miércoles, 31 de octubre de 2012

¿DE INTERÉS GENERAL, PARA QUIEN?


Los viajes del jefe del Estado o del presidente del gobierno a países extranjeros con representantes de las empresas del Ibex 35, publicitando profusamente la marca España, para explicar la intencionalidad de apertura de mercado español en el exterior, encierran otra lectura: el interés de esos grandes empresarios en buscar ventajas fiscales para invertir en terceros países, sin que afecte al nuestro desde ningún punto de vista, porque los beneficios se quedarán en ellos o en paraísos fiscales, la tributación en el nuestro será mínima, o tal vez en una sola dirección, comisiones a determinadas personas, con un palacete, Rolex de oro, una cacería…, todo por permitir diversificar sus intereses y reducir personal en las empresas españolas. Podemos citar múltiples ejemplos.
El Rey de España posa junto al Comisionado de la Marca España
Gamesa reducirá en un 11% su plantilla en España, 500 personas, por trasladar a China su principal centro de producción y suministro. Tras la visita a Brasil, Telefónica Internacional se traslado a ese país. ¿Resultado? 250 personas  al paro si no aceptan irse a Brasil. En el reciente viaje a la India, nos sacan de dudas las declaraciones del jefe del Estado español al enumerar los atractivos que puede ofrecer la India a la inversión española: “modernas infraestructuras, mano de obra cualificada y un marco regulatorio favorable”. Más claro imposible. Dentro de unos meses aumentará el paro en España por la inversión de alguna de nuestras empresas en dicho país. 
Tanto el jefe del Estado como el del gobierno, deben fomentar el capital en el comercio interior de un país, ofrecer estímulo y mantenimiento a una mayor cantidad de trabajo productivo, para incrementar el valor del PIB interior, en lugar de fijar sólo el objetivo del capital en el comercio exterior. Porque los excedentes del producto del trabajo interno estimulan a mejorar sus capacidades productivas y a expandir al exterior, de este modo se incrementarían el ingreso y la riqueza reales de la sociedad.
Estos supuestos viajes de interés general con representantes del Ibex 35 dan una imagen de supeditación a la mezquina rapacidad y espíritu de monopolio de los capitalistas y de los grandes corporaciones.
Según Sismondi (1773 -1842), la economía política liberal es, ante todo, la ciencia abstracta de la riqueza, la que gira en torno a los beneficios procedentes del cambio de mercancía y no orientada hacia la utilidad social.
Los liberales  desconocen que la demanda debería basarse en las clases más numerosas y que, si estas ganaran más,  tendrían mayor poder de compra y, por lo tanto se evitarían las crisis. Para el liberal, el consumidor es el capitalista, no el pueblo, mientras que la realidad ni es ni debe ser así. Los que viven de la riqueza comercial viven de un  público metafísico y no de la sociedad real, que es la que trabaja y la que debería de consumir más.
Los que mandan son esclavos, a menudo, de fuerzas egoístas, sectoriales, gremiales o capitalistas, todas ellos incompatibles con el bien común, por eso los incapacita para ver o actuar más allá de sus inmediatas exigencias, por lo tanto no deben ser nuestros representantes, debemos de exigirles que miren a la ciudadanía, obligar al gobierno a que se supedite al interés general en lugar de al interés del capital.
CRÓNICA POPULAR

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA AQUÍ TU OPINIÓN

¡¡¡HOLA PUTEROS!!!

Arcadi Espada, polémico tertuliano en distintos medios de comunicación Las malvadas feministas han vuelto a liarla. Un grupo de esas...