miércoles, 25 de julio de 2012

25 DE JULIO. OFRENDA REAL A UN IMPOSTOR


Los reyes de España en la ofrenda al apostol

Hoy es 25 de julio, y, previsiblemente, se repetirá la Ofrenda Real de España al apóstol Santiago. En un acto refrendado por el Presidente del Gobierno, de acuerdo con el artículo 64 de la Constitución. E, igualmente, es previsible la asistencia oficial de Rajoy y/o de su Gobierno.
Este acto supone una total injerencia e influencia de lo religioso en el ámbito Público, que se repite anualmente y lo consideramos de carácter preconstitucional y continuador del nacional-catolicismo y propio de una monarquía confesional. Con ello se lesionan los derechos de ciudadanía igualitaria de millones de españoles y españolas con otras convicciones y a otros con diferentes creencias religiosas.

Este acto consiste en una incomprensible ofrenda y petición de protección de España a un espíritu Santiago, algo más propio de quienes, en su caso, compartan esa creencia dogmática, pero no de un acto público y civil del Estado. Además asisten al mismo múltiples cargos públicos en funciones representativas, lo que supone un insoportable acto de propaganda confesional católica provocando una confusión entre el Estado y una determinada confesión religiosa que resulta privilegiada, generando, de este modo, una clara discriminación respecto a cualquier otra creencia o convicción, a la que tienen derecho cualquier ciudadano. Un acto que igualmente aprovecha el clérigo oficiante para reclamar de España la adhesión a los dogmas y normas morales de su confesión particular, subordinando el poder civil a criterios religiosos.

Reclamamos la supresión del carácter oficial y político de estos actos u otros de similar naturaleza, que contravienen la no confesionalidad del Estado Español. Mantenga cada uno sus respetables creencias religiosas en el ámbito privado y respete la igualdad de la libertad de conciencia en el ámbito público común a todos.

UNA PUNTUALIZACIÓN HISTÓRICA
Santiago matamoros
Santiago (sant Yago, san Jaime, san Diego, san Jacob, san Jacobo); de: Ya’akov (en hebreo יַעֲקֹב), en hebreo: el suplantador. Obviamente nunca estuvo en las Hispanias; la noticia de su presencia en estas tierras se debe a un opúsculo obra de Leandro (san Leandro) y del muy imaginativo autor de vidas de santos, Braulio de Cesaracosta (san Braulio), que no firmaron su obra, por lo que permanece en la bibliografía histórica como obra anónima. Fue encontrado “casualmente” con el nombre de Breviarium Apostollorum, en él se asegura que el suplantador estuvo en las Hispanias porque vino a traer la buena nueva cristiana. En realidad todas las naciones del orbe tenían ya un patrón importante y las Hispanias aún carecían de él a la llegada de la invasión islámica de princpios del siglo VIII. A los francos merovingios no les gustaba la advocación a San Millán por cuestiones de rivalidades advocativas fronterizas (Quevedo reclamó el patronazgo de España para el santo del extremo occidental de la Tarraconensis, hoy La Rioja, por abandonar de una vez la impostura de Santiago), y se decidieron por Santiago ya que era imposible que Pablo de Tarso hubiera tenido tiempo de venir y predicar en el poco tiempo en el que no se sabe en dónde estuvo (aún asi, el joven Menéndez Pelayo aventura esta posibilidad en su voluntariosa obra sobre los heterodoxos españoles). Con Santiago se suplantaban también los restos de Prisciliano (enterrado sin cabeza porque la perdió en Tréveris juzgado y condenado por la Iglesia por hereje) que era un engorro teológico y gran influenciador de las regula monachorum, y que había sido enterrado en Iria Flavia por sus devotos discípulos. En fin, suplantación tras suplantación ahí está el impostor (ahí no está). No sería el menor de sus milagros que se apareciera a la virgen María, sino que la antropococos reposara en el siglo I en una columna renacentista.

1 comentario:

DEJA AQUÍ TU OPINIÓN

EL DEFICIENTE TRANSPORTE SANITARIO DEL SESCAM

Movilización de trabajadores del transporte sanitario del SESCAM El SESCAM aceptó una oferta temeraria, a la baja, para adjudicar el s...