jueves, 5 de abril de 2012

ESTAFA Y APROPIACIÓN INDEBIDA. "DE COMO FINANCIA LA IGLESIA ALGUNAS FUNDACIONES"


Doña María Vázquez Covela sufría una “demencia senil incipiente con trastornos de comportamiento, alteración de la memoria y del razonamiento” cuando, junto a su marido, que padecía Alzheimer, ingresaron en julio de 1988 en la residencia geriátrica de Pereiro de Aguiar (Ourense) “Os Gozos”. perteneciente a la Fundación San Rosendo.
Don Benigno Moure, sacerdote, expresidente de Caritas diocesana de Ourense, era entonces presidente y apoderado de la citada Fundación San Rosendo.
04_cronicacura©Octavio Colis
Entre 1999 y 2001 el sacerdote Moure procedió a transferir los bienes del matrimonio de ancianos a la cuenta de la fundación, un “importante capital en dinero” y “un significado patrimonio inmobiliario”, que cuando falleció la anciana en 2003 había sido totalmente disipado. Todo ello según sentencia de la Audiencia Provincial.
El padre Moure, despojó y transfirió a la cuenta de la Fundación San Rosendo -573.673 euros- el patrimonio de a un matrimonio de ancianos enfermos de Alzheimer y acogidos en la residencia que el sacerdote presidía.
La Audiencia estimó probado que Don Benigno Moure, sacerdote, expresidente de Caritas diocesana de Ourense, entonces presidente y apoderado de la citada Fundación San Rosendo se aprovechó del “deterioro progresivo e irreversible de la capacidad intelectiva” de María Vázquez Covela –que sufría una demencia senil– “con la intención de transferir ilícitamente a la Fundación San Rosendo” el dinero de sus cuentas y el obtenido tras la venta de varias propiedades de la anciana y de su marido, que ya había fallecido.
Don Benigno Moure, sacerdote, expresidente de Caritas diocesana de Ourense, entonces presidente y apoderado de la citada Fundación San Rosendo, fue, en 2009, condenado a cinco años de cárcel por estafa y apropiación indebida.
El fiscal solicitaba 14 años de prisión y la inhabilitación del sacerdote Benigno Moure, presidente de la Fundación San Rosendo para dirigir o apoderar cualquier entidad dedicada al cuidado de ancianos, mientras que la acusación particular pedía 40 años de cárcel para el sacerdote.
El 2 de agosto de 2011 despues de años de años de recursos, súplicas movilizaciones de apoyo respaldadas por el PP y auxilios judiciales, el sacerdote Benigno Moure, presidente de la Fundación San Rosendo, ingresó en la prisión orensana de Pereiro de Aguilar. Para evitarlo el sacerdote había presentado informes médicos en los que acreditaba hasta seis patologías según alguna de las cuales no podía caminar sin bastón aunque se le veía a diario andar bien erguido sin él por las calles de Orense
El cura que en la actualidad tiene 80 años, apenas pasó dos meses en la cárcel. La Junta de Prisiones lo puso en libertad con una pulsera magnética en el tobillo para garantizar que dormiría en su casa. El jueves 29 de marzo de 2012, la Junta de Prisiones valorando su buena conducta le concedió la libertad condicional. Don Benigno Moure, sacerdote abandono el tercer grado y entrego el dispositivo magnético y quedo en libertad. Don Benigno Moure, sacerdote, expresidente de Caritas diocesana de Ourense, presidente y apoderado de la Fundación San Rosendo no ha tenido que mostrar públicamente arrepentimiento, ni ha devuelto parte de lo sustraído a los herederos de su víctima, ni ha sido obligado a renunciar a los mayores Honores y Distinciones de Galicia concedidas por Fraga Iribarne cuando este fue Presidente de la Xunta.
José Luis Delgado. Crónica Popular

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA AQUÍ TU OPINIÓN

EL GOBIERNO BOLIVARIANO GANA PACÍFICAMENTE

Movilización de apoyo a la Asamblea Nacional Constituyente “Hacer bien a villanos es echar agua al mar”. Don Quijote de La Mancha, 2ª ...