martes, 2 de octubre de 2012

DDHH en Túnez: violada por policías y acusada de atentado al pudor


Tunez-mujeres-dominiquekt-CC-BY-NC-SA_2.0PES.- En un comunicado del 28 de septiembre de 2012, Amnistía Internacional (AI) exige que la justicia tunecina deje sin efecto la acusación de atentado al pudor que pesa sobre una mujer que en los primeros días del mes había denunciado a unos policías por violación.
La joven y su novio, quienes de momento no quieren que se faciliten sus nombres, pueden ser condenados a seis meses de cárcel por “comportamiento intencionadamente indecente”. Los policías que violaron a la chica dicen que los encontraron en una “postura inmoral en la vía pública”, dentro del coche en una calle de la capital, Túnez. La pareja niega los cargos que se les imputan y mantiene la denuncia por violación.
El 3 de septiembre de 2012, la víctima y su novio se encontraban en el interior de su coche cuando fueron abordados por tres policías. Dos de ellos obligaron a la joven a trasladarse al asiento posterior y la violaron. El asunto ha causado un escándalo en el país, sobre todo a partir del momento en que el portavoz del Ministerio del Interior, Khaled Tarrouche, pareció justificar el delito cometido por los policías diciendo que habían encontrado a la pareja en “una postura inmoral”.
“En el mejor de los casos –dice en su comunicado Hassiba Hadj Sahraoui, directora adjunta del programa Norte de Africa y Oriente Medio de AI- inculpar a la víctima de una violación cometida por policías en lugar de protegerla contra la intimidación y los prejuicios, evidencia las inmensas lagunas de la ley y la justicia penal tunecina. En el peor, se trata de una maniobra perniciosa destinada a desacreditar a la víctima de una violación y a proteger a los autores de la misma”.
Varias ONG tunecinas, dice en una crónica el diario francés Le Monde, “denunciaron el miércoles 26 de septiembre el procedimiento judicial iniciado contra una joven violada por dos policías”, en un clima general en que al gobierno, dominado por los islamistas, se le acusa con frecuencia de ignorar los derechos de las mujeres.
Los policías autores de la violación se encuentran encarcelados pero, al mismo tiempo, la joven y su novio, acusados de un delito de atentado al pudor, han comparecido ante un juez según el comunicado conjunto de la Asociación Tunecina de Mujeres Demócratas y la Liga Tunecina de Derechos Humanos. Los firmantes denuncian un procedimiento “que transforma a la víctima en acusada, que intenta aterrorizarla y obligarla (también a su novio) a renunciar a sus derechos”. Ambas asociaciones se preguntan hasta qué punto es “serio el compromiso del gobierno tunecino de aplicar el plan nacional de lucha contra la violencia empleada con las mujeres”.
Según AI, “la violación cometida por las fuerzas de seguridad, con frecuencia utilizada como herramienta de represión, constituye una forma de tortura…establecido por los organismos regionales e internacionales de defensa de los derechos humanos. En el derecho tunecino, la violación se considera un delito grave, que se castiga con una pena severa que puede llegar hasta la cadena perpetua”. Los abogados de la joven han explicado a AI que la denuncia es contra dos de los policías, porque el tercero acompañaba en ese momento al novio hasta un cajero automático, con la intención de sacar el dinero necesario para pagar la multa que les reclamaban.
“En lugar de esforzarse en desestabilizar y humillar a esta mujer, víctima de un grave delito, las autoridades tunecinas tienen que decir alto y claro que la tortura y los malos tratos, incluida la violación, no se van a tolerar, y que sus presuntos autores van a tener que enfrentarse a la justicia”, ha dicho Hassiba Hadj Sahraoui. “Nos tememos que el trato recibido por esta joven pueda disuadir a otras víctimas de atentados sexuales a la hora de presentar denuncias, por temor a convertirse en acusadas”.
Las asociaciones feministas tunecinas denuncian que desde la llegada al poder de los islamistas del partido Ennahda la policía acosa constantemente a las mujeres por la forma en que visten, o por salir de noche sin ir acompañadas por un hombre de su familia. Pese a incidentes como este, las mujeres tunecinas son desde hace mucho tiempo las más “modernas” del mundo árabe. El 13 de agosto de 1956 se promulgó el Código del estatuto Personal, que establece la igualdad de los sexos en todos los terrenos. En el nuevo proyecto de Constitución tunecina, una formulación muy ambigua define a las mujeres como “complementarias” de los hombres, lo que choca frontalmente con la definición anterior de la igualdad de los géneros. Desde hace año y medio –dice el artículo de Le Monde- las autoridades tunecinas colocan al mismo nivel los cargos de “inmoralidad pública” y “alteración del orden público”, e invocan con frecuencia este último contra los periodistas y militantes de los derechos humanos cada vez que reclaman el derecho a la libertad de expresión.

1 comentario:

  1. aquí han desembocado las primaveras árabes que con tanto entusiasmo apoyó occidente: en la perdida de derechos fruto de la aplicación del corán por los grupos salafistas financiados por Arabia Saudí.

    ResponderEliminar

DEJA AQUÍ TU OPINIÓN

EL DEFICIENTE TRANSPORTE SANITARIO DEL SESCAM

Movilización de trabajadores del transporte sanitario del SESCAM El SESCAM aceptó una oferta temeraria, a la baja, para adjudicar el s...