadores de la película, producida por Infowar productions y Tsantas Thanos; Leronidas Vatikiotis se ha encargado de la verificación científica de los datos aportados, un grupo encabezado por Georgiadis Ermis se ha ocupado de la banda sonora y la edición la ha llevado acabo Aris Triantafyllou.
En una entrevista exclusiva, publicado el 4 de abril de 2012 en Okeanews, Katerina Kitidi explica que “el objetivo del programa griego de austeridad es doble: por una parte permite dar a los bancos, y otras entidades que poseen deuda griega, tiempo para que la transfieran a los contribuyentes griegos y europeos. Como ha señalado recientemente el economista Costas Lapavitsas, la política de la UE ha conseguido transformar un problema de deuda entre un Estado y sus socios privados en un problema de deuda entre estados y organizaciones bilaterales. Y, por otra parte, el plan de austeridad iba destinado, y ha conseguido, violar todos los derechos de los trabajadores, conquistados gracias a dolorosas reivindicaciones durante el siglo veinte… Ahora, en nombre de la devolución de la deuda, el gobierno está poniendo a la venta propiedades a un precio muy bajo, no solo para los compradores extranjeros sino también para la èlite financiera griega. Y, al mismo tiempo, toma decisiones precipitadas en política exterior, forjando alianzas torpes, lo que hace disminuir aun más su papel en el tablero mundial (…).
27_catastroika_autoresKaterina Kitidi y Aris Chatzistefanou; creadroes de Catastroika
Es importante notar que la actual recesión griega no tiene precedentes en el mundo, en las últimas décadas. Una destrucción masiva de los recursos sociales, de estas dimensiones, solo había ocurrido en períodos de guerra (…).
« Esta venta de bienes públicos de ahora ya se había intentado en otras ocasiones, en circunstancias similares. Las mismas personas que gestionaron la venta de servicios públicos en países latinoamericanos han desplazado ahora sus sedes a los países de la periferia europea: y las más competentes han viajado a Atenas en los últimos meses. El procedimiento es siempre el mismo: al principio el gobierno, en colaboración con los medios de comunicación de masas, lanza un ataque contra los funcionarios, a los que presenta como responsables de todos los sinsabores financieros del país. Con frecuencia, el mito de un sector público sobredimensionado se basa en la manipualción de datos que hacen organismos específicos, que apoyan al gobierno. Al mismo tiempo, se abandonan a su suerte los organismos públicos específicos, lo que exaspera a los ciudadanos a causa de su ineficacia. El proceso se completa con la venta de los organismos públicos más rentables por una fracción de su valor real”.
Preguntada acerca de los numerosos movimientos de solidaridad con el pueblo griego que han surgido, y no solo en Europa, Katerina Kitidi admite que “es cierto que está cambiando la percepción sobre Grecia, principalmente en los países de la zona euro que se han enfrentado a los mismos problemas. Los hechos están demostrando que los griegos trabajan tan duramente como los ciudadanos de otras naciones europeas (…) también se admite cada vez más que las políticas de austeridad impuestas por la Troika, con la colaboración del gobierno griego, solo pueden hundir al país en una recesión aun más profunda, con consecuencias catastróficas para la población. La solidaridad con Grecia representa un alivio para los ciudadanos del país, sobre todo cuando es el resultado de la comprensión de las profundas causas de la crisis (…) Como dice en el documental el filósofo esloveno Slavoj Zizek, no hay que caer en la trampa de una falsa compasión respecto a Grecia. Mucha gente piensa: “pobres griegos, no tienen dinero para alimentar a sus hijos”. Naturalmente, esto es cierto. Pero al hablar así se presenta la crisis financiera como si de alguna manera fuera una catástrofe natural. Es como decir que los japoneses tienen Fukusima y los griegos la crisis. Y no es así. Zizek explica que en realidad se está utilizando a Grecia como conejillo de indias para el resto de Europa, en el sector financiero y el terreno político a la vez: se está probando un nuevo tipo gobierno autoritario que permanece democrático solo en la superficie. Grecia no es una nueva Somalia. Luchamos, y querríamos que todos los pueblos de Europa lucharan, por la democracia y la justicia social”.
Print Friendly

domingo, 29 de abril de 2012

¿TIENE LA POLICÍA LISTAS NEGRAS?


¿Se imaginan ustedes que un día cualquiera reciben, entre el montón de correspondencia, una denuncia policial por haber participado en unos incidentes en los que físicamente era imposible que estuvieran? Suena kafkiano, desde luego. Pero es exactamente lo que le ocurrió a Juan Antonio Aguilar, dirigente de las Juventudes Comunistas (UJCE) y coordinador del área de Juventud de IU en Córdoba. 
La denuncia que ha recibido le recrimina ser el organizador de las movilizaciones en solidaridad con los estudiantes del IES Lluis Vives de Valencia, así como participar de forma violenta en dicha movilización. Lo que por suerte salvará a Aguilar será que en esos momentos se encontraba reunido en el Consejo local de la juventud, como las actas de dicha reunión afortunadamente atestiguan.
Pero entonces, ¿por qué recibe este compañero dirigente de IU la denuncia? ¿quién toma la decisión policial de responsabilizar a una persona determinada de un amplio movimiento de protesta? ¿qué objetivo persigue la denuncia?
Algo similar les ocurrió a los tres estudiantes de Barcelona que ya llevan prácticamente un mes detenidos en prisión preventiva, o a los sindicalistas que están siendo detenidos en Barcelona y Valencia por el simple hecho de haber participado en la huelga general. Sin duda, estamos asistiendo a un completo proceso de creación -y uso- de las llamadas listas negras.
Es muy peligrosa la vía que han tomado. Siempre, no lo olvidemos, la policía actúa por órdenes políticas. Y aquí la estrategia parece clara. Señalando a personas muy determinadas, y que obviamente juegan un papel importante en la movilización social por su condición de dirigentes o sindicalistas, la policía puede estar intentando asustar y desmovilizar la respuesta social al grave ataque a los derechos conquistados que está sucediendo en España.
Estamos involucionando como sociedad, dirigiéndonos a un sistema totalitario en el que los derechos y libertades individuales son recortados de facto a la vez que los derechos sociales y económicos se aplastan al ritmo de decretos ley.
La solidaridad en estos momentos es más importante que nunca, no sólo como manifestación de apoyo puntual sino como fuerza capaz de fortalecer todos los movimientos de protesta venideros. Porque es obvio que no podemos quedarnos de brazos cruzados ante la criminalización de la protesta y, prácticamente, de la afiliación sindical y política.
CRÓNICA POPULAR

sábado, 28 de abril de 2012

No hay alternativa: la banca siempre gana


Este parece ser el credo neoliberal que, a fuerza de repetirlo, empieza a calar en las mentes y la capacidad de concebir el mundo: No hay otra alternativa. TINA, las siglas en inglés de “There is no alternative” (no hay alternativa), se popularizaron en los años ochenta por ser una de las frases más utilizada por Margaret Thatcher en sus discursos, para señalar que no había ninguna alternativa al camino que ella había emprendido con sus políticas neoliberales.

27_labanca©Octavio Colis
Nos dicen que no hay alternativa al Plan de Ajuste de Montoro. Que los Ayuntamientos no tienen otra forma de pagar la deuda a sus proveedores, a las pequeñas y medianas empresas que han realizado servicios sin cobrarlos aún, si no es mediante el plan de ajuste que nos impone el Partido Popular. Un plan en el que se nos presta dinero al 5%, a través de los bancos, a los que se lo hemos dado al 1% a través del Banco Central Europeo. La banca siempre gana: en este caso 4.000 millones de euros limpios con este plan Montoro, más unas comisiones de unos 800 millones de euros, que les servirán para aumentar los beneficios de sus accionistas.
Es más, también se quedará con el dinero destinado a proveedores si éstos tienen deudas pendientes, por lo que parte de esos 35.000 millones que ha adelantado el Gobierno para el plan de ajuste, una vez más nunca llegarán a las pymes y los autónomos, que son los que más necesitan liquidez, quedándose directamente la banca con ellos.
“Este credo neoliberal se ha convertido en el “mito” más extraordinario de la ciencia económica: es difícil encontrar otro caso donde los hechos contradicen tanto una teoría
Nos dicen que no hay alternativa a las exigencias que conlleva este Plan de Ajuste de Montoro. Que los Ayuntamientos tienen que emprender recortes y privatizaciones de servicios públicos, aumentando las tasas que pagan quienes los reciben: centros de educación infantil, centros de día para personas mayores y dependientes, servicios culturales y deportivos, etc. Sólo así recibirán el préstamo para pagar su deuda. Si se niegan, les aplicarán el famoso “efecto Mateo”: incluso los escasos recursos que les corresponde del Estado, les serán quitados. La “banca” siempre gana. En este caso las grandes empresas y multinacionales del ramo. Ya lo dijo el Ministro Montoro refiriéndose a este Plan de Ajuste: “este plan beneficiará principalmente a las grandes empresas españolas y multinacionales relacionadas con la sanidad, las políticas sociales y la educación, despejando su futuro y su presente”.
En esta situación ya no deja de sorprendernos, o de indignarnos, que el pago por intereses a los bancos de la deuda va a aumentar de nuevo en 2012 hasta alcanzar los 28.848 millones de euros, más que la cantidad a recortar en estos presupuestos, lo más brutales de la historia. Esto es uno de los indicadores que refleja la esencia del capitalismo: tenemos que pagar, para aumentar el negocio de los bancos y de los grupos financieros, más dinero que lo que suponen los recortes en educación, sanidad, cultura, investigación, subsidios de desempleo, ayuda al desarrollo y servicios sociales para toda la población española. Unas entidades financieras que hemos tenido que rescatar de la quiebra provocada por ellos mismos con casi dos billones de euros. Es el mundo al revés.
Educación y fomento del empleo, las partidas más afectadas por los recortes en los Presupuestos Generales del Estado del PP
Porque para poder cumplir el mandato constitucional, aprobado por el PP y el PSOE el año pasado, de pago de la deuda, el Gobierno ha recortado un 4,3% el gasto social. Las partidas más afectadas en los nuevos Presupuestos Generales del Estado para el 2012 son las relativas a Educación, un 21,9%; Fomento del empleo, un 21,3%; Servicios Sociales y Promoción social, caen un 15,7%; Cultura, un 15,1%; Sanidad, un 6,8%. La gestión y administración de la Seguridad Social experimenta una rebaja del 62,7%, la Investigación y el Desarrollo pierden un 25,6%, etc., etc.
“Este credo neoliberal se ha convertido en el “mito” más extraordinario de la ciencia económica: es difícil encontrar otro caso donde los hechos contradicen tanto una teoría
TINA apareció también en la reformas laborales del PSOE y del PP, cuando se hablaba de que era el “único camino posible” para crear empleo; la reforma de las pensiones o en el recorte de gasto social, o en las multimillonarias ayudas al sistema financiero que había que dar para evitar su colapso. En todos estos casos la argumentación era similar: la inevitabilidad de hacer este tipo de reformas “inaplazables” y la ausencia de alternativas a la medida tomada. Siempre el diagnóstico ha sido el mismo, ya fuese para “transmitir confianza” a los mercados, otras para mejorar nuestra “flexibilidad” laboral, otras para ser “más competitivos” y otras para volver a la “senda del crecimiento y del empleo”. Y a la vez, nunca aparecía en el debate otras posibilidades como fomentar un reparto de la riqueza diferente, realizar políticas fiscales progresivas, o cuestionarnos nuestro modelo de desarrollo para avanzar hacia formas de vida más austeras y sencillas.
De tal forma que este credo neoliberal se ha convertido en el “mito” más extraordinario de la ciencia económica: “es difícil encontrar otro caso donde los hechos contradicen tanto una teoría”. El Gobierno, el BCE y el FMI no tienen nada que decir cuando su «modelo neoliberal» salta por los aires, como en Irlanda o Grecia. Argumentan que se debe a que no se ha profundizado suficiente en estas recetas. Que hay que cavar aún más hondo.
La repetición constante en todos los medios de comunicación de este catecismo por casi todos los políticos y políticas, tanto de derecha como de izquierda socialdemócrata, le confiere una tal carga de intimidación que ahoga toda tentativa de reflexión libre, y convierte en extremadamente difícil la resistencia contra este nuevo oscurantismo.
Esto es uno de los indicadores que refleja la esencia del capitalismo: tenemos que pagar, para aumentar el negocio de los bancos y de los grupos financieros
Al final, como conversos que son a la nueva fe, no ofrecen ni pueden ofrecer una defensa empírica del mundo que están construyendo. Por el contrario, ofrecen, o más bien exigen, una fe religiosa en la infalibilidad del mercado, en donde vemos, una y otra vez, que la banca siempre gana.
Este “economía de saqueo” es, ni más ni menos, que el robo permitido e institucionalizado de la riqueza mundial, para poner en manos de los mercados (que tienen nombre y apellidos: la banca y los grupos financieros ligados a ella) lo que pertenece a miles de millones de personas, y que en cada país tendrá sus propias y terribles consecuencias en forma de tragedias sociales y dramas humanos, como acabamos de ver en el suicidio de un jubilado sin recursos en Grecia. Eso es, no obstante, lo que siempre ha sido, y siempre será el capitalismo, solo que ahora sin ningún tipo de complejos ni subterfugios.

CRÓNICA POPULAR


GRECIA: LOS "SUICIDIOS" DE LA CRISIS


Tenía 45 años, era profesor, se llamaba Savas Metoikidis y era miembro del partido Antarsya (Izquierda Anticapitalista de Cooperación para el Derrocamiento del Sistema). Muy activo en las huelgas y manifestaciones, sus compañeros le describen como un “luchador infatigable” y han colgado en YouTube un vídeo en el que se le ve sujetando la bandera del Sindicato de Enseñanza de Atenas, donde le conocían por el apodo de “capitán Nestos”. Savas se ha ahorcado en casa de sus padres, en Stavroupoli, el lugar donde había nacido. 
Se ha colgado como respuesta final a las imposiciones de la troika a Grecia. No es un gesto aislado: desde hace dos años se han contabilizado más de 1.700 suicidios en la Grecia de la austeridad y la recesión, cerca de dos mil suicidios relacionados directamente con las deudas y la desesperación en una sociedad que se empobrece a ritmo vertiginoso. Pero sí es uno de los dos –el otro es Dimitris Christoulas, que se pegó un tiro en la Plaza Sintagma de Atenas- que ha dejado escritas las razones que le han llevado al gesto desesperado.
El sábado 21 de abril de 2012, Savas acudió por la mañana al café de su pueblo, donde estuvo jugando al backgamon. Más tarde almorzó con sus padres y uno de sus hermanos. Había ido a pasar las vacaciones de Pascua en familia, había ido sin duda a despedirse. Después de comer se colgó. La página Xanthipress.gr dice que ha dejado dos cartas: una para la familia y otra con un contenido político claro, donde explica su gesto como “un acto de protesta por le impacto de la crisis en la sociedad griega”. Dos días más tarde, un experto contable se quitaba la vida en la isla de Creta. Según información de protothema.gr, el hombre, de 45 años y sin problemas económicos, también dejó un mensaje: “Ya no soporto más esta situación”.
Por Internet está circulando el texto que el “capitán Nestos” escribió en diciembre de 2008 cuando, en mitad de las revueltas, la policía mató de tres disparos al estudiante de 15 años Alexis Grigoropoulos, en el barrio de La Exarquía:
Después de todo, ¿quiénes son los vándalos?
Violencia es trabajar 40 años a cambio de migajas y preguntarse si se conseguirá dejarlo.
Violencia con los títulos financieros, los fondos de pensiones saqueados, la estafa en la bolsa.
Violencia es verse obligado a estipular un valor por una casa que se acaba pagando como si fuera de oro.
Violencia es el derecho de tu jefe a despedir en el momento que le antoje.
Violencia es el paro, la precariedad, los 700 euros al mes, con o sin ayudas asistenciales.
Violencia sonlos “incidentes” en el trabajo porque el patrón reduce los costes de gestión a costa de la seguridad de los trabajadores.
Violencia es tener que tomar psicofármacos y vitaminas para poder hacer frente a los horarios de trabajo.
Violencis es ser una mujer emigrante y vivir cvon el miedo a que te expulsen del país en cualquier momento.
Violencia es ser ama de casa, trabajadora y madre al mismo tiempo.
Violencia es cuando en el trabajo te toman por un cretino diciendo: “mierda, sonríe, ¿es pedir demasiado?”.
Lo que hemos vivido hoy yo lo llamo insurrección.
Y exactamente igual que todas las insurrecciones parece un ensayo general de la Guerra Civil, pero apesta a humo, gases lacrimógenos y sangre.
No se puede controlar fácilmente. Enciende las conciencias, polariza las contradicciones y al menos promete momentos de solidaridad compartidos. Y traza los caminos hacia la emancipación social.
Señoras y señores ¡bienvenidos a las metrópolis del caos! Instalad puertas de seguridad y sistemas de alarma en vuestras casas, encended el televisor y disfrutad el espectáculo. La próxima insurrección será aun más aguerrida mientras la podredumbre de esta sociedad va calando cada vez más hondo… O bien podéis salir a la calle al lado de vuestro hijo, podéis hacer huelga, podéis atreveros a reivindicar la vida que os están robando, podéis recordar que una vez fuisteis jóvenes y queríais cambiar el mundo.
Savas Metoikidis

viernes, 27 de abril de 2012

NACHO VILLA Y SUS REVESES JUDICIALES EN LA GESTION DE RTVCM


Nacho Villa y su gestión al frente de la televisión autonómica castellanomanchega sigue siendo noticia y, como es habitual, sus arbitrarias decisiones en cuanto a contrataciones y despidos son rebatidas por las sentencias de los tribunales de justicia. Claro que las consecuencias de esas decisiones las terminamos pagando los “mancheguitos” de a pie, porque la televisión es pública y se financia con nuestros impuestos. 
Dos directivos de la anterior etapa han ganado sendos pleitos judiciales por las condiciones en que se produjo su despido cuando Villa tomó las riendas de la cadena autonómica. Se trata del ex director de Realización, Carmelo Barreda –nada que ver con el expresidente pese al apellido-, y del ex director de Documentales, Miguel Molina, a quienes los tribunales han dado la razón, hasta el punto de obligar al ente público a readmitirlos en la misma categoría profesional que desempeñaban. Nacho Villa ya ha anunciado su intención de recurrir la sentencia, con nuestro dinero, por supuesto. Por cierto, también la Justicia ha considerado que Ernesto Santos Romo sí era contratado de alta dirección y le ha reducido la indemnización a siete días por año trabajado (con un máximo de dos años). Romo ya ha anunciado que también recurrirá. 
Se da la circunstancia de que uno de los ex directivos a los que la Justicia ha dado la razón, Miguel Molina, es hermano del ex alcalde de Toledo y ex presidente del PP en Castilla-La Mancha, José Manuel Molina. Esta condición no le ha servido para mantenerse en el cargo. Y eso que, como se comentó en su día en los mentideros políticos, fue José Manuel Molina quien propuso a Rajoy que fuera Cospedal quien le sustituyera en la presidencia del PPCLM y como candidata a la presidencia regional. Él no podía seguir en el cargo porque necesitaba dedicarle más tiempo a una hija afectada por problemas de salud. En aquellos tiempos, Rajoy casi no conocía a Dolores Cospedal y tanto el como José Manuel Molina preguntaron a Esperanza Aguirre por la “novata”. La presidenta madrileña soñaba con una crisis de gobierno que le permitiera librarse de su polémica Consejera de Transportes y vio el cielo abierto. La recomendó con entusiasmo y se libró de una aspirante a su trono.
Cuentan los críticos de Cospedal en el PP regional -los pocos que todavía quedan, siempre en privado y de forma anónima- que la secretaria general del PP comprobó, el tiempo que José Manuel Molina le hizo de cicerone acompañándola a muchos pueblos de la región, que este disfrutaba de gran popularidad y afecto de la gente y rápidamente lo alejo de la dirección del partido para rodearse de “dirigentes” de menor peso y popularidad. Tirado y Esteban, sus actuales hombres fuertes eran simples actores secundarios en la etapa de Molina.
Si se cumplen las previsiones, Nacho Villa tendrá que enfrentarse a otros pleitos en el inmediato futuro: entre ellos el de Manuel López de Caso, ex director comercial, señalado para septiembre. Incluso Teresa Viejo también se plantea demandar a RTVCM por su despido y las posteriores acusaciones de Villa en las Cortes respecto a sus “abultados” ingresos.

VERDADES IRREFUTABLES SOBRE EL DÉFICIT


Seguramente en el argot económico no hay nada más repetido en los últimos tiempos que la palabra déficit. Al punto que los ciudadanos deben estar aturdidos sin saber muy bien qué hay, tras repetirse como fuente de cualquier problema,  detrás de tanto déficit.  Por no contar que aludiendo al déficit se están cometiendo verdaderas fechorías políticas, como los ajustes y recortes que vienen llevando a cabo los gobiernos, antes el PSOE, ahora, con verdadera furia, el PP, en una fase que ha llamado el inicio del inicio. O sea, que existen motivos serios para inquietarse ante la demolición del estado del bienestar que parece tener previsto el nuevo gobierno para salir de la crisis. Es decir,  romper las reglas de juego sociales -ahí está la pavorosa  contrarreforma laboral-,  destruir la convivencia, fomentar la conflictividad social, reprimir, agudizar el problema del paro, provocar más marginación y desesperación, todo ello para salir de la crisis, o, como dice el gobierno con un cinismo insoportable, para crear empleo.

Es preciso, pues, hacer un ejercicio didáctico para explicar de qué va este asunto del déficit, indicando inmediatamente que hablar de déficit es referirse al problema más complejo y cuantitativamente más importante de la deuda, que no es sino el producto de la acumulación de déficits en el tiempo.¿Que es el déficit?

26_deficit_despuesTodo ente económico -una persona, una familia, una empresa, una ONG, un ayuntamiento, el Estado, el conjunto de las Administraciones Públicas o globalmente un país- registra un déficit cuando sus ingresos son inferiores a los gastos en que incurre. El déficit, ante todo, se refiere a un período temporal, un año por ejemplo, y por ello hay que referirse al déficit de tal o cual año. La diferencia tiene que cubrirse con una deuda. Así, si en el año uno, las Administraciones públicas por ejemplo, compuestas por el Estado, la Seguridad social, las Comunidades autónomas y los Ayuntamientos,  ingresan en conjunto y consolidadamente por 100 y gastan por  120, han  de endeudarse por 20. Si en el año dos, repiten  los ingresos y los gastos suben a 130, el déficit es de 30 y han de endeudarse por esa cantidad,  de modo que al final de este segundo año la deuda ya es de 50.
Como se ve, la deuda en un momento dado, o si se prefiere al final de un año,  es la suma de los déficits (menos los superávit si los hay) en los años del pasado. De lo cual surge una conclusión inmediata que conviene tener en cuenta a la hora de calibrar los problemas de una situación deficitaria contumaz: que la única manera de resolver una posición de deuda excesiva es lograr superávits.
El déficit exterior
De la multitud de déficits que pueden existir dos son desde el punto de vista macroeconómico fundamentales, en particular en estos momentos de crisis económica y de crisis financiera internacional. El primero es el déficit exterior de un país.  Mide básicamente la diferencia entre los ingresos obtenidos por las exportaciones de bienes y servicios y los pagos realizados por las importaciones de bienes y servicios.
Desde la creación del euro, y precisamente porque el euro determinó la desaparición de la peseta como moneda española, cuyo valor frente a otras divisas permitía que, cuando se  devaluaba,   las importaciones se encarecieran  y se frenasen y las exportaciones se abaratasen para los extranjeros y se impulsaran, la economía española ha incurrido en muy importante déficits exteriores, técnicamente llamados déficit de la balanza de pagos por cuenta corriente. Baste decir que en el año 2007 ese déficit ascendió al 10% del PIB, cuando en la historia económica de nuestro país, antes de la creación del euro, el déficit exterior nunca sobrepasó el 3,4% del PIB.
Sobrevenida la crisis financiera internacional en el año 2008, cuando en septiembre quebró el banco norteamericano Lehman Brothers, su impacto en el sector exterior de la economía española ha sido considerable. Por un lado, la depresión de la economía,  con sus secuelas terribles sobre el paro y la destrucción de empleo, ha permitido reducir de un modo significativo el volumen del déficit exterior, pues, a menor actividad y demanda, las importaciones se han moderado y el ajuste interno que lleva aparejada la depresión mejora las exportaciones. Con todo, ese déficit en el año 2011, a pesar del terrible aumento del paro que se ha producido,  ha sido del 4,5% del PIB, lo que resalta un hecho crucial: la competitividad de la economía española es muy débil y aún cuando está hundida y destruyendo puestos de trabajo  sigue generando déficits con el exterior insostenibles.
La crisis internacional de 2008
El segundo efecto de la crisis financiera internacional es que, hasta que se declaró, todos los países,  y el nuestro en particular, pudieron financiar sin problema los déficits exteriores en que incurrían, pero desde entonces la desconfianza se instaló en los mercados internacionales, la liquidez dejó de fluir y los países más atrapados por el déficit y la deuda dejaron de ser considerados solventes. La casuística de lo ocurrido es grande, con el caso especial de Grecia, pero muy semejante al que presentan Portugal, Irlanda o España. La crisis  internacional en el año 2008  está relacionada con estas facilidades de financiación, con la hipertrofiada actividad financiera  que el neoliberalismo desarrolló a escala mundial. Con su estallido, todo cambió repentinamente, y los déficit de la balanza de pagos y la deuda de los países más débiles de la zona euro se convirtieron en un grave problema, dejando sentado que al margen de que la crisis en los Estados Unidos originase una crisis global, en Europa estaban creadas las condiciones, se había gestado, su propia crisis.
Esto en cuanto se refiere al déficit y la deuda exteriores.  Cabe concluir que la situación es insostenible. Primero,  por la magnitud alcanzada por la deuda. Segundo,  porque la crisis financiera internacional sigue latente y, por consiguiente, países que  como el nuestro están  bajo sospecha,  se ven obligados a pagar altos intereses por la deuda (la conocida prima de riesgo), lo cual se refleja, a su vez, en las propias cifras del déficit. Por decirlo sencillamente:  a las familias, a las empresas o a los países,  hay momentos en que la deuda acumulada los devora. A partir de cierto punto, ya no pueden hacerle frente a los pagos que implica  la deuda,  y dejan de poder controlar sus finanzas y su discurrir normal.Algunos datos sobre nuestro país aclararán lo que decimos. En 1998, a punto del nacimiento del euro, la economía española tenía unos pasivos brutos frente al exterior, es decir, compromisos de pago, como los préstamos, y exigencias o derechos, como acciones, que podían reclamar los residentes extranjeros a residentes españoles, de 540.000 millones de euros, aproximadamente el 100% del PIB en aquel año. Desde 1999, cuando empieza a funcionar el euro y hasta 2010, es decir,en los 12 primeros años de vigencia, los pasivos exteriores de la economía española se incrementaron en 750.000 millones de euros para financiar los correspondientes déficits por cuenta corriente de la balanza de pagos. Además, los agentes económicos españoles participaronactivamente en la euforia financiera de la primera década del sigloXXI y, así, se endeudaron adicionalmente por casi otro billón de euros en este período, exactamente en 993.000 millones, para adquirir activos del resto del mundo. Como resultado, los pasivos brutos españoles acumulados a lo largo de toda la historia hasta 1998, que ascendían a los 540.000 millones mencionados, se elevaron hasta los 2,3 billones de euros al final de 2010, multiplicándose, pues, por más de  4 en los últimos 12 años.

El otro déficit que atenaza en la actualidad a nuestro país es el déficit público, que debe entenderse como el déficit conjunto de las Administraciones Públicas, pues entre todas ellas hay un entramado  de relaciones que al consolidarse dejan el problema más nítido  y cuantitativamente mejor expuesto, sin perjuicio de la situación particular de cada institución.
El déficit público
Se ha resaltado el montante de los pasivos brutos exteriores. Ese montante tiene que tener su  reflejo en la deuda de los sectores internos de la economía. Entre ellos los habrá deudores y los puede haber acreedores, pero al consolidarse resultará  un posición  deudora frente al exterior coincidente con los pasivos brutos, esto es, los 2,3 billones de euros al final del 2010. La economía española en su conjunto “debe” al exterior, pero la situación concreta de cada agente económico interno es autónoma y no tiene nada que ver con la que resulta a escala de todo el país.
La primera división o el mejor desglose que cabe hacer de los sectores internos es distinguir entre sector privado y sector público de la economía.  La deuda externa tiene que dividirse entre ellos, pero bien pudiera ocurrir, por ejemplo, que  las Administraciones Públicas no tuvieran deuda externa y toda ella  se concentrase en el sector privado. En la realidad, las  Administraciones Públicas tienen una deuda externa de sólo unos 300.000 millones de euros, fundamentalmente deuda pública emitida por el Estado en manos de extranjeros. El resto,  2 billones de euros, corresponde a deuda del sector privado, familias, empresas no financieras y entidades financieras.
Hay que dejar claro, por consiguiente, que el déficit y la deuda exterior son datos que sobre el papel no tienen nada que ver con el déficit y la deuda del sector público.  Podría darse el caso de una economía con un sector exterior muy degradado y, sin embargo, mantener un sector público saneado. También podría ocurrir lo contrario. Entre esos márgenes caben combinaciones  muy diversas, y así como Grecia, por ejemplo,  tiene una deuda externa muy alta cuya contrapartida es una deuda pública externa también muy elevada , en el caso español la deuda publica externa ha sido comparativamente  baja hasta 2007: se registraba un déficit externo considerable mientras el sector público estaba bastante equilibrado, lográndose incluso superávit en sus cuentas en el trienio 2005-2007.
La crisis financiera internacional, la recesión y el estallido de la burbuja inmobiliaria tuvieron efectos fulminantes y contundentes en las cuentas públicas. De un superávit del 1,9%  del PIB en 2007, se pasó a un déficit del 4,5% en 2008. En los años siguientes el déficit ascendió al 11,2% en 2009, al 9,3% en 2010 y, según se acaba de confirmar, será del 8,5% en el 2011, frente al 6% proyectado por el gobierno socialista saliente (posiblemente ambos gobiernos mienten). Son cifras desconocidas históricamente que, traducidas en  el endeudamiento público, han hecho pasar éste del 36,2% del PIB en 2007 al 70% en 2011. En cifras absolutas, el endeudamiento público supera los 700.000 millones de euros, de los cuales, como se ha indicado, unos 300.000 son deuda pública externa del Estado.
Este es el marco donde se inicia la política del nuevo gobierno del PP, cuyo objetivo, a pesar de las declaraciones de que está orientada a promover la recuperación del empleo, se ha centrado desde el primer momento en la corrección del déficit público, dando continuidad a la política que desde mayo de 2010 vino practicando el anterior gobierno después de ceder y someterse a las instrucciones emanadas de las instituciones europeas y los mercados financieros.
La corrección del déficit público
La corrección del déficit público puede intentarse desde muy variadas combinaciones de los ingresos y los gastos públicos, que determinan en buena medida el carácter de la política social. No obstante, hay que tener en cuenta que  por la magnitud alcanzada por el déficit y la deuda, la situación deprimida de la economía y  el paro escalofriante, el intento de reducir intensa y rápidamente el déficit público puede originar un agravamiento de la evolución económica y social alarmante,  y acabar resultando casi  imposible lograrlo.
El gobierno del PP, con titubeos, sostenía que reduciría el déficit al 4,4% del PIB en 2012 (el FMI acaba de prever nada menos que un 6,8%), al final quedará en el 5,4% luego  y  anda haciendo gestiones por Europa para que el compromiso del 3% en 2013 se aleje en el tiempo ante la sospecha de que sea realmente imposible conseguirlo (el FMI pronostica mas del doble, el 6,3%). Todo ello pone de manifiesto que el déficit público también ha alcanzado esa posición devoradora que deja maniatado al Estado para orientar la política económica en la dirección adecuada para resolver los graves problemas económicos del país, que ya lo son también sociales y políticos.Una política fiscal contractiva, como lleva implícita la reducción del  déficit público, acaba teniendo una incidencia  depresiva  sobre la actividad económica –el gobierno del PP ya han anunciado una recesión de dos años-  lo cual, en las condiciones de paro de nuestra economía es simplemente pavoroso-. Pero, además, todo intento de reducir el déficit acaba por tener un impacto contraproducente en el propio déficit, pues la degradación de la actividad y la demanda acaban repercutiendo, como viene ocurriendo,  en los ingresos públicos y gastos públicos (la protección al paro), con lo cual se forma un círculo vicioso difícil de superar. Eso está ocurriendo en la economía española y en otras economías europeas -Grecia, Portugal, Italia, Irlanda -,  sometidas todas  por la Unión Europea a la misma directriz de  corregir el déficit público abruptamente para apaciguar a los poderes económicos europeos. Objetivo, como se esta viendo, difícil de conseguir y además bastante inútil, puesto que no es la magnitud del déficit tanto lo que importa como la inmanejable deuda acumulada, cuya reducción exigiría, como se dijo, lograr superávits en las cuentas publicas, lo que no está en el horizonte.

Pedro Montes. Economista. Socialismo 21.


jueves, 26 de abril de 2012

La sociedad civil contra la anmistia fiscal. El grito de la esperanza.


Dice Rajoy que no hay dinero. Mentira, hay de sobra, pero lo han defraudado los ricos, los mismos que lo ocultan en Paraísos Fiscales o a los que el Gobierno amnistía, a pesar de ser grandes defraudadores a Hacienda, con impunidad, pues nadie persigue las grandes fortunas.

La izquierda es amplia y la izquierda social y alternativa aún no está articulada, ni unida ni ha convergido más que en situaciones muy puntuales
Mentira, porque a los bancos se les ingresan pingües subvenciones e inyecciones de dinero público mientras que los banqueros, no dan créditos y hacen negocio con la llamada deuda pública, recibiendo dinero del BCE al 1% y prestando a los Estados europeos al 5%, de forma usurera e indecente.
Dice Rajoy que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades; pues habrá sido él y los ricos. Las clases populares viven de su trabajo y, además, con sus impuestos, -que ellas si pagan-, financian el estado, para que éste garantice servicios públicos y protección social y no para regalar dinero a la banca y, posteriormente, sufrir recortes y permitir que se  amnistíe a los delincuentes fiscales. Todo esto merece una respuesta: La socio-política. El pueblo del estado español debe tomar la política en sus manos y enfrentarse a este atropello. Pero ¿Cómo? En muchas ocasiones los partidos políticos secuestran la acción política y la ciudadanía se despreocupa o se aburre.
Creo que, en estos momentos, se está formando en nuestro Estado un magma aún inconexo de malestar, indignación, protesta, pero también de desesperanza e, incluso, de resignación. Encima, el Gobierno PP-CEOE-Banca que nos domina, está propiciando, con apoyo de todos los medios de comunicación públicos y privados,  una magna campaña al objeto de culpabilizar a la ciudadanía y hacerla sentirse corresponsable de un supuesto despilfarro. Mentirosos.
La convergencia antineoliberal de las fuerzas sociales, sindicales y políticas, es lo único que nos puede ayudar a levantar el frente de la esperanza y de la justicia, el frente de la soberanía popular
Opino, por tanto, que hay que articular con más ímpetu y espíritu de convergencia a la ciudadanía y a las clases populares, sabiendo que todas y todos los de abajo nos necesitamos mutuamente. Incluso en el campo de la izquierda, hay que reconocer nuestras limitaciones y posibilidades. La izquierda es amplia y la izquierda social y alternativa aún no está articulada, ni unida ni ha convergido más que en situaciones muy puntuales.
Los sindicatos mayoritarios, deben saber que si bien es cierto que son las organizaciones más fuertes de resistencia y de la izquierda social, han perdido la confianza de mucha gente de entre los de abajo y, por tanto, no sólo deben hacer algo de autocrítica, que no viene nunca mal, sino también deben escuchar más y saber que, dado que ahora ellos están en la diana del neoliberalismo, deben converger de forma decidida e incluso más humilde, con el resto del movimiento social.
Comenzar por articular un Frente
Por tanto ¿Qué podríamos hacer? Pues las y los que creemos que la política con mayúsculas, puede ser un elemento de liberación, reconociendo los problemas y nuestras debilidades comenzar por articular un Frente.
24_carlosmartinez©Joan Picornell
La Plataforma en defensa de la Público y el Estado del Bienestar, debe converger con Activos contra la Crisis. Si alguien no quiere, será su problema. Pero las y los demás no debemos detenernos. La agresión antipopular, es tal que exige una respuesta contundente ya.
Hay que retomar un discurso claro, contundente, de compresión muy amplia,  sencillo y muy claro. No podemos seguir siendo solo militantes virtuales. Hay que recuperar la ética, el sacrificio y la épica.
Hay que ilusionar con un programa tan sencillo como rompedor. El régimen  juancarlista está podrido.
Necesitamos converger en un Frente socio-político, insisto, de los y las de abajo por una República social e igualitaria.
Hemos de saber que el pacto de la transición, se ha roto. Lo ha roto la derecha y los grandes partidos del sistema. Ya no valen las soluciones del consenso, porqué nos están machacando y lanzando a la miseria. Nos están engañando y mintiendo. Nos han tomado el pelo.
Pero en este nuevo pacto, por los de abajo, la única exclusión, será la de no atreverse a romper cadenas. Ya no hay nada que perder. Sólo la dignidad y la soberanía popular que reconquistar.
Estos días nos vamos a volver a encontrar en la acción. El 29 de Abril, el 1 de Mayo, el 12 de Mayo y … A la nueva Huelga General. En este camino de lucha, vamos a coincidir y tener que trabajar mucho. Tal vez eso propicie aún más nuestro encuentro político. Así lo espero y así lo deseo.
La convergencia antineoliberal de las fuerzas sociales, sindicales y políticas, es lo único que nos puede ayudar a levantar el Frente. El frente de la esperanza y de la justicia. El frente de la soberanía popular. Mientras tanto, mientras nos organizamos mejor y con voluntad de enfrentarnos a tanto robo y tanta estafa, muchos y muchas soñaremos con que podemos votar a Mélenchon.
Ya hay un calendario de movilizaciones. ¡¡¡Todos y todas a la calle!!! ¡¡¡Gobierno mentiroso, grandes fortunas ladronas!!!

Carlos Martínez García. CRÓNICA POPULAR


CASAS VIEJAS. CRÓNICA DE UNA INSIDIA


La semana pasada se presentó en Madrid un libro muy esclarecedor sobre la durísima represión que durante el gobierno de Manuel Azaña tuvo lugar en la localidad gaditana de Casas Viejas, donde había estallado un foco revolucionario anarquista el 11 de enero de 1933. Publicado por la editorial Tusquets, esta pormenorizada, rigurosa y precisa obra del periodista asturiano Tano Ramos (Cangas del Narcea, 1958) recibió con todo merecimiento el Premio Comillas en su última edición. Entre sus méritos no está solo aportar una documentación que hasta ahora se desconocía -como buena parte del sumario contra el capitán Manuel Rojas, procesado por asesinato-, sino ofrecer también una magnífica exposición  a través de un minucioso y ameno tratamiento de las valiosas fuentes de consulta que se utilizan.
25_casasviejas_libro
  • El caso Casas Viejas: Crónica de una insidia (1933-1936)
  • Autor: Tano Ramos
  • Editorial Tusquets, marzo, 2012
La primera versión oficial que se tuvo de lo ocurrido, y por la que Azaña negó en un principio que hubieran sido ejecutados hasta catorce anarquistas en Casas Viejas, fue que todos los revolucionarios perecieron en combate al hacer frente a la Guardia Civil y de Asalto. Sin embargo, gracias a las primeras crónicas periodísticas de Eduardo de Guzmán y Ramón J. Sender -con los que muchos años después tendría la oportunidad de hablar sobre ello-, gracias al propio interés del jefe del gobierno -que inició las pertinentes indagaciones judiciales- y a la comisión parlamentaria desplazada al efecto, pudo saberse qué pasó al día siguiente de haber sido sofocada la rebelión. Todo no acabó con la muerte de los ocho anarquistas -entre ellos una mujer- que se resistieron en la cabaña de Francisco Cruz, conocido como Seisdedos y uno de los cabecillas de la revuelta, y que fallecieron carbonizados al prender los guardias fuego a la modesta vivienda con techumbre de paja.
Al amanecer del día siguiente y cuando el pueblo ya estaba en calma, el capitán Manuel Rojas, de la Guardia de Asalto, mandó detener a los lugareños que tuvieran armas de caza en sus casas y pudieran haber intervenido en los disturbios. Doce de ellos fueros esposados y conducidos hasta la corraleta de la casa de Seisdedos, donde serían fusilados. Durante los dos juicios celebrados en la Audiencia Provincial de Cádiz en 1934 y 1935, Rojas alegó que solo se había limitado a cumplir las órdenes recibidas del Gobierno, contradiciéndose al afirmar primero que las bajas se habían producido durante la lucha -lo que sí se ceñiría a esas órdenes-, para sostener después que los guardias procedieron a la ejecución porque se sintieron amenazados en un entorno de guerrilla.
Tres años de cárcel por veinte asesinatos
Recurrida la sentencia por la que se condenó al capitán Manuel Rojas a 21 años de cárcel, el Tribunal Supremo dictaminó finalmente, meses antes del golpe de Estado franquista, que los asesinatos cometidos en Casa Viejas no habían sido tales,  sino homicidios, por lo que a Rojas, preso desde 1933, se le aplicó una pena de solo tres años de cárcel. Como ya casi la tenía cumplida, el capitán quedó en libertad con la antelación suficiente para sumarse a la rebelión militar y ejercer así de señalado represor  en la provincia de Granada, tarea en la que lo acompañaron en otros lugares del país algunos de los oficiales que testificaron a su favor durante su procesamiento.
25_casasviejashAlgunos de los muertos en el caso de Casas Viejas, expuesto en el patio de la casa donde sucedieron los acontecimientos
Tano Ramos hace un puntual y detallado análisis comparativo de las informaciones facilitadas por la prensa que hizo el seguimiento del caso y que por parte de los periódicos reaccionarios y anarquistas constituyó un auténtico juicio paralelo que culpabilizaba al jefe del Gobierno de lo ocurrido. Esto contribuyó al desprestigio de la República y a la derrota de la izquierda en las elecciones de 1933, que ganó la derecha, favorecida por la abstención promovida por los anarquistas. Para rebatir ese procesamiento mediático llevado a cabo contra Azaña utiliza el autor buena parte del sumario correspondiente a la acusación que pesaba sobre el capitán Manuel Rojas.
Por extraño que resulte, un documento tan fundamental no lo encontró el periodista en los archivos de la administración de justicia, de donde ha desaparecido, sino por medio de la hija del abogado defensor de las víctimas, Andrés López Gálvez, cuyo testimonio presencial pone punto final al libro con un último y emotivo capítulo. Se rememoran en el mismo las penalidades que hubo de sufrir el letrado durante la dictadura y la posibilidad de que el propio Manuel Rojas, triunfante con el nuevo régimen, hubiera pretendido matar a quien lo llevó a presidio. También se da cuenta de un encuentro entre ambos, en una cafetería de la calle de Alcalá en el Madrid de los años sesenta, que acabó según el letrado con unas frases de perdón, ante la perplejidad de quienes tuvieron noticia de tal desenlace.
No fue esa precisamente la actitud del abogado defensor del capitán procesado, Eduardo Pardo Reina, que después de haber hecho comparecer a Manuel Azaña y a su ya ex ministro de Gobernación Casares Quiroja en el segundo de los juicios celebrados en Cádiz en 1935, no pudo ejercer como letrado para la ocasión por hallarse implicado en una trama terrorista que tenía por objeto asesinar precisamente al ex jefe del Gobierno en el transcurso de un mitin a celebrar en Alcázar de San Juan. Al estar procesado por este motivo, Pardo Reina, que había intervenido en la fundación de Unión Militar Española (UME) -vinculada luego al golpe del 18 de julio-, no pudo defender tampoco al general López Ochoa, que había reprimido la revolución de octubre de 1934 en Asturias con un rigor similar al de Rojas en Casas Viejas.
Vidas truncadas de quienes no se inclinaron por las versiones falaces
En el libro de Tano Ramos no falta una breve referencia a las vidas truncadas de quienes de una u otra forma no se inclinaron por las versiones falaces que se dieron durante el procesamiento de Rojas. El director general de seguridad, Arturo Menéndez, fue torturado y asesinado por los falangistas en Zaragoza en 1936. Dos  de los periodistas que ofrecieron una información más objetiva de los hechos, como los redactores de La Voz y El Sol Luis Díaz Carreño y Fernando Sánchez Monreal, fueron fusilados por los golpistas en agosto de ese mismo año en la provincia de Burgos. El niño Salvador del Río Barberán, que presenció con muy pocos años la muerte de su abuelo, murió en 1996 pensando que se encontraba en el lugar de los crímenes. Al guardia civil José Gutiérrez López, en cambio, que  había salvado a dos de los anarquistas detenidos y había sido el primero en testificar contando las ejecuciones, lo asesinaron los camaradas de las víctimas en el trágico verano de 1936.
En el epílogo, Tano Ramos utiliza fragmentos de los diarios de Azaña, secuestrados por Franco hasta que la hija del dictador los entregó al Gobierno tan tarde como en 1996, en los que don Manuel aporta datos elocuentes y suficientes como para demostrar su interés por esclarecer, desde que los supo, unos hechos que desconocía y sobre los que se le había mentido. Azaña, que pidió paz, piedad y perdón para el futuro de España,  muere en el exilio en Montauban en 1940, asediado por el fascismo hitleriano y franquista. Ese mismo año, recuerda el autor del libro, el comandante Manuel Rojas estaba al frente de un batallón de trabajadores en un campo de concentración para presos republicanos, en la misma provincia de Cádiz donde había dejado sangrienta memoria.
“Si para España queréis, señores jurados, una era de paz, de sosiego, de concordia, como ahora se dice, de pacificación de espíritus, fijaos en vuestra conducta. Si por el contrario queréis para España que no tenga ni un minuto de quietud, que todo sea desasosiego y lucha enconada, también está en vuestras manos. Dad el veredicto con toda imparcialidad. Un veredicto absolutoria es entregar un arma poderosa al enemigo”. Las predicciones del abogado liberal López Gálvez se cumplieron. Dos años después de hacerlas, el capitán Rojas se encontraba en libertad para prestar su apoyo a una nueva y masiva tarea represora en un país en el que, en efecto, todo era desasosiego y lucha enconada.
Félix Población || Periodista y escritor. Crónica Popular

¡¡¡HOLA PUTERO!!!

Fotograma del documental ¡Hola Putero! Las malvadas feministas han vuelto a liarla. Un grupo de esas brujas, autodenominadas Towanda...