Buscar este blog

Cargando...

martes, 14 de abril de 2015

Carta abierta de un padre a Mariano Rajoy

José María Pedreño Gómez

Señor Rajoy:
Mariano Rajoy "pensando"
Soy el padre de un muchacho de 28 años, un padre como millones de padres de este país de países, al que llamamos España, que sufren cada día viendo como sus hijos pierden la ilusión por vivir.
Hoy he tenido que dejar a mí hijo ingresado en la sala de psiquiatría de un hospital y culpo por ello a usted, y a todos los que nos gobiernan, porque con su claudicación -y la de gobiernos anteriores, incluso de otro signo- ante los grandes poderes económicos nos han llevado a esta situación.
Ustedes la han provocado con sus políticas rastreras, rendidas a intereses bastardos de banqueros y empresarios sin escrúpulos. Han condenado a muerte en vida a toda una generación a la que han dejado sin futuro y sin esperanza, condenados a la precariedad más absoluta, al exilio laboral obligados por la necesidad, o a la muerte en vida -como le ocurre a mi hijo-; y todo por satisfacer las ansias de acumular riquezas de unos pocos, de los cuales, ustedes, son fieles servidores. Son ustedes unos lacayos de la peor especie, sin escrúpulos y sin dignidad, porque si la tuvieran estarían al servicio de los ciudadanos y no al de los poderosos, o por lo menos se habrían ido hace tiempo.
Son ustedes unos traidores, porque cambiar la leyes para ponerlas al servicio de los ricos y de los intereses de gobiernos extranjeros supone un acto que, en otros tiempos, hubiera sido considerado un delito de alta traición a la Patria, castigado con la más dura de las penas. Hoy en día, sin embargo, van dándoselas de patriotas, cuando ustedes son, realmente, unos vende patrias de la peor calaña.
Son ustedes unos mentirosos, porque un día decidieron llamar crisis a lo que no es, ni más ni menos, que una gran operación política para poner todas las leyes del estado al servicio de los intereses bastardos de una minoría y convertir a nuestros hijos en poco más que esclavos. Han sabido todos ustedes disfrazar muy bien la mentira, escudándose en una democracia adulterada que comenzó con la ocultación de centenares de miles de patriotas asesinados, enterrados en fosas comunes, en cunetas y descampados, para garantizar el dominio de una minoría acaudalada sobre la mayoría trabajadora.
Son unos genocidas porque han cambiado las cámaras de gas por reformas laborales, recortes en gastos sociales y leyes represivas. Son ustedes dignos herederos de aquellos que llenaron España de fosas comunes de aquellos hombres y mujeres asesinados por soñar con una sociedad basada en la justicia, libre de mercachifles, banqueros avariciosos y políticos corruptos, en la que las generaciones futuras pudieran disfrutar de una vida digna. La única diferencia es que el paredón se llama ahora paro y precariedad laboral, el pelotón de fusilamiento se llama reforma laboral y al dictador lo llaman mercado.
Mi hijo, al igual que otros millones de hijos, no tiene futuro y ha perdido la esperanza, quiero que la recupere, pero veo día tras día que las mentiras siguen y las políticas rastreras continúan. Mientras que mi hijo no tiene ni futuro ni esperanza, los de siempre ganan más que nunca especulando. Mientras mi hijo está muerto en vida ustedes, y aquellos a los que sirven, se pegan la gran vida a costa de todos nosotros, apuntalando la fortuna de sus poderosos amigos. Mientras nuestros hijos no tiene trabajo, o lo tienen en las condiciones más precarias, la venta de artículos de lujo se ha disparado, las fortunas que se amasan mediante la especulación han aumentado de forma vergonzosa y los empresarios de este país quieren que sean carne de cañón en sus empresas. Nos quieren convertir a todos, y en especial a nuestros hijos, en mercancía de usar y tirar. Y eso, señor Rajoy, no lo vamos a permitir.
Ustedes que tanto alaban y se dan golpes de pecho cuando hablan de la Patria no saben lo que es ser un patriota. La patria no son los poderosos, sino sus compatriotas, los que día a día sufrimos este estado de cosas. Su sentido de la patria es el sentido rancio y patriotero del fascismo y no tiene nada que ver con el concepto de patria que debe presidir la sociedad democrática por la que tantas generaciones de compatriotas han luchado. Su patria es la de los que dándose golpes de pecho, hablan de la Patria mientras pisotean a todos los compatriotas que tiene a su alrededor con tal de acumular riquezas ¿Acaso son patriotas aquellos que defienden a las multinacionales españolas en sus rapiñas por tierras lejanas, provocando el odio de sus pobladores contra nuestra patria? ¿Son patriotas los empresarios españoles cuando su pretensión es la de obtener más beneficios a costa de la perdida de derechos de sus compatriotas? ¿Son patriotas los que especulan para hacerse ricos de la noche a la mañana a costa de sus compatriotas? ¿Son patriotas los que privatizan los recursos naturales propiedad de todos los españoles? ¿Son patriotas los que venden el patrimonio público construido con el esfuerzo de todos los ciudadanos? ¿Son patriotas los que condenan a toda una generación de jóvenes a ser unos parias? No, señor Rajoy, eso no es ser patriota, sino traidor a la Patria.
Ser un patriota de verdad es sentirse orgulloso porque en su país a nadie falta un trabajo con derechos, todos tienen un techo digno bajo el que vivir y nadie pasa calamidades, ni hambre. Ser un patriota es desear que nuestro país sea el más solidario, el que más hospitales y escuelas tiene y el que más construye fuera practicando la solidaridad con el resto de la Humanidad. Ser un patriota es el que recibe a los que vienen de fuera buscando una vida mejor como si fueran de la familia. Patriota es aquel que desea que su país sea conocido en el mundo como modelo de convivencia y bienestar social. Patriota es aquel que ama la historia de los hombres y mujeres que lucharon por la libertad, la igualdad y la solidaridad. Patriota es aquel que se niega a que los soldados de su Patria vayan a otros lugares a matar ciudadanos de otros países. Patriota es el que quiere sentirse orgulloso de sus científicos e intelectuales, trabajando por la paz y el bienestar de la población mundial. Patriota es el que defiende el derecho de sus compatriotas a sentirse, hablar y pensar diferente, incluso gobernarse de forma diferente si es su deseo. Patriota es el que pone los derechos de sus compatriotas por encima del mercado y la propiedad privada. Patriota es el que trabaja para garantizar una vida digna a las generaciones futuras. Ser un patriota, en definitiva, es el que lucha para sentirse orgulloso de su país por todas estas cuestiones. Sin embargo nada de esto tiene que ver con lo que hacen ustedes. Por eso, señor Rajoy, cuando alguno de ustedes habla de su amor a España, a algunos se nos remueven las entrañas por lo que ocurre.
Por eso, señor Rajoy -y, por extensión todos los demás-, ya que ustedes no tienen la suficiente dignidad para irse, sepa usted que voy a luchar todos los días y con todas mis fuerzas, hasta conseguir que todos ustedes nos dejen en paz y consigamos tener un gobierno de auténticos patriotas, capaz de garantizar una vida digna para todos nosotros y nuestros descendientes. Y ese día, señor Rajoy, tal vez consigamos llevar a los tribunales a todos los traidores a la Patria, como usted, como todos los que han actuado como usted y como aquellos a los que sirven.

viernes, 10 de abril de 2015

ADELITAS, RABONAS Y CANTINERAS. LA MUJER EN LOS CONFLICTOS REVOLUCIONARIOS DE AMÉRICA LATINA.

Ha fallecido recientemente Leandra Cabrera, la mujer más longeva de México, con 127 años cumplidos. Había nacido el 31 de agosto de 1887 en Tula (Taumalipas), y en su larga y azarosa vida tuvo 5 hijos, a los que vio morir, 20 nietos, 73 bisnietos y 55 tataranietos. Doña Leandra pasará a la historia por su longevidad pero, personalmente, me atrae más su condición de “Adelita” o “Soldadera”, que es razón principal de este artículo.
"Adelitas" o "Soldaderas" Mexicanas
Leandra, como otras adelitas, acompañó a su pareja, integrante de las tropas revolucionarias de Pancho Villa, en las cruentas campañas militares contra el ejército del dictador Porfirio Díaz. Apenas contaba 23 años y presumía que sus tortillas de comal eran muy populares entre los soldados. Tanto fue así que incluso llegaron a oídos de Doroteo Arango, verdadero nombre de Pancho Villa, a quien conoció personalmente. Terminada la contienda, Leandra, fue una de las primeras mujeres en ser beneficiadas con la distribución de tierras, privilegio que le supuso ser mirada con recelo en la machista sociedad mexicana de entonces.
¿Quiénes eran las adelitas? Se conoce por tales a las mujeres que participaron en la revolución mexicana como soldados, cocineras, enfermeras o ayudantes. Distintas fuentes señalan a Adela Velarde Pérez, enfermera nacida en Ciudad Juárez, como la mujer que inspiró el popular corrido revolucionario Adelita. Nieta de Rafael Velarde, amigo de Benito Juárez, atendía a los revolucionarios de la División Norte heridos en combate. Formaba parte de la Brigada de la Cruz que había creado Leonor Villegas de Manón y, cuando corría el 1914, atendió al soldado Antonio del Rio, quien, enamorado de ella, le compuso el corrido que lleva su nombre. Concluida la revolución, Adela Velarde fue homenajeada como veterana de guerra. Desde entonces, cada 20 de noviembre, miles de niñas mexicanas se visten de adelitas para conmemorar el triunfo de la revolución.
Entre las adelitas soldado destaca Petra Herrera, que durante meses ocultó su condición de mujer, haciéndose pasar por Pedro Herrera. Finalmente, su valentía y notables hazañas le permitieron ser reconocida entre las tropas revolucionarias. Era conocida su habilidad en la voladura de puentes y gracias a su arrojo y liderazgo pudo capitanear su propia partida de adelitas, con las que libró batallas en primera línea de combate. Una de sus acciones más destacadas fue la toma del Torreón en la batalla de Coahuila, el 30 de mayo de 1914. Uno de sus compañeros la cita expresamente como “aquella que tomó el Torreón y apagó las luces cuando entraron en la ciudad”.
Se dice que Pancho Villa ocultó su participación en la batalla al descubrir que había sido una mujer la protagonista de aquella gesta. Esa fue la razón por la que abandonó las tropas villistas y organizó su propia partida de adelitas que según las fuentes varía entre el medio centenar y el millar de integrantes. En 1917 se alineó con Venustiano Carranza y alcanzó la categoría de leyenda para las mujeres mexicanas. Tal fue su prestigio que incluso llegó a solicitar para sí misma el rango de General y continuar en el ejército acabada la contienda. Su petición fue rechazada, aunque el General Castro le había reconocido el grado de Coronel.
Decepcionada con el machismo imperante en el ejército, lo dejó al ser disuelta su compañía de adelitas. Aquello no supuso abandonar sus compromisos revolucionarios y ejerció de espía haciéndose pasar por cantinera en una taberna de Chihuahua. Las fuentes discrepan sobre donde aconteció el incidente que acabó con subida. Algunas aseguran que fue en Jiménez (Chihuahua), y otras que fue en Ciudad Juárez donde resulto tiroteada por un grupo de bandidos borrachos. Petra sobrevivió a los disparos, pero falleció poco después por la gravedad de sus heridas.
Las mujeres mexicanas no fueron las únicas en participar en los conflictos de su época. Las bolivianas, peruanas y chilenas también tuvieron gran protagonismo. En su caso eran conocidas como “rabonas” o “cantineras”. En el caso de las primeras, su nombre deriva del hecho de acompañar, al final de la columna, a las tropas de infantería.
Al detenerse la columna, las rabonas preparaban la comida y atendían a sus maridos o
Soldado peruano y "Rabona". Dibujo del siglo XIX
parejas, reparando los uniformes y realizando otras tareas domésticas.
Flora Tristán, en su obra “Peregrinaciones de una paria”, ambientada en la guerra civil peruana de 1833-1834, las llama las “Vivandières” de América del Sur, término utilizado en la Francia Napoleónica para referirse a las mujeres que acompañaban al ejército francés como cantineras o vendedoras de provisiones, aunque las características propias de las rabonas eran diferentes, como escribe Flora Tristán: “Las rabonas están armadas. Cargan sobre mulas las marmitas, las tiendas y en fin todo el bagaje. Arrastran en su séquito a una multitud de niños de toda edad. Hacen partir a sus mulas al trote, las siguen corriendo, trepan así las altas montañas cubiertas de nieve y atraviesan los ríos a nado llevando uno y a veces dos hijos a sus espaldas. Cuando llegan al lugar que se les ha asignado se ocupan primero en escoger el mejor sitio para acampar. Enseguida descargan las mulas, arman las tiendas, amamantan y acuestan a los niños, encienden los fuegos y cocinan. Si no están muy alejadas de un sitio habitado van en destacamento en busca de provisiones. Se arrojan sobre el pueblo como bestias hambrientas y piden a los habitantes víveres para el ejército. Cuando los dan con buena voluntad no hacen daño alguno, pero cuando se les resiste se baten como leonas y con valor salvaje triunfan siempre de la resistencia... Estas mujeres proveen a las necesidades del soldado, lavan y componen sus vestidos... Viven con los soldados, comen con ellos, se detienen donde ellos acampan, están expuestas a los mismos peligros y soportan aún mayores fatigas... Cuando se piensa en que, además de llevar esta vida de penurias y peligros cumplen los deberes de la maternidad, se admira uno de lo que puedan resistir”.
El origen de la Rabona se remonta al ejército realista peruano de la guerra de independencia, cuando los oficiales permitían que las mujeres de los reclutas, generalmente indígenas y mestizos de la Sierra, les acompañaran en campaña, incluso con sus hijos pequeños a cuestas, para evitar la desmoralización y deserción de la tropa durante los primeros meses del adiestramiento. Con el tiempo, muchas de ellas terminaban formando parte del batallón y no era inusual que caído su hombre en combate le prodigaran los primeros auxilios o asistieran en su agonía llegando a tomar el fusil para combatir en su lugar. Los hijos nacidos o criados en campaña solían pasar el resto de su vida ligados a la milicia, incorporándose como tamborileros desde la niñez o como soldados desde la adolescencia.
Andrés García Camba, general español, cuenta en sus memorias como en la batalla de Umachiri el campamento realista fue atacado por los rebeldes, siendo defendido por los pocos soldados que se encontraban allí y las rabonas que acompañaban al ejército, quienes dirigidos por un capellán lograron rechazar el ataque. El mismo oficial señala después que: “en 1817, el virrey Pezuela trató infructuosamente de desterrar esta perniciosa costumbre de que un ejército de mujeres siguiera a las tropas en sus expediciones en el Alto Perú, las cuales, si bien ofrecían la conveniencia de preparar diligentes la comida de sus relacionados, aumentaban desmedidamente el consumo y eran una langosta para los pueblos, haciendas o rancherías por donde pasaban”.
Un caso particular se presenta en las memorias del general argentino Gregorio Aráoz de Lamadrid, que al narrar su última incursión en el Alto Perú, en 1817, refiere: “Como no había yo permitido que siguiera a la división desde Tucumán una sola mujer, pues no sirven estas sino para montar los mejores caballos de los soldados, distraer a estos, consumirles sus vestuarios y merodear en las marchas cuanto encuentren a mano separándose de los caminos, di una fuerte orden a la división prohibiendo que siguiera mujer alguna, [...] más como podía haber entre ellas algunas mujeres legítimas dispuse que quedaran estas a cargo del gobierno [...] y que se les pasara una pequeña pensión a cuenta del haber de sus maridos hasta mi regreso, pues fueron muy pocas”.
No obstante esta descripción, en ocasiones las rabonas recibían un pago de la caja del cuerpo como si formaran parte de él y eran empadronadas en listados elaborados por la inspección del ejército donde se consignaba su nombre y el “soldado a que pertenece”. En el periódico El Nacional del 9 de diciembre de 1876 se escribe: “Las rabonas del batallón Ayacucho en número de doscientas fueron hoy al palacio de gobierno, pidiendo se les remitiera al lugar donde se encuentran sus esposos. Las amorosas, como también se les llama, renuncian al diario pago que se les da, a fin de cubrir con él los gastos que ocasione su viaje”.
Aunque al iniciarse el combate eran generalmente enviadas a retaguardia para colaborar con los servicios de ambulancia, algunas llegaban a tomar parte en las acciones y, por sus méritos militares, eran promovidas en el mismo campo de batalla e incluso se hacían merecedoras de una pensión militar como cualquier veterano si es que resultaban heridas. Tal fue el caso de María Olinda Reyes, rabona pierolista conocida entre la tropa como Marta, quien participó en la guerra contra Chile y la guerra civil de 1895, alcanzando el grado de capitana y obteniendo perdurable fama en el ejército. Marta es recordada en una marinera (cancioncilla): “muchachos vamos a Lima que viene la montonera, con Felipe Santiago Oré y Marta la cantinera”.
Irene Morales "Cantinera chilena" 1865-1890
Como “Cantineras” eran conocidas en Chile las mujeres que acompañaban al ejército durante el siglo XIX en calidad de enfermera, “autorizada oficialmente por el gobierno chileno para marchar junto a un regimiento, llevando a cabo labores domésticas, humanitarias y sanitarias. Pese a que hubo cientos de voluntarias dispuestas a ir al frente junto con sus esposos, hijos o amantes, la cantinera debía ser soltera, de “moralidad reconocida” y “probadas buenas costumbres”. En Chile, el origen de la cantinera se remonta a 1830. En la guerra que enfrentó a Chile contra la Confederación Perú-Bolivia destacó Candelaria Pérez, quien se enroló en el Batallón Carampangue y llegó incluso a obtener el grado de sargento por su “espíritu y valentía” en el asalto al cerro Pan de Azúcar, durante la batalla de Yungay, el 20 de enero de 1839: “El episodio más notable de la batalla fue el asalto de una formidable posición enemiga, situada en la cumbre de un cerro que por su forma se llama Pan de Azúcar [...] En el asalto de Pan de Azúcar se distinguió entre los soldados más valientes una mujer llamada Candelaria Pérez, que hizo toda la campaña del Perú peleando atrevidamente en las batallas, soportando con alegría las privaciones y sirviendo con abnegación a los heridos y los enfermos. En recompensa de sus servicios y su valor, el General Búlnes le dio el grado de Sargento y desde entonces fue conocida en Chile con el nombre de la Sargento Candelaria”.
Iniciada por la sargento Candelaria Pérez, la institución de las cantineras continuó en la Guerra del Pacífico. Es entonces cuando se incorporó el mayor número de cantineras. La mayoría provenía de los estratos medio-bajo y bajo de centros urbanos como Santiago y Valparaíso. El 1 de agosto de 1879, el capitán Rafael Poblete consintió admitirlas puesto que auxiliaban “como vivanderas [...], prestando al mismo tiempo sus servicios en la enfermería, decretándose que cada regimiento podría ser acompañado de dos cantineras”. Sin embargo, cada compañía tenía de una a cuatro cantineras que suplían lo que actualmente serían los distintos aspectos de la logística. En el arte de la época, las cantineras se representaron vestidas con el mismo uniforme y los mismos distintivos del regimiento al que pertenecieron, aunque llevando faldas.
Así se refiere a las cantineras chilenas Nicanor Molinare: “llovían las balas y esas patriotas mujeres, sin temor ninguno, confortaban, curaban y ayudaban a bien morir a los que la mala suerte enviaba a pasar la última revista; y sin esperar galardón, ni premio alguno, cumplían estrictamente con su deber. ¡Ah!, esas camaradas como nadie cumplieron con su misión”.
Algunas de las cantineras que acompañaron al ejército de Chile durante la Guerra del Pacífico fueron:
·         2 mujeres anónimas. En la batalla de La Concepción, donde se batió el Regimiento 6° de Línea ‘Chacabuco’, “fueron muertas también dos mujeres de los soldados, de tanto coraje, que en lo más recio del combate, animaban a los suyos en alta voz que continuasen peleando”.
·         Rosa González.
·         Susana Montenegro. Fue capturada y muerta en la batalla de Tarapacá.
·         Irene Morales. Nació en La Chimba, Santiago, en 1865 y se alistó disfrazada de hombre. Al ser descubierta, fue asignada como cantinera. Llegó incluso a usar el fusil en las batallas como en la toma de Pisagua, en Dolores, donde su valor fue reconocido por el general Manuel Baquedano; en Tacna, Arica, Chorrillos y Miraflores.
·         Manuela Peña. Mientras ella era cantinera, su hijo Nicolás Rojas, de 14 años, era tambor.
·         María Quiteria Ramírez. Apodada “María la Grande”, nació en Illapel en 1850. Se enroló como la primera cantinera del Regimiento 2º de Línea. Bajo las órdenes de Eleuterio Ramírez, participó en la batalla de Tarapacá, donde fue capturada y conducida a Arica junto al ejército en retirada. Tras la batalla de Arica, recuperó la libertad y se reincorporó a su regimiento. Se batió en la batalla de Chorrillos.
·         Rosa Ramírez. Cantinera del Regimiento 2º de Línea, muerta en la batalla de Tarapacá.
·         Dolores Rodríguez. Esposa de uno de los soldados que se batieron en Tarapacá, a quien acompañó. Al quedar viuda, empuñó el fusil y luchó hasta caer herida.
·         Leonor Solar. Apodada “la Leona”. Cantinera del Regimiento 2º de Línea, muerta en la batalla de Tarapacá.
·         Juana Soto.
·         Filomena Valenzuela. Apodada “la Madrecita”, nació en Copiapó en 1848. De familia acomodada, fue esposa del director de la banda del Regimiento Atacama, en el que se enroló. Participó en la toma de Pisagua y en las batallas de Dolores, Los Ángeles, donde obtuvo el grado de subteniente, Tacna y Miraflores.
·         Carmen Vilches. Perteneció al Regimiento Atacama con el que participó en la batalla de Los Ángeles.
Estas son algunas de las mujeres protagonistas de los conflictos armados en la América Latina del siglo XIX y principios del XX. Adelitas, rabonas y cantineras pasaron al olvido con la modernización progresiva de los ejércitos. Sirvan pues estas líneas para rendirles merecido homenaje.
Marcel Félix Sánchez
Bibliografía:
Flora Tristán, “Peregrinaciones de una paria”, pag 366
Rufino Blanco-Fombona, “Biblioteca Ayacucho”, pag 205
Gregorio Araez de La Madrid, “Observaciones sobre las memorias postumas del brigadier general don José María Paz”, pag 121
Comisión permanente de estudios históricos del ejército del Perú, “La resistencia de Breña”, tomo 1º, pag 144-147
Revista de ciencias sociales, “Filomena Valenzuela, un libro y una calle iquiqueña”

Larrain, Paz. “La presencia de la mujer chilena en la guerra del pacífico”. Universidad Gabriela Mistral. Santiago, 2002, pag 35

miércoles, 8 de abril de 2015

EL ESPERPENTO DE IU

Juan Carlos Escudier.
Alberto Garzón, candidato IU elecciones generales
En Izquierda Unida no hay nada seguro. Durante años se creyó que tenía un coordinador general pero se trataba de una ilusión óptica, un espejismo del desierto, y aún hoy parece que hay alguien donde sólo existe una masa de aire caliente. Igual ocurrió con sus candidatos por Madrid, que un día estaban y al día siguiente no, un truco de magia que se viene ensayando por si hay que hacerlo con toda la coalición más temprano que tarde. Lo único tangible allí es el caos organizado, de manera que si una mariposa mueve graciosamente sus alas en China es altamente probable que en IU se esté formando una pelotera del quince.
En medio de esta incertidumbre, hay quien ha querido ver un gesto de autoridad en la filípica con la que Cayo Lara exigía a los suyos poner fin a las hostilidades internas que están consumiendo a la organización. Se trataba justamente de todo lo contrario. Fue una declaración completa de impotencia, un reconocimiento absoluto de incapacidad y, lo que es peor, una certificación notarial del naufragio. ¿De qué vale avisar del inminente choque contra el iceberg si quien tendría que llevar el timón es incapaz de cambiar el rumbo?
Lara, eso sí, es un comentarista atinadísimo. Pues claro que ningún partido puede estar cinco meses dándose de hostias, como él mismo decía, y subir en votos, como no hay ninguna fuerza política que encare el amotinamiento de una de sus federaciones de brazos cruzados o redactando resoluciones para que los portavoces a los que se pide su dimisión practiquen la papiroflexia. De nada vale pedir responsabilidades a quien ahora se dedica a hacer glosa de lo obvio porque si algo tienen los espejismos es que son inaprensibles.
El rapapolvo del supuesto líder de IU se producía en la misma reunión en la que la Presidencia Federal aprobaba no reconocer la lista al Ayuntamiento de Madrid encabezada por Raquel López, en abierta demostración de que el surrealismo no estaba muerto sino sólo tomando cañas. A estas alturas de la película existe un candidato a la Comunidad de Madrid, Luis García Montero, apoyado por todos, y una candidata a la alcaldía elegida por la militancia a la que sólo respalda IU Madrid. Metafísicamente hablando, los dos están pero sólo uno es. De Berlanga.
El mismo Lara está aunque sólo sea aire, y pese a que sus intenciones declaradas eran las de no estar próximamente. De hecho, tras renunciar a competir en las primarias y dar todo su apoyo a Alberto Garzón, parecía que su marcha era inminente. Al coordinador que no coordina se le atisba de lejos, brumoso, sin que se comprenda muy bien cuáles son sus objetivos. ¿Querrá compensar sus escasas dotes como capitán con ese acto de sacrificio supremo que es el hundirse con su propio barco? Es una posibilidad.
Como se ha dicho, en IU nada es lo que parece. Garzón, por ejemplo, aparentaba ser un líder real, de carne y hueso y no un reflejo en una tórrida carretera. A estas alturas, sin embargo, existen dudas razonables. Nada garantiza que el oasis no sea otro conjunto de dunas caprichosas. Viendo la deriva, un auténtico líder no contemporiza y exige tomar las riendas lo antes posible, aunque ello signifique enfrentarse a quien le ha promovido.
De un verdadero líder no se espera que argumente que lo mejor que puede hacer IU, una vez cerrada la puerta de la convergencia, es no presentar candidatura al Ayuntamiento de Madrid para no fragmentar el voto de izquierdas, porque con ese mismo razonamiento IU no debería presentar listas en ningún sitio, ni siquiera la que él está llamado a encabezar en las próximas elecciones generales.
Es posible que los problemas de IU no tengan su origen en Podemos, aunque es más que evidente que Podemos es su gran problema. La unidad popular queda muy bien en los manifiestos pero es disparatada si las condiciones de una de las partes conducen al suicidio colectivo de la otra. Llegados a ese punto, o se defiende el fuerte o se entrega tras arriar la bandera si es que alguien lo quiere. Todo lo demás es un puro esperpento.

martes, 7 de abril de 2015

El tiempo amarillo (Memorias 1921-1997), de Fernán Gómez. El viaje a todas partes de un testigo del siglo XX

Mercedes Arancibia. Periodista. Co Directora de Crónica Popular

Algún día se pondrá el tiempo amarillo sobre mi fotografía(Miguel Hernández)
La editorial Capitán Swing ha recibido la primavera recuperando unas otoñales memorias de enorme valor para cinéfilos, fans y curiosos en general. El tiempo amarillo, 600 páginas escritas por el gran actor que fue Fernando Fernán Gómez, a quien no le gustaban nada los libros gordos y creía que no hay que fiarse nunca de las memorias.
El tiempo amarillo (Memorias 1921-1997) Editorial: CAPITAN SWING
El tiempo amarillo (Memorias 1921-1997)
Editorial: CAPITAN SWING
Iconoclasta, rompedora de la primera a la última página, esta tercera edición de algunos recuerdos que tiene el añadido de un prólogo firmado por el cineasta Luis Alegre, que hizo con David Trueba la película documental La silla de Fernán Gómez (conversación con el actor en la que habla de su vida, la juventud, la guerra civil, las noches de Madrid, el amor, las mujeres, el franquismo…) y que cuenta como se inició, en una Nochevieja, una amistad “para siempre”, más que memorias propiamente dichas de un artista de múltiples facetas (Fernán Gómez fue actor, realizador, guionista, novelista, autor e intérprete teatral y escritor de novelas, artículos, ensayos…) es una mirada muy personal sobre España y sus circunstancias, a través de las décadas que van de la Segunda República al final de la Transición primero y hasta los últimos ’90 en la ampliación efectuada para la segunda edición, y también en cierta manera una introspección sobre la persona y el personaje público, que Fernán Gómez intentó casi siempre separar aunque en ocasiones no lo lograra (y de ahí episodios como el archiconocido de su encontronazo con un admirador insistente en plena calle de Alcalá –Fernán Gómez fue el más “castizo” de los argentinos).
En esta autobiografía selectiva, como selectiva es siempre la memoria, Fernán Gómez -hombre de cine, de teatro, de tertulia, de cenas con los amigos y de interminables conversaciones hasta el alba- habla de su nacimiento en Perú y su ingreso en el registro civil en Argentina, de su madre con nombre y apellidos –una actriz importante, Carola Fernán Gómez-, de su padre sin nombre ni apellido, como un espectro constante allá, al fondo de los muchos pasillos de su infancia (el prologuista, Luis Alegre, recuerda que en algún momento se hizo público que, por ese lado, el actor era nieto de María Guerrero, otra gloria de las tablas), su vida de colegial en baratas academias de barrio y colegios burgueses, según fueran las cosas en la carrera de su madre, los inicios de la carrera de actor y los autores que entonces tenían un peso en las compañías y creyeron en él (Jardiel Poncela, Paso padre), su ingreso en la CNT, la guerra civil y el Madrid primero republicano y después sometido, las películas, los amigos (entre ellos el imprescindible Manuel Alexandre y otros compañeros de adolescencia), las mujeres (el prologuista recuerda que tuvo la suerte de “encontrar tres veces a la mujer de su vida”), las criadas (y la iniciación erótica en aquellos funestos años de posguerra), las aventuras teatrales y finalmente el éxito; siempre relativo porque, desgraciadamente, en este país y salvo excepciones, el éxito artístico no suele tener su equivalente en el aspecto monetario, y mucho menos en los años en que Fernán Gómez fue un imprescindible en los repartos.
Libertario a su manera, pero libertario en fin de cuentas –“En España no solo funcionan mal los que mandan sino también los que obedecen”-, en toda la obra planea protectora la figura de una abuela amantísima que acompañó al niño durante años al colegio y al cine, y dio respuesta a todas las preguntas de un chaval curioso y un tanto “voyeur”, como todos.
“El concepto de triunfo en su literatura memorial está atenuado por la entereza melancólica del inconformismo y la duda. Las conquistas amorosas son pequeños fracasos. Y el reconocimiento profesional, un accidente inexplicable y con el dudoso aval de un público inculto de señoras de té con pastas” (Javier Villar, El Mundo).
Mucha más fresca y espontánea la primera parte de las memorias, la que dio por concluida, y fue la primera edición de 1990, las siguientes aportaciones (hasta 1998 la segunda edición) no son sin embargo desdeñables pese a que en ellas haya más pesimismo y sean una ininterrumpida reflexión sobre la fugacidad del tiempo, y no digamos de eso que se conoce como fama o triunfo: parece que los éxitos, en el mundo de las luminarias cinematográficas y teatrales, duran más o menos el tiempo de la permanencia en escena. Y eso, al menos al echar la vista atrás, duele. Así, Fernán Gómez recuerda que, en sus comienzos con un despegue bastante afortunado, pasó de ser el adorado actor de Balarrasa (Nieves Conde, 1951, joven de vida desenfrenada de la época, o sea alcohol, juego y “señoritas”, arrepentido y después misionero en Alaska), y “el que se muere enBotón de ancla” (1948, Ramón Torrado, historia patriótica de tres marinos enamorados de la misma mujer), al olvido más absoluto cuando durante un año no recibió ninguna propuesta. Después tuvo también otras épocas en blanco, pero para entonces ya era casi un anciano y esas y otras cosas tenían solo una importancia relativa. Y, además, por entonces le nombraron académico de la Lengua, recibió la medalla de Bellas Artes, dos acontecimientos que le llenaron de orgullo, y estaba muy a gusto en su modesto chalé de Algete, con la tercera y definitiva compañera de su vida, Emma Cohen.
Reeditar hoy estas memorias, cuando el tiempo empieza a amarillear su fotografía, es rendirle un penúltimo homenaje antes de que la imagen desaparezca por completo como ha estado a punto de ocurrir, debido al analfabetismo evidente de los políticos que se ocupan de “la cultura”, con el teatro que lleva su nombre en el centro de Madrid.
El tiempo amarillo (Memorias 1921-1997)Editorial: CAPITAN SWING
ISBN: 9788494287886
664 páginas, 26,50€

lunes, 6 de abril de 2015

Libertad para Khalida Jarrar, militante palestina del FPLP, detenida el pasado dos de abril

Crónica Popular

En horas de la madrugada del Jueves 2 de Abril, docenas de soldados de ocupación israelí rodearon la casa de la diputada palestina Khalida Jarrar, una líder prominente de izquierda, feminista y defensora de los derechos humanos; arrestándola, tumbando la puerta y encerrando a su esposo en un cuarto separado de la casa. Jarrar es una líder en el Frente Popular para la Liberación de Palestina, y logró evitar un intento de ocupación israelí para expulsarla de Ramallah a Jericó por seis meses. Actúa ya! Demanda la liberación inmediata de Khalida Jarrar!
06_01_KhalidaJarrar¿Quién es Khalida Jarrar?
Jarrar ha sido por mucho tiempo una defensora de los presos políticos palestinos, exdirectora de la Asociación para el apoyo de los prisioneros de Addameer y los Derechos Humanos, y miembro de su consejo. También es directora del Comité de Prisioneros del Consejo Legislativo Palestino (CLP), feminista y una voz prominente para la defensa y expansión de los derechos de las mujeres palestinas.
Jarrar ha sido una participante visible y sobresaliente en las demostraciones en la rivera occidental en apoyo a los palestinos y palestinas de la franja de Gaza, denunciando el asesinato de 2,000 palestinos y palestinas de manos de las fuerzas de ocupación israelí.
Desde 1998 se le ha prohibido viajar fuera de la Palestina Ocupada; cuando en 2010 necesitó tratamiento médico en Jordania, luchó en una campaña pública hasta finalmente recibir tratamiento.
Miles de organizaciones y personas alrededor del mundo actuaron en Agosto y Septiembre del 2014, declarando que ellos y ellas estaban al lado de Khalida Jarrar y demandando la cancelación de una “orden de supervisión especial” que la forzaba a transferirse de su natal Ramallah a la ciudad de Jericó. Entonces Jarrar se negó a ser transferida y en cambio, puso una carpa en protesta a fueras del jardín del Consejo Legislativo Palestino en Ramallah, donde ella vivía y trabajaba, hasta que la orden fue derrogada el 16 de Septiembre de 2014. “Es la ocupación israelí la que tiene que irse de nuestro hogar” dijo Jarrar en ese entonces. La carpa fue visitada por numerosas delegaciones palestinas e internacionales, incluyendo miembros de parlamentos internacionales.
Ahora hay un total de 16 miembros electos del Consejo Legislativo Palestino arrestados por Israel, 9 bajo detención administrativa sin juicio ni cargos. Los miembros del CLP han sido blancos sistemáticos de las fuerzas de ocupación israelí repetidas veces.
Hoy, la Campaña de Solidaridad con Khalida Jarrar ha sido reactivada para demandar su liberación inmediata.
Actúa para apoyar a Khalida Jarrar:
  1. Haz click aquí para mandar un mensaje a las Fuerzas de Ocupación Israelí y demandar la liberación inmediata de Khalida. Es importante que las fuerzas de ocupación sepan que Khalida tiene apoyo alrededor del mundo de personas que no guardarán silencio de cara a esta injusticia.
  1. Firma la petición. Firma y comparte esta petición demandando la libertad inmediata de Khalida Jarrar.
  1. Contacta a algún miembro del parlamento, representante o miembro del parlamento europeo. El ataque a Khalida es un ataque a la legitimidad parlamentaria y a la expresión política de Palestina.
Los miembros parlamentarios tienen la responsabilidad de presionar a Israel para cancelar esta orden.
  1. Usa los recursos de la campaña para informar a tu comunidad, diputados y miembros del parlamento de tu país y a otras personas sobre el caso de Khalida.
  1. Protesta en el consulado o embajada de Israel por Khalida Jarrar. Lleva posters y panfletos sobre el caso de Khalida y haz una protesta, o únete a una protesta con esta información importante. Organiza un evento o una discusión comunitaria, o incluye el caso de Khalida en tu próximo evento sobre Palestina.
  1. Boycotea, despoja y sancciona. Haz que Israel sea responsable por sus violaciones a la ley internacional. No compres productos israelíes y haz campaña para que se terminen las inversiones en corporaciones que se lucran de la ocupación ilegal de territorios palestinos. Aprende más enbdsmovement.net(sólo disponible en Inglés).
¡Libertad para Khalida Jarrar Ahora!
Envíe esta carta a las fuerzas de ocupación israelíes (IOF, según sus siglas en inglés) para exigir su liberación inmediata.
Texto de la Carta:
Al Primer Ministro Benjamin Netanyahu y al Brigadier General Dani Efroni:
Les dirijo esta carta para exigir la liberación inmediata de la diputada palestina Khalida Jarrar, una líder política y defensora de los derechos de los detenidos, desde hace mucho tiempo. Fue arrestada en horas de la madrugada del 2 de Abril cuando una docena de soldados allanaron su hogar en Ramallah y encerraron a su marido en otra habitación de la casa.
Los arrestos de las y los lideres palestinos por las fuerzas ocupacionales israelís, son un claro intento de silenciar y reprimir las demandas palestinas de ser libres de ocupación y apartheid. El arresto de Khalida Jarrar es a la vez un ataque a la organización y liderazgo de las mujeres palestinas.
El otoño pasado, miles de personas y organizaciones alrededor del mundo apoyamos a Khalida Jarrar cuando las IOF quisieron forzar su traslado y expulsión ilegal, y ahora, nuevamente, volvemos a apoyar a Khalida y exigimos su liberación inmediata.
El mundo está mirando. Estamos con Khalida y repudiamos esta injusticia.
Sinceramente,
Su nombre (requerido)
Su correo electrónico (requerido)
Su ciudad
Su país

domingo, 5 de abril de 2015

#YoConCayoLara #LaMilitanciaConCayo. MÁS LEÑA AL FUEGO DE IU

Poca inteligencia muestran los del hashtag #YoConCayoLara porque lo están poniendo a los pies de los caballos y no merece este final a su mandato. Aunque visto lo visto no me extrañaría que algún ex Coordinador estuviera animando el cotarro para deleitarse con el dulce sabor de su personal venganza.
Gregorio Gordo, Cayo Lara y Angel Perez
Ya lo adelanté en el artículo “La deriva de Llamazares”, y no me sorprendería que desde Izquierda Abierta estén detrás de una maniobra que tiene como objetivo final la partición en dos de Izquierda Unida para hacerse con el control de los restos tras la batalla. Afortunadamente, desde el PCE y el entorno de Alberto Garzón no han caído en la provocación y han respondido en tono conciliador con el hashtag #ElPCEConCayoYAlberto. A Llamazares y sus aliados de IUCM les ha fallado la jugada y han dejado un escenario complicado para después de las elecciones municipales y autonómicas.
Se puede estar con Cayo y no estar con su tancredismo ante los desafíos que le han planteado ciertas federaciones en estos últimos años. Yo mismo estoy con Cayo en lo personal pero disiento de el en su posición ante la convergencia y especialmente en su forma de afrontar los conflictos internos y sus dos varas de medir. Sí. Una vara para medir la actuación cuando la federación discrepante no es de su familia: caso Ezker Batua (rompió con ella, peleó en los juzgados por las siglas y tras perder impulsó la formación de Ezker Anitza). ¿Actúo con tanta contundencia porque la federación vasca era aliada de Llamazares? Y otra vara de medir cuando la federación discrepante es de las que apoyaron su candidatura a Coordinador Federal: casos de las federaciones Extremeña y Madrileña. Nadie entiende que no haya sido contundente con quienes han desoído las resoluciones federales en cuestiones tan decisivas como la política de alianzas (frenar el paso a gobiernos del PP) y la lucha contra la corrupción. Nadie entiende que tenga un papel relevante en la dirección colegiada de IUCM Libertad Martínez, persona de confianza de los expulsados Pérez y Gordo, imputada por hackear las cuentas de correo de Cayo Lara y suplantar su personalidad en las redes sociales. En un partido mínimamente serio se la habría expulsado hace tiempo y sin embargo ahí sigue, participando activamente en la campaña #YoConCayoLara
La campaña no tenía como objetivo principal apoyar a Cayo Lara, su liderazgo no está en cuestión, sino debilitar a quienes encabezan la ofensiva contra los corruptos de IUCM: Centella, Garzón y el PCE. Y siendo Cayo consciente de esta realidad debería desmarcarse de estas luchas cortesanas y poner orden entre quienes le utilizan como ariete contra los partidarios de la convergencia. Su puñetazo en la mesa de la última Presidencia Federal habría tenido credibilidad si no se hubiera ausentado para no votar contra la candidatura apoyada por Gordo y Pérez. Esta es la enésima vez en que se muestra tibio frente a quienes tanto daño hacen al proyecto federal y se enroscan en sus cargos con la falacia de la defensa de las siglas.
Defender las siglas de IU es el argumento que esgrimen contra la convergencia y las candidaturas unitarias. Bien, allá ellos con tan débil argumento porque la historia está plagada de hechos que les quitan la razón. El PCE abandonó en 1921 el proyecto socialista para andar su propio camino y pocos años después se integró en las candidaturas del Frente Popular, y no se disolvió sino que salió fortalecido. En 1986 constituyó IU con compañeros de viaje tan dispares como el PCPE, PASOC, Partido Humanista, Izquierda Republicana y Partido Carlista (a algunos aún se nos abren las carnes cuando vemos los compañeros de cartel que llevábamos entonces) tampoco se disolvió tras aquella apuesta sino que es casi hegemónico en lo que queda de la IU inicial. Nada que ver con Podemos, Cha, Anova, Equo, Compromis, ICV, BNG..., con los que ahora estamos obligados a converger. En fin…, el PCE, lejos de desaparecer, sigue vivito y coleando y queriendo dar nuevos pasos hacia la convergencia.
No dejo de preguntarme si lo que defienden estos personajes son sus sillones y se escudan para ello en las siglas. Un dato me daría la razón en esta hipótesis: la incapacidad manifiesta y la falta de empatía de estos dirigentes es consustancial a su inmovilismo. Saben que en el partido, que controlan con puño de hierro, no son contestados pero no ocurre lo mismo entre la ciudadanía y los movimientos sociales, donde carecen de credibilidad y de apoyos y por eso se niegan a converger con la excusa de defender a IU y a sus siglas. Lo suyo es miedo escénico a primarias abiertas.
Pobres y ciegos incultos enroscados en su mentira. Les daré un dato para abrirles los ojos a la realidad: más de 13 millones de españoles tendrán la opción de votar candidaturas de unidad popular en las que participan IU, Podemos y otros actores de la izquierda. Barcelona, con el impulso de Barcelona en Comú, Bilbao, Zaragoza, Murcia, Logroño, Alicante, A Coruña y Madrid, con Ahora Madrid, son algunas de las grandes ciudades con candidaturas unitarias. Y la fórmula unitaria se extiende como reguero de pólvora por toda la geografía española.
Se resisten los mediocres o quienes tienen miedo a que se levanten las alfombras de sus “cortijillos”. Tres federaciones de IU lideran la estrategia de poner puertas al campo: la madrileña, donde Gordo y Pérez cuentan con el apoyo de Llamazares a cambio de puestos en las listas; la extremeña, donde Pedro Escolar ha intervenido las agrupaciones de Cáceres y Badajoz y ha sido denunciado a la policía por el intento de ocupar sedes y cambiarles las cerraduras; y la de Castilla La Mancha, donde han cruzado todos los límites de la decencia por el método empleado para hacerse con la marca Ganemos y poder controlar los Ganemos locales. Ante tal disparate se han quedado solos, la agrupación de Puertollano se ha partido en dos y la de Ciudad Real amenaza con seguir el mismo camino.
La ruptura. Este es el resultado de anteponer lo personal a lo general, de escudarse en la defensa de unas siglas a las que manchan con solo nombrarlas.

Plumaroja

jueves, 2 de abril de 2015

Felipe González, el PSOE y la CIA

Germán Gorraiz López. Analista de Economía y Política

En su libro La CIA en España (Editorial Debate), el periodista de investigación Alfredo Grimaldos asegura que la llegada al poder del socialista Felipe González como presidente del Gobierno español en 1982, fue en realidad la alternativa “diseñada y controlada por la CIA para mantener la tutela sobre España”, estrategia diseñada en el Congreso de Suresnes tras el que asistimos al acta de defunción del camarada Isidoro y al nacimiento de un Felipe Gónzalez convertido ya en Secretario General de un PSOE tutelado por la CIA .
08_02_CIALa deriva totalitaria del estado Español arranca con la implementación de la doctrina de la alternancia en el Poder del bipartidismo PP-PSOE como defensa y garante del citado establishment dominante, fruto del acuerdo tácito entre los partidos políticos tras el simulacro de golpe de mano de Tejero (23-F del 1981) y alcanzó su mayoría de edad con la llegada al poder del PSOE y el nombramiento como Presidente del Gobierno de Felipe González (1982), con quien asistimos al finiquito de la idílica Transición y al inicio de la deriva totalitaria del sistema mediante la implementación del llamado “terrorismo de Estado” o “guerra sucia” contraETA y su entorno, del que serían paradigma los Grupos Armados de Liberación (GAL).
Ya en 1.989, el Comité de Encuesta sobre las violaciones de los Derechos Humanos en Europa (CEDRI), elaboró un duro manifiesto en el que denunciaba la deriva totalitaria y el “terrorismo de Estado” implementado por el Gobierno de Felipe González con las siguientes palabras: “el GAL con su cadena de crímenes, su impunidad y sus evidentes raíces en las más altas instancias del Estado, descubren los cimientos enfermos de la democracia española y la verdadera credibilidad de sus instituciones y gobernantes”.
La trama del GAL se destapó gracias a las pesquisas de periodistas del Deia, Diario16 y de El Mundo. Así, este periódico, fundado por Pedro J. Ramírez, publicó una noticia en la que afirmaba que el comisario Amedo (implicado en dicha trama y posteriormente condenado junto con el entonces Ministro del Interior, José Barrionuevo, Rafael Vera, Miguel Planchuelo, Michel Domínguez, Julián San Cristóbal y el dirigente socialista vasco García Damborenea), habría entregado varios documentos relacionados con los atentados contra dos bares del País Vasco-Francés (Iparralde), atribuidos al GAL y que implicarían directamente a responsables políticos y policiales. Posteriormente, en el juicio contra Planchuelo, Amedo afirmó que “los GAL fueron decisión de Felipe Gónzalez”, aunque nunca se pudo probar que el misterioso “Señor X” que desde la sombra movió los hilos del GAL y que al descubrirse la trama los abandonó a su suerte (aunque tan sólo habrían cumplido el 5% del total de su condena), fuera el entonces Presidente del Gobierno Felipe González.
Un hito fundamental en la espiral involucionista del régimen del 78 sería la implantación por el Gobierno socialista de Felipe González de la Ley Antiterrorista de 1985, definida por José Manuel Bandrés en su artículo “La Ley antiterrorista: un estado de excepción encubierto”, publicado en el diario El Paíscomo “la aplicación de facto del estado de excepción encubierto”. Dicha Ley Anti-terrorista (todavía vigente a pesar de la ausencia de actividad por parte de ETA), sería un anacronismo propio de la dictadura franquista, un limbo jurídico que habría convertido los sótanos de cuartelillos y comisarías en escenarios distópicos de naturaleza real (no ficitica) y en Guantánamos virtuales refractarios al control de jueces, fiscales y abogados y que facilitarían la labor de los Cuerpos de Seguridad del Estado para obtener evidencias delictivas mediante prácticas inadecuadas (léase tortura), prácticas confirmadas por las declaraciones de Luis Roldán, Director General de la Guardia Civil con Felipe González.
La deriva regresiva tendría su continuación con la Ley Orgánica 7/2000 del Gobierno Aznar que incluyó como novedad la aparición del llamado “delito de exaltación del terrorismo” y prosiguió su escalada con la firma por Aznar y Zapatero del llamado Pacto por la Justicia y las Libertades de 2003 que instauraba de facto “la cadena perpetua estratosférica” al elevar la pena máxima de cárcel hasta cuarenta años, superando la “crueldad del régimen de Franco “ que contemplaba los 30 años de cárcel como pena máxima).
En el paroxismo de la involución, hemos asistido a la reciente modificación del Código Penal para constreñir hasta su nimiedad los derechos de expresión (Ley Mordaza) y a la ultimísima firma entre Rajoy y Sánchez del llamado “pacto antiyihadista” que, bajo la falacia de combatir el terrorismo yihadista, “convierte en delitos terroristas infracciones menores o conductas lícitas y supone un ataque a la línea de flotación del sistema constitucional” en palabras de Manuel Cancio Meliá , no siendo descartable que tras la debacle electoral de unPSOE sumido en un catártico proceso de crisis identitaria tras perder en el camino incontables jirones del primigenio ideario socialista de su fundador Pablo Iglesias, consume la perpetuación del Tardofranquismo en el Estado español mediante un Gobierno de coalición con el PP siguiendo los dictados de un Felipe González que obedeciendo órdenes directas de la CIA, se habría convertido en el adalid del boicot internacional contra el Gobierno de Maduro así como de la implementación en el Estado español de un Gobierno de Coalición PP-PSOE para evitar la hipotética llegada al poder de Podemos, partido considerado por EEUU como de “filiación chavista”.
Mientras, los actuales dirigentes del PSOE (Pedro Sánchez y Susana Díaz), presos del atavismo de la servidumbre a los poderes fácticos del momento y de su adicción a la poltrona, continuarán ignorando la gravedad de la aplicación de dichas medidas regresivas en la creencia de que no serán los siguientes, pero para que no puedan alegar como atenuante ante el juicio de la Historia el desconocimiento por miopía intelectual, me permito parafrasear el poema Cuando los nazis vinieron del pastor protestante alemán Martin Niemöller (1892-1984): “Primero vinieron a buscar a los filoterroristas y yo no hablé porque no era filoterrorista. Después, vinieron por los separatistas y yo no hablé porque no era separatista. Después, vinieron por los troskistas y yo no hablé porque no era lo uno ni lo otro. Finalmente, vinieron por mí y los demás socialdemócratas y ya para ese momento no quedaba nadie que pudiera hablar por mí”.

miércoles, 1 de abril de 2015

RECHAZO A LAS "LEYES MORDAZAS" APROBADAS CON LOS ÚNICOS VOTOS DEL PP

El viernes, día 27 de marzo, un día después de que el Congreso de los Diputados aprobara la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y el endurecimiento del Código Penal con los únicos votos del PP, la Sala Lluch de la cámara baja acogió un Acto de condena contra las leyes mordaza, que entrarán en vigor el 1 de julio y en el que participaron el Grupo Parlamentario de La Izquierda Plural, representado por el diputado Ricardo Sixto, y la Plataforma No Somos Delit. Ricardo Sixto calificó dichas normas legales de “ataque flagrante al ejercicio de las libertades” y mostró su satisfacción porque haya sido su grupo quien ha podido contribuir a que “la voz de la ciudadanía pueda entrar en el Congreso al día siguiente de su aprobación y que las distintas asociaciones y grupos de la sociedad civil que participan en este acto para rechazar con claridad desde aquí este tipo de leyes”.
la ley Mordaza ha sido aprobada con los votos del PP

La víspera, el Grupo Parlamentario de La Izquierda Plural había presentado en el Congreso de los Diputados una enmienda a la totalidad del proyecto de ley remitido a la cámara por el Gobierno del PP, en la que se pedía su devolución al Gobierno, así como el Comunicado que la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos que Naciones Unidas presentó el pasado mes de febrero y en el que se muestra “total rechazo” tanto a la Ley como a las reformas del Código Penal, en lo relativo a las limitaciones a las libertades de expresión y de reunión, así como en materia de delitos antiterroristas.

La jornada contra las leyes mordazas, se inició con los participantes amordazados con cintas azules. A continuación, varios miembros de la Solfónica -orquesta y coro del 15M- entonaron la Canción del Pueblo del musical Los Miserables, la misma pieza que trataron de cantar el pasado diciembre desde la tribuna de invitados del hemiciclo cuando se debatía por primera vez la ‘ley mordaza’, pero que no pudieron acabar al ser desalojados. Todos los presentes gritaron al unísono ‘La voz del pueblo no es ilegal’. Delante de la mesa de los intervinientesse colocó un cartel con una cita del secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon: ‘Insto a los Estados a que cumplan su obligación de proteger los Derechos Humanos todos los día del año. Hago un llamamiento a las personas para que hagan rendir cuentas a sus gobiernos’.

Ricardo Sixto insistió en el compromiso adquirido por su formación de derogar la ‘ley mordaza’ en cuanto la mayoría parlamentaria lo permita. El parlamentario de Izquierda Unida aseguró que la nueva Ley de Seguridad Ciudadana es la más “sangrante” de las reformas impuestas por el Gobierno del PP ya que, entre otras facultades, le abre la puerta para “imponer multas sin sentido” para disuadir a la ciudadanía de mostrar su protesta en la calle.

Por su parte, el líder de Equo, Juantxo López de Uralde, denunció la “nueva vuelta de tornillo” que el Gobierno quiere dar “a la estrategia de miedo” para frenar, mediante su criminalización, la protesta social.

Los participantes en el acto denunciaron las “flagrantes violaciones” de los derechos de reunión pacífica y manifestación, así como de la libertad de información y el derecho a la información, de los derechos de las personas migrantes y en situación de exclusión social o del acceso universal a la justicia que supone la reforma de estas leyes.

Entre los asistentes había activistas de organizaciones como Democracia Real Ya, Paz Ahora y Solidaridad Internacional, Jueces para la Democracia, la Asociación Libre de Abogados, Greenpeace, Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), Legal Sol, Plataforma en Defensa de la Libertad de Información, Marchas por la Dignidad 22-M, plataforma on line Avaaz, SOS Racismo Madrid, Rights International Spain y la Plataforma del Tercer Sector.

En su intervención ante el Pleno del Congreso de los Diputados, celebrado el jueves, día 26 de marzo, Ricardo Sixto acusó al ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, de “endurecer” esta norma durante su tramitación en el Senado y de legalizar las “devoluciones en caliente”, en relación al paso fronterizo de la valla de Melilla.

Durante el debate en Pleno de las enmiendas parciales a la ley procedentes del Senado, el parlamentario de IU denunció que ésta es “absolutamente innecesaria” y, entre otras modificaciones, rechazó especialmente a la que calificó como “enmienda estrella”: la referida a las ‘devoluciones en caliente’, recogida en la disposición final primera. Tachó de “auténtico esperpento” su tramitación debido a las diferentes modificaciones introducidas y los ‘bandazos’ que sufrió la redacción final del texto.

Por ello, criticó al Gobierno del PP porque “nada de lo que pretenden solucionar” con este polémico cambio resuelve el problema al que alude, sino “todo lo contrario”. “No entra en la cuestión de la ficción legal -apuntó- a la que se refiere con la definición de frontera”.

Para Ricardo Sixto las fronteras “vienen reguladas en los tratados internacionales de obligado cumplimiento, no en las directrices que se dan a la Guardia Civil”. Recriminó al titular de Interior que “intenta legalizar la burla de los procedimientos establecidos en la Ley de Extranjería” y explicó que cuando se detecta a un extranjero se le tiene que someter a una serie de trámites que esta enmienda no modifica.

“Esta enmienda sólo introduce más confusión y sitúa en un conflicto moral a la Guardia Civil, entre cumplir con la normativa internacional o con las órdenes que su ministerio imparte, y que contrarían el ordenamiento jurídico español”, reprochó.

El diputado valenciano de IU insistió en que la ley es innecesaria porque la movilización ciudadana “ha bajado muchísimo su intensidad”, según las cifras aportadas por el propio ministerio. Recordó irónico que fue ideada en un momento de la legislatura en el que “había manifestaciones para ‘cercar’ el Congreso, pero finalmente quien lo ha cercado ha sido el propio Ministerio del Interior” rodeándolo de vallas.

“Hoy se quedan solos aprobando esta ley -dijo Sixto-, que tenía que haberse quedado en el cajón”. Auguró al ministro que “no van a terminar con la protesta social, va a continuar” y aludió también a la campaña titulada #Hologramaslibres, de la que mostró una imagen digitalizada del propio Fernández Díaz para simular la manera en la que, tras la aprobación de la ‘ley mordaza’, deberán desarrollarse las próximas movilizaciones.

Ricardo Sixto recordó al Gobierno que “no es una ley querida por la población”, tal y como demuestran buena parte de las encuestas realizadas, porque la ciudadanía ha entendido que “el verdadero poder está en las urnas” y ya le han dado el PP “un fuerte varapalo”, en relación a su descalabro en las últimas elecciones andaluzas.
Cayo Lara denuncia “el triángulo de la represión”

Contra las leyes mordazas se expresó también el coordinador federal de IU, Cayo Lara en un acto celebrado en Castellón de la Plan, en el que insistió en que los máximos responsables ‘populares’ “son un problema y más teniendo en cuenta los cambios legislativos” que está imponiendo el Gobierno de Mariano Rajoy, y, en concreto, las últimas reformas aprobadas ayer en el Congreso, de las que dijo que “se están aprobando leyes a la velocidad del diablo, tres de ellas tremendas. Forman el ‘triángulo de la represión’, porque ninguna cumple con los objetivos que debería tener una sociedad civilizada”, en alusión a la ley de seguridad ciudadana o ‘ley mordaza’, la modificación del Código Penal y la nueva ley contra el terrorismo yihadista.

Indicó que “los problemas no se resuelven con represión, los problemas del terrorismo no se resuelven con cadenas perpetuas y los problemas sociales que manifiesta la gente no se resuelven endureciendo el Código Penal”.

De la misma forma, apostilló que el Gobierno de Mariano Rajoy actúa “como la derecha dura de nuestro país, que sólo entiende la represión frente a los problemas sociales de la gente. Estos se tienen que resolver yendo a su raíz”.

“Esperemos -confió Lara- en que las elecciones pongan a cada uno en su sitio y al PP lo releguemos a la oposición, que es donde le toca estar después de los desastres que ha montado en este país y que se pueden sintetizar en dos palabras: es un partido de corrupción y es un partido de represión, tanto en Madrid como en el País Valenciano”.

Después de todas las intervenciones y de que los distintos portavoces pudieran debatir e intercambiar opiniones con los presentes, los asistentes se dirigieron a la Puerta de los Leones del Congreso para hacerse una foto de nuevo con las mordazas azules como símbolo de protesta.

Publicado en Crónica Popular