martes, 3 de abril de 2012

La gente que amamos: Lise London, superviviente de la locura estalinista


« Abrid bien los ojos, no os dejéis encerrar en las certezas, no dudéis en dudar, luchad contra la injusticia. No dejéis que la perversión mancille los ideales comunistas. Sed vosotros mismos », respondía la resistente Lise London a quienes le preguntaban por un compromiso que ha durado 96 años, hasta el 31 de marzo de 2012, cuando ha fallecido en París.
02_lisecbn
Con Artur London en 1936 en Moscu
Según la biografía oficial, Lise, nacida como Elisabeth Ricol de padres españoles en 1916, en Francia, y viuda del escritor Artur London –víctima de las purgas estalinistas de los años 1950 e inmortalizado por Yves Montand en la película  de Costa-Gavras “La confesión”-, era una joven mecanógrafa en la fábrica  Berliet de Vénissieux, cuando ingresó en el Partido Comunista Francés (PCF) que en 1934 la envió a la sede del Komintern, en Mosc, donde entabló amistad con Dolores Ibarruri, la Pasionaria, futura secretaria general del Partido Comunista Español (PCE), y donde conoció a Artur London, un comunista checo que iba a convertirse en el amor de su vida, y en su segundo marido en 1935, antes de que ambos participaran en la guerra civil española. Incorporada a las Brigadas Internacionales, estuvo en el frente de Albacete. Setenta años más tarde, en un acto de homenaje en Madrid en 2006, seguía criticando el “imperdonable abandono” del Frente Popular por las democracias occidentales de la época, subrayando que solo las “tropas fascistas extranjeras”, alemanas e italianas, eran las responsables de la victoria del dictador Franco.
Junto a su marido ingresó en la Resistencia francesa en 1939, alcanzando el grado de capitana de los Francotiradores y Partisanos (FTP). Detenida en 1942 por la policía francesa que la acusaba de « asesinato, asociación de malhechores y actividades comunistas”,  el fiscal pidió para ella la pena de muerte conmutada, cuando nació su segundo hijo en 1943,  por la de trabajos forzados perpetuos en la prisión de La Petit Roquette. Entregada a los alemanes, Lise London fue deportada en junio de 1944 al campo de concentración de  Ravensbrück, y enviada después al de exterminio de Buchenwald. También detuvieron a su padre y su hermano, y deportaron a su marido.
Finalizada la guerra, la pareja se instaló en Checoeslovaquia, donde Artur London fue viceministro de Asuntos exteriores en el gobierno instalado por la URSS.  El destino que esperaba a la pareja allí fue de lo más trágico: en 1951 Artur cayó en desgracia y fue detenido. Lise dijo a los fiscales estalinistas: “He sido, soy y seguiré siendo comunista, con o sin carnet del Partido”. En libertad, London fue rehabilitado en 1956. Durante los años de cárcel escribió, en hojas de papel cebolla que fue entregando a su mujer durante las visitas, el manuscrito de lo que más tarde sería “La Confesión”: una descripción de los interrogatorios y torturas a que fue sometido por los esbirros de Stalin. En aquel momento su intención no era publicarlo sino informar al PCF. Liberado, la pareja se instaló en Francia donde el libro se publicó coincidiendo con la “primavera de Praga”, aplastada por los tanques soviéticos.
02_lisec
Lise London: “He sido, soy y seguiré siendo comunista, con o sin carnet del Partido”
Artur London murió en 1986;  solo después, Lise –que en “La Confesión” tuvo el rostro inolvidable de Simone Signoret- publicó dos libros de memorias, “La mégère de la rue Daguerre” (La fierecilla de la calle Daguerre, 1995) et “Le Printemps des camarades” (La primavera de los camaradas, 1996). En 1997, y para salir al paso de “una campaña de ignominia” creada por el historiador checo Karel Bartosek con el libro “Les aveux des archives” (Las confesiones de los archivos), donde acusa a London de haber sido una especie de comisario antes de convertirse en víctima, Lise entregó para su publicación, al editor Gallimard, las hojitas que su marido escribió en la cárcel (“Aux sources de l’Aveu“, Las fuentes de La Confesión, avril 1997).
Nadie, salvo su familia, había leído el “borrador” redactado en la cárcel de Ruzyn –escribió entonces Dominique Vidal en Le Monde diplomatique-Lo había garabateado, con escritura minúscula, en hojitas finas y después lo escondió en un paquete de cigarrillos de la marca RIZ, para dárselo a su mujer…Si ella ha decidido publicar el documento treinta años después de La Confesión, ha sido para defender el honor de su marido…el historiador  presenta como una confesión auténtica el informe redactado por Artur London en 1955, con el único objetivo de que la dirección del PC checoeslovaco revisara su proceso. Esta es, pues, la verdad restablecida”.
« Gracias a Lise, el mundo es hoy un poco mejor », ha escrito en L’Humanité Pierre Laurent, secretario nacional del PCF. “Este es un homenaje, sincero, a una mujer excepcional –añade Dominique de Montvalon en el digital  France Soirporque la vida de Lise London, que ha permanecido comunista hasta el fin de su vida, está asociada a una de las páginas más dolorosas y negras de la historia del PCF, durante tanto tiempo estalinista”. “La locura estalinista », como la define hoy el propio  Pierre Laurent.
El periodista Paco Audije, en la publicación digital Periodistas en español, recuerda a Lise London: “Luminoso. Así vi aquel rostro de una anciana que creía ya fallecida; desvanecida en las turbulencias del siglo XX. Pero estaba frente a mí de repente. Con estupor, pregunté a la historiadora Geneviève Dreyfus-Armand, que me acompañaba,  si verdaderamente se trataba de Lise London. Estábamos en el extrarradio de París, en la fiesta de L’Humanité, aquel 13 de septiembre de 2003. Pude hablar con ella una media hora y le pedí que me dedicara el segundo volumen del libro de sus memorias (Le printemps des camarades). Lo que me escribió era casi una definición de su vida extraordinaria: “J’ai survécue aux combats de ma génération communiste, antifasciste “pour changer le monde”, il reste à changer ” (He sobrevivido a los combates de mi generación comunista, antifascista “para cambiar el mundo”, todavía hay que cambiarlo).
Ana Martin || París.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA AQUÍ TU OPINIÓN

ESPAÑA ¿QUÉ ES Y DESDE CUANDO?

Sobre el origen del nombre de España El PP se apropia y falsea la historia de España Comúnmente se admite que España viene del lat...