sábado, 29 de junio de 2019

EL SUICIDIO POLÍTICO DE IU PUERTOLLANO

Jesús Manchón y Natalia Rodríguez, concejales de IU
El PSOE de Puertollano acaba de darle el abrazo del oso a IU para garantizarse una década sin alternativas por la izquierda a nivel local. Le ha resultado fácil y muy barato conseguir el objetivo que anteriores dirigentes locales intentaron y no consiguieron porque tuvieron enfrente a direcciones de IU más experimentadas, más éticas y mejor formadas cultural y políticamente.
La jugada de la nueva alcaldesa ha sido magistral pues contando con 10 concejales, que la sitúan a un voto afirmativo o una abstención de la mayoría absoluta y sin necesidad por tanto de hipotecarse para gobernar con comodidad, ha comprado la voluntad de los ediles de IU por apenas 6.000€ mensuales, que por supuesto pagaremos a escote todos los puertollaneros, distribuidos en los siguientes conceptos: liberaciones para los dos ediles por importe aproximado de 3.000€ mensuales y asignaciones al grupo municipal por importe de 2800€ mensuales (Estas cifras están redondeadas y son aproximadas). Por este precio los ha incorporado a su equipo de gobierno y los ha silenciado para toda la legislatura. Incluso ha dado entrada en la junta de gobierno a Jesús Manchón para hacerlo más cómplice de las decisiones adoptadas. ¿Con qué argumentos ha convencido Isabel Rodríguez a sus socios de gobierno? No les ha ofrecido un programa de gobierno, eso es secundario y no garantiza fidelidad, les ha ofrecido lo único que los mantendrá fieles por cuatro años: dinero.
Jesús Manchón, séptimo teniente de alcalde, asume las competencias de vivienda, sanidad y consumo, planes de empleo y formación para el empleo, integrado en el área de promoción empresarial y desarrollo urbano sostenible, economía, y hacienda que estará coordinada por Félix Calle, primer teniente de alcalde. El concejal de IU carece de formación y experiencia en el ámbito de las competencias que asume y lo que es peor, carece de la inteligencia y la voluntad de esfuerzo para aprender. A su favor juega la ambición por tocar poder y llevar los bolsillos ligeros de los valores que son consustanciales a la izquierda. Natalia Rodríguez asume las competencias de discapacidad, integración y cooperación, integradas en el área de derechos sociales, igualdad y seguridad ciudadana que coordina Ana Belén Mazarro y como su compañero de partido carece de experiencia para gestionar áreas tan sensibles. Para fortuna de los vecinos de Puertollano, la gestión de ambos ediles estará supervisada políticamente por los coordinadores de área y técnicamente por los funcionarios públicos.
La jugada política de Isabel Rodríguez también ha afectado al resto de partidos de la oposición en su capacidad para fiscalizar la gestión del equipo de gobierno, sentando un precedente que raya lo democrático pues prima la menor representación de sus socios de gobierno frente a la de partidos (Ciudadanos y PP) que han obtenido mayor representación en la corporación municipal. Esto se concreta en que ambos partidos tendrán un concejal liberado al 75% y tendrán que compartir asistente de grupo municipal con otro grupo político. Una decisión de gran calado pues supondrá que la confidencialidad y estrategia de los grupos se verá en serio riesgo al tener el otro grupo acceso a su documentación privada. ¿Quién comparte asistente con VOX y quien lo comparte con IBER?
Otro aspecto a tener en cuenta del acuerdo es qué papel juega el otro integrante de la coalición que concurrió a las elecciones junto a IU: Podemos. Nos consta que este partido no fue informado de la negociación y tuvo conocimiento de lo pactado en una asamblea interna de IU a la que fue invitado como oyente. Asamblea en la que hubo bastante contestación interna y en la que Manchón y Rodríguez amenazaron con dimitir si se rechazaba el acuerdo con el PSOE.
Usuarias del Centro de Mayores votando en las primarias de IU Puertollano
La traición al socio y/o compañero de partido empieza a ser una constante en la vida política de estos dos nefastos personajes. Ambos llegaron al control de la asamblea local de IU gracias a la conspiración del PCE provincial y regional para eliminar a quienes en 2015 estaban por confluir con Podemos y las plataformas locales. Lo hicieron con un pucherazo vergonzoso en unas primarias en las que votaron dirigentes, apoderados y excandidatos de otros partidos políticos (incluidos apellidos clásicos de la derecha y la ultraderecha), así como decenas de ancianos usuarios del centro de día que dirige la madre de Jesús Manchón. Lástima que la Ley de Protección de Datos no me permita publicar la lista de los votantes de aquellas primarias, pero aun la conservo por si alguien se pone ‘estupendo’ y quiere resolver estas críticas en el juzgado.
Ahora, tras perder la mitad de los votos y concejales como consecuencia de sus vaivenes e inutilidad política (recordemos que llegaron a negociar con la derecha presentar una moción de censura al gobierno de Mayte Fernández y a renglón seguido votaron a favor los presupuestos municipales o la privatización de servicios públicos), han dejado a su socio de coalición en la estacada, ninguneándolos en todo el proceso, y han vuelto a poner sus intereses personales por delante de los intereses locales. Espero que Podemos sepa aprovechar el espacio que IU ha dejado libre y, aun sin presencia municipal, lidere la defensa de los intereses locales.
Dos decisiones del equipo de gobierno PSOE-IU requieren de inmediata respuesta pues afectan gravemente al modelo de ciudad sostenible que necesitamos: la instalación de una empresa dedicada a la incineración de neumáticos y otra al tratamiento de cadáveres de animales, incluidos aquellos afectados de enfermedades graves e infecciosas. Ambas se instalarán en dirección Oeste, Polígono de la Nava y Encasur, por lo que la calidad del aire de Puertollano se verá seriamente amenazada. Podemos debe aliarse con el movimiento ecologista y el tejido asociativo local para exigir la retirada de ambos proyectos y seguir apostando por la investigación y el desarrollo de las energías renovables como apuesta estratégica. También está en el haber la remunicipalización de servicios públicos como limpieza viaria, jardines y el agua.
Plumaroja

lunes, 13 de mayo de 2019

LO QUE TE OCULTAN DE RUBALCABA

Rubalcaba, apasionado seguidor del R Madrid, y Florentino Pérez 
Traiciones a Pedro Sánchez al margen, negó la existencia de los GAL, los comisarios Pino y Villarejo, alma mater de las Cloacas del Estado y la Policía Patriótica, actuaron a sus ordenes, creó el Comando Rubalcaba para controlar la información de RTVE y otros medios públicos y privados, conspiró en beneficio del Real Madrid…, son algunas de las ‘menudencias’ que los poderes fácticos ocultan y que todos debemos conocer para emitir nuestro propio juicio sobre Rubalcaba

¿Son tareas de un hombre de Estado’ negar la existencia de los GAL, proteger los negocios del presidente del Real Madrid y gubernamentalizar RTVE? Los que respondan que sí, pueden seguir considerando a Alfredo Pérez Rubalcaba un político de Estado. Si decimos que no, habría que saber cuántos se atreven a organizar una Comisión de la Verdad que nos explique el supuesto agradecimiento que le debemos, según lo que escribió Anabel Díez en El País: “Su biografía está repleta de acciones de la máxima trascendencia pero que, en múltiples casos, se mantienen en el capítulo de la discreción e incluso como información reservada”. Cuéntame la verdad para saber si las alabanzas tienen fundamento y el elogio puede ser compartido. Rubalcaba nos lo dijo: “Los españoles no se merecen un gobierno que les mienta”.

Cuentan Juan Carlos Escudier, en su libro sobre Florentino Pérez, y Mariano Guindal, en El declive de los dioses’, cómo Alfredo Pérez Rubalcaba, madridista compulsivo, intentó convencer a Matilde Fernández, entonces concejal del Ayuntamiento de Madrid, de que no se opusiera al pelotazo de Florentino Pérez en la recalificación de los terrenos de la Ciudad Deportiva del Real Madrid.

Rubalcaba fue miembro del Consejo Editorial de El País y el periódico le dedicó un elogioso editorial en el que dice que “trataron de denigrarle hablando de la existencia de un oscuro Comando Rubalcaba”. Trabajé durante treinta años como periodista en RTVE y podría hacer una montaña con las denuncias sobre la gubernamentalización impuesta por Rubalcaba y su comando’ en el servicio público. Pero me voy a quedar sólo con el tremendo capítulo de la Operación Sancristobal’ (18 de enero de 1995) en TVE cuando Rubalcaba era el portavoz del gobierno y negaba la existencia de los GAL. En su libro En el laberinto, Fernando López Agudín, que fue Director General de Relaciones Informativas y Sociales del Ministerio de Justicia e Interior (1994/1996), dice lo siguiente: “La larga entrevista, realizada en la prisión, es un brutal ataque al poder judicial en general y al magistrado Baltasar Garzón en particular, magnificado sobre todo por el tratamiento, la amplitud y la relevancia que se da al entrevistado. Unas declaraciones que pasarán a las páginas más negras y vergonzosas de la más grosera y burda manipulación política en un medio de comunicación. Es impensable que esta entrevista haya sido emitida sin la autorización de Alfredo Pérez Rubalcaba, ministro de la Presidencia”.

José Manuel Martín Medem

miércoles, 8 de mayo de 2019

LAS TRES TRAICIONES DE LOS BORBONES AL PUEBLO ESPAÑOL

Fernando VII firma la derogación de la Constitución de 1812
Contaba el escritor Diego Medrano en una entrevista con Público, a raíz de su obra Historia golfa de las monarquías hispánicas, que no ha habido ningún Borbón listo en la historia de España. Medrano argumentaba que ninguno de la larga dinastía de Borbones que ha reinado en España puede ser considerado un “intelectual”. “Los borbones son cuartelarios. Tienen cultura de cuartel, de militar”, afirmaba el autor.
Quizá por ese espíritu cuartelario que describe Medrano, los Borbones se han aliado a lo largo de la historia de España con las fuerzas más conservadoras del territorio: los poderes que apostaron por impedir la caída del Antiguo Régimen, reprimir el liberalismo, el movimiento obrero y la evolución democrática del Estado. La gran excepción a esta trayectoria fue el discurso que Juan Carlos I dirigió al país aquel 23-F, un episodio, sin embargo, sobre el que cada vez hay más dudas y menos certezas.
La llegada de los Borbones a España estuvo rodeada de una cruenta Guerra de Sucesión que llevó al territorio hispánico una batalla entre las principales potencias europeas. El conflicto terminó con la Corona en manos de Felipe V a costa de ceder una parte importante de los territorios europeos, e inmediatamente después se puso en marcha un proceso centralizador, al más puro estilo francés, a través de los diferentes decretos de Nueva Planta. Este tema, sin embargo, bien merece un artículo diferente a este.
El presente texto trata de explicar de manera sucinta tres de las grandes traiciones de los Borbones a la democracia y a los derechos de la ciudadanía española.
1. Fernando VII y la traición a la Constitución de 1812
La Guerra de Independencia española comenzó tras la invasión de las tropas francesas en 1808. En la defensa de Madrid por parte del pueblo está basada una buena parte de la mitología del nacionalismo español. Se comenta menos, no obstante, la torpeza, por decirlo de un modo suave, de los reyes Carlos IV y Fernando VII, que acudieron a Francia a una reunión con Napoleón en Bayona y terminaron cediendo la Corona al emperador francés, que se la otorgó a su hermano José Bonaparte.
La resistencia quedó en manos de clases populares, notables locales y el bajo clero. Comenzaba así una Guerra de Independencia que se desarrollaba mientras, tal y como escribió Napoleón, Fernando VII le carteaba felicitándole por cada logro militar y solicitándole una esposa de su elección. Un rey, como se puede apreciar, nada comprometido con la lucha de su pueblo.
Así, en ausencia del monarca, se convocaron las conocidas como Cortes de Cádiz, que redactaron la Constitución de 1812, también conocida como La Pepa, uno de los textos constitucionales más avanzados de la Europa del momento, si no el que más, que fue acompañado de un buen número de decretos que intentaban sacar a España del Antiguo Régimen en el que permanecía anclado.
Con la victoria militar ante el invasor francés, Fernando VII regresó a España en 1814 como el deseado. Sin embargo, el monarca nunca tuvo intención de acatar la legalidad constitucional. El rey, tras un pronunciamiento militar, declaró que tanto la Constitución, como las cortes y sus decretos, quedaban sin ningún valor ni efecto.
“Mi real ánimo es no solamente no jurar ni acceder a dicha Constitución, ni a decreto alguno de las Cortes…, sino el de declarar sin efecto, ahora ni en tiempo alguno, como si no hubiesen pasado jamás tales actos y se quitasen de en medio del tiempo, y sin obligación en mis pueblos y súbditos de cualquier clase y condición a cumplirlos ni guardarlos”, rezaba el decreto promulgado por Fernando VII.
Acto seguido, comenzó una etapa de seis años en la que desaparecieron la prensa libre, las diputaciones y los ayuntamientos constitucionales. También se cerraron universidades. Se restableció la organización gremial y se devolvieron las propiedades confiscadas a la Iglesia. El Antiguo Régimen había vuelto por orden del monarca.
Alfonso XIII y el dictador Primo de Rivera
2. Alfonso XIII, el desastre de Annual y su apuesta por Primo de Rivera
La mañana del 22 de julio de 1921 el Ejército español sufrió una de las derrotas más duras de su historia. En la hondonada de Annual, las tropas coloniales españolas fueron derrotadas y masacradas por las milicias rifeñas de Mohamed Ben Abdelkrin Al Khattabi. Se calcula que cerca de 20.000 soldados murieron en una operación militar nefasta que sacudió a toda la Península. Se inició una investigación parlamentaria que, pese a ser torpedeada desde varias esferas, consiguió avanzar.
Las conclusiones señalaron al monarca y a altos jefes militares de su confianza como responsables. Para el rey Alfonso XIII estaba claro: había que evitar como fuese que ese informe se leyera en las Cortes. En julio de 1923, Alfonso XIII había dicho a Joaquín Salvatella (ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes) que “una dictadura era inevitable e imprescindible”.
Escribe Carlos Rojas, autor de Los Borbones destronados, que en septiembre de 1923 mandos militares de confianza del rey le informaron de la deseada conspiración militar que entregaría el poder dictatorial a Miguel Primo de Rivera, entonces capitán general de Catalunya, donde se había dado a conocer por su feroz represión del movimiento obrero. El golpe, de hecho, estaba preparado para el 14 de septiembre, pero la presión del rey al general Sanjurjo lo adelantó al día 13 de septiembre. El objetivo: evitar que la Comisión de investigación expusiera en el Congreso sus conclusiones.
Tras el golpe, el Gobierno pidió al rey que destituyera a los militares sublevados, pero el monarca, muy al contrario, nombró a Primo de Rivera como presidente del Gobierno. Se suspendió la Constitución, se disolvieron los ayuntamientos, se prohibieron partidos políticos, se crearon los somatenes como milicias urbanas para reprimir al movimiento obrero y se declaró el estado de guerra.
Apenas dos meses después de este golpe de Estado, el rey Alfonso XIII viajó a Italia junto a Primo de Rivera, donde se entrevistaron con el dictador Benito Mussolini y el rey Victor Manuel III. Allí, el monarca español le dijo al italiano que ya tenía a ‘su Mussolini.
Juan Carlos I junto al dictador Francisco Franco
3. El apoyo a Franco: de 1936 a 1975
Los monárquicos conspiraron contra la II República desde el mismo día de su proclamación. Y eso que Alfonso XIII tuvo que huir del territorio porque ni el golpista Sanjurjo ni la Guardia Civil estaban dispuestos a apoyarle más. Pero esta conspiración, como tal, no es reprochable. Sí lo es, sin embargo, el precio en vidas de españoles que los monárquicos estaban dispuestos a pagar por llegar al poder.
Por una parte, Alfonso XIII donó un millón de pesetas a la causa franquista. Por otro lado, está el trabajo de los diputados monárquicos para conseguir aviones de guerra, que documentó el historiador Ángel Viñas.
El 1 de julio de 1936, 17 días antes de que se perpetrara el golpe de Estado militar contra la democracia republicana, diputados monárquicos negociaron con la Italia de Mussolini la compra de 40 aviones que, evidentemente, tenían como fin matar españoles. La investigación del historiador Ángel Viñas mostró los documentos que probaron la compra. Parece difícil imaginar que esta operación se realizara de espaldas al monarca depuesto Alfonso XIII, que vivía a caballo entre Suiza y el país transalpino.
Sin embargo, a finales de 1937 Franco ya le hizo saber a Alfonso XIII que difícilmente volvería a reinar en España debido a sus errores anteriores. El monarca llegaría a escribir que se sentía traicionado por el general.
En 1941 Alfonso XIII abdicó sus derechos dinásticos en su hijo Juan, quien en 1936, con apenas 23 años, entró en España para luchar junto a los golpistas. Nada más llegar se atavió con el mono azul y la boina roja carlista. El general Mola, sin embargo, lo mandó fuera del país. Pero Juan estaba entregado a la causa y lo volvería a intentar. Esta vez, el padre de Juan Carlos I escribió directamente a Franco (el 7 de diciembre de 1937) para pedirle participar como marinero en el Crucero Baleares. También fue rechazado.
Una vez finalizada la Guerra Civil, Alfonso XIII envió un telegrama al generalísimo para ponerse a su disposición: “A sus órdenes, como siempre, para cooperar en lo que de mí dependa a esta difícil tarea, seguro de que triunfará y de que llevará a España hasta el final por el camino de la gloria y de la grandeza que todos anhelamos”.
Sin embargo, Franco no designó a un Borbón como su sucesor hasta 1969. Fue a Juan Carlos y con este nombramiento daba sentido a la Ley de Sucesión de 1947 por la que España se constituyó reino sin rey, figura a la que se aproximaba Franco como jefe de Estado. La dinastía de los Borbones, no dudó (tampoco en esta ocasión) en aliarse con un sanguinario dictador como Franco que había llegado al poder tras provocar una de las mayores tragedias humanas del siglo XX. De hecho, Juan Carlos hablaba de la Guerra Civil como ‘crisis de 1936’: “El general Franco es, verdaderamente, una figura decisiva, histórica y políticamente, para España. Él es uno de los que nos sacó y resolvió nuestra crisis de 1936. Después de esto jugó un papel político para sacarnos de la II Guerra Mundial. Y, por esto, durante los últimos 30 años, él ha sentado las bases para el desarrollo de hoy en día, tal y como usted puede constatar. Para mí [Franco] es un ejemplo viviente, día a día, por su desempeño patriótico al servicio de España y, por esto, yo tengo un gran afecto y admiración”, decía Juan Carlos I en 1970 a una televisión suiza.
A. Torrus

miércoles, 1 de mayo de 2019

¿POR QUÉ EL PSOE NECESITA A UNIDAS PODEMOS PARA GOBERNAR?

Iglesias y Sánchez se saludan tras la Moción de Censura a Rajoy
Aún no había acabado el recuento de votos y ya desde la noche del 28 de abril destacados analistas oficiosos del Ibex aconsejaban a Pedro Sánchez que burlara el veredicto de la soberanía popular. Por supuesto, vetando a las fuerzas con las que ha gobernado desde que barriera la basura del PP de la Moncloa. Como si se tratara de una consigna, desde el mismo lunes no había prácticamente un solo grupo editorial que no aconsejara asimismo la conveniencia de un acuerdo, tácito o expreso, del PSOE con Ciudadanos. Desde medios vinculados a la Casa Real, como el Grupo Godó, al Santander o BBVA, como el Grupo Prisa, se venía a sugerir que la Moncloa no debería respetar la voluntad electoral de la inmensa mayoría de los españoles favorables a la continuidad de un gobierno progresista. O sea, hablando en plata, hay que atar de manos y pies al presidente de Gobierno.
Una vez más, desde las elecciones de diciembre de 2015, se intenta que una amplia mayoría parlamentaria progresista no pueda hoy gobernar. Ocurrió en invierno de 2015, volvió a ocurrir en la primavera de 2016 y vuelve a ocurrir ahora. Con uno u otro pretexto, quienes han sido derrotados por las urnas– sus dos partidos, liderados por Casado y Rivera, han sido barridos por los electores– tratan de darle la vuelta al resultado impidiendo que Pedro Sánchez pueda gobernar con las restantes fuerzas parlamentarias progresistas. Todavía no es oficial el resultado de las elecciones generales y ya desde todos los medios de comunicación que controlan se atreven a dictar a Pedro Sánchez qué tipo de gobierno debe formar. Desde algunos staffs mediáticos, cooptados por los grandes bancos, se pretende dirigir a quien como el presidente del Gobierno sí ha sido elegido por el pueblo español.
El manual del gobierno a gusto del consumidor del Ibex es variado. Desde los que aconsejan el contubernio con una de las tres derechas, Albert Rivera, a los que insisten en que el PSOE gobierne en solitario, a los florentinos que se avienen incluso a alguna posible incorporación ministerial decorativa de Podemos sin atenerse a programa alguno. La línea argumental es tan idéntica como la clara finalidad de romper la mayoría electoral. El pretexto oficial aducido, los 123 escaños del PSOE, olvida intencionadamente que una mayoría aritmética nunca es una mayoría política. Sin un gobierno de coalición o un sólido pacto de legislatura, basado en unos concretos objetivos políticos, una mayoría cuantitativa nunca pueda dar el salto a una mayoría cualitativa. Nadie mejor lo sabe que estos letratenientes del Ibex que se atienen al guión de los intereses creados.
Justo porque Pedro Sánchez no va a encontrar un aliado más fiel e inteligente que Iglesias, como se demostró a lo largo de los últimos nueve meses, los escribas sentados apuntan ya contra Podemos. Pese a la extraordinaria sensatez de los morados o precisamente por ello se dispara contra Pablo Iglesias. Como ya no pueden acusarles de radicales, ahora ponen el acento en que el PSOE se basta por sí solo para gobernar sin necesidad política alguna de un amplio apoyo parlamentario basado en los 166 escaños. Nada más falso. Quienes han sido ampliamente derrotados por las urnas del 28 de abril, la oligarquía a la que sirven estos analistas, necesitan separar al PSOE del resto de las fuerzas progresistas como primer paso para mañana enfrentarlas. Ya señalaba bien Carlos Marx en el 18 de Brumario que sin un coro, el solo progresista se convierte en un canto del cisne’.
Ese es el riesgo grave que corre Pedro Sánchez si cae en la mala tentación de separarse de Pablo Iglesias. Sin una sólida mayoría, con un inequívoco programa social, las fuerzas democráticas no podrán hacer frente a la seria amenaza de Vox. Ni Casado, ni Rivera, son ningún problema para Sánchez; sí lo puede ser, por el contrario, el nacionalpopulismo si prende en los sectores populares golpeados por la crisis como han prendido ya en Francia e Italia. Solo el PSOE y Podemos pueden dar esta batalla social si logran imponer la política social que la derrotada derecha elitista, Ciudadanos, busca siempre obstaculizar. Que hoy mismo el nacionalpopulismo no haya alcanzado sus elevadas expectativas no devalúa la gravedad de su irrupción en el escenario español. Ya se lo advertían la misma noche del 28 de abril desde Ferraz los socialistas que celebraban el triunfo de Sánchez: Con Rivera, no.
El tipo de gobierno que necesita Pedro Sánchez es, por supuesto, discutible. No lo es, sin embargo, la necesidad de un programa de gobierno progresista concretado, tanto en sus fechas como en sus objetivos, que pueda ser elaborado junto con Podemos y las restantes fuerzas progresistas. No se trata de ir contra el Ibex, ni mucho menos, sino que el Ibex no forme el gobierno Sánchez como contribuyeron a formarlo, sobre todo en el área económica, bajo los gobiernos de González, Aznar, Zapatero y Rajoy. El chantaje político que ya le plantea el Santander, BBVA, Prisa y Godó– pax mediática a cambio de un gobierno progresista’– es tan solo el primer pulso que le echan los que no pasan por las urnas ni aceptan nunca su veredicto. Quien sufrió el acoso y derribo del viejo PSOE, apoyado por todos los medios de comunicación, sabe muy bien lo que se juega.

viernes, 26 de abril de 2019

POR UN GOBIERNO DE COALICIÓN PSOE-UNIDAS PODEMOS

Pablo Iglesias y Pedro Sánchez firman el pacto de PGE2019
La incertidumbre es un componente esencial de la democracia. A tres días de las elecciones, no puede descartarse ningún resultado, y es cierto el riesgo de que la extrema derecha y la versión más retrógrada de las otras dos derechas, PP y C's, ahora ya sin complejos, sumen una mayoría en el Congreso. Si esto sucediera, España entraría en una involución política severa: recortes de derechos; agravamiento de las tensiones territoriales, y protagonismo absoluto de los reaccionarios que han convertido las falacias, la demagogia, la desmemoria, la confrontación, la chulería y el machismo en armas políticas. Es fundamental, por tanto, una movilización masiva del electorado progresista si no queremos vernos en un escenario similar al que están viviendo Italia, Brasil o Estados Unidos (y Andalucía).
Si las derechas de la foto de Colón no obtienen mayoría absoluta, se abren varias posibilidades. Las más relevantes son estas: un gobierno en minoría del PSOE con apoyos variables de Unidas Podemos, Ciudadanos y los grupos nacionalistas; un acuerdo o gobierno de coalición entre PSOE y Ciudadanos; y un acuerdo o coalición entre PSOE, Podemos y algún partido nacionalista (con más probabilidad, Compromís y el PNV que los catalanes).
Estoy convencido desde 2015 de que la mejor opción para el país es la tercera; y una vez más, abogo por una coalición de gobierno de las izquierdas, con ministros del PSOE y de Unidas Podemos. Para esto es necesario que tanto PSOE como Podemos obtengan unos resultados que acerquen la suma de ambos a la mayoría absoluta, o al menos que sean lo suficientemente amplios como para no depender de un apoyo continuado –y siempre incierto– de los partidos procesistas catalanes.
Un gobierno en minoría del PSOE con apoyos variables sería un mal menor: el PSOE sin duda se sentiría más libre en esas condiciones, pero, como ha sucedido en otras ocasiones, conformaría un gobierno frágil e inestable, en busca permanente de apoyos y con poca capacidad para resistir los ataques filibusteros de una derecha envalentonada y las presiones de los grandes grupos de poder económicos y mediáticos.
Un gobierno del PSOE con Ciudadanos podría abrir el camino a reformas dirigidas a mejorar la eficiencia, pero las políticas sociales y de igualdad que tanto se necesitan para paliar los efectos más lacerantes de la recesión y la austeridad quedarían aguadas o incluso bloqueadas. Además, el apoyo de Ciudadanos impediría cualquier avance en la resolución de la crisis constitucional catalana. La alianza con un Ciudadanos cada vez más derechizado e híper-nacionalista llevaría al Partido Socialista a asumir políticas neoliberales, las mismas que en el pasado provocaron su debacle electoral (entre 2008 y 2015, el PSOE perdió la mitad de sus votantes), y profundizaría el clima de confrontación en Cataluña.
Las tres derechas sumarían para gobernar si los votantes
de izquierda se abstienen
Un gobierno del PSOE y Unidas Podemos, sin embargo, podría culminar algunos de los proyectos que quedaron inconclusos en esta legislatura, empezando por los Presupuestos Generales del Estado pactados por ambas fuerzas, con un fuerte componente redistributivo con respecto a ejercicios fiscales anteriores. Garantizaría una agenda nítidamente social y a favor de las políticas de igualdad, las pensiones públicas y la transición ecológica. Y proporcionaría la estabilidad suficiente para abordar problemas largos y complejos como el territorial. La presencia de Unidas Podemos en el gobierno serviría, además, para frenar la deriva liberal que suele sufrir el PSOE cuando llega al poder; para desterrar prácticas tan deleznables como las de Villarejo y compañía, para reforzar las políticas de memoria, justicia y reparación y para derogar leyes tan inicuas como la ley Mordaza.
Sabemos bien que las élites mediáticas y económicas españolas y europeas harán lo posible por torpedear un posible gobierno PSOE-Unidas Podemos. Ya hemos vivido eso antes. La tarea exigirá además cintura y valentía por parte de Pedro Sánchez y los socialdemócratas, y una buena dosis de pragmatismo y calma por parte del partido liderado por Pablo Iglesias. Pero, antes que nada, hace falta que el 28 de abril haya una movilización amplia e incontestable de las votantes y los votantes de izquierda y centro izquierda.
Animamos por tanto a nuestras lectoras y lectores a acudir en masa a las urnas, y a votar sin miedo y con esperanza, siendo conscientes de la gravedad del momento político que vivimos, y del peligro para los consensos básicos, la convivencia y las libertades que supondría un gobierno de las derechas con la extrema derecha. Abstenerse es una opción tan legítima como cualquier otra. Pero quedarse en casa esta vez acarreará consecuencias terribles.
Y después, será tarde para lamentarse.

miércoles, 30 de enero de 2019

POR QUÉ CREO NECESARIA UNA CANDIDATURA DISTINTA A LA DE ERREJÓN

Iñigo Errejón
Básicamente, porque creo necesaria una candidatura a la que no podamos referirnos así: “La de Errejón”. Ni la de Iglesias, ni la de Carmena, ni la de Rita la Cantaora. ¿No podría existir la candidatura de las medidas a, b, y c contra los desahucios y por el derecho a la vivienda, universal e innegociable? ¿De las medidas e, f, y g contra la subordinación del espacio público y el desarrollo urbanístico a los intereses privados de la banca, las constructoras y fondos de inversión internacionales?
¿No podría existir una candidatura sostenida no en un careto de uno u otra, sino en un proyecto claro en favor de la ciudad y la región entendidas como espacio común, y que comprometa a quienes lo defienden de forma imperativa? ¿Y cuáles serían esas medidas prioritarias para empezar a garantizar la vida digna del conjunto de la población? ¿Pueden debatir y decidir unos pocos cuáles son las necesidades de muchos? ¿No sería más eficaz idear y desarrollar mecanismos para que sean las propias muchas y muchos quienes expresen sus necesidades y deseos y los caminos que creen mejores para aproximarse a ese horizonte común? ¿No sería una forma para tender a implicar mayorías ciudadanas? ¿No sería posible dejar la elección de la lista para después? ¿Buscar y elegir después colectivamente quiénes pueden ser los mejores portavoces y servidores de las decisiones, entendidas como proceso permanente, de las muchas y muchos?
La candidatura de Errejón supone una respuesta negativa a todas estas preguntas. Dice querer recuperar el espíritu original de Podemos y de Ahora Madrid, pero aquellos fueron en principio procesos rotundamente colectivos y participativos, el suyo, porque es suyo, no lo es. Su estrategia es otra. Muy legítima, pero sin garantía alguna en resultar más eficaz no ya en la transformación “del mundo”, sino tampoco en su conservación (aludo a palabras de Alba Rico). Su apuesta, la de Errejón, se basa en el mismo hiperliderazgo que critica en Iglesias y puede salir bien en términos electorales, como confían tantos analistas cercanos a Podemos, o puede ser un desastre funesto y de muy difícil recuperación. No lo sabemos. Tampoco conocemos el proyecto político concreto de Más Madrid. La incertidumbre es total. Y por tanto, sólo nos queda hacer aquello en lo que creemos.
Desde Podemos (en sus distintas identidades), Izquierda Unida, Equo, movimientos sociales, colectivos diversos, individuas e individuos cualquiera, existe la posibilidad, hoy, de emprender un proceso colectivo, amplio e inclusivo, para construir un proyecto que no se limite a hablar de emociones sino de medidas concretas que obliguen a quienes las expongan como programa, un proyecto en el que vayan apareciendo las personas que colectivamente se consideren más adecuadas para defenderlo. Un proyecto en el que, si de verdad quiere un espacio plural y lo más amplio posible, también podría integrarse Errejón. Y si no, no pasa nada, serán fuerzas que lucharán por los mismos objetivos (de forma general) con distintas estrategias. Fuerzas amigas que se habrán de tratar bien, por tanto, porque habrán de sumar.
Sólo participé orgánicamente en Podemos en el primer Consejo Ciudadano de la Comunidad de Madrid, hace ya siglos de esto, y por tanto, hablo desde un conocimiento muy escaso de la vida interna de la organización. Hablo además desde una mirada baja y un sentido no muy elevado de nada, acomplejado incluso (tranquilo, también: en nombre de “la altura de miras”, “el sentido del Estado” y con una actitud “sin complejos” se han cometido algunos de los más graves crímenes de nuestra democracia), pero hablo. Porque considero que hoy es deber cívico indispensable participar y que sólo a través de la participación podemos atravesar el infierno actual que es la vida sometida al crecimiento ilimitado de los beneficios privados.
Parece inevitable reorganizar la potencia emancipadora evidenciada en las plazas durante la primavera de hace siete años. Y la existencia de una candidatura distinta a la de Errejón me parece fundamental para que esta reorganización no se haga en falso, para no volver, una vez más, a las concepciones elitistas, poco democráticas, de cómo organizar la lucha por la democracia, la lucha, en fin, por la emancipación colectiva.
Alberto San Juan

lunes, 28 de enero de 2019

¿QUIEN CONTROLA LAS LICENCIAS DE VTC EN ESPAÑA?

Xabier Cima, directivo de UBER junto a su esposa Inés Arrimadas
Estos días de huelga de los taxistas, periodistas de derechas, que suelen apoyar al taxi, y periodistas supuestamente de izquierdas, han defendido de forma descarada a las multinacionales de las VTC que pagan un 30% de sus impuestos en paraísos fiscales.
No solo personas. En este tema están implicados medios enteros a la hora de dar las noticias, enfocar los temas en artículos o en las tertulias políticas de las televisiones y radios. A pesar de que las multinacionales dijeron a las claras que querían comprar todas las licencias del taxi, enseñando sus verdaderas intenciones de monopolizar el mercado y tener curritos explotados, no se ha incidido más por ahí. El periodismo es muy olvidadizo, el “más periodismo” también.
¿Qué pasa? Pues ya está enseñando la patita lo que está detrás. Resulta que estos tertulianos, que lo mismo son especialistas en yihadismo internacional, que te defienden al presidente antiguo y actual del BBVA en el caso Villarejo o te critican la huelga de los taxistas, no están contando toda la verdad y nada más que la verdad.
Una entrevista publicada por el Diario16 detalla una trama en la que están implicados los que manejan el cotarro mediático, financiero y político del país para repartirse las miles de autorizaciones a las VTC.
Resulta que las 12.000 que hay en el país las tienen 26 personas, pero 18 tienen el 20% mientras que 8 tienen el 80%. Vaya, vaya, y los periodistas hablando de trabajadores en las VTC, más bien siervos de la gleba de los nuevos señores feudales.
La falta de legislación, que curioso cómo nuestros numerosos parlamentarios se olvidan de estas cosas, ha sido aprovechada por algunos listos durante estos años para forrarse.
Según detalla al diario un representante de los taxistas, el BBVA dio muchos préstamos para los que compraban las autorizaciones. En esta compra está vinculado Francisco González, presidente honorario del banco que presuntamente encargó a Villarejo espiar a políticos y empresarios, ya que la empresa de su hija, Seaya Ventures, compró unas cuantas-muchas de las licencias.
El anterior ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, que sacó el decreto de una autorización por cada 30 taxis, está ahora en una empresa que se llama Nec, que se dedica a sistemas de comunicación y tecnología en las ciudades que utilizan las VTC, que casualidad. Otro del PP, Ildefonso Pastor, trabaja en Uber. Ah!!! y Xavier Cimamarido de Arrimadas y exdiputado catalán, mira por donde trabaja también para Uber. Pero el partido de su esposa se supone que defendía a los autónomos. ¿Qué ha pachao? ¿Qué ha pachao?
Rosauro Varo, el hijo de Amalia Rodríguez, diputada en el Congreso por el Partido Socialista Obrero Español. Acumula miles de VTC y está en la operación que le he dicho antes de los 195 millones de euros junto con fotografías, wasaps, email, audios con los Garrigues, gente bastante importante que cuando vean ustedes las fotos les va a interesar.” detalla José Miguel Fúnez, portavoz de la Federación Profesional del Taxi de Madrid.
Y la lista sigue:
Jaime Castellanos, cuñado de Emilio Botín y banquero. Pedro del Corro, consejero de Mediapro y Globomedia, es decir La Sexta, jejejejeje. El taxista desvela que tienen más datos y nombres de los que controlan el tema que quema.
Para colmo, la entrevista tiene enjundia hasta el final, el periodista de Diario16, José Antequera, le pregunta al representante de los taxistas: ¿”Qué piensan hacer con esa información?”
Esta es la respuesta:
“Pues mire usted, esa información disponemos de ella hace ya un tiempo, pero da la casualidad de que como hay personas tan sumamente relevantes hay un acto de cobardía en nuestro país y no hay por dónde meterle mano. Nosotros nos encontramos con que, habiendo confiado en alguna prensa que creemos que está manipulada, lo hemos dado y no ha salido nada a la luz ni a nadie le interesa sacar a la luz todo esto. Lo ponemos a disposición de los medios de comunicación para que se pueda ver que lo que decimos nosotros realmente es cierto punto por punto porque nosotros conocemos a la gente y estamos detrás de todo esto.”
A algunos muy poderosos les interesa hablar de una supuesta huelga “salvaje” de los taxistas cuando los primeros damnificados son ellos mismos al no trabajar. Además estos portavoces mediáticos del poder dicen que los taxistas han perdido el apoyo de la gente, supongo que la gente que conocen estos periodistas. En una huelga, derecho constitucional, tienes que hacerte notar, para que los políticos reaccionen y muevan el culo. Además no han cometido los daños que sí se han realizado en otro tipo de protestas laborales o de otro tipo.
Que el periodismo es la mayor de las corrupciones en una Democracia y que se cuenta muchas veces lo que mandan los amos, está claro, pero un poquito de por favor… que esto ya es de muy poca vergüenza. Sin nombrar a nadie ni a más medios… esta tarde hablarán en las tertulias de teles y radio, mañana también. Hablarán periodistas fachas que apoyan al Gran Capital y también aquellos que cobran de grandes grupos mediáticos de derechas, que se hacen pasar por progresistas, en España, y en el mundo occidental en general, mucha prensa progresista la manejan grupos financieros de derechas.
Se ve que el carné de progresista de algunos periodistas se pierde cuando tu jefe, el poder, te dice qué decir. Por eso hoy, mañana y pasado, hablarán de todo, de cualquier chorrada, de todos menos de esto, lo importante.

sábado, 26 de enero de 2019

ERREJÓN, CARMENA Y SU CIUDADANOS DE IZQUIERDA

Iñigo Errejón y Manuela Carmena
No es la primera vez que la minoría desatiende los acuerdos aprobados democráticamente por amplias mayorías e intentan hacerse con el control de la organización usando maniobras torticeras, cuando no traicioneras.
Lo intentaron en el PSOE contra Pedro Sánchez y casi lo consiguieron. Lo intentó Nueva Izquierda contra Julio Anguita para después terminar integrándose en el PSOE. Lo intenta sin suerte y sin fuerzas Gaspar Llamazares para seguir siendo quintacolumnista del PSOE en IU. Ahora lo intenta Errejón en Podemos con el apoyo de Carmena desde Más Madrid. ¿Qué ocurre con las minorías en los partidos de izquierda? ¿Por qué no acatan los acuerdos votados por la mayoría?
Si Pedro Sánchez pudo defender la legalidad y legitimidad de su mandato fue gracias a la democrática reacción política de los militantes socialistas, está por verse si Pablo Iglesias puede, sabe y quiere defenderse, convocando el voto de los inscritos ante el cerco, acoso y derribo del que es objeto, pese a haber triunfado ampliamente en Vistalegre II. Si el 30% de Podemos logra imponerse a quien fue votado por el 70%, la izquierda podría volver a los tiempos más autoritarios de su historia.

A la vista de la traicionera maniobra de Errejón (aprovechando incluso la baja paternal de Pablo Iglesias en la SG), Vistalegre II continúa abierto. No cabe entender lo que ocurre hoy, más allá de las posturas del candidato a la Comunidad de Madrid, si olvidamos que se salta los procedimientos democráticos internos con el objetivo de ganar en las elecciones del 26 de mayo lo que perdió en febrero de 2017 en Vistalegre II. Al mezclar la batalla interna, que él da por inconclusa en Podemos, con la batalla electoral municipal-autonómica, perpetra una torticera jugada que deja a la mayoría democráticamente elegida de Podemos a los pies de los caballos de la minoría. Es un hecho consumado. Tanto si Iglesias cede como si no se enfrenta, gana Errejón. En cualquiera de los dos supuestos, él prosigue como candidato y, sobre todo, intenta que la minoría que dirige consiga dar la vuelta al triunfo de la mayoría de Podemos.

Toda la retórica que utiliza, basada en esa falacia de contraponer lo que él llama la “espontaneidad a los cauces democráticos de las siglas políticas”, para lo que se apoya en las siglas de Mas Madrid, puede recrear hoy un caudillaje peronista ajeno a las organizaciones que representan los intereses populares. Tan necesario es intentar traspasar las fronteras partidarias en las urnas como defender la soberanía de los partidos, de lo contrario la democracia partidaria y social estaría seriamente amenazada por caudillos que imponen su idea por encima de los acuerdos democráticos. Esa confusión entre lo político, lo electoral y lo social, en la que se enfrentan los resultados electorales a los internos de Podemos, pretendiendo sustituir los colectivos políticos por “núcleos irradiadores” (en los que el ejerce como Mitra irradiante), por decirlo con los propios términos de Errejón,se parece poco al movimiento ciudadano que inspiró el nacimiento de Podemos .

Tanto si un pacto como el demandado por algunos dirigentes que anteponen su silla a que se aplique la democracia interna (Acuerdo de Toledo), logra que Podemos no presente candidato, como si, por el contrario, un candidato oficial se enfrenta a Errejón en las urnas, la fecha elegida, las triples urnas del 26 de mayo, evidencia la clara intencionalidad de tratar de deslizar el electorado de Podemos hacia los postulados errejonistas. En el primer caso, por razones obvias, en el segundo, porque Podemos correría el riesgo de verse marginado socialmente como una formación radical con la ayuda, siempre inestimable, de la fiel caverna mediática y de la abuelita Carmena y su operación Más Madrid, que ya se extiende fuera de la capital. Tratar de salir de esa trampa, no va a ser nada fácil para la mayoría de Podemos, pero una candidatura que supere el 5% conseguiría como mínimo 6 diputados para frenar el avance de la derecha liberal. Lo que queda de Ahora Madrid, más Podemos, IU y Equo sumarian lo suficiente para plantearse la opción de concurrir, porque no hacerlo llevaría a miles de madrileños a la abstención, y eso beneficia claramente las opciones de gobierno de la derecha.
Efectivamente, Errejón dice la verdad cuando afirma que no quiere crear un nuevo partido. Pero, como sucede siempre con los políticos profesionales, la verdad no es toda la verdad. Porque lo que intenta– tiene perfecto derecho a ello, aunque no por procedimientos tan espurios– es defenestrar a Pablo Iglesias de la dirección de Podemos. Errejón no se reconoce en la línea de la actual dirección y, ha actuado para intentar corregirla. En la ambigüedad de lo que fue el parto prematuro de Podemos, de la que tan responsables son Iglesias como Errejón, reside la lucha que mantienen los dos líderes y los problemas recurrentes en las organizaciones territoriales. No sólo pugnan por conservar o recuperar el poder personal, sino, sobre todo, por marcar el rumbo de Podemos.

Del mismo modo que el presidente del Banco Sabadell pedía un Podemos de derechas, ahora mismo, el núcleo irradiador (Errejón y Carmena) sugiere la necesidad de un Ciudadanos de izquierdas. Desde la premisa de que los partidos son ajenos a los intereses de las clases sociales, e incluso desde la consideración de que la política no está determinada por la economía, ni siquiera en última instancia, cabe, desde luego, todo en el diseño de las pasarelas de moda electorales. Algo parecido de lo que le sucede hoy a Pablo Iglesias le ocurrió a Sánchez, pero el PSOE aún conserva la estructura orgánica tradicional de las asambleas de militantes, que fueron las que salvaron al líder socialista. No parece que suceda lo mismo en Podemos, un partido político que todavía no es partido, que carece de estructura orgánica real en base a asambleas de militantes que puedan organizarse en defensa del líder y lo acordado y que continúa sin conjugar bien el quién y el para qué del verbo poder. Cabría como respuesta urgente consultar a las bases y organizar un Vistalegre III extraordinario después de la cita electoral del 26M. De lo contrario, la sangría de los desencuentros será el pan nuestro de cada día.
Lo veremos cuando se produzca el desenlace de la ofensiva del núcleo irradiador errejonista que ataca a Iglesias al margen de las estructuras democráticas de Podemos. Ocurra lo que ocurra, la izquierda pierde y con ella la ciudadanía, y lo hace en el momento en que el liberalismo está más armado que nunca para atacar los últimos reductos del Estado del Bienestar.
Pd: Ya tenemos Ciudadanos de izquierda, se llama PSOE


lunes, 7 de enero de 2019

LISTA NEGRA DE LAS ALCALDIAS MÁS CORRUPTAS DE ESPAÑA

Sonia Castedo, exalcaldesa de Alicante (PP)
"Ningún otro sector en España tiene la corrupción tan arraigada como el de la construcción". Es la conclusión obtenida por Transparencia Internacional en diversos informes publicados a lo largo de los años, en los que aseguran que "la multiplicación de escándalos vinculados a la corrupción urbanística está reforzando la imagen cínica de la ciudadanía sobre los gobernantes y contribuyendo a deslegitimar las instituciones democráticas". Precisamente esta semana, la que se podría denominar 'lista negra' de alcaldes salpicados por esta lacra ha incorporado a su último protagonista.
El miércoles la policía detuvo al regidor de GranadaJosé Torres Hurtado (PP), por su presunta implicación en una operación contra la corrupción urbanística. Los agentes indagan la construcción de una discoteca y una pista de patinaje en una zona verde. Acusado de los presuntos delitos de cohecho fraude en la contratación, asociación ilícita, prevaricación, tráfico de influencias, malversación de caudales públicos, estafa, falsedad en documento mercantil, administración desleal y contra la ordenación del territorio, el 'popular, en el cargo desde 2003, ha decidido no dimitir. "De momento no, porque entre otras cosas no sé por qué se me acusa de todo eso", aseguró un día después en una entrevista radiofónica.
El alcalde de Granada no tiene pensado dimitir tras su detención por corrupción: "Me siento perseguido"
Sin embargo, Torres Hurtado no es el único. La 'operación Malaya', cuyas primeras investigaciones se remontan a 2005, convirtió Marbella en el epicentro del terremoto que después ha terminado sacudiendo todos los rincones de la geografía española. A partir de ese momento, y con las elecciones autonómicas y municipales de mayo de 2007 en el horizonte, alcaldes y concejales de todos los colores no han dejado de aparecer a golpe de ladrillo en los medios de comunicación. 
Sólo en 2005 se construyeron 800.000 nuevas viviendas en nuestro país, tantas como en Reino Unido, Alemania y Francia en su conjunto. Dos años después, la OCDE advirtió a España de que el precio de la vivienda estaba sobrevalorado en un 30 por ciento. Ladrillo a ladrillo, la corrupción urbanística ha ido dejando su particular huella cada día. Aunque el mapa de los representantes políticos investigados por corrupción no deja de crecer, las dimisiones no son tan abundantes. Consulte aquí algunos de los casos más llamativos de alcaldes imputados por corrupción urbanística:
Julián Muñoz. Marbella
El que fuera alcalde de Marbella desde mayo de 2002 hasta agosto de 2003, fue detenido en julio de 2006 en la segunda fase del 'caso Malaya', la trama de corrupción inmobiliaria e institucional más relevante destapada hasta ahora en España. Fue condenado en varios casos por cohecho, malversación de fondos públicos y por prevaricación urbanística relacionada con la concesión de licencias ilegales durante los gobiernos municipales del Grupo Independiente Liberal (GIL).
Salió de la cárcel en octubre de 2008 tras casi dos años y medio entre rejas y en 2013 fue condenado a siete años y medio de prisión y diez años de inhabilitación por prevaricación. Unos meses más tarde también fue condenado por la Audiencia Provincial de Málaga a dos años de cárcel y 16 de inhabilitación por fraude y prevaricación en este mismo caso. Actualmente sigue en prisión y su estado de salud es delicado. En septiembre de 2015 pidió perdón a Marbella: "Me arrepiento de todo corazón. Pido perdón a una ciudad que se portó muy bien conmigo y me arrepiento del perjuicio que he causado a la sociedad".
José Manuel Martín Alba. Alcaucín (Málaga)
No muy lejos de Marbella, la localidad de Alcaucín vivió la detención de su alcalde, el socialista José Manuel Martín Alba, junto a sus dos hijas, el jefe del servicio de arquitectura municipal de la Diputación Provincial de Málaga y varios promotores inmobiliarios en el marco de la 'Operación Arcos' contra la corrupción urbanística. Le condenaron a 226 años de prisión por promover diversos subterfugios al ordenamiento constructivo y otorgar multitud de licencias de obras ilegales.
Sonia Castedo. Alicante
Otro de los casos más relevantes tuvo como protagonista a la 'popular' Sonia Castedo. La alcaldesa de Alicante (2008-2014) se resisitió pero, tras desafiar en repetidas ocasiones a la direción del PP, que reclamó su renuncia durante varios meses, acabó dimitiendo tras su imputación por corrupción urbanística
Castedo está imputada en dos causas judiciales por corrupción urbanística. En el 'caso Brugal', desde octubre de 2012, por supuestos delitos de cohecho, tráfico de influencias y uso privilegiado de información derivados del amaño del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Alicante en favor de los intereses del promotor Enrique Ortiz. Y en el 'caso Rabassa',una pieza separada de Brugal, desde el pasado septiembre de 2014, por supuesta prevaricación y tráfico de influencias en la tramitación de una macrourbanización de 13.500 viviendas a favor del mismo empresario.
Javier León de la Riva. Valladolid
León de la Riva, exalcalde de Valladolid (PP)
El polémico alcalde vallisoletano, que llegó a decir que iba a "limpiar la ciudad de piojos, pulgas y putas", fue condenado e inhabilitado el año pasado durante 13 meses por haber retrasado un lustro la ejecución de las reformas de un edificio en el que él mismo vive. La condena de León de la Riva por un delito de desobediencia puso fin a una carrera política de casi tres décadas y que estuvo salpicada por polémicos episodios en los tribunales y por declaraciones altisonantes
Florencio Campos Corona. Alcalá de Henares (Madrid)
En las filas socialistas y hace apenas ocho días, el regidor de la ciudad madrileña de Alcalá de Henares, Florencio Campos Corona, fue imputado por el juez de la trama Púnica por 'lavar' más de 340.000 euros para Granados y Marjaliza, tal y como adelantó Vozpópuli. En la documentación que en su día remitieron las autoridades de Berna y que permitieron iniciar el 'caso Púnica', ya se señalaba a este político actualmente jubilado como una de las personas con depósitos en entidades financieras del país helvética desde los que se hicieron transferencias a los de Granados y Marjaliza con el fin de blanquear dinero. Con él, ya son cinco los empresarios acusados de lavar fondos para la trama desde cuentas en el extranjero.
Campos Corona, que llegó a ser miembro de la Ejecutiva Federal del PSOE en la época de Felipe González, ya se vio salpicado en 1998 en un escándalo de corrupción que le obligó a abandonar el partido, aunque finalmente aquella causa se cerró en 2004 sin juicio ni acusaciones.
Miguel Ángel Santamaría Novoa. Colmenar Viejo (Madrid)
Precisamente en la Comunidad de Madrid el PP mantiene a cuatro alcaldes imputados "porque no están condenados". Es el caso del regidor de Colmenar Viejo, Miguel Ángel Santamaría Novoa, y también de su antecesor, José María de Federico Corral. La Fiscalía de Medio Ambiente ve indicios de un delito continuado de prevaricación urbanística en las decisiones tomadas por 12 cargos públicos con responsabilidades en el consistorio en la última década. 
José Alberto González Reverón. Arona (Tenerife)
También está de actualidad el denominado 'caso Arona', el primero de los macrojuicios que se están celebrando en Canarias este año. Entre los acusados, empresarios, funcionarios, arquitectos y la totalidad del grupo de Gobierno de Coalición Canaria encabezados por el exalcalde José Alberto González Reverón, para el que la Fiscalía pide tres años de cárcel y 35 de inhabilitación por varios delitos de prevaricación, prevaricación urbanística y tráfico de influencias.
El 'caso Arona' aborda la mayor causa judicial de la historia reciente del archipiélago: se juzga una trama de corrupción cometida, presuntamente, por el grupo de Gobierno local entre los años 2003 y 2007. Se les acusa de haber concedido más de 205 licencias municipales de forma irregular, así como el pago de comisiones, lo que dejó al municipio al borde de la bancarrota y situó a Arona como el gran paradigma de la corrupción en Canarias.
Domingo Aranda. Caravaca de la Cruz (Murcia)
Murcia tampoco escapa de la corrupción vinculada al ladrillo. En octubre de 2014, un juez imputó al alcalde de Caravaca de la Cruz, Domingo Aranda, y a otras 30 personas por un caso de corrupción urbanística bautizado como 'El Roblecillo'. Aranda, en el cargo desde 1999, no dimitió. Fue en los últimos comicios locales del pasado mayo cuando el PSOE le desalojó de la alcaldía. El auto señala que los implicados pudieron tener participación en las gestiones llevadas a cabo para conseguir la reclasificación, presuntamente, irregular de la finca El Robledillo, de casi 500 hectáreas, y donde una promotora pretendía construir 8.000 viviendas y un campo de golf.
Bartolomé Muñoz. Santa Coloma de Gramanet (Barcelona)
El exalcalde, que compatibilizó su cargo con el de vicepresidente primero de la Diputación Provincial de Barcelona desde 2004, se encuentra actualmente encausado por su presunta participación en hechos delictivos al frente del ayuntamiento de Santa Coloma, motivo por el que ha sido suspendido de militancia en el PSC. Fue detenido por la Guardia Civil en octubre de 2009 junto al concejal de urbanismo por presuntas adjudicaciones amañanadas, cohecho, cobro ilegal de comisiones y blanqueo de capitales dentro de la Operación Pretoria. Salió de la cárcel en diciembre tras pagar una fianza de 500.000 euros.
José María Peña San Martín. Burgos
Peña San Martín tuvo, casi con toda probabilidad, el dudoso honor de inaugurar la 'lista negra' de alcaldes imputados por corrupción urbanística. El que fuera regidor de Burgos entre 1979 y 1992 tuvo que dejar el cargo al resultar implicado en el conocido como 'caso de la construcción' de Burgos, resultando condenado a 12 años de inhabilitación especial por prevaricación continuada.
Publicado en VozPopuli

EL SUICIDIO POLÍTICO DE IU PUERTOLLANO

Jesús Manchón y Natalia Rodríguez, concejales de IU El PSOE de Puertollano acaba de darle el abrazo del oso a IU para garantizarse una ...