sábado, 16 de julio de 2011

EL PPGURTELL



Es parte de la naturaleza humana que exista una tendencia a olvidar cuestiones importantes, genéricas, que nos afectan a todos, y mirar y centrarse en aquellas preocupaciones que son estacionales, inmediatas, y por supuesto anteponer a todo nuestros objetivos personales.

De repente, los responsables, gerentes, directores, políticos en general se percatan que lo más importante para ellos es la supervivencia y el progreso personal que termina simplemente en algo humano, demasiado humano: convertir al individuo en cuestión en una persona con más poder. La cosa pública, trabajar por el bien común, servir a los demás, se convierte en accesorio, son la fachada de virtud que se ponen los políticos, todo esto hace que en los partidos premien y pongan por encima de todo la lealtad antes que el trabajo y el verdadero talento para desempeñar los cargos y las funciones. En definitiva corrupción a la enésima potencia.

Cualquier agencia, institución, órgano, partido político, todo aquello que está regido por el ser humano, tiende inexorablemente, salvo controles internos agresivos y principios morales fuertes extendidos y obligatorios, a crear visiones y culturas egoístas, antidemocráticas, y personalistas.

Hoy día los políticos han convertido la gestión y los objetivos, en simples destrezas, habilidades aprendidas de forma rápida, a veces heredada, con lo que ni siquiera la cuestionamos, y que con modificaciones ad hoc, o prevenidas por el tiempo y lugar dan lugar a un éxito más o menos directo en cualquier entorno. El talento, la inteligencia, la profesionalidad, la destreza, el emprendedor, no tienen nada que hacer en nuestra función pública. El político está hoy más distanciado del ciudadano y de la verdad y la realidad pública y de los principios que debería servir que cualquier rey medieval.

Las instituciones de gran tamaño entre las que hoy descollan los partidos políticos, dejan de atender a sus verdaderos fines y objetivos, y se fijan en lo inmediato y básico para ellos, ostentar y a veces detentar el poder. Gobernar se ha convertido en el mero intento de mantenerse a cualquier precio, como sea, en el poder. Esto, no se crean, pasa en todos los regímenes, los autoritarios, personalistas etc. Pero es especialmente sangrante en las democracias; cuando el Camps de turno antepone ambición, provecho personal, intereses partidistas y familiares, se está atentando contra la propia esencia de la democracia, estamos ante otro tipo de régimen, ante otra cosa, pero no ante una democracia.

Desgraciadamente, en nuestra vida pública, los escándalos y corrupciones ya no provocan la dimisión de nadie, se hacen frente mediante una descarada negativa: “Yo me pago mis trajes”, o una disculpa para salir del paso “no me consta que hubiese un Jaguar en el garaje”. Este tipo de respuestas o declaraciones o frases henchidas de enojo por poner en duda la honradez del cargo en cuestión, suelen, desgraciadamente, ser declaraciones que significan, exactamente lo contrario a lo que dicen. Normalmente, el o la, culpable termina dando un paso adelante, anunciando a bombo y platillo el establecimiento en el partido de un Código Ético o de Buenas formas, para saber cómo comportarse. Debe ser que la educación recibida por nuestros padres, las leyes y eso que se denomina sentido común no es suficiente para que un político se comporte. Este código, o cortina de humo, vale tanto como la palabra de Rajoy, un ardite vamos.

Toda esta perorata, queridos amigos viene a resumir el comportamiento del Partido Popular Gürtel en esta última semana, al parecer Camps ni dimitirá aunque sea condenado por el cohecho, la que coordina la campaña popular, Ana Mato, no sólo no le constaba el Jaguar, al parecer el viaje a Suiza con fámula incluida por cuenta de Correa unido a una venta al parecer irregular, no es suficiente, ni siquiera para dar una explicación al público español.



El PP Gürtel entiende que sus seguidores les van a votar si o si, tengan o no las manos manchadas de mierda como las tienen, los votantes fieles del PSOE no les interesan, los jueces estarán bajo su mando en breve y entienden que gracias a la crisis muchos descontentos les votaran para ver si los días de vino y rosas de la construcción hipócrita y corrupta vuelven para poder volver a ser ricos de diseño gracias a la hipoteca.

El día que Rajoy, Pons, Mato, Camps, Trillo, Cospedal, Aguirre, Michavila, y cientos de próceres peperos todos untados de una forma u otra por Correa, entren por la puerta de la Moncloa, y empiecen a regir los destinos de España, la Democracia saldrá por la ventana y con visos de no volver en mucho tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA AQUÍ TU OPINIÓN

RELATOS DE VERANO: LAMIAS, NINFAS DE AGUA... LA TROCANTA

La Trocanta. Marcel Félix de San Andrés Antonio de Torquemada se refiere a ellas afirmando que “el mismo Aristóteles dice que los lé...