miércoles, 13 de julio de 2011

LA CRISIS SE ASIENTA EN EEUU



Hace pocos días asumí el compromiso de dedicar alguna entrada al medio centenar de seguidores del blog localizados en Estados Unidos. Supongo que les atraerá lo de plumaroja, lo extraño es que el número de visitas no baja, crece cada día.
Hoy seguía, en el canal 24 horas de tve, unas declaraciones de Obama en las que defendía la necesidad de incrementar la deuda pública para hacer frente a la amenaza de quiebra total a que se enfrenta el país más poderoso del mundo. No he podido olvidar, mientras le escuchaba, las denuncias de Inside Job y que algunos de los culpables de la crisis financiera están demasiado cerca de Obama como para que este no haya tomado medidas contra ellos. Lo cierto es que EEUU está aún peor que las economías más amenazadas de Europa y se defiende, de momento, porque está protegido por las agencias de calificación. Pero la realidad es la que sigue:
Desde el 1 de julio, el estado de Minnesota ha dejado prácticamente de funcionar. Sus parques naturales están cerrados, muchas de sus oficinas están en servicios mínimos y sus 22.000 funcionarios están en paro técnico. Es el ejemplo más drástico de las penurias económicas por las que pasan muchos estados norteamericanos que no consiguen cerrar sus presupuestos a causa de la crisis y al enfrentamiento entre demócratas y republicanos.
No es la primera vez que pasa. Minnesota ya suspendió pagos durante ocho días en 2005. Otros estados, como California o Illinois, tienen déficits colosales desde hace años, el primero 21.200 millones de dólares y el segundo 17.000 millones, previstos sólo para 2012. La crisis, sobre todo la inmobiliaria, ha reducido drásticamente los ingresos en zonas como Florida o Nevada.
Hasta ahora, la ayuda federal conseguía tapar los agujeros, aunque ninguna ley obliga a Washington a rescatar a los morosos. El contexto ha cambiado. Primero por la recesión. Segundo porque este es el primer pulso del nuevo mapa político tras las elecciones legislativas y estatales del pasado noviembre que llevaron a muchos gobernadores republicanos al poder. Pero, sobre todo, porque Washington también está negociando sus propios recortes y ha eliminado la cuantiosa ayuda federal que aprobó tras el estallido de la crisis y que estos últimos tres años salvó a muchos estados de la bancarrota, 150.000 millones de dólares de los 800.000 del plan de rescate estaban específicamente destinados a ayudar a los estados.
Obama está ahora enzarzado en la batalla para subir el techo de la deuda de EEUU, que el pasado mayo superó el límite legal de 14,3 billones de dólares, el 139% de su PIB, en España apenas roza el 60% del PIB. A cambio de elevar el tope, los republicanos, mayoría en la Cámara de Representantes, exigen duros recortes en el presupuesto de 2012. Obama espera reemplazar los dos billones recortados en los presupuestos subiendo la presión fiscal a los más ricos.
El panorama es bastante catastrófico. El Centro para el presupuesto y las prioridades políticas, una organización independiente de análisis presupuestario, pronostica que en total el déficit de los estados para 2012 sumará 103.000 millones de dólares.  En algunos estados, como Texas, el dinero de Washington compensó el 97% de su déficit en 2010, gracias a los 6.400 millones del fondo de rescate. Sin embargo, su gobernador, el republicano Rick Perry, está tanteando presentarse como candidato a las presidenciales de 2012 con una plataforma antigobierno.
Casi todos los estados se han visto obligados a recortar sus servicios sociales y sus planes de pensiones. En California, el gobernador demócrata Jerry Brown, ha dado un tijeretazo dramático a las cuentas del Estado para dejar el déficit en 21.300 millones de dólares, 5.000 menos que el año anterior. Los recortes afectan la cobertura médica para los más necesitados (1.700 millones), los programas de reinserción profesional (1.500 millones) y las ayudas a los discapacitados (750 millones). Illinois, Nueva Jersey, Texas y Nueva York completan la lista de los cinco estados más deficitarios.
El estado federal ya no puede hacer de bombero. La situación de la cobertura médica a los más necesitados, es especialmente dramática. Si el nuevo presupuesto federal reduce su contribución, como proponen los republicanos, muchos estados no podrán asumir la asistencia sanitaria de sus ciudadanos más pobres.
Con esta situación, la sangría de empleos podría ser tremenda. Algunos expertos estiman que las administraciones locales y estatales podrían despedir a 150.000 empleados públicos, que se sumarían a los 250.000 despedidos el pasado año. Y aun así, las agencias no tienen el menor reparo en mantener en la máxima calificación crediticia a Estados Unidos. Pero no es Estados Unidos el que está en el punto de mira de los mercados y las agencias de calificación, es Europa porque Grecia tiene una deuda del 139,4% sobre el PIB o un déficit del 10,5% o porque la deuda de las autonomías españolas plantea incertidumbres. 
En EEUU nació la crisis financiera, allí continuará mientras Europa no adopte medidas que aporten más gobernanza frente a los mercados y no siente en el banquillo, como ha hecho Islandia, a gobernantes y especuladores responsables de la crisis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA AQUÍ TU OPINIÓN

RELATOS DE VERANO: LAMIAS, NINFAS DE AGUA... LA TROCANTA

La Trocanta. Marcel Félix de San Andrés Antonio de Torquemada se refiere a ellas afirmando que “el mismo Aristóteles dice que los lé...