domingo, 5 de febrero de 2012

LA IZQUIERDA EN DEFENSA DE LA EDUCACIÓN PÚBLICA "PARA LA CIUDADANÍA"


Corren tiempos de peligro para la educación pública. La sustracción de un año de la ESO para aumentar a tres el Bachillerato actual, la potenciación de la enseñanza concertada y la eliminación de las relaciones humanas en la nueva asignatura para la ciudadanía propugnadas en el nuevo plan presentado por el ministro de Educación en el Congreso representan para los defensores de la educación pública medidas segregadoras cargadas de ideología discriminatoria que atentan contra la enseñanza pública y los derechos de los escolares de los sectores más deprimidos.  
Para la izquierda española, la supresión de 4º de la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) para ampliar un año más el Bachillerato que figura en la propuesta del ministro de Educación, José Ignacio Wert (y anunciada por Rajoy en el debate de investidura), realmente no supone ampliar el Bachillerato, sino reducir un curso la ESO, lo que  “conlleva la pérdida de un año de educación obligatoria, quebrando así su finalidad esencial: garantizar una formación básica común equiparable para toda la población escolar”. 
De su análisis detallado se desprende que esta medida supone establecer vías selectivas del alumnado antes de tiempo, “ya que a los quince años (si no antes) las y los adolescentes tendrán que optar por cursar bachillerato (la vía más reconocida socialmente), o hacer otro tipo de ‘curso-puente’ (del que todavía no se sabe nada), que supuestamente conduciría hacia algún ciclo de grado medio de FP, o hacia algún itinerario basura para enganchar, en el mejor de los casos, con programas de iniciación profesional (sin cualificación reconocida en el mundo laboral), destinados al alumnado que presente más dificultades o que, por uno u otro motivo, tenga mayores necesidades educativas”. Pero es que además esta medida es un nuevo pretexto para seguir derivando recursos públicos hacia la enseñanza privada, ya que “encubre una estrategia oculta para concertar todo el Bachillerato, aunque no sea una etapa obligatoria”.
Según IU, “con esta propuesta ministerial el primer curso de Bachillerato se cursaría como último año de las enseñanzas obligatorias, por lo que podría concertarse “con pleno derecho”. Se abre así la vía para que los siguientes dos cursos de Bachillerato tengan que concertarse también, “aunque no se declaren obligatorios”. Y lo que es más grave, “se acabaría concertando la etapa entera, una vieja aspiración de la patronal de la enseñanza privada concertada, con la que el PP parece coincidir plenamente”. Esto supondría “derivar cientos de millones de euros a la red privada concertada en detrimento de la educación pública, que está siendo sometida a severos recortes presupuestarios, a pesar del notable incremento de su alumnado en los dos últimos cursos”.
Los sindicatos advierten que “Esta medida sería un nuevo atentado contra la red pública de centros educativos, que dejarían de recibir a una parte importante del alumnado procedente de centros concertados, lo que puede implicar a medio plazo el cierre de unidades o institutos enteros, a la par que se amplía la enseñanza concertada, reforzando así la tendencia dominante, aplicada por el PP allá donde gobierna, de hacer de la educación pública una red subsidiaria, dirigida sobre todo a los sectores que cuentan con menos recursos y que tienen mayores necesidades educativas por su origen sociocultural”.
También el PSOE denuncia la modificación por parte del PP de la asignatura “Educación para la Ciudadanía” y manifiesta su rechazo a los recortes en educación, reclamando que se iguale el gasto público a la media europea para alcanzar el 7% del PIB y el 2% para la universidad”.
Adiós a la “Educación para la Ciudadanía”
Cargada de ideología conservadora y de complicidad con los deseos de la Iglesia y su derecha más fiel, el programa de Wert propone una ‘Educación Cívica y Constitucional’ que, frente a la ‘Educación para la Ciudadanía’ en vigor, elimina la formación escolar en los diferentes modelos de familia y los derechos de los homosexuales. Según el titular de Educación, para “evitar el adoctrinamiento”.
Como ya es sabido por la repercusión mediática de una reciente entrevista al ministro en la cadena SER, Wert basó su eliminación del supuesto adoctrinamiento en frases que no figuran en los libros de texto si no en un ensayo publicado por la editorial Akal. Editorial que, por su parte, ha aclarado el entuerto.
¿Olvida Wert que la libertad de cátedra de los profesores no necesita de libros de texto para transmitir la comprensión y la convivencia ciudadanas que no ocultan la realidad social?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA AQUÍ TU OPINIÓN

NUEVO PROYECTO DE PRESUPUESTOS 2017: PUNTO DE ENCUENTRO PAGE-MOLINA

Encuentro institucional de García Page y García Molina Finalmente, ante las repetidas llamadas a la negociación de los diputados de Po...