viernes, 20 de abril de 2012

Las eléctricas y el gobierno del PP frenan la termosolar


Las grandes eléctricas tienen una nueva presa en el punto de mira. Se trata de la pujante industria termosolar, de la que España es líder mundial destacado y exporta tecnología a todo el mundo. Domesticado el sector fotovoltaico, el lobby eléctrico-nuclear ha convencido al gobierno para que legisle a su favor, con el argumento de evitar otra burbuja relacionada con el Sol. Decenas de proyectos han sido congelados y peligran incluso los ya preasignados.
18_energiasvÁngel Vadillo, alcalde de Alburquerque, ha recorrido a pie los 615 kilometros que le separan de Madrid para para pedir el levantamiento del Decreto que suspende las primas a las energías renovables.©PSOE Extremadura
En el camino se quedarían miles de puestos de trabajo, casi todos en el Sur de España, en las comunidades de Castilla La Mancha, Extremadura y Andalucía. Ejemplo del drama que esto supone es Alburquerque, municipio extremeño cuyo alcalde ha recorrido a pie los 615 kilometros que le separan de Madrid para pedir el Ministro que levante el Decreto que suspende las primas a las energías renovables, y que ha supuesto la paralización de un proyecto cuyas inversiones millonarias contemplaban la creación de un millar de empleos en la comarca.
La primera central solar termoeléctrica, denominada PS10, se puso en marcha en febrero de 2007 en Sanlúcar la Mayor (Sevilla) y a finales de 2011 ya operaban otras 26 con una capacidad de producción de electricidad de 1.100 megavatios. Cerca de la mitad de toda la potencia instalada en el mundo con esta tecnología se localiza en suelo español y son empresas españolas las que promueven, construyen y gestionan la casi totalidad de los proyectos termosolares a nivel internacional. Esta industria ha contribuido al PIB español en los tres últimos años con más de 3500 millones de euros, según un estudio de la consultora Deloitte. Para el año 2020 los proyectos termosolares podrían aportar 3.516 millones de euros al año, además de ahorrar la importación de casi 141.000 toneladas equivalentes de petróleo y evitar la emisión de grandes cantidades de gases de efecto invernadero (más de 2 millones de toneladas en 2011).
Pero las previsiones se han visto afectadas por la decisión del Gobierno de suspender temporalmente los incentivos económicos a las energías renovables. El 27 de enero de 2012, el Consejo de Ministros aprobó un Decreto Ley por el que se suprimen las primas a las nuevas instalaciones. Motivo: la compleja situación económica y financiera de nuestro país, además de reducir el enorme déficit tarifario (más de 20.000 millones de euros) que el sistema eléctrico, es decir, todos los consumidores, adeudan a las empresas del sector.
18_energias_placasInstalación de espejos cilindro-parabólicos de Andalsol I en Aldeire (Granada). ©Jumanji solar
Argumentos de las eléctricas y respuesta del sector
Sin embargo, la suspensión de nuevas centrales no va a afectar a los proyectos termosolares en marcha ni a los prerregistrados. Entre las instalaciones que ya operan, las que se están construyendo y las autorizadas, se admite que produzcan unos 2.400 megavatios en 2013, decisión que ha destapado la caja de los truenos entre las grandes eléctricas ,que consideraban la batalla ganada tras frenar bruscamente la solar fotovoltaica.
El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, exige frenar la construcción de las plantas termosolares por sereconómicamente ineficientes y ha advertido que esa tecnología puede provocar una nueva burbuja como la fotovoltaica. Durante la presentación de resultados de la compañía en febrero, Galán propuso detener la construcción de todas las centrales de gas-sol y afirmó que la moratoria no servirá de nada si se construyen las que están preasignadas.
Eduardo Montes, presidente de la Asociación Española de la Industria Eléctrica (UNESA), va aún más lejos al afirmar que: en España sobra energía y la demanda sigue cayendo. Sin embargo, en pre-registro de termosolares hay 2.400 megavatios que nos van a intentar meter en el sistema y nos van a llevar a millones de euros de primas al año. ¿Quién entiende que metamos energía cuando sobra y es más cara? Además, la solar térmica en el fondo es una tecnología de concentración de calor por medio de espejos, pero al final híbrida con un ciclo combinado, por lo que hay emisiones de COque ni mucho menos son despreciables. Tan inocente y científico comentario se corresponde a su intervención en una “jornada” de la Sociedad Nuclear Española (SNE).
Ante tales afirmaciones, los promotores de la termosolar no han tardado en reaccionar. Valeriano Ruiz, presidente de la Asociación Española de la Industria Solar Termoeléctrica (Protermosolar) señala que si el ministerio quiere terminar con el déficit de tarifa, lo tiene sencillo, solo tiene que modificar el sistema de valoración reduciendo el exceso de ganancias de las grandes empresas eléctricas, y todavía sobra dinero para abaratar el kWh y contentar a los consumidores.
Luis Crespo, secretario general de Protermosolar y presidente de ESTELA -la patronal europea-, también coincide en que el Gobierno dispone de un catálogo amplio de medidas para reducir el déficit tarifario, entre otras, disminuir la remuneración de centrales nucleares e hidráulicas aplicando la teoría del Tribunal Supremo de obtener un beneficio razonable. Para Crespo resulta inexplicable la campaña iniciada por el presidente de Iberdrola pidiendo la paralización de un sector cuya contribución al déficit acumulado hasta la fecha es menor del 2%, sin que parezca importarle el daño que puede causar a empresas españolas que son líderes mundiales en un mercado que, según la Agencia Internacional de la Energía, será billonario en muchas regiones del planeta a medio plazo.
Los promotores de la energía termosolar no se rinden y van a seguir luchando para que España mantenga el liderazgo internacional en esta industria. De momento, en nuestro país se van a seguir aplicando las cuatro tecnologías que hacen funcionar las centrales eléctricas termosolares.
Cuatro tecnologías de vanguardia
La mayoría de las instalaciones –el 92% en potencia– emplean canales parabólicos (CCP, colectores cilindro-parabólicos), una línea de espejos curvos que dirigen la radiación hacia un tubo central por el que circula un fluido de trabajo (aceite mineral). El fluido se calienta a unos 400 Cº y, mediante una serie de intercambiadores térmicos, genera el vapor necesario para mover una turbina y producir electricidad. En España existen numerosos ejemplos de este tipo de instalación. La primera (Andalsol I) es la que el Grupo ACS -a través de la empresa Cobra Energía- ha construido en Aldeire (Granada), con más de medio millón de metros cuadrados de espejos. También se trata de la primera planta solar termoeléctrica del mundo con un sistema de almacenamiento mediante sales fundidas.
18_energias_canchasTermosolar de Iberdola en Puertollano, alf ondo la central térmica de ELCOGAS. ©Paris Félix
Iberdrola tiene una planta de estas características en Puertollano, con una potencia de 50 Megavatios. Cuando brilla el sol, el líquido salino (con nitratos sódicos y potásicos) se bombea desde un tanque frío hasta un intercambiador, donde absorbe el calor del fluido aceitoso de los colectores, para luego pasar a un tanque caliente. Por la noche, o con cielo nublado, las sales fundidas realizan el camino inverso desde el tanque caliente al frío, y en ese proceso transfieren la energía térmica al agua para producir el vapor y la correspondiente electricidad. Lo más interesante del almacenamiento de energía térmica (7,5 horas de media) es que pueden adaptar la generación de electricidad al consumo, haciendo a estas centrales casi totalmente gestionables, destaca Valeriano Ruiz, catedrático de termodinámica de la Universidad de Sevilla y presidente de Protermosolar.
El uso de las sales fundidas también se ha introducido en la segunda de las tecnologías térmicas: la de torre o receptor central. Su funcionamiento se basa en la instalación de multitud de heliostatos (espejos que siguen el movimiento del sol) para redirigir la radiación solar hacia lo alto de una torre central. Allí se sitúa un receptor que transforma la energía del sol concentrada en otra interna del fluido de trabajo, a elevadas temperaturas. En la planta PS10, la primera del mundo con esta tecnología, así como en su sucesora la PS20 –ambas operadas por Abengoa–, el fluido es agua y trabajan con el vapor saturado a la salida del receptor. De esta forma se evita el uso de intercambiadores de calor, aunque el tiempo de almacenamiento que se logra no es muy alto (del orden de una hora).
En otras instalaciones de torre, como el proyecto Gemasolar en Fuentes de Andalucía (Sevilla), el uso de sales fundidas como fluido de trabajo permite calentar el fluido a 565 Cº, incrementando notablemente el rendimiento, y almacenar la energía durante 15 horas. La promotora de este proyecto es Torresol Energy, una alianza entre la empresa española SENER y el grupo MASDAR del emirato de Abu Dhabi.
Además de las centrales CCP y de torre, existen otras dos tecnologías termosolares. Una es la de discos parabólicos, que concentran la radiación en un receptor central, donde un motor Stirling (inventado por el reverendo Robert Stirling en 1816) y un alternador, la transforman en energía mecánica y eléctrica, respectivamente. En la Plataforma Solar de Almería llevan años ensayando con estos discos, y en Casa de los Pinos (Cuenca) ya opera una planta de este tipo. Previsiblemente, en los próximos dos años se sumarán otras siete,  en la misma provincia y en Ciudad Real.
El cuarto sistema es el de los reflectores lineales Fresnel, un tipo de lente plana que, al unirse en conjunto, conforma un gran espejo lineal. Al igual que las centrales CCP concentran la radiación solar sobre un tubo absorbedor, pero en lugar de emplear espejos curvos –más eficientes pero más caros–, se utilizan filas de vidrios planos. La central prototipo Puerto Errado I se ha construido en Calasparra (Murcia), y recientemente ha entrado en servicio otra mayor, en la misma localidad que produce directamente vapor saturado en los tubos absorbedores.
En total, en el Registro de Preasignación de Retribución del Ministerio de Industria están inscritas 61 centrales termosolares: 28 en operación, otras 20 en construcción avanzada y 13 en fases iniciales. La mayoría se localizan en la mitad sur de la Península, en las comunidades con más horas de sol: Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha y Murcia, más un proyecto en la localidad alicantina de Villena (Comunidad Valenciana). La excepción es la central que se está construyendo en Borges Blanques (Lleida), con tecnología CCP e hibridación con biomasa.
Una de las ventajas de las centrales solares termoeléctricas es que pueden funcionar en combinación con otras fuentes renovables, como la biomasa o el biogás, o no renovables como el gas natural. Son este tipo de plantas híbridas solar-gas las que se están exportando con éxito a otros países. Desde España se están liderando y desarrollando grandes proyectos en Marruecos, Argelia, México o Sudáfrica, con este tipo de tecnología termosolar.
Marcel Félix de San Andrés. Crónica Popular

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA AQUÍ TU OPINIÓN

TODOS SOMOS RUSOS

Humoristas rusos gastan broma telefónica a Dolores de Cospedal El contubernio judemasónico, el mismo que desvelaba a Franco y que expl...