martes, 16 de octubre de 2012

ENCHUFADOS DE BUENA CUNA EN LA TIERRA DE DON QUIJOTE

Mª Luisa Soriano, consejera de agricultura de CLM

El PP sigue en esa cruzada particular contra el desempleo de los suyos. Cuando, como en el caso de Cospedal, la familia ya está empleada se recurre a facilitar el nombramiento en un consejo de administración bien remunerado y a “vivir que son dos días”; hay que pagar las facturas del cigarral y asegurarse un retiro sin sobresaltos. El dedazo para enchufar a un fiel servidor está por encima de la cualificación requerida para el puesto, solo así se entiende que Francisco Gil Ortega pueda presidir algo (ENRESA) cuando su mayor virtud, cultivada en muchos años de alcaldía, fue ser el mejor cliente de los bares de la Plaza Mayor de Ciudad Real. Del ex director de la gaceta no añadimos nada que no sea conocido: su único mérito es haber dirigido un panfleto fascistoide. Pobres villardecañeros, si ya es un riesgo la instalación allí del ATC, con estos dos personajes al frente el riesgo de incidente se multiplica por mil.
Y claro, viendo cómo actúa la jefa, los subordinados no van a ser menos. Aquí decimos que hasta el más tonto hace relojes de madera y Marisa Soriano no ha querido quedarse atrás, aunque haya venido de fuera. La consejera de Agricultura de Castilla-La Mancha, meritoria destacada por sus despiadadas críticas, casi siempre rayando el mal gusto, al gobierno Barreda, ha colocado a su hijo, Andrés Porras Soriano, y a su yerno, Federico Céspedes Castellón, en sendos puestos directivos de los gobiernos central y autonómico.
Soriano accedió a la consejería de Agricultura de Castilla-La Mancha cuando Cospedal arrebató la región al PSOE en las elecciones de mayo de 2011. Cordobesa de nacimiento, es licenciada en Ciencias Biológicas por la Universidad de Córdoba y doctora en la misma materia por la universidad de Santiago de Compostela.
Casada con Andrés Porras Piedra y madre de cuatro hijos, es catedrática de la Escuela Universitaria de Ingeniería Técnica Agrícola de la Universidad de Castilla-La Mancha en Ciudad Real, la misma donde hoy trabaja su hija Rocío Porras Soriano como profesora ayudante en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, tras su licenciatura en ingeniería. Un amigo, bien conocedor de su talante tras sufrir su oposición en la EITA, solo tiene elogios para ella, calificándola como el peor enemigo posible.
María Luisa Soriano es diputada regional por la provincia de Ciudad Real desde 2007 y vicepresidenta segunda del Comité Ejecutivo Provincial del PP. El puesto de coordinador provincial de Empleo y Economía de Ciudad Real lo ocupa actualmente su yerno Federico, casado con Rocío, que se licenció en Derecho en la Universidad de Castilla-La Mancha y que había desarrollado toda su carrera profesional en el despacho de abogados Garrigues.
Y cuando la suerte llega a una casa en forma de enchufes no se queda en solo uno. Para los de tu sangre hay que apostar por lo máximo y recurrir a los amigotes para que el chico se coloque bien. El ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, 'fichó' a uno de los cuatro hijos de Soriano y Porras para su departamento como un cargo de confianza y libre designación. Andrés Porras Soriano es asesor del secretario general de agricultura y alimentación, aunque no es el único hijo de un alto cargo del PP colocado por el Gobierno. Álvaro Ramírez de Haro y Aguirre, el hijo menor de la expresidente de la Comunidad de Madrid, es asesor del gabinete del secretario de Comercio, Jaime García-Legaz desde principios de enero. También María Zaplana Barceló, hija del ex ministro de Trabajo, Eduardo Zaplana, trabaja como asesora en el gabinete de la secretaria de Estado de Turismo, Isabel Borrego, flamante esposa del diputado del PP Vicente Martínez Pujalte.
Plumaroja

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA AQUÍ TU OPINIÓN

¡¡¡HOLA PUTERO!!!

Fotograma del documental ¡Hola Putero! Las malvadas feministas han vuelto a liarla. Un grupo de esas brujas, autodenominadas Towanda...