jueves, 9 de febrero de 2012

OPOSICIÓN ÚTIL, OPOSICIÓN INUTIL


Casi empiezo calentito este post pero he decidido calmarme. Rubalcaba saca la patita en la entrevista de Francino y sitúa a Chacón como la candidata del aparato. ¡Infumable Alfredo!, inaceptable desde todo punto de vista que pretendas ahora presentarte como adalid de la renovación cuando tus apoyos han sido dirigentes tan renovadores como Felipe González, Alfonso Guerra, Rodríguez Ibarra, José Bono…, solo por citar algunos. No voy a marcar la diferencia entre tu proyecto político y el de Chacón para no “dar cuartos al pregonero” pero tu visión de la renovación es equivalente a lo que entiendes por integración. Lo dejo aquí porque como tú dices, ahora toca trabajar codo con codo para hacer una “oposición útil”. 
Desde hace tiempo se impone en el PSOE el término oposición útil para diferenciar nuestra actitud de la del PP cuando nos toca sentarnos en la bancada de los perdedores. Es un término que nadie entre las bases entiende y no por rencor, aunque motivos hay para hacerle pagar al PP todo el vinagre que nos “regala” cuando estamos gobernando, sino por su más que clara inutilidad para los intereses generales, los intereses de la mayoría social que decimos representar.
Si ha sido siempre necesario confrontar el modelo progresista al modelo liberal-conservador que representa el PP, ahora lo es más que nunca. Desde que la crisis nacida en el despacho oval y exportada al resto del mundo por los ultraliberales nos azota con fuerza, las amenazas a las conquistas sociales y al Estado del bienestar no han dejado de crecer. El resultado en España es más que evidente: tres décadas de progreso amenazadas en apenas dos meses de gobierno popular.
Frente a esta realidad no cabe la expresión “oposición útil”, solo cabe la “oposición frontal” que esperan los siete millones de españoles que nos votaron y los cuatro que se quedaron en casa temiendo que haríamos lo que tú propones: oposición útil. ¿Qué hay de coincidencia entre nuestro programa y el del PP para plantearnos otra oposición que no sea la frontal? No me vale el argumento del interés de España porque el interés de la mayoría no es el que representa el programa del PP.
No tenemos el mismo programa económico que el PP ¿o sí lo tenemos? Porque el programa electoral del 20N y la ponencia marco del XXXVIII Congreso apuntaban en dirección contraria a lo que viene haciendo el PP en estos meses de gobierno. No tenemos el mismo modelo de relaciones laborales aunque os hayáis esforzado mucho en el gobierno anterior para que no se notara la diferencia. Lo cierto es que los 17 millones de trabajadores activos y los 5’5 millones de parados esperan de nosotros que, en sintonía con los sindicatos de clase, ofrezcamos una alternativa progresista. No tenemos el mismo modelo energético. Nosotros apostamos por la sostenibilidad energética y el PP por prolongar la vida a las nucleares y restar presencia a las renovables en el mix energético. No compartimos con ellos el modelo educativo, ni el sanitario, ni los servicios sociales. Ni siquiera compartimos la arquitectura institucional, ni algo tan básico como el modelo de democracia. Nuestra apuesta decidida por la igualdad y por más derechos ha sido radicalmente cortada de raíz… El PP nos ofrece más centralismo, mas injerencia de la iglesia, mas conservadurismo en justicia… y el Senado con capacidad de bloquear leyes. Me queréis, nos queréis explicar, entonces que espacio le queda a la tan “valorada” oposición útil.
Puede que seamos prisioneros de nuestro pasado reciente, algunos más que otras indiscutiblemente y que ese lastre nos acompañe durante un tiempo. Cada vez que critiquemos el control del déficit nos recordaran la reforma constitucional pactada a la carrera, cuando critiquemos la reforma laboral nos recordaran el decreto de Valeriano, cuando critiquemos los recortes a empleados públicos nos recordaran… ¡Ay compañeros, que dura es la travesía que nos espera!
Compañer@s del 49%, ahora es más necesario que nunca nuestro esfuerzo por la cohesión interna, pero también lo es que consigamos romper de inmediato con los errores que nos han traído hasta aquí. Quedarnos de brazos cruzados, lamiendo las heridas de la derrota, por muy dulce que haya sido, solo prolongará la agonía y acrecentará el riesgo de nuevos fracasos. Fuera, en la calle, la gente nos espera. ¡No les defraudemos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA AQUÍ TU OPINIÓN

TODOS SOMOS RUSOS

Humoristas rusos gastan broma telefónica a Dolores de Cospedal El contubernio judemasónico, el mismo que desvelaba a Franco y que expl...