domingo, 16 de septiembre de 2012

Italia: teléfono gratuito de la ultraderecha para denunciar inmigrantes


Mercedes Arancibia
Ravena, ciudad que forma parte de la Emilia Romagna italiana, acaba de incorporarse a las localidades del país que disponen del llamado “observatorio antirracista”; un invento que, en contra de lo que pudiera parecer, tiene la misión de “tutelar a los ciudadanos italianos discriminados por los extracomunitarios” (que es como llaman en Italia a los inmigrantes que proceden de países ajenos a la Unión Europea). El observatorio, creado por los militantes del partido ultraderechista Forza Nuova y que ya existe en otras ciudades del norte, como Génova y Como, dispone de un teléfono al que se puede llamar denunciando “discriminaciones, violencias e injusticia sufridas por el pueblo italiano”. 
Gianluca Iannone, lider fascista italiano
Lo llaman “número verde”, que es como se conocen en varios países europeos los números telefónicos a los que se puede llamar gratuitamente pero en realidad, dice el diario local Il Fatto Quotidiano (que denuncia el silencio con que las autoridades han acogido la noticia, que no parece preocupar ni a la policía ni a la justicia), es más bien un “número negro”, del color del fascismo. En lugar de llamar a la policía en caso de agresión, o amenaza de cualquier tipo que proceda de un extranjero, Forza Nuova propone hacer justicia por cuenta propia y se dispone a “acudir en ayuda de cualquier ciudadano italiano que se encuentre en dificultades”.
Para Luca Castellini, coordinador de Forza Nuova para el norte de Italia, existe “una invasión extranjera. En nombre de una solidaridad hipócrita y suicida, a los italianos les timan a diario cuando buscan trabajo o solicitan una vivienda social. La criminalidad extranjera amenaza su seguridad y pone en peligro su integridad cultural y religiosa”.
Para solucionarlo, el partido neofascista garantiza “solidaridad y apoyo” de sus militantes a cualquier italiano que se sienta “amenazado” por la presencia de extranjeros en su barrio, o en su trabajo. Basta marcar el número y solicitarla. El teléfono en cuestión es un móvil que figura a nombre de Raffaello Mariani, un obrero responsable del partido en Romagna, quien denuncia “la invasión del islam” y asegura haber recibido ya cerca de 20 llamadas en 10 días. Mariani, quien no se corta un pelo, deja muy claras sus intenciones en su escaparate de Facebook: “Mis muy queridos pacifistas de dos céntimos… comunistas… pacifistas… anarquistas… noglobalpopolo viola… homosexuales… partisanos de café… amantes de la libertad… maricones con el culo de otros… masones…capitalcomunistas… judíos… cretinos… asquerosos… cheguevaristas… maoístas… leninistas… marxistas… cubanos… iros a tomar por…” (y dice el periodista de Il fatto quotidiano que Mariani termina su retahíla con muchas oes). Una retahíla que lleva a intuir que el partido ultra no está dispuesto a ayudar a “todos los italianos”.
El negacionista Mariani dedica también unas cuantas loas a la Hungría del ultraconservador Viktor Orbán, quien ha reclamado la repatriación de los 121 millones de dólares que el Estado repartió en 2007 entre los judíos húngaros supervivientes, y define Auschwitz como “un campo de trabajo… donde los prisioneros podían desahogarse jugando al balón o visitando el burdel”.
“La gente tiene miedo y la comisaría queda lejos- explica, hablando del presente- Está previsto que en 2014 se disuelva el cuerpo de carabineros, lo que creará aun más problemas de seguridad. Y entonces, nosotros estaremos ahí dispuestos a sustituir a las fuerzas del orden”.
Que el futuro nos coja en otro planeta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA AQUÍ TU OPINIÓN

VENEZUELA. ‘TERRORISMO PARAMILITAR CONTRA MADURO’

Grupos 'paramilitares' dirigen las movilizaciones contra el régimen Chavista  Pasa que comunicadores como Ildefonso Finol, Mig...