miércoles, 7 de marzo de 2012

NOS VEMOS PARA HABLAR DE LA GUERRA


Mercedes Arancibia
En noviembre de 2011, durante la cumbre del G20 en Cannes, el micrófono que llevaba prendido en la corbata traicionó a Barack Obama de forma que todos pudimos escucharle, cuando susurraba a Nicolas Sarkozy : « Tu estás harto de él (hablaban del Primer Ministro israelí, Benjamin Netanyahu), pero yo tengo que tratar con él a diario”. Estaba claro que había por lo menos tensiones. En este primer mandato de Obama ha saltado muchas veces la chispa entre Washington y Tel Aviv. Y muchas de ellas a cuenta de Teherán. 
Ahora, en marzo de 2012, Obama y Netanyahu tienen una cita en la Casa Blanca para hablar del programa nuclear iraní y su impacto sobre la seguridad de Israel. Netanyahu ha hecho el viaje convencido de que va a conseguir la promesa de “una acción militar” en caso de que fracasen las presiones diplomáticas (que califica de “trampa”) y las sanciones económicas que ya están en marcha. Y en la eventualidad de que el presidente de Estados Unidos no responda a sus expectativas, Netanyahu no descarta un ataque israelí sin el consentimiento de su gran aliado del norte.
Preparando el terreno, el presidente israelí Simon Peres en su intervención y Obama en el discurso ante el Aipac, principal lobby estadounidense pro-Israel, hablaron alto y claro de la posibilidad de “usar la fuerza” para impedir que Irán se dote del arma nuclear. Ningún juego de palabras, ninguna metáfora, usar la fuerza es usar la fuerza; aunque después el presidente estadounidense echara una de arena diciendo que lamenta que en este momento se “hable demasiado de guerra” contra Teherán.
En cualquier caso, de sobra sabemos lo que quiere decir guerra en boca de los amos del Imperio. Todavía no han terminado de destrozar Afganistán y ya tienen a Irán en el horizonte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA AQUÍ TU OPINIÓN

ESPAÑA ¿QUÉ ES Y DESDE CUANDO?

Sobre el origen del nombre de España El PP se apropia y falsea la historia de España Comúnmente se admite que España viene del lat...