martes, 14 de febrero de 2012

Participaciones preferentes. ¿El corralito español?


Paula Guerra  || Periodista.
Bancos y Cajas están bloqueando los ahorros de más de 700 mil consumidores  dueños de participaciones preferentes, un producto financiero tóxico que adquirieron aconsejados por las mismas entidades financieras que hoy les niegan la devolución del dinero. El sábado 11 de febrero miles de afectados protestaron en las principales ciudades de España. Se preparan para una posible demanda colectiva.
adicaevAntonio Pulido, coordinador en Madrid de ADICAE. ©Paula Guerra
Imagine que después de trabajar toda su vida ha conseguido ahorrar algo de dinero. Un día su asesor financiero le recomienda que coja todos sus ahorros y los invierta en un producto llamado ‘participaciones preferentes’, asegurándole que obtendrá una rentabilidad del 4% y que podrá disponer de este dinero en el momento que lo necesite. Pero cuando pasa el tiempo y usted decide recuperar esos ahorros, el banco le responde que aquello es imposible porque las ‘participaciones preferentes’ son un “producto complejo”, y que sólo podrá disponer de su dinero dentro de 10 años, siempre que el banco no tenga para esa fecha problemas financieros. De ser así, no aseguran la devolución del capital.
Esta es la historia que comparten cerca de 700 mil familias españolas, víctimas de ‘productos financieros tóxicos’: productos de alto riesgo que las entidades financieras suelen vender camuflados con el fin de captar dinero que compute como fondos propios.
Antonio Pulido, Coordinador en Madrid de laAsociación de consumidores y usuarios de Bancos, Cajas y Seguros (ADICAE), afirma aCrónica Popular que los bancos españoles comenzaron a vender este producto en 2007, cuando ya se intuía el inicio de la crisis económica.
“Lo que nos parece grave -afirma- es que los bancos ofrecieron este producto sólo al público minorista, al consumidor medio, en su mayoría ahorradores de entre ochenta y noventa años”.
El récord de Caja Madrid
Las 52 entidades financieras españolas (bancos y cajas) ofrecieron este producto a sus clientes como si fuese una imposición a plazo fijo (depósito), sin advertir de sus riesgos, algo que en ADICAE critican duramente: “Nunca se advirtió de manera expresa, y de forma suficiente, sobre los peligros para el consumidor, principalmente en lo referido a la falta de liquidez, la rentabilidad no garantizada y las pérdidas cuantiosas en el capital invertido”.
Al no estar respaldadas por ningún fondo de garantía, la normativa financiera exige que los bancos informen sobre los riesgos que las ‘participaciones preferentes’ suponen para los intereses del consumidor, normativa que no fue respetada por las entidades.
De este modo, mientras el dinero captado por esta vía permite a los bancos fortalecer su balance y aparentar solidez en época de crisis, el consumidor ve totalmente inmovilizado su ahorro en un producto perpetuo y se coloca como accionista, pero sin derecho de voto. La entidad que más ‘participaciones preferentes’ ha vendido fue Caja Madrid, con un total de 4.900 millones de euros.
“Para intentar recuperar su dinero -informa Pulido- el ahorrador tendría que ir a un mercado que se llama mercado secundario, pero como estos productos son de alto riesgo nadie los compra”.
El representante de ADICAE en Madrid espera que los bancos accedan a negociar y devuelvan el dinero a todos los afectados. De no ser así, presentarán una demanda colectiva para exigir responsabilidades.
adicaeh
700 mil familias españolas, víctimas de ‘productos financieros tóxicos’: productos de alto riesgo que las entidades financieras suelen vender ‘camuflados’. ©Paula Guerra
Crónica Popular

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA AQUÍ TU OPINIÓN

LA QUIMERA DEL AGUA. TRASVASES VERSUS DESALADORAS

Canal del Trasvase  Tajo-Segura Corría el año 1991 cuando José Manuel Díaz-Salazar, alcalde de Daimiel, busco la ayuda de Juan Serna y...