lunes, 16 de abril de 2012

Retrato obsceno de rey con elefante y señora rubia


Mercedes Arancibia
¿Qué hace este rey, que parece sacado de un sainete, cazando elefantes en Africa mientras en su país hay cinco millones de personas sin trabajo, y unos cuantos cientos de miles desahuciados, acudiendo a los comedores públicos y viviendo por debajo del umbral de pobreza? ¿Mientras un tercio de su familia se encuentra bajo sospecha?
¿Qué hace este anciano de 74 años tropezando en el rincón más remoto de Africa, donde nadie le encontraría jamás y donde nunca debió estar, originando gastos de traslado, clínica, intervención y convalecencia a un erario público que está dejando sin resuello a pensionistas, educadores y pacientes de la sanidad pública… por citar solo a algunos?
¿Qué ejemplo da este abuelo a ese nieto imprudente y menor  que siguiendo una noble tradición familiar acaba de dispararse en un pie, jugando justamente a “ir de caza”? (por no hablar del ejemplo del padre de la criatura, “icono de la moda” con pantalón rojo y nariz de perfumista cuando todavía formaba parte de la pandilla borbónica, y compañero de travesuras del chaval. Por cierto, podrían empezar a llamarle con un solo nombre, como al resto de los mortales).
Es realmente obscena esa imagen que circula por Internet, y que ha sido censurada – pretendiendo borrarla, como si fuera posible a estas alturas de la historia y como se hacía en la negra noche de la dictadura-  del Borbón con chaleco multibolsillos, elefante de fondo y señora rubia al lado, viviendo en un mundo de fábula que no tiene nada que ver con la Europa en crisis intervenida por las finanzas y la  España angustiada que bate todos los records de números rojos.
Por no hablar del dineral que cuesta el elefante de marras: pero eso es asunto suyo, se gasta como le da la gana lo que sale de nuestros impuestos y le llega “por ley”. Aunque no me resisto a decir que los 45.000 machacantes del safari del rey  (animalito incluido, según la empresa organizadora) corresponden a 50 meses, casi un lustro,  de pensiones de gente que, como yo, han trabajando mas de 50 años de verdad.
Y que hace este gallego que nos preside parado en mitad de la escalera. Ya es preocupante que ni suba ni baje, pero es que últimamente se ha parado hasta convertirse en don Tancredo gallego. Solo se mueve para huir raudo de las preguntas incomodas de la prensa, porque lo de la prima, como a todos con la nuestra, le trae en un sin vivir por el riesgo. Magistral la lección de coherencia interna entre Gobierno y partido que lo sustenta.Mientras Tancredo-Rajoy aseguraba saber en todo momento donde estaba el Jefe del Estado, Carlitos Floriano, el portavoz elegido por Cospedal para sustituirla en las comparecencias incomodas,   aclaraba que habían sabido de la "ausencia" del monarca gracias a su accidente de caza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA AQUÍ TU OPINIÓN

RELATOS DE VERANO: LAMIAS, NINFAS DE AGUA... LA TROCANTA

La Trocanta. Marcel Félix de San Andrés Antonio de Torquemada se refiere a ellas afirmando que “el mismo Aristóteles dice que los lé...