Buscar este blog

Cargando...

viernes, 21 de noviembre de 2014

POR LA DIGNIDAD EN EL TRABAJO. 50 PROPUESTAS DE LA IZQUIERDA PLURAL

José Daniel Lacalle. Fundación de Investigaciones Marxistas

IU-ICV presenta en el Congreso medio centenar de propuestas para garantizar el derecho a un trabajo digno
IU-ICV presenta en el Congreso medio centenar de propuestas
para garantizar el derecho a un trabajo digno
El pasado viernes 24 de octubre el Grupo Parlamentario de la Izquierda Plural” presentó sus “50 propuestas de la Izquierda Plural ‘Derecho al Trabajo Digno’”; las propuestas están hechas a partir del documento “Trabajo decente” presentado por la Organización Internacional del Trabajo de 1999.
Lo primero a destacar, desde mi opinión de forma favorable, es que IU haya roto una especie de dejación a favor de los sindicatos mayoritarios de los temas que afectan directamente a lo que pudiéramos denominar ‘mundo del trabajo’ y se ha decidido a retomarlos desde sus propios planteamientos.
El documento se inicia con una exposición de motivos que analiza de forma sucinta el fracaso de la reforma laboral de 2012 impuesta por el PP en el gobierno, particularmente yo creo que los males de nuestro mercado no son producto exclusivo de esa reforma laboral, sino de su conjunción con su precedente de 2010, también impuesta por el gobierno, esta vez del PSOE, que a fin de cuentas abrió la caja de Pandora de las reformas laborales impuestas en contra de los intereses de los trabajadores.
Para centrar la situación, tal y como lo hace la proposición no de ley de IU, conviene detenerse en cual ha sido el resultado de esas dos reformas
 Año   2010 trimestre II  2012 trimestre II   2014 trimestre II
 Población Ocupada 18.751.100 17.667.70017.353.000
 Desempleados 4.655.300 5.731.000 5.622.900
 Tasa de paro 19’89% 24’4%24’47%
 Tasa de temporalidad 24’7% 23’7%23’95%
 Tasa tiempo parcial 13’24% 14’75% 16’39%
 (Fuente INE, EPA)
Habida cuenta que el objetivo declarado era acabar con el paro y acabar con la dualidad del mercado laboral y que en la EPA esta dualidad aparece en el trabajo temporal y el trabajo a tiempo parcial, es más que evidente que a la vista de las estadísticas oficiales y en función de lo que pretendían, ambas reformas laborales han sido un absoluto fracaso, hay menos ocupados, casi 1 millón, y más parados, también casi 1 millón, la temporalidad apenas bajó unas 7 décimas de punto (hay que recordar que en este país los ajustes empresariales se hacen por la vía de los despidos, y en este terreno el empresario empieza por los temporales y parciales, que son más baratos, incluso gratis, de despedir) y el trabajo a tiempo parcial ha subido en más de tres puntos.
A la dualidad expuesta en el mercado laboral, fijos-precarios, hay que sumar las que se dan en función del género (las mujeres tienen niveles de precariedad mayores que los varones), de la edad (la situación precaria de los jóvenes es lisa y llanamente insoportable y las reformas laborales no la han paliado, sino todo los contrario (1)) y del país de origen (con una abrumadora diferencia en precariedad para los trabajadores procedentes del tercer mundo). A los datos aportados aquí habría que añadir, como correctamente señala el documento de IU, que “se han impuesto reformas legales que han provocado fuertes desequilibrios en las relaciones laborales, aumentando la capacidad de decisión unilateral de las empresas, deteriorando la negociación colectiva, debilitando la fuerza vinculante de los convenios colectivos y su capacidad para determinar las condiciones” conduciendo a “uno de sus principales objetivos, el forzar por diferentes vías una depreciación salarial intensa” (2). Con todo ello ha aumentado la pobreza, incluido el número de trabajadores por debajo del nivel de pobreza (3), sigue aumentando el número de desahucios y no se reactiva el consumo interno.
Es a partir de esta situación de la que se propone, como objetivo primordial de la proposición no de ley, la consecución del trabajo decente que supone: “crear empleo, garantizar los derechos de los trabajadores, extender la protección social y promover el diálogo social entre las organizaciones empresariales y sociales” (4). Para ello el documento está dividido en siete bloques: 1) una serie de medidas de tipo general y omnicomprensivo; 2) medidas contra discriminaciones, desigualdades y por la salud laboral; 3) la formación profesional; 4) las formas de contratación; 5) la movilidad profesional, la flexibilidad interna y el salario; 6) la externalización, la subcontratación y la cesión de trabajadores; 7) el despido; y 8) la libertad sindical y la negociación colectiva. Repasemos estas propuestas siguiendo el mismo orden del documento.
EL ACCESO AL EMPLEO
1.- Las primeras medidas están dirigidas a restaurar el carácter público de los servicios de empleo (INEM) garantizando su gratuidad, prohibiendo las agencias privadas de colocación y la actuación de las ETTs como agencias de colocación e intermediación, por ello, el INEM debe ser el organismo desde el que se canalicen las política activas de empleo, conjuntamente con los agentes sociales. En este nivel, se plantea la eliminación de las discriminaciones tanto por medio del salario como en el acceso al empleo y también en garantizar la protección personal de datos. Las políticas de empleo deben diseñarse con la participación activa de los agentes sociales y los servicios públicos de empleo deben ser el instrumento para desarrollar esas políticas, lo cual implica una dotación adecuada de los recursos humanos, materiales y económicos necesarios para conseguirlo.
DISCRIMINACIONES, DESIGUALDADES, SALUD LABORAL
2.- La prioridad de la no discriminación y la igualdad por razones de género debe ser existir en todo momento de la relación laboral, en el acceso, en el puesto de trabajo y en la finalización, así como en los derechos de protección social. De manera similar deben contemplarse las discriminaciones por razones de edad, discapacidad, etnia, estado civil, religión, ideas políticas, condición sexual y adhesión sindical. Es necesario regular los derechos de conciliación de la vida laboral y familiar. Con referencia a la salud laboral se exige una actuación empresarial permanente preventiva y eficaz garantizando la participación de los trabajadores y sus representantes.
LA FORMACION PROFESIONAL
3.- La formación profesional debe ser fundamental para la cualificación, para mantener el principio de igualdad, debe estar dirigida tanto a la formación inicial, la continua, la inserción y la reinserción y debe diseñarse con la participación de los agentes sociales; los contratos de formación deben garantizar su calidad y no incrementar la precarización y las prácticas profesionales deberán garantizar el acceso a una beca suficiente
LAS FORMAS DE CONTRATACION
4.- Para recuperar la causalidad en la contratación deben derogarse todas aquellas contrataciones que no contemplan las causas, además debe derogarse el el contrato indefinido de apoyo a emprendedores.
En la contratación a tiempo parcial debe delimitarse y cuantificar que se entiende por ese tipo de contratación y en ningún caso podrá superar el 80% de la jornada a tiempo completo. En el caso de trabajo a tiempo parcial con contrato indefinido, se podrá pactar, por escrito, la ampliación, que no podrá superar en el 15% a las horas inicialmente contratadas. Deben derogarse las horas complementarias voluntarias y prohibir las horas extras. Debe garantizarse la plena protección social a los trabajadores a tiempo parcial y se supondrá que un contrato a tiempo parcial se convierte a jornada completa si se realizan más horas de las contratadas o pactadas y se respetará la voluntariedad en la conversión de un contrato a tiempo parcial a otro a tiempo completo y viceversa.
La contratación temporal debe tener como único objeto la realización de una obra o servicio determinado y no se permitirá su utilización para realizar una contrata o subcontrata; hay que regular la contratación temporal sucesiva y el paso a fijo del trabajador que sea contratado temporalmente de forma abusiva. La contratación temporal en las administraciones públicas debe estar sujeta a las mismas reglas que las previstas para las empresas privadas.
MOVILIDAD, SALARIO, FLEXIBILIDAD
5.- La clasificación profesional y la movilidad solamente se podrá establecer por convenio colectivo, sin ninguna injerencia legal. El salario mínimo interprofesional debe evolucionar hasta el 60% del salario medio, mediante consulta a las organizaciones sindicales y empresariales y el Fondo de Garantía Salarial tiene que cubrir de forma adecuada el salario adeudado en las empresas insolventes.
La flexibilidad de las condiciones de trabajo deberá pactarse en la negociación colectiva garantizando que no suponga una reducción de jornada. Las causas para iniciar un proceso de flexibilidad interna deben estar reguladas y seguir los procedimientos legales de negociación sin limitar la oposición e impugnación, recuperando la autorización administrativa previa por la autoridad laboral.
EXTERNALIZACION, SUBCONTRATACION, CESION DE TRABAJADORES
6.- Asegurar que la externalización no tiene por objetivo la precarización del trabajo, para ello debe establecerse la responsabilidad conjunta empresa externalizada y empresa principal (aunque debería exigirse que las condiciones de trabajo y de todo tipo como mínimo mantengan las de la empresa principal), hay que regular que las subcontrataciones se hagan de forma que no vaya en contra de los intereses de los trabajadores y además deben limitarse, (si no prohibirse) las cadenas de subcontratación, garantizar que el mantenimiento del contrato de trabajo sea real, efectivo y automático y prohibir por ley la cesión de trabajadores.
EL DESPIDO
7.- El conjunto de medidas propuestas sobre el despido es uno de los núcleos centrales de las propuestas de Izquierda Plural y esto es completamente lógico puesto que nuestro más grave problema en el mercado laboral se encuentra en el desempleo y de hecho casi todas las medidas de los dos gobiernos que hemos tenido durante la crisis han estado dirigidas a facilitarlo y abaratarlo, por ello se plantea considerar nulo el despido: si no hay causa cierta que lo justifique; cuando se vulneran derechos fundamentales y libertades públicas; cuando se lleve a cabo en situación de incapacidad laboral o permanente total del trabajador y; cuando suponga un fraude de ley. Se propone asimismo restaurar la autorización administrativa previa y regular por ley las causas económicas, técnicas, organizativas y productivas, así como los casos de fuerza mayor como justificación del despido individual o colectivo.
06_02_Coca_colaAdemás, hay que regular la relación de causas y medidas para que la empresa, en colaboración con los representantes de los trabajadores, pueda poner en funcionamiento medidas de flexibilidad interna que eviten los despidos. En la negociación de despidos colectivos no se podrá limitar la posibilidad de oposición e impugnación de los trabajadores. Cuando el despido, individual o colectivo dentro de un grupo empresarial, lo sea por causas económicas, la justificación será hará relativa al conjunto empresarial, y no a cada unidad individual del grupo (aquí conviene recordar el caso Cola Cola de España entre otros muchos similares). En una empresa que forme parte de un grupo, la empresa matriz dominante será responsable solidaria de cualquier otra empresa del grupo.
En el caso de los despidos individuales no se podrá alegar la pérdida de salud cuando el origen esté en la actividad laboral, tampoco se podrán alegar las faltas por causa justificada. En el caso de que el despido sea considerado nulo deberá llevar a la readmisión del trabajador, resarciéndole de todos los perjuicios ocasionados, incluyendo los salarios de tramitación; el trabajador debe tener el derecho de elección entre la readmisión o la indemnización, que deberá ser de 45 días de salario por año trabajado, con un tope de 42 mensualidades
LA LIBERTAD SINDICAL Y LA NEGOCIACION COLECTIVA
Para las organizaciones sindicales existe el derecho a la negociación colectiva y se debe garantizar la fuerza vinculante de los convenios. Debe derogarse la prioridad de los convenios colectivos de empresa, introducida en la reforma laboral del PP a petición empresarial, es decir, los convenios de empresa no podrán empeorar las condiciones de un convenio de orden superior, sectorial o provincial o autonómico. No puede producirse un vacio de cobertura por falta de partes legítimas, el ejemplo más importante es el referido a la ausencia de representantes de los trabajadores en pequeñas y medianas empresas, para lo cual existen dos posibilidades, o bien acogerse a un convenio de orden superior o bien deberán intervenir en la negociación los sindicatos mayoritarios de sector o territorio. Finalmente se debe garantizar que, por tiempo transcurrido, no se pueda producir la pérdida de vigencia de un convenio colectivo, lo cual lleva a una necesaria modificación de Estatuto de los Trabajadores.
Lo hasta ahora expuesto es un repaso a las 50 propuestas planteadas como Proposición No de Ley por el grupo parlamentario de la Izquierda Plural en el Congreso de los Diputados. Se hecha en falta la existencia de alguna referencia a dos aspectos claves para el buen funcionamiento del mercado laboral, la inspección de trabajo y el sistema de justicia; la primera ha ido constantemente en declive por falta de medios y recursos, fundamentalmente recursos humanos, en la segunda todo el proceso de recortes ha afectado, al menos en igual medida que al resto, a la justicia en el terreno de lo social. Añadir que el sistema de salud y el sistema de educación son dos elementos colaterales básicos en el mercado laboral, como lo es el sistema de pensiones para la salida de ese mercado (6); desde luego, estas tres cuestiones, han sido ampliamente tratadas desde ese grupo parlamentario, aunque no hayan sido planteadas en este documento.
Hay que reconocer, de cualquier manera, la enorme importancia de la iniciativa de Izquierda Plural, el poner el dedo en la llaga de un de aspecto clave para la regeneración democrática en nuestro país, por desgracia generalmente dejado de lado.
NOTAS
  1. Ver mi artículo “Los jóvenes trabajadores en la crisis”, en Crónica Popular, 3-11-2014.
  2. http://www.cronicapopular.es/2014/11/los-jovenes-trabajadores-espanoles-en-la-crisis-la-tragedia-del-presente-y-la-incognita-del-futuro-de-un-pais-hundido-por-la-crisis/Ver IU Plural, “50 propuestas de la Izquierda Plural ‘Derecho al trabajo digno’” pg. 2.
  3. Ver, por ejemplo, Jorge Aragón y colaboradores, “Trabajadores pobres y empobrecimiento en España” (Fundación 1º de Mayo, Madrid 2010).
  4. IU Plural, “50 propuestas…” op. cit. pg. 6.
  5. En este punto es singularmente ilustrativo el trabajo de Juan José Castillo y Pablo López sobre la cadena de subcontrataciones en la fábrica de Wolkswagen en Pamplona, “Los obreros del Polo. Una cadena de montaje en el territorio” (Editorial Complutense, Madrid, 2003).
  6. Ver, por ejemplo, mi trabajo “En busca del ‘trabajo decente’. Por una reforma laboral desde los intereses de los trabajadores”, en “Nuestra Bandera” nº 222, vol. IV/2009.

miércoles, 19 de noviembre de 2014

DE EXÁMENES ENSAYADOS Y "PERRAS JUDÍAS"

Mariola Vargas "examinándose" para alcaldesa de Collado
Disiento de lleno con la definición del término perrería que viene en el diccionario:Acción villana que se comete faltando bajamente a la fe prometida o a la debida correspondencia. Como amante de los perros, y por supuesto de las perras, solo puedo hablar de la lealtad inquebrantable que siempre he hallado en dichas bestias. No merecen que su noble especie se relacione con comportamientos que son exclusivamente humanos como la traición.
Algo parecido pasa con la expresión judiada. Es un concepto residual de nuestro inquisidor pasado que atribuye cualidades peyorativas per se a toda la raza hebrea y que se emplea para señalar un acto deshonesto, perjudicial e injusto. Las connotaciones racistas no necesitan comentarios.
Pero que un cargo público combine ambos desatinos en su discurso en lo que se supone era su puesta de largo y declaración de buenas intenciones, resulta algo más que desafortunado.
Cuando Mariola Vargas (la nueva alcaldesa de Collado Villalba que sustituye al anterior enmarronado) declaró tontunamente que ella no era una perra judía se retrató intelectual e ideológicamente. Le brotó de forma espontánea, sin premeditación alguna. Con la naturalidad que  da la idiocia (a algunos monos y monas parlantes) para soltar inconveniencias.
La moza pidió disculpas. Más perpleja que compungida explicó que era una expresión muy de Madrid. Así insultó de una tacada a la comunidad judía y a todos los madrileños dando a entender que son racistas, por lo menos verbalmente. Tanto su predecesor en el cargo, como una lista interminable de miembros de su partido, encajan como un guante en eso de lo que dice renegar Mariola Vargas. Son gente bajuna que han traicionado la confianza de sus electores y han cometido actos deshonestos, perjudiciales e injustos.
Pero yo no les definiría nunca como perros judíos. Tenemos un idioma rico en adjetivos sin necesidad de recurrir a términos ofensivos para otros seres inocentes. Villanos, canallas, sinvergüenzas, cuatreros, desalmados, codiciosos, desaprensivos… Podríamos llenar páginas de epítetos más apropiados para describir sus delictivas inclinaciones.
Lo de Mariola es muy fuerte. Aunque gracias a las medidas de transparencia de Esperanza Aguirre hemos conocido a una candidata a la regeneración del PP en estado puro. Luego, que nadie se tire de los pelos. Han sustituido a un presunto corrupto por una bocachancla declarada. La cosa promete, aunque, como hablamos del PP, lo que se promete jamás se cumple.
O sea que nadie espere cambios espectaculares en las imputadas filas peperas. No hay más cera que la que arde. Utilizando su lenguaje, sin que sirva de precedente,  son los mismos perros y perras aunque cada uno con su exclusivo collar. Pero con una especialidad en común: engañarnos para poder hacer mil y una perrerías.
Comprenderán que la ciudadanía ande, más que mosqueada, rabiosa. Está claro que nos toman por idiotas ¿Regeneración, transparencia? A otro chucho con ese hueso. Que no cuela.
Ana Cuevas Pascual
Publicado en Crónica Popular

lunes, 17 de noviembre de 2014

Terremoto en Izquierda Unida, ¿principio o fin?

 (Palabra de artivista) Shangay Lily

Por mucho que los nuevos experimentos de laboratorio quieran sepultar la verdad bajo lemas simplistas y tramposos como “lo viejo y lo nuevo” o “ni izquierdas ni derechas”, Izquierda Unida sigue siendo el parámetro de la izquierda y de la alternativa al capitalismo burgués. A veces se olvida que el PCE del que salió cumple 93 años. 100 años de historia dan para muchos tropezones, baches e incongruencias, pero, sobre todo, para muchas heroicidades (se olvida hoy la de sangre que han derramado las y los militantes del PCE en pro de la libertad o la de torturas terribles que sus generosos integrantes han soportado para asentar las bases de esta democracia). Es muy cómodo retirar ese pasado ejemplar del debate y centrarse en los fallos y defectos actuales, pero cuando uno va a las fiestas del PCE y ve a parejas de viejecitos, campesinos, costureras, labradoras, basureras, obreros, represaliados, disfrutando del fruto de sus sacrificios, siente algo de ira hacia esa nueva ola de ingratos burgueses con pose de progresista que ni se han tomado la molestia de conocer su historia o, peor aún, conociéndola la ocultan para hacer parecer que ellos son el alfa y el omega, el punto de partida, la verdadera revolución (no lo son).
Esas soberbias generaciones mecidas en el marketing y el capitalismo, olvidan que IU tuvo que sobrevivir a la más terrible campaña de desprestigio, criminalización y boicot: la Operación Gladio que la CIA y los EEUU idearon para evitar a toda costa (asesinatos y atentados de falsa bandera incluidos) que el comunismo gobernase en Europa. Mucho de eso sigue operando e impidiendo que IU tenga igualdad de oportunidades en lo mediático y en las elecciones. Ahora, en lugar de enfrentar ese estigma, los nuevos grupos políticos pretenden que la estrategia genial es esconderlo, confirmando las mentiras del imperio.
La sugerencia de que la izquierda para ganar debe engañar al electorado y esconder su ideario es, como mínimo, insultante. ¿Qué avances se consiguen si hay que asimilarse en el heteropatriarcado y frenar para no asustar a los lentos? Siendo homosexual, el discurso me es muy familiar. Estamos hablando de armarizar nuestra verdadera esencia para no asustar u ofender a los opresores. Ya sabemos qué bien funcionó ese discurso en la comunidad LGTB. Sólo cuando las locazas, bolleras camioneras y transexuales guerreras (esa parte de la comunidad que se intentaba ocultar y de la que se avergonzaban las asociaciones LGTB) se tiraron a las calles en las revueltas de Stonewall en 1969 se consiguieron los derechos que darían el pistoletazo de salida a nuestra dignidad.
Somos muchos y muchas las que deseamos fervientemente que las palabras de Cayo Lara al despedirse sean verdad: “Ningún poder financiero, ningún poder económico y ningún poder mediático la va a quebrar (a IU), porque está solidificada sobre la memoria de la lucha, el esfuerzo, el tesón, el compromiso, los valores y los principios de mucha gente que apostó ayer y que sigue apostando hoy por una sociedad socialista. Yo no me voy a vestir de lagarterana para decir lo que pienso”.
Una vez dicho esto, es innegable la precaria situación del grupo en estos momentos. Dividida entre los que intentan renovarlo y las poltronas corruptas que quieren seguir disfrutando de su mercadeo, IU vive tiempos de verdadera incertidumbre. Pero este terremoto que está agitando hasta los cimientos más sagrados del partido siempre será mejor que esa lenta agonía en la que entró hace años y que parecía que iba a acabar con la organización política legendaria por silenciosa evaporación. Tenemos la oportunidad de echar a esos sinvergüenzas, corruptos, amorales (Santín) que han manchado la memoria de tanta y tanto luchador. Por mucho que los medios, en su campaña de anti-política que sólo beneficia a la derecha y al capitalismo, quieran imponer el “todos son iguales”, son pocos, muy, muy pocos los que han corrompido la lucha de izquierdas y muchos y muchas los que siguen luchando desde el anonimato por cambiar esta sociedad.
Tenemos la oportunidad de echar por fin a esos indecentes de IUCM y que gente como Tania Sánchez y Mauricio Valiente tomen el relevo. Yo no estoy de acuerdo con la retirada de Cayo Lara, vencido ante la idiotesca moda de que cualquier joven, por el mero hecho de serlo ya es mejor que un/a experimentado/a maduro/a (un rasero, por cierto, algo tramposo, ya que mete en ese grupo de los frescos jóvenes renovadores a mi amigo Juan Carlos Monedero que tiene, como yo, 51 años). Le deseo lo mejor a Alberto Garzón y que sepa aprovechar el excepcional ejemplo que Cayo ha dado a toda la clase política con su altruismo y generosidad. Pero siempre tendremos el miedo de pensar si esto es el principio de un nuevo y renovado IU o el fin.
Lo veremos en venideros episodios de esta tumultuosa serie que es “Por favor, cualquier cosa es mejor que el PP”. Mientras tanto, no olvidemos que la izquierda sigue existiendo y es la respuesta ante el estado actual. No una fórmula de reality a lo Beppe Grillo en Italia, que monte mucho espectáculo pero deje un gatopardismo desesperante.
Finalmente, gritar un compungido: Gracias Cayo. La decencia quizás no es lo más premiado en esta corrupta y egoísta sociedad, pero nos has dado un aliento vital a los que nadamos en la profundidad de la lucha sin bombona de oxígeno. Algo de eso ya había sentido al conocer a las y los compañeros de Izquierda Unida en Andalucía. Una bocanada de aire puro que salva vidas.

Hijos de Pasionaria: XXV aniversario de la muerte de Dolores Ibárruri*

David Arrabalí CamposMundo Obrero

“… querían insultarme a mí, llamándoos, hijos de Pasionaria, y no podrían haberme hecho honor más grande que considerarme vuestra madre…” -Dolores Ibárruri
Pasionaria era sobre todo valentía y honestidad, rasgos que la llevarían a convertirse en referente indispensable de las luchas en el siglo XX como dirigente comunista.
05_02_PasionariaLa oratoria de Pasionaria atrapaba a la gente del pueblo. Dolores hablaba y su palabra seducía. Manuel Vázquez Montalbán decía que estaba dotada de la verosimilitud, la palabra emparentada con la veracidad, porque te la creías por su simple estar. Hija de minero, esposa de minero, descubrió que podía convertirse en la voz natural de una clase muda y explotada.
Nació y creció en el foco de la agitación social más importante de la época, las cuencas mineras. Allí la vida de las mujeres era horrible, tuvo que enterrar a cuatro de sus seis hijos, no había medicinas ni médico, solo miseria para los obreros.
Dolores procuró estudiar para adquirir cultura, sacaba libros de la Casa del Pueblo y por las noches se ponía a estudiar. Así fue adquiriendo conciencia y enseñaba a las mujeres que no había que llorar, “hay que luchar”. En ese convencimiento, comenzó su vida y su lucha.
En esos primeros años, trabajó como bordadora, como sirvienta, conoció la pobreza, las luchas sociales y se convirtió en una militante. Pero la confirmación de Dolores Ibárruri, ya en el recién formado PCE, llegó tras la dictadura de Primo de Rivera, con el advenimiento de la II República.
Pasionaria era sobre todo valentía y honestidad, rasgos que la llevarían a convertirse en referente indispensable de las luchas en el siglo XX como dirigente comunista. Dolores se traslada a Madrid en 1931 para trabajar en Mundo Obrero, donde firma sus artículos como “Pasionaria”, accede al Comité Central del PCE, el partido la saca de la oscuridad.
Cuando José Díaz Ramos asciende a la Secretaría General del PCE, Dolores Ibárruri se consagra como dirigente del partido. Ambos encabezan el nuevo equipo de la dirección comunista, hacen un tándem comparable al de Rosa Luxemburg y Karl Liebknecht, convirtiendo al PCE en un partido de masas con cada vez más influencia con lo que luego será la política del Frente Popular.
En esos años comienza a forjarse la leyenda de “La Pasionaria” entre los trabajadores, con la revolución social de Asturias de octubre de 1934. Dolores evacuó a muchos niños a Madrid, pero eso le costó muy caro. Los períodos de encarcelamiento de Dolores se sucedieron, estuvo presa en Langreo y Oviedo, su imagen social cobró fuerza cuando después comenzó a encabezar duras manifestaciones.
En las elecciones del 16 de febrero de 1936, Dolores salió elegida como diputada por Asturias, junto a otros 16 camaradas, en las Cortes republicanas. En Asturias fue ella quien encabezó la liberación de los presos que estaban en la cárcel de Oviedo tras haber participado en la revolución de Octubre del 34.
El enorme activismo de esta mujer durante la Guerra Civil, y especialmente sus intervenciones como cabeza visible de las Mujeres Antifascistas, la convirtieron en un mito de la revolución, la acompañan solidas intelectuales como Irene Falcón, inseparable compañera de Dolores durante 60 años.
El primer día de la sublevación fascista, Dolores se dirigió al pueblo por la radio, “hay que resistir al fascismo”, dijo a través de Unión Radio, seguido de un sonoro y rotundo “No pasarán, no pasarán, no pasarán”, y esas dos palabras se convirtieron en una bandera de lucha que ha llegado hasta nuestros días.
Pasionaria se volcó en el Frente durante la Guerra Civil. Era una mujer muy sensible, allí conoció a Francisco Antón, y se enamoró, por lo que sufrió el machismo y el ataque de propios y ajenos. Pero la guerra se perdió y Dolores tuvo que abandonar el país, partiendo al exilio en Francia y luego en Moscú.
05_03_PasionariaEn la Unión Soviética, Dolores sufre uno de los golpes más duros de su vida. Su hijo, Rubén Ruiz Ibárruri, que había ido al frente a luchar contra los nazis, cayó muerto en combate en la batalla de Stalingrado. Cuando Dolores se enteró, bajo la cabeza y dejó caer unas lágrimas; ese dolor le acompañó toda su vida.
En 1942 muere José Díaz, y la Internacional Comunista la propone para Secretaria General, pero había otras personas que pretendían serlo, como Jesus Hernández, que a falta de argumentos políticos emprendió una dura campaña machista contra Dolores por su relación con Francisco Antón.
Dolores Ibárruri es elegida Secretaria General del PCE, cargo que ocupa hasta 1960. En esa época, Pasionaria es ya, sin duda, una de las figuras más importantes del movimiento comunista internacional. En el VI Congreso, Dolores Ibárruri es promovida como Presidenta del partido.
Tras la muerte del general Franco y el final de la dictadura militar, Dolores regresa después de 38 largos años de forzado exilio. El recibimiento es apoteósico, de las endebles escaleras del avión desciende una mujer, Dolores Ibárruri, que cuenta ya con 80 años, pero que aun conserva una energía excepcional.
Es elegida de nuevo diputada por Asturias en las primeras elecciones democráticas, presidiendo junto a Rafael Alberti la mesa de edad de la primera sesión de las Cortes.
El prestigio de esta comunista encendió la imaginación de una multitud de poetas, como Rafael Alberti, Antonio Machado o Miguel Hernández. Pero la guerra se perdió y Dolores tuvo que abandonar el país, partiendo al exilio en Francia y posteriormente en Moscú. Tras la muerte de José Díaz, Dolores Ibárruri es elegida Secretaria General del PCE, cargo que ocupa hasta 1960. En esa época, Dolores Ibárruri es ya, sin duda, una de las figuras más importantes del movimiento comunista internacional. En el VI Congreso, Santiago Carrillo es elegido Secretario General del PCE, al tiempo que Dolores Ibárruri es promovida como Presidenta del partido.
¡Sí! ¡Sí! ¡Dolores a Madrid!
Los más veteranos recuerdan aún el mitin que probablemente más gente haya congregado en un acto político, y ella fue la protagonista. En ese mitin miles de españoles se reunieron para homenajear al máximo símbolo del comunismo español, Dolores Ibárruri, y utilizaron al mismo tiempo este vals de aniversario dentro de la danza más amplia y aún entonces problemática de conquistar la legalidad. Manuel Vázquez Montalbán recuerda que el fervor de los aplausos y la emoción de los lagrimales se exteriorizaba con una emotividad colectiva treinta y ocho años contenida, una necesidad de reconocer a Dolores y al reconocerla darnos a nosotros mismos identidad, recuperar lo que durante tanto tiempo habíamos ocultado o proclamado en la soledad de las células y las comisarías.
El PCE había protagonizado un largo e implacable combate contra la dictadura, no el único, pero sí el más constante y el más reprimido por el franquismo. Desde 1939 hasta la semana santa de 1977, transcurrieron treinta y ocho años de clandestinidad, durante los cuales el partido hizo cuanto pudo y supo por crear una esperanza de cambio democrático.
Tras la muerte del general Franco y el final de la dictadura militar, Dolores regresa después de 38 largos años de forzado exilio. El recibimiento es apoteósico, de las endebles escaleras del avión desciende una mujer, Dolores Ibárruri, que cuenta ya con 80 años, pero que aún conserva una energía excepcional. Dolores es un símbolo, es mucho más que un mito. Es elegida de nuevo diputada por Asturias en las primeras elecciones democráticas, presidiendo la primera sesión de las cortes junto a Rafael Alberti, este hecho disgustó a muchos y nos alegró a todos nosotros o a nuestros padres. Las expectativas del PCE, sin embargo, se quedaron lejos de los veinte escaños que finalmente obtuvimos.
La Pasionaria nunca abandonó su actividad política, participando, por ejemplo en la manifestación de solidaridad con las Madres de la Plaza de Mayo.
Nos dejó el 12 de noviembre de 1994
Dolores, como comunista de profundas convicciones, fue una militante hasta el final de sus días. Nos dejó un 12 de noviembre de 1989 en Madrid, a los 94 años de edad. La enterramos en el recinto civil del Cementerio de La Almudena, junto a Pablo Iglesias.
El entierro de Dolores fue el primer acto político al que asistí en mi vida. Allí, otro grande, Julio Anguita, pronunció las siguientes palabras, dirigiéndose a Pasionaria en segunda persona:
“Dicen, Dolores, que has muerto. Qué tontería. Pervives en cada uno de los que te quieren y ¡Son tantos! En cada imagen de la humana nobleza, en cada gesto de llaneza austera, en cada palabra de afirmación en la justicia, en cada voz de rotundidad sonora. Tu imagen, tus gestos, tu palabra, tu voz (…).
Tú has hecho desde tu partido algo extraordinario: trascenderlo, superarlo. Tú, comunista ejemplar, eres de todos: de los que han levantado el puño y de los que se han santiguado. Acabas de explicarnos una lección política: se es más comunista en la medida en que se es más para el pueblo. El partido no se organiza para él, sino para los demás. Y éste, tu partido, está sobrecogido y alborozado. Sobrecogido por la grandeza de tu lección que nos remueve hasta el fondo. Alborozado porque se siente confirmado en su apuesta (…)
Ante tí, presidenta, recogemos tu último discurso. Con la pasión del corazón que tú, Pasionaria, pusiste en la causa de la emancipación humana. Con la serenidad ordenada del pensamiento y la reflexión. El PCE, tu PCE, se ratifica y apuesta por todo lo que ha dado sentido a tu vida de luchadora. Seremos la fuerza política comunista que estos momentos están demandando. Mujer, cuánto has hecho por tus compañeras. Mujer, qué ejemplo para mujeres y hombres. Mujer, qué roca llena de ternura. Mujer, qué fragancia de firmeza. Dolores, ha sido muy largo y muy duro tu combate. Entorna los ojos y sueña en tu pueblo. Duerme, compañera Ibárruri. Reposa, camarada Pasionaria. Descansa, presidenta. Sueña dulcemente, madre Dolores”.
Pasionaria, una leyenda que se podía tocar
Felipe Alcaraz. Textos de Marcos Ana, J.L.Centella y Julio Anguita. Ilustraciones Joaquín López.Atrapasueños
05_01_PasionariaFelipe Alcaraz, escritor y político andaluz, en su libro Pasionaria, una leyenda que se puede tocar, resume la historia de Dolores Ibárruri, pensado principalmente en acercar a los jóvenes la figura de la histórica líder del comunismo español, “fundamental para conocer la lucha por la democracia”.
El propio Felipe Alcaraz afirma acerca de su nuevo libro que “El grito de Dolores ‘No pasarán’ no ha caducado. El fascismo es una forma de capitalismo de excepción, y en esas estamos. La ultraexplotación exige el fin de la libertad y extender la política del miedo a través de la cohesión penal. Todo se está dando. El huevo de la serpiente está en un grado de incubación creciente”.
El autor considera que aquel “No pasarán” es la expresión más viva de la existencia de una izquierda constituyente y transformadora” y que aunque “pasaron militarmente en el 39″ no lo hicieron en el plano cultural e ideológico. “Hablamos de derrota, sí, pero no de rendición, no de sumisión. La sumisión es ser derrotados y asumir los valores del adversario, parecerse a ellos, terminar siendo ellos”.
En el vigésimo quinto aniversario de la muerte de Dolores Ibárruri, este histórico del Partido Comunista, hace con este libro un merecido homenaje a La Pasionaria, una leyenda, sí, pero tan real que se puede tocar, en referencia a lo que Felipe Alcaraz destacó como una luchadora por el pueblo pero integrada en él.
Alcaraz añadió que se trata de un libro para refrescar la memoria sobre esta figura histórica para generaciones actuales que no la conocieron y para los que se le ha olvidado. El libro incluye un prólogo de Marcos Ana y textos de Julio Anguita, como la oración laica en el entierro de La Pasionaria. También contiene un epílogo del secretario general del Partido Comunista de España, José Luis Centella y actividades como si de un libro de texto se tratara.
*Artículos publicados en MUNDO OBRERO.
“Una pasionaria para Dolores”
Rafael Alberti
¿Quién no la mira? Es la entraña
del pueblo cántabro y minera.
Tan hermosa como si uniera
tierra y cielo en toda España.
¿Quién no la escucha? De los llanos
sube su voz hasta las cumbres,
y son los hombres más hermanos
y más altas las muchedumbres.
¿Quién no la sigue? Nunca el viento
dio una bandera más pasión
ni ardió más grande un corazón
al par de un mismo pensamiento.
¿Quién no la quiere? No es la hermana,
la novia ni la compañera
Es algo más: la clase obrera,
madre del sol de la mañana.
“Pasionaria”
Miguel Hernández
Pasionaria
Moriré como el pájaro: cantando,
penetrado de pluma y entereza,
sobre la duradera claridad de las cosas.
Cantando ha de cogerme el hoyo blando,
tendida el alma, vuelta la cabeza
hacia las hermosuras más hermosas.
Una mujer que es una estepa sola
habitada de aceros y criaturas,
sube de espuma y atraviesa de ola
por este municipio de hermosuras.
Dan ganas de besar los pies y la sonrisa
a esta herida española,
y aquel gesto que lleva de nación enlutada,
y aquella tierra que de pronto pisa
como si contuviera la tierra en la pisada.
Fuego la enciende, fuego la alimenta:
fuego que crece, quema y apasiona
desde el almendro en flor de su osamenta.
A sus pies, la ceniza más helada se encona.
Vasca de generosos yacimientos:
encina, piedra, vida, hierba noble,
naciste para dar dirección a los vientos,
naciste para ser esposa de algún roble.
Sólo los montes pueden sostenerte
grabada estás en tronco sensitivo,
esculpida en el sol de los viñedos.
El minero descubre por oírte y por verte
las sordas galerías del mineral cautivo,
y a través de la tierra les lleva hasta tus dedos.
Tus dedos y tus uñas fulgen como carbones,
amenazando fuego hasta a los astros
porque en mitad de la palabra pones
una sangre que deja fósforo entre sus rastros.
Claman tus brazos que hacen hasta espuma
al chocar contra el viento:
se desbordan tu pecho y tus arterias
porque tanta maleza se consuma,
porque tanto tormento,
porque tantas miserias.
Los herreros te cantan al son de la herrería,
Pasionaria el pastor escribe en la cayada
y el pescador a besos te dibuja en las velas.
Oscuro el mediodía,
la mujer redimida y agrandada,
naufragadas y heridas las gacelas
se reconocen al fulgor que envía
tu voz incandescente, manantial de candelas.
Quemando con el fuego de la cal abrasada,
hablando con la boca de los pozos mineros,
mujer, España, madre en infinito,
eres capaz de producir luceros,
eres capaz de arder de un solo grito.
Pierden maldad y sombra tigres y carceleros.
Por tu voz habla España la de las cordilleras,
la de los brazos pobres y explotados,
crecen los héroes llenos de palmeras
y mueren saludándote pilotos y soldados.
Oyéndo rebatir como cubierta
de meridianos, yunques y cigarras,
el varón español sale a su puerta
a sufrir recorriendo llanuras de guitarras.
Ardiendo quedarás enardecida
sobre el arco nublado del olvido,
sobre el tiempo que teme sobrepasar tu vida
y toca como un ciego, bajo un puente
de ceño envejecido,
un violín lastimado e impotente.
Tu cincelada fuerza lucirá eternamente,
fogosamente plena de destellos.
Y aquel que de la cárcel fue mordido
terminará su llanto en tus cabellos.
“La Pasionaria”
Nicolás Guillén
Una paloma me dijo que volando sobre España
salir oyó esta canción del pecho de una guitarra.
Corre donde está Dolores, Paloma dile,
dile tú que yo te he dicho que España vive,
que el Manzanares sangriento, Paloma dile,
entre recuerdos de pólvora Dolores dice.
Que el mar deshecho en la playa, Paloma dile,
y el largo viento errabundo, los dos la siguen.
Uno con su voz de espumas, Paloma dile,
otro cargado de rosas y de jazmines
que desde el llano a la sierra, Paloma dile,
pecho y pecho el pueblo junta y el tiempo mide.
Que al pie del árbol caído, Paloma dile,
otro árbol crece y su tronco, de verde viste.
Que en sótanos y desvanes, Paloma dile,
en subterráneos y minas, pozos y aljibes.
En el fondo de la tierra, Paloma dile,
cerca de los manantiales y las raíces
un guerrillero sin sueño, Paloma dile,
un guerrillero sin sueño carga su rifle.
Extracto del prólogo de Manuel Vázquez Montalbán a las Memorias de Pasionaria 1939-1977
“Dolores Ibárruri, que ha aportado sentido de coexistencia y reconciliación crítica al movimiento obrero, a la expansión del comunismo hacia los cuatro puntos cardinales del mundo, es ante todo lenguaje. La Dolores de sus comienzos combativos era una mujer del pueblo que convertía la realidad de su condición obrera en conciencia de clase y estaba dotada para decirlo con palabras y acciones que fueran entendidas por el pueblo. Así de simple y así de difícil. Dolores siempre ha estado dotada de algo que nos preocupa y fascina especialmente a los escritores y cineastas: la verosimilitud, palabra emparentada con veracidad.
A Dolores te la crees por su simple estar y por eso es ante todo una creencia popular de los que presenciaron su arrojo en las luchas sociales de la preguerra, su papel de símbolo moral durante la guerra civil y su posterior gravitación sobre la dramática historia del Partido Comunista de España. Incluso ahora, en tiempos de división y crisis, Dolores Ibárruri sigue siendo un punto de referencia que no se atreve a atacar ninguna de las partes de lo que fue aquel partido comunista capaz de plantarle cara a la dictadura y de contribuir a la reorganización de la conciencia democrática española, de contribuir a la reconstrucción de la razón. Todavía Dolores podría ser sustancia de amalgama para una cada vez más necesaria reunificación de los comunistas de España.
En ocasiones he empleado palabras como mito o símbolo aplicadas a la persona histórica de Dolores y he encontrado en las filas comunistas cierta resistencia a aceptarlas, porque les parece que son palabras que implican irrealidad. Y no es eso. El mito es una suprarrealidad que siempre se basa en una apoyatura real y el símbolo es una cúpula lingüística que alberga múltiples significados. Sería inexplicable Dolores sin comprender que viene de una clase social condenada a priori a la mudez. El pueblo acepta a sus líderes naturales cuando tienen una visión de conjunto de lo que les pasa y de lo que hay que hacer para que la realidad se transforme, y éste es el caso de aquella hija de minero, esposa de minero, católica y carlista en sus orígenes y que de pronto un buen día descubrió que podía convertirse en la voz natural de esa clase muda y explotada.
Le bastó sufrir la realidad para saber verla y poder explicarla en un ejercicio modélico de formación de una conciencia de clase. Éste es el misterio original del nacimiento de Dolores como símbolo, al que hay que añadir la magia de su voz, una presencia de mujer del pueblo fuerte y alta para su tiempo y una gran capacidad de sentir como los demás, por encima del en ocasiones inevitable grado de cinismo político”.

sábado, 15 de noviembre de 2014

La Prensa crítica de los periodistas y los lectores

Félix Población. Periodista y Escritor

Muchos de los que leemos desde hace años algunos de esos medios, teníamos ganas de que alguien con la perspicacia y experiencia de Pascual Serrano -excelente analista de la comunicación- escribiera el oportuno y necesario libro que nos hablara de su historia, gestión, difusión y rumbo. Me estoy refiriendo a periódicos y agencias como Le Monde Diplomatique (Francia), La Jornada (México), Le Courrier (Suiza), Brecha (Urguay),Inter Press Service (IPS, Italia), Democracy Now! (Estados Unidos), Junge Welt (Alemania) y The Nation (Estados Unidos).
07_01_PascualSerranoEl autor ha partido de la misma base para hacerlo que nosotros para leerlos, visto que los grandes medios de comunicación son acríticos y se circunscriben al pensamiento dominante, según podemos comprobar en nuestro país. Ha buscado Serrano aquellas cabeceras que son díscolas y que lo son, además, con una profesionalidad contrastada, de modo que sus contenidos tienen una difusión amplia, están asentados en el tiempo -en algunos casos durante muchos años- y reconocen y remuneran el trabajo de sus redactores, sin basarlo en el voluntarismo o la solidaridad, que tantas veces afectan a la calidad del producto infomativo/opinativo.
Todos los medios que figuran en el libro, sin ser grandes o poderosos como los convencionales, cuentan con cientos o miles de puntos de distribución, disponen de redes de apoyo que los difunden, poseen miles de suscriptores que los financian, circulan por numerosos canales de radio o televisión, son reproducidos por numerosos nodos de comunicación y, sobre todo, se inspiran en la ciudadanía para decidir sus contenidos, dar voz a los ámbitos populares, servirse del análisis de los intelectuales críticos y contar siempre con el apoyo de sus lectores y audiencias.
Gracias a Pascual Serrano podemos entrar tanto en el registro contable de sus administraciones -más o menos saneadas- como en las reuniones de sus consejos de redacción, a fin de poder comprobar la mantenencia de su viabilidad económica en un periodo en que tanto se habla de la crisis de la Prensa. Precisamente éste era el objetivo del libro, tal como afirma el autor: exponer de modo divulgativo la estrategia y los métodos de estas cabeceras no neoliberales ante el entorno económico adverso del mercado neoliberal.
Quizá se habría conformado Serrano, al proyectar su trabajo, con esa exclusiva referencia a medios radicados en distintos países de Europa y América si en el transcurso del mismo no hubieran surgido en España una serie de cabeceras que mantienen similares criterios empresariales y una línea progresista y crítica semejante a la de las mencionadas. Lo que Serrano llama el boom español se inició tras la disolución del diario Público en papel y el abortado proyecto de La Voz de la Calle, con la arrancada de ElDiario.esLa MareaAlternativas Económicas,Mongolia, InfoLibre y Jot Down Magazine, medios todos que también revisa el autor y sobre cuya corta trayectoria da algunos resultados económicos, muy positivos en el caso del periódico que dirige Ignacio Escolar.
Una parte del éxito de las empresas periodísticas analizadas en este libro, según escribe su autor como reflexión final, se debe a que sus equipos han comprendido que deben explicar el mundo sin miedo al compromiso, a tomar partido. Entienden que los lectores y las audiencias quieren voces valientes que interpreten lo que sucede, siempre que se haga no desde la mera opinión o la militancia, sino desde el rigor periodístico. Dar voz a los colectivos sociales ignorados por el mercado o enfrentarse con valor al poder, siempre requerirá unos medios dispuestos a hacerlo. No tendrán la hegemonía de otros, pero siempre servirán para recordarnos que otro periodismo es posible, tal como está ocurriendo con las cabeceras incluidas en el libro de Serrano. Periodismo a pesar de todo, según reza en su cabecera ElDiario.es, que a mi juicio, debería cuidarse de una demasiado invasiva carga de publicidad para quienes no lo leen como socios.
Publicado en Crónica Popular

viernes, 14 de noviembre de 2014

Por qué México necesita una revolución

Santiago Armesilla Conde

Doctor en Economía por la UCM en el programa de Economía Política y Social en el Marco de la Globalización
Atributtion: Alex Torres
Atributtion: Alex Torres
Una revolución se define, no más, que como un cambio radical en el orden establecido de una nación. Ese cambio en su orden establecido conlleva una reconstrucción completa de las instituciones que entretejen, como totalidades sistemáticas, el orden sociopolítico y económico de un Estado-nación por el cual algunas instituciones del orden en derribo son destruidas y cambiadas por completo por otras nuevas, otras son reformuladas y otras, que funcionaban bien, son mantenidas y adaptadas al nuevo orden. Una revolución es un cambio radical debido a una emergencia ejecutiva, legislativa y judicial (en fórmula de Hugo Chávez), pero también gestora, planificadora y redistribuidora del valor económico producido en la sociedad política, y militar, federativa y diplomática. Sin un cambio completo en todos esos poderes políticos descendentes hacia el pueblo, y sin cambios radicales en la actitud del pueblo, como conjunto de clases sociales que, como poderes políticos ascendentes, influyen sobre los descendentes también, no hay verdadera revolución política.
Las revoluciones políticas siempre tienen algo de violencia. Violencia no es solo que haya sangre. Violencia es cortar calles y avenidas, hacer escraches, disputar términos políticos a los que redefinir, enseñar los dientes y señalar a los culpables de la situación del pueblo advirtiéndoles de que en el nuevo orden pagarán sus faltas de alguna manera. No hay nada de “malo” ni “bueno” en ello siempre que dicha violencia, que dicho “sano odio proletario” que diría Lenin, se encauce en la dirección correcta. La violencia es la partera de la Historia, afirmaba acertadamente Engels. Si bien esa violencia puede conllevar sangre o, simplemente, una situación de tensión psicológica permanente hacia aquellos a los que fue dirigido el dedo acusador revolucionario.
Hay casos, no obstante, que, por su trascendencia histórica incluso internacional, requieren algo más. Ése es el caso de México. Tras saberse que los 43 estudiantes desaparecidos pertenecientes a la Escuela Normal Rural de Ayotzanipa, Estado de Guerrero (a los que hay que sumar seis víctimas anteriores, tres también estudiantes, en enfrentamientos con la Policía) fueron quemados vivos, y que el Alcalde de Iguala, José Luis Abarca Velázquez (candidato externo del PRD a la Alcaldía, que ganó), y su esposa, María de los Ángeles Pineda Villa, están relacionados con esos asesinatos y con el cártel del narcotráfico Beltrán Leyva, la situación en Guerrero en particular, y en todo México en general, es más que angustiosa, ignominiosa y deplorable. Grupos de trabajadores del campo y las ciudades están tomando las armas porque no les queda más remedio que hacerlo, debido a que el Estado mexicano, podrido en la corrupción en todos sus partidos (el derechista PAN, el mafioso PRI y el traidor PRD), no les ampara frente a la violencia de la narcoburguesía (término que explico luego), que compra voluntades de políticos, empresarios, militares y policías sin ningún miramiento.
A las aisladas “autodefensas” campesinas ya formadas anteriormente por casos similares, y reprimidas por el propio Gobierno mexicano, se une ahora un malestar general ante un presidente inútil, Enrique Peña Nieto (el Mariano Rajoy mexicano), que está viendo cómo los mexicanos empiezan a quemar palacios gubernamentales, en Chilpancingo e incluso en el Zócalo (la antigua Plaza de Armas) del DF donde se ha quemado la puerta del Palacio Nacional. Ángel Aguirre, gobernador del Estado de Guerrero, ya dimitió y fue sustituido interinamente por Rogelio Ortega.
El Gobierno de Peña Nieto prometió investigar a fondo el suceso, pero los resultados van lentos, y los padres de los estudiantes normalistas piden la cabeza de Peña Nieto, y con razón. Ya hay detenidos que confesaron quemar vivos a los estudiantes, y se sabe que varios policías facilitaron el secuestro de los 43 asesinados. Abarca Velázquez ya está en prisión preventiva.
México, la gran nación iberoamericana por extensión y población (cerca de 120 millones de habitantes, la mayor nación de hispanohablantes del mundo, seguida por Estados Unidos), lleva demasiado tiempo supeditada a unos “mayordomos de los ricos”, a unos “administradores de los negocios de la burguesía” en el poder político que, desde hace tiempo, administran también los negocios de esa Gran Burguesía ilegal y alegal (en ocasiones “legal”, debido a los negocios legales de blanqueo de dinero que toda mafia tiene) que son los narcos.
En su magnífico libro de 2013 Delincuencia, finanzas y crimen organizado, el sociólogo marxista español Armando Fernández Steinko junto con otros autores llega a la conclusión de que las mafias nacionales e internacionales (existe una “mafia española” de la que muchos no quieren ni oír hablar) son en realidad empresas. Con la salvedad de que no tienen ayuda legal del Estado para financiar sus negocios, si definimos las empresas como instituciones circulares de ciclo ampliado, los negocios del crimen organizado lo son. Los mayores negocios empresariales ilegales y alegales del mundo son el tráfico de personas (existen en el mundo actualmente más de 30 millones de personas viviendo en régimen de esclavitud, laboral y, sobre todo, sexual), el tráfico de armas y el tráfico de drogas, entre otros. Y el personal trabajador de dichas empresas, que está a la orden de unos empresarios dueños de medios de producción, distribución, intercambio, cambio y consumo de armas, drogas y otros materiales ilegales, ha de deberse a sus dueños, análogamente de la misma manera en que lo hacen todos los trabajadores de otras empresas: fidelidad, productividad y discreción (no rebelión).
Por eso, siguiendo la analogía, cuando un cártel de la droga mexicano realiza una ejecución de algún soplón interno, o de alguien que no ha cumplido una tarea encomendada bien respecto al comercio de la droga, ese alguien es ejecutado de la manera más ejemplarizante: decapitado o descuartizadoNo se trata más que de un despido de un trabajador, pero sin posibilidad de volver a vender su fuerza de trabajo tras el despido. Como se afirma en la ‘NDrangheta italiana, una de las mafias más poderosas y peligrosas del Mundo, en la mafia se entra con sangre (pactos de sangre) y se sale con sangre. Es decir, se sale muerto o no se sale jamás.
Estos narcos compran policías (no hay nada que más ayude a la corrupción de las fuerzas y cuerpos de seguridad de un Estado que cobrar sueldos muy bajos), militares, empresarios, políticos y periodistas, además de otros profesionales y gente de a pie. Instauran una ley marcial apropiándose de un territorio del Estado para su control y regionaliza un terror económico-político comparable solo al Estado Islámico en Iraq y Siria (con el que se dice que el narco mexicano tiene contactos), pero sin pretensiones políticas (salvo que se les vea, en cierto sentido, como anarco-capitalistas).
Y, por supuesto, como el Estado Islámicolos narcos mexicanos tienen el amparo y connivencia de multitud de instituciones poderosas a nivel regional y nacional en los Estados Unidos de (Norte) América. Esta perenne inestabilidad y corrupción convierten a México en un Estado fallido según muchos analistas, donde los momentos de tranquilidad y placidez vital de la población suelen ser bruscamente interrumpidos por crímenes como el de los 43 normalistas, que se unen a cientos de miles de víctimas debido a esta narcoguerra que enfrenta a los trabajadores mexicanos legales contra una narcoburguesía, grandes dueños de medios de producción, distribución, intercambio, cambio y consumo, las ramas de las relaciones de producción de toda sociedad política y que operan en todo mercado que se precie, en este caso mercados ilegales y alegales de droga, prostitución y armas a escala mexicana e internacional, sobre todo en la frontera con Estados Unidos, como bien explica la fantástica película de Robert Rodríguez, Machete. Una narcoburguesía que tiene a su merced a buena parte de la administración pública mexicana.
Atributtion: eyespywithmy
Atributtion: eyespywithmy
Siempre habrá crímenes, siempre habrá delincuentes, y el grado de organización de estos delincuentes variará y será más compleja según evolucione el grado de complejidad de toda sociedad política. Pero cuando el grado de delincuencia y corrupción incide en la descomposición social de una nación, la única salida digna que queda a esa nación es la revolución política, que implique la transformación, por emergencia, de todas las capas y ramas del poder de dicha nación. Cuando esa descomposición implica crimen y una violencia extrema, solo otra violencia extrema, aunque organizada y con el fin último de instaurar la paz y el orden social, puede plantarles cara. México necesita una clásica revolución violenta para poder asegurar la paz, la paz de los vencedores revolucionarios frente a la narcoburguesía y sus legales pero inmorales aliados políticos y empresariales.
México necesita una vanguardia militante disciplinada y organizada que pueda ejecutar sin miramientos y sin despeinarse apenas a los narcoburgueses más militantes, incluso buscando a aliados traidores a sus filas. Y si, como toda revolución política seria, esta necesita expandirse fuera, quizás no quede más remedio que plantar cara a los Estados Unidos de (Norte) América en esta necesaria vacuna contra un veneno casi incurable como es el crimen organizado a escala masiva. Amparándose en los trabajadores hispanos de Estados Unidos y en organizaciones supranacionales como el ALBA, la UNASUR y el MERCOSUR, México puede convertirse en la avanzadilla política revolucionaria de toda Iberoamérica. Pero para poder hacerlo, el grado de violencia política organizada, disciplinada y regulativa de una necesaria paz posterior que México necesita, aún siendo corta en su quehacer temporal debido a la búsqueda de dicha paz, ha de ser mayor incluso que la desatada por la narcoburguesía, aún siendo selectiva. México necesitaría su toma de la Bastilla, su terror, quizás su termidor y su 18 brumario napoleónico. Solo así podrá ser posible la paz, la paz de la revolución victoriosa, más definitiva que la realizada en 1910 y más exitosa que la realizada en 1968.
En conclusión, México necesita una revolución para instaurar la paz frente a la narcoburguesía porque, por internacionalismo iberoamericano, el resto de sus hermanos socialistas, comunistas y populistas en otras naciones les necesitan de su lado para cruzar todas las trincheras fronterizas de guerra que se mantienen con el Imperio Estadounidense. Pues no puede entenderse el férreo control fronterizo estadounidense frente a la “migra” sin todo lo que está pasando de Río Grande para abajo en materia de delincuencia, finanzas y crimen organizado. Solo ampliando las fronteras políticas de dicha revolución violenta frente a esos controles se puede acabar con el narcotráfico, ya que como diría Sartana Rivera, el personaje de Jessica Alba en la citada Machete, “nos quieren imponer una frontera, pero la frontera somos nosotros“.
Publicado en Crónica Popular