domingo, 9 de octubre de 2011

LA OBSCENIDAD DE NUESTROS BANQUEROS Y SUS EMOLUMENTOS


Francisco Laguna. Economista.
Mientras que los españoles nos enfadamos con las retribuciones de la clase política, de sus dietas, viajes o complementos, ha pasado desapercibido, hasta ahora, la obscenidad de las retribuciones de los que de verdad mandan en aquellos, los altos gestores empresariales. Y lo que es más grave los gestores de empresas sometidas a regulación pública por su carácter de concesionarias  de servicios públicos o de situación oligopolista. Qué buen capote de distracción para el funcionamiento del sistema de acumulación de capital en pocas manos.
Con las penurias que la crisis ensombrece a la mayoría de la población, estallan desoladora, vergonzosamente, las retribuciones de banqueros, y otras cúpulas directivas. Y más dolorosamente aparece la debilidad de los políticos declarándose incapaces de frenar esa vergüenza, pero sorprendidos porque eso se produzca ante sus ojos.
Y brilla el esplendoroso silencio de las organizaciones empresariales, CEOE, que no callan sin embargo para pregonar lo necesario que es ajustar los salarios de la mayoría de la población al momento crítico actual. Ni una palabra de alivio sobre el escándalo retributivo de sus correligionarios. Parece que es el mercado el que fija esas retribuciones y no el poder y una opacidad comprada a los políticos y a la prensa sumisa a fuerza de prebendas.
Este es un país para el desaliento. Las mayores fortunas relativas , una de las mayores evasiones fiscales, y ni una palabra de la cúpula patronal de compartir el coste fiscal del ajuste.
Las trapacerías de la clase política, que si una comisión por aquí con trajes o sin trajes, que si escondo el salario real de los políticos para que no se entere la ciudadanía, que si no se respetan incompatibilidades, son todas ellas un capote mediático para silenciar el verdadero saqueo de la conciencia de los grupos de poder real, que son los que han comprado el silencio mediático con sus presupuestos de publicidad a los medios de comunicación.
La mecha del descontento social está prendida. Puede que su luz se apague por momentos pero la casta del poder sabe ya que la mayoría de la sociedad los ha asimilado al estatus de terroristas económicos.
Publicado en Crónica Popular

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA AQUÍ TU OPINIÓN

EL DEFICIENTE TRANSPORTE SANITARIO DEL SESCAM

Movilización de trabajadores del transporte sanitario del SESCAM El SESCAM aceptó una oferta temeraria, a la baja, para adjudicar el s...