domingo, 19 de febrero de 2012

Grecia: abusos, humillación y víctimas inútiles


Mercedes Arancibia || Periodista
El diario francés L’Humanité lleva estos días, en primera página, un manifiesto de solidaridad con la resistencia griega a los brutales planes de austeridad, impuestos por los “amos” de Europa para prestar a Grecia unos miles de millones de euros que, según distintos expertos, lo único que van a conseguir es retrasar el momento del crac. El diario comunista invita a los lectores a firmar un manifiesto de solidaridad con el pueblo griego “en situación de legítima defensa”.
grecia_ben_seg“En la calle están los padres acompañando a sus hijos; hay mujeres, jubilados, niños… ©Odysseasgr
“La próxima manifestación será aun más violenta que la anterior”,  escucho que dice, el 15 de febrero de 2012, un comentarista de la televisión pública France 24. Cuando desaparece la esperanza,  la gente está dispuesta a todo. Hasta ahora se achacaba la culpa de los “desórdenes” a la tradición anarquista de la resistencia griega, pero ya no vale esa coartada: “En la calle están los padres acompañando a sus hijos; hay mujeres, jubilados, niños… muchas personas que nunca se habían manifestado antes. El ajuste tiene que ser tolerable, Europa tiene que mostrarse más amigable, más solidaria con uno de sus pueblos más desfavorecidos”.
El editorialista Marco d’Eramo escribe en las columnas del diario italiano de izquierda La Repubblica: “Hace 43 años firmamos un manifiesto titulado “Praga está sola”. ¿Qué debemos decir ahora de Atenas? Al menos entonces había quien expresaba solidaridad con los habitantes de Praga; otros protestaban contra los tanques del Pacto de Varsovia que habían impuesto su diktat…   Hoy, en cambio, no se escucha ni siquiera un murmullo de solidaridad con los griegos reducidos a la miseria (más del 30% se encuentran por debajo del umbral de pobreza) y buscando en masa, por la noche, en los cubos de la basura, como cuenta la corresponsal de The Guardian. Llevan ya dos años recortándoles salarios y pensiones, siempre enarbolando próximas financiaciones que nunca llegan… Bonn, París y los banqueros de Frankfurt  han emprendido una expedición de castigo contra Grecia…Quieren que quiebre después de haberle impuesto lágrimas, sangre, abusos, humillaciones, muertos inútiles y sin sentido… No sé a vosotros, a mi la Unión Europea de hoy me recuerda la Santa Alianza del siglo XIX que cuando mejor se expresaba era cuando aplastaba a los pueblos…Nuestros vecinos griegos están siendo tratados como apestados, como portadores de inmunodeficiencia económica…y como los florentinos de Boccaccio también nosotros creemos poder alejar “el morbo” oliendo flores perfumadas en medio de la devastación”.
Un golpe de Estado parlamentario
Cuando, el domingo 12 de febrero de 2012 más de 40.000 griegos se manifestaban rodeando la Asamblea donde sus parlamentarios (no todos, en el recinto se produjeron deserciones y expulsiones, en la izquierda,  en la derecha y en el indefinido centro) votaban las draconianas medidas que, entre otras cosas, suponen una rebaja más que considerable en los salarios y las pensiones (un “golpe de Estado parlamentario”, denunció el diputado Lafazanis de la coalición radical de izquierda KKE, Syriza), el poder no encontró mejor solución para disuadirles de permanecer en la calle que enviar a la policía con gases lacrimógenos.  Dos figuras históricas de la resistencia de la izquierda radical en la Grecia contemporánea, Manolis Glezos y Mikis Theodorakis -que hace unas semanas han creado el movimiento “Resistencia de los Pueblos Democráticos Unidos” (Elada) para luchar contra las medidas de austeridad- aparecen en las fotografías cubriéndose el rostro con un pañuelo como defensa ante los gases.
grecia_mer_cartel“… Bonn, París y los banqueros de Frankfurt han emprendido una expedición de castigo contra Grecia…” ©Odysseasgr
Y es precisamente el casi nonagenario Manolis Glezos, quien en 1941, cuando tenía 18 años, arrancó junto a un compañero la bandera nazi que ondeaba sobre la Acrópolis en una operación que forma parte de la leyenda de la segunda guerra mundial y hoy sigue resistiendo, esta vez contra la “tutela” extranjera, quien ha tomado la iniciativa de exigir oficialmente a Alemania que devuelva a Grecia la deuda que tiene con el país desde que el régimen nazi le obligara, en 1941, a prestarle dinero, “la única vez en que Grecia ha prestado en lugar de pedir prestado”, dice esbozando una sonrisa maligna debajo de un poblado bigote blanco. “Junto con los daños de guerra, que Atenas se reserva el derecho a reivindicar, son 162 miles de millones de euros, sin intereses”. Una iniciativa que el 16 de febrero de 2012 ha secundado el eurodiputado francés Daniel Cohn-Bendit en el Parlamento de Bruselas: el antiguo Danny el Rojo, reconvertido en Daniel el ecologista, ha exigido a su otra patria, Alemania (tiene ambas nacionalidades),  el pago de esa deuda para “al menos ayudar a reducir, si no a cancelar, la deuda griega”. 
El documento aprobado por los diputados griegos incluye fuertes reducciones de sueldos en el sector privado, del 25% en el salario mínimo (que queda en 586 euros brutos y 511 para los menores de 25 años), la reducción de un 22% en las prestaciones por desempleo, la congelación de todos los salarios y convenios colectivos y en germen la destrucción de los sindicatos porque desaparece su actual sistema de financiación,  así como el despido de 15 mil empleados públicos de inmediato y 150.000 hasta 2015.Muchos ciudadanos  se preguntan por que algunas categorías de griegos, consideradas privilegiadas, han pasado sin que les afectaran los distintos planes de salvación puestos en marcha desde la primavera de 2010. Y señalan a la poderosa Iglesia ortodoxa, con rentas estimadas en 700 millones de euros y un impuesto del 0,35%. O algunas profesiones, como los famosos multimillonarios armadores griegos, pero también abogados, médicos y farmacéuticos, que disfrutan de un régimen fiscal muy favorable.
Mientras, la Oficina Estadística griega (Elstat) informa que la economía de Grecia retrocedió un 6,8 por ciento interanual en 2011. En 2010, el PBI griego había caído ya un 4,5 por ciento respecto del año anterior. Hasta hace poco, el Banco Central griego preveía para 2011 una caída del PIB del 4 por ciento. “La nueva información llega tan sólo días después de que se publicaran los nuevos datos de desempleo, que aumentó hasta el 20,9 por ciento. Según expertos, el agravamiento del retroceso económico se debe a la política de austeridad exigida por las instituciones internacionales al gobierno griego. Estas medidas de ahorro y recortes estarían ahogando la economía griega”, se lee en el diario argentino Página 12.
grecia_ben_pedMás del 30% de los griegos se encuentran por debajo del umbral de pobreza. ©Chandrika221
Hacia la desintegración de Europa
¿Podemos hablar de la perspectiva de una Europa unida?, se pregunta Ludwig Greven en el semanario Die Zeit de Hamburgo, en un artículo que recoge la revista diaria digital Presseurop. “Un continente cada vez más dividido entre un Norte rico y un Sur mísero, donde la gente ya no sabe como conseguir el pan diario. Al mismo tiempo, en Alemania la coalición en el poder baraja la hipótesis de una bajada de impuestos. No podemos permanecer indiferentes frente a lo que sucede en el resto del continente. Y no solo porque alimenta el peligro de una radicalización política y un retorno del nacionalismo…De hecho, la economía alemana se enriquece solo porque nuestras empresas hacen negocios apoyándose en los hombros de los países más débiles pero, en el futuro ¿quién podrá permitirse los productos alemanes?…No puede ser que queramos vivir en esta Europa… donde los bancos y los fondos especulativos deciden qué país puede sobrevivir. La política de rigor impuesta de forma unilateral por las finanzas y Angela Markel tiene un precio: la desintegración de Europa… Grecia necesita nuestra solidaridad, hay que cancelar su deuda inmediatamente y proponer un programa de desarrollo además de una infinita alternancia de fondos y rigor. Solo de esta forma el país tendrá una posibilidad, dentro de 10 o 20 años, de poder caminar de nuevo con sus propias piernas…Un proyecto así de desarrollo europeo no costaría más caro y además permitiría ofrecer nuevas perspectivas a los griegos y a los europeos…Necesitamos a Grecia para demostrar que Europa todavía es capaz de recordar lo que es”.
Mientras los diputados votaban, el centro de Atenas ardió por la furia de los que se oponían al paquete de ajuste, se transformó en un enorme campo de batalla y guerrilla urbana con 47 edificios dañados, dos cines históricos completamente quemados, tiendas  y bancos destruidos y cerca de doscientas personas hospitalizadas. Los votos a favor procedieron de los socialistas del Pasok y el conservador Nea Dimokratia (ND), los dos principales socios del gobierno que preside el tecnócrata Lucas Papademos, así como de algunos legisladores independientes. Hubo 74 votos en contra de diputados comunistas y de izquierda, así como de algunos disidentes de las filas conservadoras y socialistas. Cinco representantes se abstuvieron de un total de 278 presentes. Las batallas callejeras se prolongaron hasta entrada la noche.
Pero, se pregunta el enviado especial de Repubblica Daniele Mastrogiacomo, ¿quién cree de verdad que unos pocos grupos de jovencísimos anarquistas puedan desencadenar un caos de tal calibre? “Hasta la comunista Papariga, que se ha venido manteniendo lejos de la Plaza Syntagma, denunció en rueda de prensa “la provocación estatal organizada”… Papariga, Tsipras y Koubelis, los tres líderes de la izquierda, han repetido la misma pregunta: “Si la policía no hubiera estado en la plaza ¿se habrían producido incidentes?”…Pero estaba la policía, y de qué manera, para desencadenar el infierno entre las enormes masas que llenaban las calles en torno al Parlamento, en un radio de casi un kilómetro. “Cientos de miles de pacíficos ciudadanos “desaparecieron” de los canales de televisión, públicos y privados, que mostraban una línea editorial común: media pantalla con la sesión parlamentaria hablando de caos, y la otra mitad que enseñaba el “caos”,  con las hogueras en la noche ateniense y la plaza vacía”.
grecia_mer_benManolis Glezos, héroe nacional, es golpeado por un policía con la bandera giega en su casco.
El dinero griego está en Suiza 
Otro paso hacia ninguna parte” titulaba el lunes 13 de febrero de 2012 el diario griego Ethnos  un artículo firmado por Panos Panagiotopoulos, quien ya en la entradilla anunciaba que “el horizonte es ahora mucho más negro” e inmediatamente después se preguntaba si “más allá de la insoportable dureza, el nuevo plan de austeridad que nos han impuesto nuestros acreedores podrá sacarnos de la crisis o representará solo un atajo hacia la quiebra incontrolada”. Y lo peor, añadía, es que cuando se dicen estas cosas a quienes están guiando el país, responden: Pues dadnos otra solución. “Como si la suya fuese una solución”afirma rotundamente el periodista griego.
En el Financial Times Wolfgang Münchau habla de la “ignorancia y la arrogancia” de los políticos europeos “mientras el continente entra en su quinto año de recensión”; este analista prevé ahora “un período de calma, pero pocos meses más tarde se verá claramente que los recortes griegos en los salarios y las pensiones solo habrán  empeorado la situación. Además, los políticos europeos descubrirán que en un ambiente tan desolado incluso una meta ínfima, como la de las privatizaciones, es irreal”.
Al mismo tiempo, el diario alemán Bild, que tiene la mayor tirada de Europa y la tercera del mundo, acusa a la alta burguesía griega de tener “bunkerizados” 200.000 millones de euros en los bancos suizos: “Mientras Europa –dice el periódico cuya influencia sobre la canciller Merkel no es ningún secreto- se bate haciendo planes de salvación cifrados en miles de millones para ayudar a Grecia, cada vez más griegos sacan su dinero del país” por temor al crac. “Paren la fuga de capitales”, reclama. Capitales que, corrobora la edición alemana del  Financial Times, hay que “buscar en Suiza” y que hace algunos meses la prensa inglesa aseguraba que estaban invertidos en Londres, fundamentalmente en el sector inmobiliario: por lo visto, son griegos los propietarios de algunos de los edificios más emblemáticos –antiguos y modernos- de las dos orillas del Támesis.. “Lo que pretende ahora el gobierno griego es imponer una tasa a los beneficios del capital de los clientes griegos en bancos extranjeros, renunciando al mismo tiempo a perseguir judicialmente a los evasores, así como a los bancos implicado”.
La paradoja de Atenas”, titula su editorial Eugenio Scalfari, director del diario italiano La Repubblica. “La quiebra griega y su salida del euro se considera inevitable en el próximo mes de marzo o, a más tardar, en el próximo otoño. La sociedad del país ha declarado la guerra al gobierno que ha intentado cumplir el plan de austeridad impuesto por la “Europa alemana”… La situación se ha enrocado y no se avistan alternativas válidas, solo se puede prolongar la agonía. La canciller Merkel ha dicho hace dos días que el crac de Grecia tendrá riesgos incalculables para la Unión… una voz que llega de la misma persona que hasta ahora se ha opuesto tenazmente a adoptar la única medida que podía evitar el trauma griego y, con él, el de Portugal que le sigue a rueda, por no hablar de Rumanía y Bulgaria: la creación del estado federal Europeo, al menos en lo que respecta a los países que han adoptado la moneda única. Pero ni Alemania ni Francia están dispuestas a dar ese paso, su objetivo sigue siendo una confederación reforzada por algunas cesiones parciales de soberanía de los estados nacionales: una vía de en medio que de hecho significa sentarse entre dos sillas, es decir con el culo en el suelo”.
“¿Y si todos nos convertimos en griegos?¿Lo que hoy se impone a ese país presionado y humillado por sus socios europeos es un anuncio de lo que se prescribirá un día a Italia, a Portugal y por qué no a Francia?,  dice François Sergent en el editorial de Libération.  Europa cura la enfermedad y va a matar al enfermo. La suerte de los griegos debe concernir también a los demás ciudadanos europeos… Quienes pagan hoy son los ciudadanos griegos, y de ellos los más pobres y precarios. ¿Durante cuanto tiempo todavía aceptarán lo inaceptable?”.
Hasta la poderosa revista alemana Der Spiegel, fiel  a las políticas europeas, manifiesta sus dudas acerca de la estrategia elegida y de si va a servir para sacar a Grecia de sus dificultades. El británico The Independentasegura que las medidas de austeridad contribuyen a crear una pobreza insoportable. En la primera del diario griego Ta Nea se habla del “si” adoptado en el Parlamento “en medio de llamas y lágrimas”. Un viento de rabia, “una tempestad que se escucha también en el interior de los partidos políticos, cuenta el diario Ethnosy que seguramente destrozará la coalición”.
La solución, ya mismo;  habrá elecciones anticipadas en abril.
grecia_mer_gent
Más de 40.000 griegos se manifestaban rodeando la Asamblea donde sus parlamentarios votaban las draconianas medidas. ©Odysseasgr

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA AQUÍ TU OPINIÓN

EL GOBIERNO BOLIVARIANO GANA PACÍFICAMENTE

Movilización de apoyo a la Asamblea Nacional Constituyente “Hacer bien a villanos es echar agua al mar”. Don Quijote de La Mancha, 2ª ...