Buscar este blog

Cargando...

sábado, 23 de mayo de 2015

PORQUÉ VOTARÉ CONVOCATORIA PUERTOLLANO PUEDE

Miembros de Convocatoria Puertollano Puede
 con la J. Directiva de A V Las Mercedes
En estos 15 días de campaña electoral he podido reafirmar los motivos que nos llevaron, a buen número de militantes-simpatizantes, a dejar el proyecto de IU Puertollano. Ataques personales, descalificaciones y críticas llenas de odio podrían ser suficientes para entender que cuando caminas con “malas personas” es seguro que no harás con ellas todo el camino. Agarrarse al clavo ardiendo de las mentiras del digital camuflado de progre que, nos difamó desde el minuto cero de la campaña, se inventó una noticia para atacarnos con saña al dia siguiente de que las encuestas nos dieran representación en la próxima corporación municipal, y todo ello acompañado de los edulcorados anuncios del PPSOE en cabecera y faldones, es muy poco comunista. Que IU Puertollano se sume a la cacería de ese periódico, que lo hace por dinero, solo por odio y olvide los titulares ofensivos que le ha dedicado en los últimos meses es para hacérselo mirar. En la Rusia de Stalin te enviaban a Siberia y la IU hermana de la corrupta IUCM te ataca la honra con calumnias e infamias. O conmigo o contra mí es su máxima.
Podríamos argumentar que es difícil caminar con quien recurre al esperpento de viejas disfrazadas con la bandera de España o apellidos tan izquierdistas como los que votaron en las primarias-pucherazo contra Ivan García Rodríguez (Del Hoyo, Duque Soler, Porras, interventores del PSOE y del PP en las europeas milagrosamente abrazados al comunismo aquel dia), pero la verdadera razón está en la descarada apropiación de la marca Ganemos tras dinamitar todos los procesos de confluencia.
Me viene a la memoria el consejo regional en Villa de Don Fadrique al que fui invitado. Allí escuche serios ataques contra Ganemos por boca de Manuel Fuentes, hombre de confianza de Cayo Lara enviado para revertir los acuerdos de la dirección de ICAM, y la genial propuesta del coordinador de IU Alcázar de San Juan, consistente en fingir que se apoyaban los proyectos Ganemos y una semana antes de la convocatoria oficial de las elecciones dinamitarlos con el abandono de IU. Este iluminado abandonó Ganemos Alcázar tras quedar sexto en las primarias pensando que sus hasta entonces compañeros de viaje serían incapaces de presentar candidatura. Ahora tendrá que competir también con una candidatura de unidad popular repleta de personas honestas y mucho más creíbles que él.
Frente a aquellos ataques, con la dirección regional de ICAM callada para no señalarse y seriamente cuestionada por el PC-CLM que pedía la cabeza de Miguel Ramírez por el famoso comunicado que casi acaba con Ganemos antes de constituirse (Ramírez, fiel al estilo de la IU más trasnochada, invitaba a los cuadros a ocupar todos los cargos en Ganemos), nos esforzamos Sonsoles Arnao, Carmen Soanez y yo. Salimos de allí con la sensación de que algo se estaba tramando y así fue. ICAM ha terminado recurriendo a una argucia legal: registrar, tras acuerdo con el propietario de la marca registrada en el Ministerio del Interior, la denominación Ganemos para concurrir en solitario a las elecciones municipales y autonómicas. Ya no queda nadie de los inicialmente constituyentes de Ganemos: Equo, Attac, plataformas y colectivos locales. Solo queda IU camuflada de lo que no es: Ganemos-Los Verdes.
En Convocatoria Puertollano Puede hemos optado por una campaña propositiva y huir de la confrontación con otras candidaturas. En el debate organizado por la Plataforma Futuro de Puertollano ignoramos las repetidas alusiones inquisitoriales del candidato de IU. Ataques furiosos de quien desconoce su propio programa electoral y lo que proponen sus líderes nacionales. Hacer el ridículo apoyando que gobierne la lista más votada y oponerse a la remunicipalización de servicios esenciales como el agua lo incapacitan como referente de izquierdas. Pero afirmar que el Ayuntamiento de Puertollano carece de competencias para autorizar que los inmigrantes musulmanes puedan ser enterrados según sus ritos tradicionales le incapacita para ser concejal. ¿Sabrá que hay un concejal con competencias exclusivas en “cementerio”?
Ciertamente, han sido mucho más numerosas, con ellas nos quedamos, las muestras de apoyo y simpatía. También el trato imparcial y objetivo del resto de medios de comunicación. Con ello nos quedamos también. Y con el compromiso de aplicar políticas diferentes a las que durante 36 años han aplicado PSOE, PP, y PCE-IU.
Somos diferentes al resto de candidaturas. Somos la prueba de que la unidad popular era posible. Solo había que aparcar que el partido es lo prioritario y entender que lo prioritario son las personas, porque solo así es posible construir herramientas unitarias. Así, en Convocatoria Puertollano Puede, nos hemos encontrado personas procedentes de IU, Equo, Podemos y diversas plataformas ecologistas, animalistas, feministas, inmigrantes y por los derechos civiles. Hemos organizado unas primarias abiertas, con luz y taquígrafos, que han ordenado la candidatura desde el puesto uno hasta el veinticinco, y que la candidatura al completo acepten firmar un código ético por el que se comprometen a representar los acuerdos de la Mesa de Coordinación y la Asamblea Ciudadana.
Nuestras prioridades son que Puertollano sea referente de Transparencia y Buen Gobierno, para lo que apostamos por un modelo de gobierno basado en la participación y la colaboración activa de la ciudadanía. Estableceremos procedimientos de rendición de cuentas y mecanismos de reprobación para los cargos electos que incumplan los compromisos electorales y el código ético, facilitaremos la participación directa en los plenos e implantaremos el modelo de presupuestos participativos. Reforzaremos la participación ciudadana con la iniciativa popular y la consulta ciudadana y recuperando la figura del Defensor del Vecino, que será elegido mediante votación popular. Los jóvenes podrán participar de los asuntos municipales, con voz en el Pleno, a través de sus representantes electos para el Consejo de la Juventud.
Consideramos que hay que invertir el orden de prioridades pactado por el bipartidismo en el artículo 135 de la Constitución y para ello destinaremos el 4% del presupuesto anual a la creación de empleo, y exigiremos que otras administraciones destinen el mismo porcentaje a planes de empleo. Desarrollaremos la economía social y solidaria partiendo de las prioridades que establece la Economía del Bien Común. Crecer solo en el objetivo de la sostenibilidad es garantizar la justicia social para todas las personas.
Apostamos por un municipio neutral en la emisión de carbono, libre de Fracking y no Nuclear, que recupere la presencia de las energías renovables con el propio Ayuntamiento impulsando proyectos para climatización y ACS en todos los edificios municipales y autosuficiente en el consumo a través de la producción de energía solar fotovoltaica. Apoyaremos decididamente los proyectos de renovables para autoconsumo y los protagonizados por empresas o microempresas locales.
Declararemos Puertollano municipio libre de Maltrato Animal y crearemos la figura del Defensor de los animales que, asociada a la Concejalía de Medio Ambiente, será dotada de recursos suficientes y ejercida por una persona cualificada. Recuperaremos la gestión pública de todos los servicios municipales e integraremos la recogida y tratamiento de residuos urbanos en el Consorcio RSU.
Para disponer de suficiente recursos implantaremos una fiscalidad progresiva en los ámbitos competenciales del municipio y haremos una exhaustiva Auditoria Ciudadana de la Deuda para conocer quiénes y que empresas se han beneficiado con el dinero público y poder determinar que parte de la deuda del Ayuntamiento es ilegítima y no se debe pagar. Prestaremos especial atención a los sobreprecios sobre lo inicialmente pactado, a las contratas de servicios y obras municipales y a los intereses usureros de los bancos.
Otra de nuestras prioridades es la Regeneración de la Política. Para ello haremos un control riguroso del absentismo de los cargos públicos, de sus ingresos e incompatibilidades, y propondremos la aplicación de sanciones que podrían llegar hasta su revocación. Promoveremos que ningún cargo público cobre un sueldo que supere al del funcionario de mayor rango y, en el caso concreto de nuestros cargos electos, que ninguno supere con su sueldo el equivalente a tres veces el SMI. Ninguno de nuestros cargos electos permanecerá más de dos legislaturas. Como medida ejemplarizante separaremos inmediatamente de sus funciones al secretario municipal por estar imputado en graves delitos.
Por eso votaré Convocatoria Puertollano Puede. Porqué #SomosTransparencia, #SomosParticipación, #SomosPuertollano

M. Félix 

lunes, 18 de mayo de 2015

Pepe Herrera, el buen transfuga, el "Meñique" manchego de Juego de Tronos

Candidatura del PP en Horcajo de los Montes.
Esta campaña electoral no ha dejado de dar anécdotas curiosas, candidatos imposibles y unos cuantos quebraderos de cabeza a los grandes partidos que ven como nuevas fuerzas han convulsionado el tablero político electoral.
Desde el ya famoso "hemos trabajado mucho para saquear España" acuñado por Cospedal (y si no que se lo pregunten a Rato, Barcenas, Fabra, Granados y un largo etcétera), hasta el fiasco del candidato de ciudadanos por Ciudad Real en aquel video que demostró su... vamos a llamarla... inmadurez política, hasta un candidato independiente de un pequeño pueblo que quiere dedicar una calle a Primo de Rivera, ese gran humanista conocido y admirado por todos los españoles. Una gran medida para salir de la crisis, oportuna ser, es.
Pero de estas elecciones lo más llamativo son los candidatos imposibles, y de todos ellos el campeón, el que pulveriza todas las marcas es D. Jose Herrera de la Morena candidato del PP para la alcaldía de Horcajo de los Montes, todo un referente en el arte camaleonico de cambiarse la chaqueta ideológica a placer.
D. José, más conocido como Pepe, se presenta por tercera vez a unas elecciones municipales y una mas si contamos aquella que allá por el año 95 encabezó por IU la candidatura regional de Ciudad Real.
Este camaleón de la política ha sido concejal por IU en el Ayuntamiento de Ciudad Real, y salto al estrellato por recibir a sus majestades con una bandera republicana en la solapa, gesto por el que fue agasajado y felicitado por buena parte de la izquierda auténtica de la provincia. Siendo merecedor del premio al mejor republicano, deleitándose en las esencias de la izquierda como solo pocos saben hacerlo,
Pero como errar es de humanos y rectificar de sabios, a la luz de sus pocos éxitos electorales con IU y el PC, decidió cambiar su militancia al PP -sin anestesia- allá por el año 2.003 y acertó, porque a partir de aquí su camino al estrellato no ha dejado de traerle alegrías.
Primero concejal por Navalpino, después miembro de la Ejecutiva Provincial del PP, comisario político popular en la comarca de los Montes, Jefe de Gabinete del Delegado de la Junta y en la actualidad, candidato por el PP al ayuntamiento de Horcajo de los Montes, donde por cierto al igual que en Navalpino, no ha residido nunca.
Conociendo al personaje, ya nos podemos imaginar que no da "puntada sin hilo" y su repentino compromiso con un pequeño pueblo donde no reside (eso si, pero tiene una mansión de fines de semana que haría "palidecer" al Cigarral de Cospedal) se debe a algo mas, y es que en el PP se esta preparando la batalla post electoral.
Lucas Torres enfrentado a Cotillas, Rosa Romero en tierra de nadie y Carmen Quintanilla visitando sus pequeños cortijos incansablemente junto la mas que posible pérdida del poder regional, ha hecho que se posicionen todas las piezas del ajedrez por si hubiera suerte y la Diputación Provincial cayera de su lado.
No creo equivocarme y si en la provincia de Ciudad Real la balanza de la Diputación cayera del lado de los populares, seria mas que probable ver al "capo" de los Montes como Vicepresidente al lado de su jefe, el Sr. Lucas Torres que prepara sus huestes para derrocar al ya debilitado y efímero líder de la derecha, el Sr. Cotillas que parece muy nervioso ante la inminente perdida de su mayoría absoluta en Tomelloso, cuando no derrota.
Me río yo de la trama de Juego de Tronos, y es que hay personajes que han sabido evolucionar a lo largo de la historia y desde luego a este hay que reconocerle una gran capacidad de supervivencia.
Lo que parece evidente es que no es ético utilizar a los electores para fines personales, también parece evidente que el bagaje ideológico del referido no le hace ser un lechado de coherencia y virtud, y lo que, en mi opinión, sería deseable es que la ciudadanía no se dejara engañar una vez mas porque si no es probable que mas de uno pueda aprender la lección.
Tiembla Cotillas.Esta campaña electoral no ha dejado de dar anécdotas curiosas, candidatos imposibles y unos cuantos quebraderos de cabeza a los grandes partidos que ven como nuevas fuerzas han convulsionado el tablero político electoral.
Desde el ya famoso "hemos trabajado mucho para saquear España" acuñado por Cospedal (y si no que se lo pregunten a Rato, Barcenas, Fabra, Granados y un largo etcétera), hasta el fiasco del candidato de ciudadanos por Ciudad Real en aquel video que demostró su... vamos a llamarla... inmadurez política, hasta un candidato independiente de un pequeño pueblo que quiere dedicar una calle a Primo de Rivera, ese gran humanista conocido y admirado por todos los españoles. Una gran medida para salir de la crisis, oportuna ser, es.
Pero de estas elecciones lo más llamativo son los candidatos imposibles, y de todos ellos el campeón, el que pulveriza todas las marcas es D. Jose Herrera de la Morena candidato del PP para la alcaldía de Horcajo de los Montes, todo un referente en el arte camaleonico de cambiarse la chaqueta ideológica a placer.
D. José, más conocido como Pepe, se presenta por tercera vez a unas elecciones municipales y una mas si contamos aquella que allá por el año 95 encabezó por IU la candidatura regional de Ciudad Real.
Este camaleón de la política ha sido concejal por IU en el Ayuntamiento de Ciudad Real, y salto al estrellato por recibir a sus majestades con una bandera republicana en la solapa, gesto por el que fue agasajado y felicitado por buena parte de la izquierda auténtica de la provincia. Siendo merecedor del premio al mejor republicano, deleitándose en las esencias de la izquierda como solo pocos saben hacerlo,
Pero como errar es de humanos y rectificar de sabios, a la luz de sus pocos éxitos electorales con IU y el PC, decidió cambiar su militancia al PP -sin anestesia- allá por el año 2.003 y acertó, porque a partir de aquí su camino al estrellato no ha dejado de traerle alegrías.
Primero concejal por Navalpino, después miembro de la Ejecutiva Provincial del PP, comisario político popular en la comarca de los Montes, Jefe de Gabinete del Delegado de la Junta y en la actualidad, candidato por el PP al ayuntamiento de Horcajo de los Montes, donde por cierto al igual que en Navalpino, no ha residido nunca.
Conociendo al personaje, ya nos podemos imaginar que no da "puntada sin hilo" y su repentino compromiso con un pequeño pueblo donde no reside (eso si, pero tiene una mansión de fines de semana que haría "palidecer" al Cigarral de Cospedal) se debe a algo mas, y es que en el PP se esta preparando la batalla post electoral.
Lucas Torres enfrentado a Cotillas, Rosa Romero en tierra de nadie y Carmen Quintanilla visitando sus pequeños cortijos incansablemente junto la mas que posible pérdida del poder regional, ha hecho que se posicionen todas las piezas del ajedrez por si hubiera suerte y la Diputación Provincial cayera de su lado.
No creo equivocarme y si en la provincia de Ciudad Real la balanza de la Diputación cayera del lado de los populares, seria mas que probable ver al "capo" de los Montes como Vicepresidente al lado de su jefe, el Sr. Lucas Torres que prepara sus huestes para derrocar al ya debilitado y efímero líder de la derecha, el Sr. Cotillas que parece muy nervioso ante la inminente perdida de su mayoría absoluta en Tomelloso, cuando no derrota.
Me río yo de la trama de Juego de Tronos, y es que hay personajes que han sabido evolucionar a lo largo de la historia y desde luego a este hay que reconocerle una gran capacidad de supervivencia.
Lo que parece evidente es que no es ético utilizar a los electores para fines personales, también parece evidente que el bagaje ideológico del referido no le hace ser un lechado de coherencia y virtud, y lo que, en mi opinión, sería deseable es que la ciudadanía no se dejara engañar una vez mas porque si no es probable que mas de uno pueda aprender la lección. ¡¡Tiembla Cotillas!!
Publicado en DCLM

jueves, 14 de mayo de 2015

¿QUE ES LA UNIDAD POPULAR?

Para Salvador Allende, engarce imprescindible
entre nuestro pasado y nuestro porvenir.
Estas elecciones municipales y autonómicas están siendo muy duras para el sujeto popular: divisiones, prepotencias, sectarismos de todo tipo…, pero es solo una parte de la verdad. En otros muchos lugares, la unidad popular avanza y se consolida; centenares de candidaturas, empezando por Madrid y Barcelona, se han ido gestando con paciencia, con inteligencia, con sufrimiento. Cuando los ‘partidos-institución’ no responden a las demandas del ‘partido orgánico’ (las fuerzas que están por el cambio y la transformación), los ajustes se hacen difíciles y los muros parecen obstáculos infranqueables. Aun así, se saltan y se están saltando, y a veces se rompen y se están rompiendo.
Hay que democratizar la democracia. Boaventura de Sousa Santos
Hay que democratizar la democracia. Boaventura de Sousa Santos
Mujeres y hombres, activistas, cuadros sociales y políticos han hecho posible desde abajo lo que por arriba no parece posible todavía: unir a las diversas izquierdas, organizar amplios frentes democrático-populares, y hacerlo al calor de los movimientos sociales. El objetivo es claro: construir la alternativa al bipartidismo y gobernar para transformar. No es poco, es apenas el inicio y queda mucho, mucho camino por delante. La experiencia va a ser muy importante y dará fuerza, confianza y estímulo a los que han luchado, con paciencia y coraje, por la unidad popular.
Pero, ¿qué es la unidad popular? Intentaremos delimitarla, siempre provisionalmente, por aproximaciones sucesivas. Una primera definición podría ser la siguiente: un conjunto de políticas dirigidas, encaminadas, a la construcción de una sociedad de mujeres y hombres libres e iguales, liberados de la explotación, del dominio y la discriminación; una res pública. Se trata de una definición, quizá demasiado abstracta, que expresa objetivos políticos que actúan como principios, como ideas reguladoras, que sirven para criticar el presente y prefigurar las líneas maestras del futuro a construir colectivamente.
La unidad popular es, sobre todo, una estrategia, es decir, un modo de hacer y organizar la política concebida como acción consciente, colectivamente realizada. Para entender esto, es necesario hacer un pequeño rodeo sobre el poder en nuestras sociedades. En la sociedad capitalista, el poder es capitalista; no se trata de un juego de palabras; lo que se quiere decir es que el capital, los capitalistas, individual y colectivamente, tienen un poder estructural y que este está distribuido desigualmente y asimétricamente en nuestras sociedades. Éste es y será siempre el límite objetivo de toda democratización en el capitalismo.
El Estado unifica al bloque dominante, asegura la subalternidad político-ideológica de las mayorías sociales y garantiza la cohesión de la formación económico-social, desde su monopolio exclusivo de la violencia legítima. El Estado capitalista es, pues, el espacio contradictorio donde se expresan los conflictos básicos, se dirimen las contradicciones entre fuerzas políticas y sociales y, esto es lo fundamental, se organiza y reproduce la clase política dirigente. Ni es neutro desde el punto de vista de los conflictos básicos ni un simple instrumento-máquina de las clases económicamente dominantes; su autonomía es siempre relativa, y cambia según condiciones. Ahora, en la presente crisis (es señal inequívoca de ella), la autonomía es más estrecha y su carácter de clase, más evidente.
Partiendo de esta realidad del poder en nuestras sociedades, se entiende mejor lo que significa la unidad popular como estrategia política emancipatoria. Gobernar es muy importante, planteárselo como objetivo demuestra la seriedad, la consistencia y el coraje de una fuerza política, pero debemos subrayar también que gobernar con un programa transformador significa, hoy más que ayer, algo más que acceder electoralmente al poder ejecutivo; hace falta fuerza social organizada para intentar (tarea muy difícil y siempre provisional) reequilibrar el déficit estructural de poder existente en nuestras complejas sociedades. En el centro, el Estado, y más allá, el conjunto de instituciones formales y no formales de eso que se ha venido a llamar la sociedad civil.
El objetivo es combinar, en el largo y en el corto periodo, la democratización de las instituciones del Estado con la articulación y desarrollo de poderes sociales. Ambas cosas, trabajo institucional y creación de poderes de base en nuestras sociedades concretas, tiene una prioridad local-territorial. Se podría hablar de la ‘territorialidad del poder’, es decir, de asentarse sólidamente en el espacio, crear vínculos sociales solidarios y altruistas, y expandir formas alternativas de producción y comercialización que aseguren el buen vivir de las personas, nuevas relaciones sociales respetuosas y en paz con el medio ambiente, volcadas hacia el futuro, uniendo dignidad y autogobierno de las personas con la apropiación colectiva del territorio.
Para no perder el hilo: ‘democratizar la democracia’ (como nos enseña desde hace años Boaventura de Sousa Santos) implica combinar un trabajo serio y sistemático en las instituciones (gestionar de forma alternativa es crucial) con la creación paciente, tenaz, contracorriente (la normalidad es casi siempre pasividad, subalternidad y dejar hacer al mercado, a los empresarios, al capital) de diversas formas de autoorganización social, prácticas sociales e institucionales alternativas. La clave: una gestión institucional que genere conflicto y no paz social, que fomente la autoorganización de sujetos sociales fuertes; poderes sociales que ayuden a democratizar las instituciones, que socialicen la política y cambien la sociedad desde abajo.
Lo nacional-popular es la otra cara de la moneda, el contenido que hace posible la transformación social. Ser parte de la gente, ser gente, implicarse y aprender enseñando. Lo que hay detrás es un viejo asunto que tiene que ver con la vida cotidiana de las personas. La sociedad emancipada, lo que hemos llamado socialismo, implicaba una democratización sustancial de la política, del poder, de la cultura, de la economía. Es la democracia de la vida cotidiana, es decir, nuevas relaciones sociales entre los hombres y las mujeres, entre las empresas y los trabajadores, entre los servicios públicos y la ciudadanía, entre los seres humanos y la naturaleza de la que somos irreversiblemente parte. En definitiva, reabsorber la historia de las grandes palabras y de los hechos trascendentales en una cotidianidad liberada.
Lo peor es el elitismo de una parte significativa de los intelectuales, unas veces trufado de culturalismo, otras de marxismo de andar por casa (perdón, por los palacios) y los más, puro llegar holgadamente a final de mes. Los intelectuales tradicionales deben ser superados por otros que sean capaces de partir de las necesidades de las gentes, defendiendo y transformando los ‘sentidos comunes’, construyendo una nueva alianza con las clases subalternas. El objetivo es preciso: una nueva cultura que dé vida a un nuevo poder, a un nuevo Estado, a una nueva república protagonizada por los de abajo, fundada en la hegemonía política de las clases trabajadoras, de las clases populares.
La unidad popular, hay que insistir una y otra vez, es hoy obligatoria. Si algo pone de manifiesto la Grecia de Syriza (siempre sola, justo es señalarlo) es que el poder de los gobiernos ha disminuido mucho y que cualquier proyecto democrático y social requerirá conquistar más autonomía, más soberanía, más poder. Sin una mayoría social organizada, sin un pueblo convencido y movilizado, sin unas fuerzas políticas y sociales unidas, no habrá transformación posible y seremos, una vez más, derrotados, todo ello para mayor gloria de la Europa alemana del euro y del capital monopolista financiero. Al final, será muy importante un equipo dirigente audaz, inteligente y radical.
Se dirá que todo es demasiado genérico y que los seres normales no lo entenderán. Creo que se equivocan. Las encuestas sirven para lo que sirven y con restricciones. Hay, al menos, dos actitudes posibles: quedarse en lo que opinan las gentes sin más o partir de ellas, para ir más allá de ellas mismas. Por lo que sabemos, digámoslo con modestia, nuestra gente tiene ideas claras y enemigos de carne y hueso: los banqueros, los grandes empresarios, la gran patronal… Saben con bastante precisión que los poderosos han capturado al Estado y que lo han puesto a su servicio, y que los responsables de esta inmensa involución social y política son los dos grandes partidos dominantes, siempre apoyados por las burguesías nacionalistas vasca y catalana. Lo que hay que hacer ahora es convertir la enemistad política en proyecto alternativo de país. La diferencia entre transformación y transformismo es, muchas veces, una delgada línea. La unidad popular servirá, también, para que esta no se traspase.

Manolo Monereo. Politólogo y miembro del Consejo Político Federal de IU

martes, 12 de mayo de 2015

CORTAR EL NUDO GORDIANO

Julio Anguita González

Ex secretario general del PCE y ex coordinador general de Izquierda Unida
La expresión cortar el nudo gordiano deviene de una leyenda en la que Alejandro Magno (356 – 323 a. C) al arribar a Frigia (actual Anatolia en Turquía), tuvo que someterse a la prueba de deshacer un nudo de complejísima trabazón como condición indispensable para conquistar dicho territorio. Ante la imposibilidad de conseguirlo, el macedonio optó por cortarlo con un fuerte tajo de su espada. Por ello se suele utilizar lo de cortar el nudo gordiano cuando la resolución de un problema es tan sumamente difícil por medios habituales que se impone una solución creativa y fuera de lo habitual. Los nudos gordianos en política suelen presentarse en épocas de crisis profundas en las que los métodos habituales y homologados son totalmente inútiles en orden a una solución presidida por la justicia y la democracia integral.
Alejandro Magno al arribar a Frigia (actual Anatolia en Turquía), tuvo que someterse a la prueba de deshacer un nudo de complejísima trabazón como condición indispensable para conquistar dicho territorio
Alejandro Magno al arribar a Frigia (actual Anatolia en Turquía), tuvo que someterse a la prueba de deshacer un nudo de complejísima trabazón como condición indispensable para conquistar dicho territorio. [Alejandro cortando el nudo gordiano, de Jean-Simon Berthélemy (1743–1811)].
La actual coyuntura económica, social, política y de valores es de una complejidad tal que el Poder ejerce con toda tranquilidad e impunidad. La esperanza de que se produjese una ruptura o al menos una brecha en el bipartito no ha tenido, por ahora y con los resultados andaluces a la vista, la confirmación deseada. Pero esa previsión o condición sobre la que el Frente Cívico hacía y hace pivotar su trabajo tiene como segunda condición sine qua non la configuración de una unidad programática, política, de discurso y valores plenamente instalada en la construcción de la Alternativa: al Gobierno, al modelo de Estado y al de Sociedad. Es decir, un contrapoder de creciente consolidación con independencia del nombre que quiera dársele.
Desde esta óptica debemos asumir que el panorama es más bien desalentador. La punta de lanza contra el bipartito que parecía representar Podemos (a pesar de su debilidad estructural y ambigüedad programática) no parece ahora como probable, aunque, desde luego, tendrá un gran peso institucional. El que el bipartito se viese obligado a pactar para seguir conservando la representatividad del Poder era, además del deseo de Felipe González, la evidencia que necesitaba una parte de la población todavía abducida por el engaño de la dicotomía derecha–izquierda representada por el bipartito. Y frente a ello el contrapoder (con Podemos o sin Podemos) asentaba su capacidad de Alternativa.
Lo que está ocurriendo no es otra cosa que el tsunami desatado sobre unas fuerzas políticas, sociales y conjunto de plataformas, movimientos y sindicatos. Un tsunami que no es otra cosa que la brutal realidad de la hegemonía total del discurso neoliberal que arruina a los discursos sempiternamente reiterativos y de lugares comunes de quienes, a pesar de enfrentase heroicamente a las fechorías del sistema, lo hacen en el eje de los valores del adversario. Llegan las campañas electorales y las cuestiones claves como el euro, la deuda, la UE, la banca, las eléctricas, la reforma fiscal, etc. desaparecen en una sfumatura que pretende ampliar el arco de votantes. No se dan cuenta de que esa es la mejor manera de perder credibilidad y votantes.
Al día siguiente de las elecciones la cuestión de la gobernabilidad, los pactos y los asentamientos institucionales vuelve al primer, si no único punto del orden del día. Y vuelta a empezar. Manifestaciones, luchas (a veces heroicas), plataformas, manifiestos, alianzas que duran hasta que se producen las primeras convocatorias electorales, etc. Y ahora, en estos momentos, crisis en las formaciones políticas, búsquedas de nuevas siglas (y siempre desde la vocación unitaria), maniobras palatinas en el foro para el mayor solaz y trabajo de la los medios dedicados a la rumorología, los confidenciales y las tertulias de “debate político” y demás zarandajas.
Mientras tanto, Grecia está prácticamente sola en su lucha contra la barbarie de la UE, el FMI y el BCE. El TTIP avanza pese a las denuncias en foros, debates y zonas de la red. El orden mundial basado en la liquidación de la democracia, la soberanía nacional y el derecho internacional se configura ya como de inminente consolidación. Venezuela es el centro de la agresión imperialista que tiene, en nuestro país a uno de sus ejecutores, Felipe González, y además la asepsia timorata de quienes pretenden, por mor de cálculos electorales, pasar del tema sin “contaminarse”.
Creo que desde el Frente Cívico debemos seguir apostando por la paciente estrategia de sumar, aunar, unir y establecer afinidades programáticas y de valores, plasmados en un discurso político de carácter profético tal y como lo expliqué en mi último artículo. Pero en mi dimensión de militante del PCE y de IU quiero hacer una última reflexión que siendo un tanto esquemática por razón de espacio desarrollaré en lo sucesivo. En estos momentos es de urgente fundación una fuerza política de carácter marxista que beba de la tradición revolucionaria del PCEy del espíritu fundacional de IU. Una fuerza que necesita de comunistas y militantes de la izquierda. Pienso con toda sinceridad, no ajena de dolor, que hoy por hoy ni el actual PCE ni la actual IU están a la altura de esa tarea. Necesitan refundarse en algo mucho más profundo que un cambio cosmético. Por cuestiones de espacio resumo sus características.
1. Ruptura total con el régimen de la Transición. En el PCE hay antecedentes de esta posición.
2. Poner en marcha un proceso de alianzas en orden a construir la triple Alternativa que más arriba cité.
3. Confrontar con el bipartito como portador de un mismo discurso económico, político y europeo.
4. Establecer las alianzas en función de programas y de propuestas económicas, energéticas, de consumo y culturales que siendo de carácter alternativo sean viables e inmediatas a niveles locales, comarcales y de mayor ámbito.
5. Explicitar con valentía y decisión un discurso político que supedite la economía a la consecución de los DDHH. En consecuencia librar una lucha ideológica y de valores contra la trilogía capitalista: mercado, competitividad y crecimiento sostenido.
6. Dar por inasumible el Tratado de Maastricht y sus derivaciones. Rechazar el TTIP.
7. Participación en las instituciones con la predeterminación de cambiarla en el eje de otras formas de hacer política.
8. Iniciar un proceso constituyente que desemboque en la III República Federal.
9. Establecer fuertes relaciones diplomáticas y económicas con los países iberoamericanos.
10. Ser conscientes de que este programa no puede aspirar a ser viable en la inmediatez de los eventos electorales, y en consecuencia establecer una estrategia de largo alcance basada en la difusión de nuevos valores, la movilización permanente y bien preparada y la indispensable lucha ideológica sin concesiones a coyunturas, modas o campañas para las instituciones.
Creo que estamos en unos momentos en los que seguir mareando la perdiz, hablar de esencias en peligro por la actitud de supuestos enemigos es una manera como otra cualquiera de acabar con una tradición gloriosa so capa de defenderla.

sábado, 9 de mayo de 2015

#SomosELCOGAS #SomosPuertollano

CONVOCATORIA PUERTOLLANO PUEDE APOYA EL EMPLEO INDUSTRIAL DE PUERTOLLANO
Manifestación  contra el cierre de ELCOGAS
L@s candidat@s de Convocatoria Puertollano Puede se movilizarán junto a la plantilla de ELCOGAS para defender sus empleos y el tejido industrial de Puertollano. No vamos a permitir que se cierre ninguna empresa más y mucho menos cuando esa empresa aporta una tecnología vanguardista que permite el uso de un recurso local, como el carbón de la cuenca de Puertollano, de forma casi inocua para nuestro medio ambiente.
Acompañaremos a la plantilla de ELCOGAS en cuantas acciones sean convocadas para conseguir que sean tenidas en cuenta las alegaciones presentadas por la empresa ante el borrador de la orden que el Ministerio de Industria presentó el pasado 17 de abril. Compartimos con la plantilla de ELCOGAS la exigencia de que el gobierno cumpla los acuerdos de la Mesa del Carbón y establezca un marco regulatorio que discrimine positivamente a la Central de Puertollano por su tecnología de vanguardia y su eficiencia en la producción de energía limpia.
ELCOGAS es un proyecto apoyado por las instituciones europeas y que cualquier gobierno sensato cuidaría, exportando su tecnología como un recurso especialmente competitivo por ser líder en su sector. Sin embargo, nuestros gobiernos central y autonómico siguen empeñados en que España sea un país de servicios en el que el tejido industrial de Puertollano está condenado a desaparecer. Por eso decimos ¡BASTA YA DE AGRESIONES AL TEJIDO INDUSTRIAL DE PUERTOLLANO!
Hemos de tener en cuenta que la defensa del empleo es una tarea que compete a toda la ciudadanía. La tarea es monumental y todos debemos sumarnos a ella pues de lo contrario perderemos la empresa que marca la frontera entre lo que fuimos, la Ciudad de la Energía, y lo que algunos se empeñan en que seamos, una Ciudad Fantasma habitada exclusivamente por pensionistas y empleados públicos. Por ello consideramos un error que algunos se empeñen a mantener las estrategias del pasado en la defensa del empleo y consideren que hacerse una foto, de la que excluyen a quienes no están representados en la actual corporación en funciones, es más útil que implicar a toda la ciudadanía en la defensa de sus intereses.
Los y las puertollaneras siempre hemos respondido de forma multitudinaria cuando hemos sido requeridos a participar. Hemos llenado las calles para decir que si se cierra ELCOGAS se cerrará también ENCASUR y con ellas se irán centenares de empleos de pequeñas empresas y comercios; y solo entonces hemos conseguido que los gobiernos reaccionen. Aprendamos de los éxitos recientes y no excluyamos a ninguna organización de su derecho-obligación a defender lo que es suyo: el futuro de su ciudad, el futuro de Puertollano.

Verónica Milla, Adan José Clark, Dolores Ruiz, Antonio Hidalgo, Victoria Estrella Félix, Juan Redondo y otros

viernes, 8 de mayo de 2015

LADRÓN BUENO, LADRÓN MALO... COSAS DEL BIPARTIDISMO

Viñeta de Vergara sobre la corrupción
Quedan pocos días para que los ciudadanos decidamos en las urnas el rumbo político que ha de tomar este país. Los partidos se visten de domingo y se esfuerzan en decirle a la gente lo que quiere oír. El fin justifica los medios.  Poco importa que para acceder a este fin, alcanzar el poder político, haya que mentir y traicionar la propia esencia ideológica (si es que se tiene).
Los clásicos, PP y PSOE, apelan al recurrente: más vale malo conocido… Aconsejan a la gente que se aleje de los experimentos que se han abierto paso a codazos en su patio particular bipartidista. Para qué dejar en manos de aficionados algo en lo que ellos han demostrado ser profesionales (estafar y mentir a este pueblo), parecen argumentar.
Las nuevas formaciones políticas que despuntan están tan obsesionadas con su asalto celestial que no dudan en metamorfosear su primigenia naturaleza a gusto del respetable. La izquierda y la derecha se cubren con un pasamontañas para no ofender las sensibilidades de las mayorías. Los principios se vuelven dúctiles y maleables a criterio del consumidor, osea del votante.
En medio de esta mascarada, El Follonero entrevista al anarquista octogenario Lucio Urtubia.  Lucio explica la trayectoria vital que le abocó al anarquismo y la acción directa. El falsificador que puso en jaque al banco más importante del mundo en los setenta decía no poder identificarse con una tierra en la que solo había conocido miseria, crímenes e injusticias. ¿Cómo se puede sentir amor por una madre que te maltrata y mata de hambre?
Lucio no podría aparecer en las listas de ninguna de las pujantes formaciones políticas. Ni de las nuevas ni de las viejas. No es precisamente un tipo políticamente correcto y su discurso se aleja de la anhelada convergencia social recomendable para ganar unas elecciones. “Deserté por ladrón- admite Lucio-  pero qué placer robar a esta patria de imbéciles”.
Algo así habrán pensado otros que han saqueado los bienes más preciados de nuestra sociedad como la educación o la sanidad. ¡Qué placer robar a esta patria de imbéciles! Pero nunca lo van a expresar con la sinceridad de Lucio. Además hay un matiz que diferencia a un delincuente de los otros. Lo establece el propio Urtubia: “El crimen no es hacer y fabricar dinero, el crimen es quedártelo para tí”. Lucio falsificaba dinero para desestabilizar un sistema que considera su enemigo. No tiene cuentas en Suiza ni pelos en la lengua. Y a sus 84 años está convencido de que no habrá ningún cambio, ni con Podemos ni con nadie, mientras no asumamos nuestra responsabilidad todos los seres humanos. Para asaltar los cielos se necesita algo más que una impoluta corte de Arcángeles Glaciales. La responsabilidad debe germinar entre las personas corrientes. Lucio mantiene que uno es lo que es por lo que hace, no por lo que dice.
En estos días, las madres y los padres de la patria, muestran su plumaje más políticamente correcto. Dan botes a la diestra y la siniestra tratando de captar la atención del mayor número de imbéciles para su causa. Lo difícil es averiguar si su causa coincide con la nuestra, la de los imbéciles de la patria. Las víctimas de una crisis-estafa que hemos visto como se dinamitaban nuestros derechos sociales y laborales apelando a patrióticos sacrificios. Por un renacer financiero que permita a los patriotas de primera mantener su fortuna lejos del fisco y, a la par, seguir mamando de las paupérrimas ubres del estado.
Dicen que la aceptación de los problemas es el primer paso hacia la curación. Asumir nuestra estulticia borreguil (que nos pone en manos de bucaneros y bandidos) no suena políticamente correcto pero puede ser el punto de partida para sanear esta sociedad. Para dejar de ser una patria de imbéciles. Esa es nuestra responsabilidad.

martes, 5 de mayo de 2015

AHORA O NUNCA, EL RETO DE ALBERTO GARZÓN

Alberto Arregui. Presidencia Federal de Izquierda Unida
Alberto Garzón
Todo cambio social profundo implica el choque entre clases que contraponen intereses materiales y, por tanto, concepciones políticas y éticas enfrentadas. Las épocas de crisis de las estructuras de dominación se saldan con la pugna por cambiar el statu quo, por una parte de la sociedad, y el mantenerlo, por parte de la clase dominante de turno. Pero, aunque es trascendente, se presta menos atención a un factor constante: las condiciones y resultados de esa lucha de clases se deciden, al tiempo, en cada campo en conflicto. La historia de las revoluciones, la francesa, mexicana, rusa o la española del 31 al 37, es la historia de las luchas internas en cada campo.
La llamada “Transición” de la dictadura franquista al régimen monárquico del 78 es, en gran parte, la historia de la pugna por el control político de cada campo en liza. La de la burguesía, por unificar su campo a través de un nuevo partido (la UCD) y tener un liderazgo político que apostaba por el pacto social y político con los dirigentes de la izquierda. La de los dirigentes del PCE y del PSOE, por controlar el movimiento de sus propias bases y de la clase obrera, y apaciguar su campo para pactar en secreto con la dictadura reformada y poder, después, pactar la constitución monárquica y burguesa. El mérito de los reformadores del franquismo fue comprender que no podían derrotar al movimiento obrero, pero que si podían entenderse con sus dirigentes.
Podríamos afirmar que existe una relación entre la crisis profunda de la izquierda, los cambios, la inestabilidad y la crisis de la sociedad. Mientras la nueva conciencia y las reivindicaciones, forjadas al calor de la crisis de sobreproducción capitalista y las luchas en las calles, pugnan por tomar forma política, las viejas organizaciones crujen o languidecen al no ser capaces de o bien encauzar o bien anular dichas ansias de cambio. La lucha de clases se expresa pues, en el seno de las organizaciones de la clase obrera. Por un lado, aquellos dirigentes políticos y sindicales que se han acostumbrado a vivir del Estado, de las empresas, de los cargos institucionales, de los pagos de Bankia… en definitiva que se han hecho parte del sistema y del régimen del 78. Enfrentados a ellos, aquella militancia y una parte de los dirigentes que se sienten identificados con las aspiraciones de la clase trabajadora, que siguen creyendo en que la única alternativa conduce al camino de una sociedad socialista. Y llega un momento en que ambas tendencias no son compatibles en el seno de la misma organización. Esa es la situación de Izquierda Unida.
La dirección a veces juega un papel que podríamos llamar bonapartista, inclinándose entre los grupos en conflicto. Algo que hasta cierto punto han hecho Cayo Lara, o José Luis Centella, pero ahora parece que el coordinador general de IU ha dejado ese papel de juez imparcial del que le gustaba alardear, para implicarse con todas las consecuencias con el ala de derechas, la de Llamazares, la del “partido Bankia” [2], la del “club de la ceja”, la de PRISA, la de los despachos de los aparatos de CCOO y UGT. Cayo Lara fue elegido coordinador general de IU después de un período tormentoso de crisis en la organización. Con ese dato no daríamos una referencia temporal, pues la vida de IU ha sido la de la “crisis permanente”, parafraseando a Marx.
Izquierda Unida surgió en 1986 como un proyecto de unidad popular alternativo a la política del PSOE que, tras un triunfo aplastante en octubre de 1982, había traicionado todas las esperanzas de su electorado. Desde su origen, simplificando un poco, se ha mantenido siempre una pugna entre dos tendencias; por una parte los partidarios de convertir a IU en la rueda de repuesto del PSOE, con una relación de vasos comunicantes en cuanto a respaldo electoral, la otra es la de ser una alternativa al sistema y, por tanto, también una alternativa al PSOE, no un repuesto ni una muleta. Gaspar Llamazares y su ahora partido, Izquierda Abierta, son la expresión más clara de esa opción intercambiable con el PSOE.

Cayo Lara sustituye a Gaspar Llamazares

Era el año 2008, noviembre, cuando se celebró la IX Asamblea federal de IU. Gaspar Llamazares había conseguido hurtar el resultado de la VIII Asamblea federal y, a pesar de haber quedado en minoría, se mantuvo un mandato más, trucando los resultados y forzando al candidato alternativo, Enrique Santiago, y a quienes lo habíamos respaldado, a aceptar la situación creada o enfrentarse a la escisión.
Pero el llamazarismo, a pesar de todos los trucos, llegó agotado a esta IX asamblea de IU tratando de agruparse en torno a una de sus estrellas, Inés Sabanés. La oposición a ese “alter PSOE” de IU buscaba una candidatura en torno a quien agruparse, pero el PCE consideraba a Enrique Santiago demasiado de izquierdas y demasiado independiente respecto a las consignas emanadas de los órganos del PCE, y la persona elegida fue Cayo Lara, un dirigente de perfil discreto y sin especial carisma político, pero que era precedido por una fama de persona honesta que pelearía por la unidad de la organización y, sobre todo, de una cercanía que lo diferenciaba de los anteriores coordinadores. Se convirtió en el candidato oficial del PCE para desbancar a los demás sectores y recuperar el control del aparato de IU.
En la misma asamblea federal, a pesar de haber sido el candidato más votado, no pudo ser elegido coordinador, esperando a que se posicionase la federación de Madrid, dirigida por Ángel Pérez (emblemático amigo de Florentino, según relata Escudier [3], y cumplidor de las políticas de Caja Madrid-Bankia), lo que era un mal presagio. A pesar de que algunas personas, entre las que se encontraban Enrique Santiago y yo mismo, insistimos en la necesidad de someter la elección de Cayo a votación, el afectado, de la mano de Willy Meyer (otro mal presagio), no quiso someter su candidatura a la decisión del Consejo Político Federal, aunque tenía suficientes votos garantizados, y su elección se aplazó para dar tiempo a negociar. Es decir, ya se empezaba usurpando las decisiones de la asamblea y del consejo federal para ser sustituido por el juego de camarillas, negociaciones secretas y bambalinas, otro mal presagio, y peor comienzo. IU estuvo sin coordinador un mes, obteniendo un porcentaje de respaldo del 55% en el CPF, algo inferior al que podría haber obtenido de haberse presentado a la votación de los miembros del CPF elegidos en la Asamblea Federal, alcanzando un acuerdo con las otras candidaturas de izquierdas como solía ser habitual.
Las maniobras entre bastidores sirvieron para reforzar al sector más burocratizado y derechista. Willy Meyer tenía un papel importante en la nueva dirección federal, así como Ángel Pérez, que entró a formar parte de la dirección permanente, junto a Inés Sabanés y Rosa Aguilar, personificación de la intercambiabilidad con el PSOE que caracteriza al llamazarismo.
La mayor parte de la militancia ha atribuido a Cayo Lara el mérito de haber impedido una escisión en IU, de haber recuperado una imagen de credibilidad y cercanía. Sin duda, la organización estaba al borde de la desaparición, siendo cierto que el coordinador supo negociar y atemperar los enfrentamientos de los diversos barones y taifas, el mayor mérito correspondió a la militancia con su labor y su presencia en las movilizaciones, como todo el mundo ha reconocido.

La crisis y la movilización social lo cambió todo

El contexto económico y político hizo aflorar las contradicciones sociales con gran tensión y la X Asamblea federal de IU en diciembre de 2012, ya expresó una corriente muy clara de choque entre dos tendencias enfrentadas en la organización. Los seguidores de Llamazares habían quedado muy mermados, pero la diferenciación se estaba produciendo en el bloque mayoritario de IU y del PCE. La agitación en la calle, el 15 M, las huelgas generales, la lucha contra los desahucios… habían trastocado las conciencias. La militancia buscaba una respuesta acorde a los tiempos de crisis y lucha, y la dirección estaba anclada en el pasado.
El ambiente en la asamblea era de radicalización, las delegaciones respaldaron las propuestas más audaces tanto en la política económica (“la época del pacto social ha muerto”), como en derechos democráticos (“disolución de los antidisturbios”), como en la estructura interna (“limitación y control de los salarios de los cargos públicos a dos veces y media el SMI”, “Soberanía de las asambleas de base en su ámbito y elección democrática de las listas electorales”). La dirección sufrió esta derrota con la calma de quien sabe que el papel se mete en un cajón. Las resoluciones de esa Asamblea jamás han visto la luz y, por supuesto, fueron ignoradas y violadas diariamente por la práctica de la nueva dirección a cuya cabeza se volvió a situar Cayo. Pero no hay mayor droga que el éxito, y aparentemente el futuro de la organización estaba preñado de éxitos, ya que los acontecimientos favorecieron el crecimiento del apoyo a Izquierda Unida que se reflejaba en todas las encuestas, aunque con más dificultad en la militancia. Para muchos dirigentes el aumento de apoyo electoral, que era su principal preocupación, parecía garantizado.
Pero se estaban acumulando errores de dirección, incapacidad para democratizar la organización o políticas erráticas, como la entrada en el gobierno andaluz con el PSOE o el apoyo al PP en Extremadura, que también pasaron factura.
Ahora queda claro que fueron vientos favorables y que, cuando el viento cambió de rumbo, no había pilotos en una nave que empezó a derivar al pairo de los acontecimientos, hasta que ha sido desarbolada. Pero entonces se atribuía al buen papel de una dirección que ni entendió su ascenso ni mucho menos ha comprendido su declive. Se ha limitado a subir y bajar sin entender. El ser humano, que es capaz de transformar la historia, es en muchas ocasiones un instrumento inerte de las fuerzas que se mueven en ella.

Ascenso y declive de IU: el resultado de las europeas

Aunque algunos no se han dado cuenta hasta las elecciones andaluzas, el cambio de signo se produjo con las elecciones europeas. Donde en realidad se desencadena la primera escisión de IU: Podemos. Dejemos para otra ocasión el análisis de esta nueva formación política, que en mi opinión encaja a la perfección en la descripción que Gramsci hizo de “partido carismático”, para centrarnos en la evolución de la descomposición de IU [4].
Los pronósticos electorales eran tan positivos para IU en las vísperas de las elecciones de mayo de 2014 al Parlamento europeo, que el núcleo duro de su dirección despreció el cambio profundo que se había producido en el ambiente social. Las marchas de la dignidad de marzo habían demostrado que la capa más activa e implicada en el movimiento era muy consciente de la situación, y exigía una participación directa en la elaboración de las políticas y las listas electorales de las formaciones políticas.
El aparato de IU, parapetado tras las encuestas electorales, rechazó la posibilidad de una candidatura conjunta con la nueva formación, Podemos, que partía fundamentalmente de personas que habían pertenecido a IU o a su entorno. Desde luego, los promotores de esta nueva alternativa estaban más preocupados por las listas que por el programa a defender, pues defendían en esencia lo mismo que, sobre el papel, constaba en nuestro programa.
Al margen de la opinión que se tenga de Podemos, lo cierto es que el aparato de IU-PCE se atrincheró tras algo irrenunciable: el primer puesto era para Willy Meyer, hombre fuerte del aparato de ambas organizaciones, que llegaba a su tercer mandato como eurodiputado; el segundo, para Paloma López que expresaba el acuerdo de hierro con la burocracia de CCOO; y, por supuesto, nada de primarias, sino negociación pura y dura y algún puesto en la lista. El aparato, y el primero Cayo Lara, entendían muy bien que semejante tándem de salida no tenía nada que hacer en unas primarias, y prefirieron sacrificar todo en aras de una concepción burocrática de la política. Todo lo que conseguimos desde la izquierda de IU fue que Marina Albiol y Javier Couso fuesen en la lista en posición de posible salida. La postura de competir en una lista en primarias abiertas fue considerada anatema.
Cada día de campaña electoral reflejaba lo inevitable, IU se había aislado del movimiento que entonces estaba en auge, lejos de la depresión del cretinismo electoralista promocionado a día de hoy. Las encuestas y, sobre todo, el ambiente en la calle y en los mítines, iban pronosticando un progresivo descenso de IU y un ascenso de Podemos. Una semana más de campaña y aún perdemos algún otro escaño. La expresión en los rostros de la dirección de IU Federal, en el despacho de la calle Olimpo, en la noche electoral sobrepasa toda la capacidad descriptiva de la que soy capaz, pero digamos que era de estupefacción depresiva. La cara de no entender nada, y algunos aún no lo han comprendido un año y muchos militantes menos después.

Podemos ocupó el vacío que dejó la dirección de IU

Por si fuera poco, la “cazada” de Willy Meyer con un fondo de pensiones privado pagado con dinero público y administrado por una SICAV. Por si no estaba claro que IU debía haber apostado por las primarias con candidatas como Marina Albiol, Javier Couso, Lara Hernández o incluso Alberto Garzón, y haber forjado la unidad de la izquierda. Hoy otro gallo cantaría, porque no hay estupidez más grande que no entender que las cosas podrían haber sido de otra manera. Como dijo el propio A. Garzón: “Si IU hubiera hecho sus deberes históricos, Podemos hoy no existiría”.
IU había desaprovechado la mayor ocasión de su historia para convertirse en el cauce de expresión de las aspiraciones de millones de personas que estaban rechazando la política del PP, y también la del PSOE, y buscaban donde expresarse. No es que Podemos hubiese interceptado el potencial crecimiento de IU, sino que la formación dirigida por Cayo Lara dejó un vacío enorme al negarse a refundarse, a poner la organización en manos de los militantes y de la clase trabajadora, y ese vacío fue ocupado por un grupo indefinido pero que se veía vinculado a los estallidos sociales del período previo.
La clave fundamental de Podemos es algo sencillo, la gente que participaba tenía la ilusión de que estaba construyendo su propia herramienta, no votando, sin poder opinar, a una herramienta esclerotizada, con una gran tradición pero, en casos como el de Madrid, infectada por dirigentes insertados en la política institucional de coche oficial, sueldos elevados y opacidad en las cuentas.
Posteriormente estalla el escándalo de Bankia. La implicación de la dirección de IUCM en la política del PP en la Comunidad de Madrid, y que algunos de ellos cobraban de Caja Madrid y respaldaban la política del capital financiero frente al pueblo trabajador madrileño, era algo que veníamos denunciando hacía muchos años. Pero al fin, tristemente y de la peor manera, el escándalo de las tarjetas black, la opacidad de FUNDESTE, se venían a unir a los tres millones de euros de deuda de IUCM con Hacienda y la Seguridad Social. El olor a podrido esta vez sí que entró en la calle Olimpo, y en las alturas de IU no se pudieron hacer los locos.
A pesar de la resistencia tenaz del aparato de IUCM con el apoyo ferviente de Llamazares y sus gentes, y la propia actitud contraria de Cayo Lara, las exigencias de las federaciones y un informe demoledor de una Comisión Federal de Transparencia (que se mantiene en secreto), culminó con la expulsión de Gregorio Gordo y Angel Pérez. Pero ambos, a día de hoy y con el respaldo implícito de una buena parte de la Comisión Ejecutiva Federal de IU, siguen en sus puestos y dirigiendo IUCM.

El proyecto de Alberto Garzón: la necesidad de una revolución interna

Tras 29 años de existencia, Izquierda Unida se muestra agotada. Es una gran paradoja pues nunca había sido tan necesaria y tan posible como ahora. Después de tres décadas de lucha tenía la opción de romper el bipartidismo y, sin embargo, se descompone en una crisis interna letal. Su proyecto fundacional, su carácter de movimiento político y social no ha tenido éxito. No sólo carece de vis atractiva para servir de agrupamiento y expresión política de los movimientos sociales, sino que va sufriendo una sangría constante, en Catalunya, en el País Vasco, en el País Valenciano, la CUT en Andalucía, Equo, Podemos… y ahora la marginación en Madrid o Castellón y Extremadura de la militancia que ha apostado por los proyectos de Ganemos, de la unidad de la izquierda en los procesos electorales municipales. La vocación de secta siempre tiene adeptos si hay sillones garantizados.
El diagnóstico no puede ser más crudo, o Izquierda Unida lleva a cabo una revolución interna, con un giro radical en su política y métodos, o se enfrenta a la liquidación, eso sí con música de Joaquín Sabina, a coro con Almodóvar, el ex juez Garzón y Cristina Almeida.
No se trata de enterrar IU sino, precisamente, de todo lo contrario, de evitar su muerte y eso sólo se puede hacer rescatando su espíritu de partido de clase, no de secta, su programa de revolución democrática y socialista, no su adaptación al sistema. Ninguna reforma palaciega salvará a IU, sólo cabe una auténtica revolución interna, lo que quiere decir sustituir también a la actual dirección, aislada y esclerotizada.
Lo más parecido a esa opción de revolución interna en IU, es el movimiento que representa Alberto Garzón, que se ha convertido en una esperanza dentro y fuera de IU, y que es, en consecuencia, el enemigo a batir por todos los secuaces del régimen del 78 en el interior de IU.
Por primera vez en la historia de IU se aprobó la elección del candidato de la organización para encabezar la lista de las elecciones generales a través de unas primarias con participación tanto de la militancia como de simpatizantes. Pero el problema es que la mayoría de la dirección de IU-PCE no emprende una refundación sincera de IU, sino el intento de una serie de cambios cosméticos. Se mantiene a todos los viejos dinosaurios en la Comisión Ejecutiva (Willy Meyer, Miguel Reneses, los de IUCM-Llamazares…) y se impide la renovación con el sector más comprometido con Alberto Garzón, a quienes se les mantiene fuera de la dirección (Marina Albiol, Javier Couso, Lara Hernández, Yolanda Díaz…)
La maniobra es evidente a varias bandas. Aunque Cayo Lara renuncia a ser candidato en unas primarias frente a Garzón, mantiene un férreo control de la dirección federal y profundiza su alianza con el partido Bankia-Llamazares, que ya han ido conformando un bloque unido al oponerse conjuntamente a que IU depure las responsabilidades por el escándalo de Bankia, en el que están implicados una gran parte de los dirigentes de IUCM, algunos de los cuales forman parte también de los órganos federales de IU.

La reacción interna pasa a la ofensiva

Dialécticamente, la derrota humillante del aparato ligado a Izquierda Abierta (Llamazares) y al aparato de IUCM (Pérez, Gordo y cía), ha desatado la ofensiva de los sectores más reaccionarios de IU para desbaratar todo lo que representa Alberto Garzón y el proyecto de refundación de IU. En Madrid, la candidatura de Tania Sánchez a la Comunidad y Mauricio Valiente al Ayuntamiento de la capital dejaron, al menos, dos evidencias: el enorme potencial del que aún disfrutaba IU como organización si era capaz de ofrecerse como cauce del movimiento que se ha desarrollado en la sociedad y, algo que habíamos afirmado hace tiempo, que la dirección de IUCM eran una panda que tenía secuestrada a la organización, pues controlaban el aparato estando en minoría entre la base [5].
Ante semejante debilidad de los profesionales de la política, deciden boicotear las primarias internas federales y no presentan a nadie frente a Alberto Garzón, y al tiempo comienzan una campaña interna y pública contra él. La razón es muy simple, si Alberto Garzón compite en unas primarias hubiese ganado, con un resultado tan aplastante frente a sus hipotéticos rivales y con tal cantidad de votos, que hubiera quedado blindado no sólo como candidato sino como nuevo dirigente de IU. Al mismo tiempo, la debilidad de los IUCM-Llamazares hubiera sido puesta en evidencia por el ridículo respaldo que hubiesen obtenido. Pues bien, esos son los dos efectos que han evitado al boicotear las primarias.
En ese mismo período, la alianza entre los expulsados de IU Federal (Gordo-Pérez) y sus secuaces, con los llamazaristas de Madrid, se atrinchera y lanza un verdadero órdago a la dirección federal. Hace caso omiso a las expulsiones, ignora los resultados de las primarias internas a la comunidad y en los municipios, y consigue su primer triunfo: la marcha de Tania Sánchez de IU, dejándonos en la estacada a toda aquella militancia que le habíamos dado el triunfo en las primarias. Esa ha sido la mayor baza del aparato de IUCM en esta batalla, pues la oposición quedó desarbolada.
Sólo una posición de la dirección federal que hubiese mantenido los estatutos y la democracia interna hubiese evitado la evolución posterior de los acontecimientos. Envalentonados dieron un paso más, buscaron un poeta que tuviese el apoyo del “club de la ceja” y de PRISA, anularon las primarias y formaron listas a dedo a la Comunidad y los ayuntamientos. Para dejar clara su catadura moral “compraron”, literalmente, la marca “Ganemos” y hoy en muchos sitios del Estado español, la IU del pasado se presenta con la marca Ganemos unida a sus siglas.
Se podría pensar que, ante tanto desmán, la dirección federal de IU intervendría para defender nuestra política y nuestros principios. Pues sí, ha intervenido, por fin, pero para defender a los expulsados, a los usurpadores, a los que no han dado cuenta de su economía o su política, a los que deben tres millones de euros, a los que han cobrado sueldos y ayudas de Bankia…
Y Cayo Lara, en contra de la resolución aprobada por la Presidencia Federal, que decidió no reconocer la candidatura de IUCM al Ayuntamiento de Madrid, se presta a la alianza del aparato putrefacto de IUCM e Izquierda Abierta. El paso que ha dado un sector de la Comisión Ejecutiva (incluida la Secretaría de Organización), al preparar el terreno para amparar la lista a las municipales de Madrid del “partido Bankia”, es cualitativo en la evolución de la crisis de IU. Esta violación de la resolución de la última reunión de la Presidencia Federal rompe toda organicidad e implica, inevitablemente, al Coordinador General. A esto debemos unir la suspensión del acto previsto y anunciado para el pasado día 11 de abril en Madrid de apoyo a Alberto Garzón.

Lucha de clases en lU: el resultado no está decidido

A una parte de los dirigentes más críticos de la organización parece que les está costando reaccionar, y eso pondría en grave riesgo esta lucha contra la degeneración. Debemos entender que se trata de una batalla política y que es de vida o muerte para IU y, por tanto, debe librarse en el terreno político y con todas las armas a nuestra disposición. No estamos ante la incompatibilidad de “los dos proyectos de IU”, porque no se trata de distintos puntos de vista, sino una expresión de la lucha de clases en el seno de IU. Con todas las distorsiones que tiene, pero es el enfrentamiento entre la presión de los intereses de nuestra clase, por un lado, y, por el otro, los del sistema y del régimen del 78.
El problema es que, como en la lucha de clases, cuando una oportunidad se pierde no hay convocatoria de septiembre. El enemigo no espera tranquilamente, sino que aprovecha para destruir al adversario. Y, en esto, la reacción siempre muestra una mayor decisión (o falta de escrúpulos) y carácter implacable. Quieren destruir la posibilidad de refundación de IU y debemos reaccionar para evitarlo. Llevamos tiempo explicando esto, pero algunos de los compañeros y compañeras decisivas en esta lucha, deben asumir esta realidad y actuar en consonancia con la gravedad.
No hay duda, dentro de unos meses la IU que conocemos ahora no existirá, pero el rumbo no está decidido y la militancia crítica, con nuestras modestas fuerzas, tenemos mucho que decir en esta batalla de vital importancia para el futuro.
Una buena iniciativa sería lanzar una declaración política en todo el Estado para agrupar a la militancia de IU que quiere un cambio democrático y combativo de la organización, sobre la base de algunos puntos de democracia interna y de transformación social.
Los resultados de las elecciones andaluzas muestran la evidencia de que IU sigue siendo imprescindible para articular el frente de izquierdas capaz de conquistar el cambio social que anhela el pueblo. Pero, al tiempo, es un aviso apremiante de la necesidad de hacer una urgente y profunda reflexión, que desemboque en cambios internos inaplazables en la organización federal y en el conjunto de las federaciones.
La unidad de la izquierda no es una opción, es la única posibilidad de plantar cara al bipartidismo. La división o la debilidad frente a los partidos del régimen del 78, les ofrece la ocasión de recomponerse y perderíamos una oportunidad histórica de impulsar un proceso constituyente. Es una evidencia que, tras las movilizaciones que culminaron en las marchas de la dignidad de marzo de 2014, el Gobierno del PP estaba contra las cuerdas y el PSOE se mostraba agotado. Ha bastado un período de desorientación de la izquierda, tanto de IU como de Podemos, las riñas y, sobre todo, el abandono del énfasis en la movilización para centrarse en las tácticas electoralistas, para que la burguesía esté tomando aire y acaricie la esperanza de volver a tener mayoría uniendo el PP a Ciudadanos.
En consecuencia, quienes torpedean este proceso de unidad le hacen el juego al régimen bipartidista monárquico. No debemos hacer de la “unidad” un fetiche, pues “Podemos” ha reproducido todos los errores de IU, empezando porque algunos de ellos, como Juan Carlos Monedero y otros muchos ex cargos que han ido corriendo a esta formación, son las mismas personas que contribuyeron a llevar a IU a esta situación. El aparato burocrático se ha reproducido a velocidad de tuit, más moderno pero con los mismos tics. No es en los aparatos de Podemos e IU donde está el futuro de un partido que sea la expresión orgánica de los intereses del pueblo trabajador, pero si en su militancia. La unidad debe ser unidad para movilizar, para recuperar el terreno, barrer el sectarismo y forjar una nueva fuerza que pueda acometer la transformación de la sociedad, y eso sólo lo hará la militancia con el compromiso desde abajo, o no se hará.
La experiencia vivida por el pueblo griego nos demuestra que la historia abre su camino a los audaces, audentes fortuna iuvat, diría Virgilio. Pero ese logro ha tenido condiciones: la lucha de la clase obrera como protagonista del cambio con treinta huelgas generales en 5 años, la unidad de las principales fuerzas políticas y sindicales, una bandera bien visible de izquierda (SYRYZA es, Coalición Radical de Izquierdas) y, además entender que sólo arrebatando al PASOK su base electoral se podía alcanzar el triunfo. Más allá del destino que la lucha depare al pueblo trabajador griego, han demostrado que la opción de transformar la sociedad está en nuestras manos. Esa debiera ser la guía de IU.

Las tareas inmediatas

Además, en IU tenemos una tarea inmediata, es necesario reafirmar que los procesos que han llevado a candidaturas que han ganado limpiamente elecciones primarias, en diversos municipios y comunidades autónomas, no pueden ser boicoteados, tal como se está produciendo en algunos casos, y requieren del apoyo del conjunto de la organización federal. Especialmente debemos dejar claro que la candidatura encabezada por Mauricio Valiente es nuestra candidatura en la ciudad de Madrid, y llamamos a que los órganos federales de IU respalden esa opción sin ambigüedades, respetando el acuerdo tomado por la Presidencia Federal.
IU Federal carece de una dirección política y organizativa a la altura de las circunstancias. La alianza sin rubor entre la camarilla de IUCM, Izquierda Abierta y sectores ligados directamente al PSOE, están llevando a cabo un boicot desde la CE Federal de IU contra la candidatura de Alberto Garzón, y lo que esta representa de apuesta por una política de izquierdas frente al bipartidismo y de unidad para derrotar al PP.
El coordinador general de IU, Cayo Lara, debe aceptar la organicidad, la democracia interna, no sólo cuando le favorece, sino también cuando le es contraria. Jugaría un papel muy positivo si fuese leal al proyecto, a los principios y a la democracia interna, pero si se empeña en dilapidar el capital político acumulado que es patrimonio de la militancia, siempre tiene una salida más honrosa que la que está adoptando. Si no acepta ni comparte el liderazgo de Alberto Garzón y lo que esto representa, debiera dimitir y convocar una Asamblea extraordinaria de IU de forma inmediata.
No hay otro terreno para saldar las diferencias políticas que el debate abierto, el contraste de ideas, proyectos y personas y la decisión de las bases y, sobre todo, el inapelable dictamen de los acontecimientos. Lo que está en juego no son unas siglas, sino el futuro de la clase trabajadora.