viernes, 2 de noviembre de 2012

¡MALDITOS BANQUEROS! ¡MALDITOS CÓMPLICES!

Emilio Botón y Rodrigo Rato

Cuando veo la ruina a la que estáis llevando al pueblo, tanto con el teclado como con el corazón, no puedo más que maldeciros. ¿En nombre de qué deidad que os confunda podéis forzar unos desahucios (con la connivencia de la casta política a la que estáis amamantando), cuando una parte significativa de los créditos concedidos en vuestras hipotecas (así como los intereses con los que duplicáis e incluso triplicáis su cuantía) está fundamentada en la creación de dinero bancario? Si os habéis endeudado con el exterior para multiplicar el volumen de vuestros trapicheos y ahora no podéis hacer a vuestros compromisos (y para resolverlo vuestros lacayos utilizan el poder que fraudulentamente lograron arrancarnos), ¿cómo es posible que tenga que ser ese pueblo al que estáis embargando el que haya de afrontar vuestros desbarros?¿Es que vuestras deudas son de otros y las que tengan esos otros son también de ellos? ¿Cómo aconsejan los medios de comunicación con los que pretendéis justificar vuestros expolios que no deberíamos dar la mala imagen que con nuestra resistencia estamos dando en el exterior¿ ¡Como si lo que piensen en el exterior (especialmente en esta Europa de los mercaderes) nos importara una higa! El pueblo, al que tanto vosotros como esta Europa que nunca estuvo unida habéis hundido en la miseria. Sois los que habéis provocado que, mientras unos bandoleros que han quebrado una parte significativa de vuestras entidades se asignaron unas remuneraciones vomitivas, al pueblo al que estafasteis le está causando vómitos tener que estar buscando en los contenedores de basura algo que llevarse a la boca.
¿Qué función estáis llevando a cabo? ¿Vuestra única misión es la de expatriar los capitales que evaden los impuestos así como forzar a los gobiernos a que tenga que avalar y en última instancia subvenir lo que entre vosotros mismo no podéis garantizar? ¿Cómo se explica que en una comunidad como la UE -en la que las diferencias estructurales conllevan unas disparidades en el balance de sus cuentas comerciales que sólo pueden superarse con una creación de medios de cambio y consecuentemente con una devaluación- se haya llegado a contemplar como un artículo de fe que para salir de la crisis a la que nos habéis llevado prioritariamente es necesario reducir el déficit, al mismo tiempo que, con cargo a ese mismo déficit, se inyecta en vuestras arcas un dinerario con el que cancelar las deudas contraídas en el sector interbancario? ¿No nos demuestra esta política que al capital y a los gobiernos les importa un bledo el pueblo y que tanto los que están representando a aquél como los que están medrando en éste son unos miserables?
Pero si queremos ir un poquito más allá sólo tenemos que observar el último aborto que han gestado aquellos a los que les hemos otorgado atribuciones. Con ello me refiero a la creación de un banco malo.
Dicen que es para sacar de los activos de la banca los bienes que por estar hipervalorados impiden reflejar el verdadero valor de estas entidades. Pero vamos a ver. Es cierto que de transferir estos activos por su valor nominal la banca se habría liberado de su toxicidad pero sería el sector público el que tendría que hacerle frente a esta hipervaloración. Sólo en el supuesto de que esta transferencia fuera llevada a cabo por el valor real que estos bienes pudieran tener en el mercado se habría conseguido (como pretenden ilustrarnos los trileros que están gobernándonos) superar la situación creada sin que al contribuyente le costara un euro. Pero esto es algo que al poder haber sido actualizado en los propios balances de esta banca nos demuestra que nos están tomando por idiotas.
Pero es que hay más. En la asunción de que estos activos tuvieran que ser ofertados por este banco malo por su valor real (dejando a un lado de qué forma podría ser cancelada esta hipervaloración), el Estado, en sus necesidades de hacer caja, los habría de liquidar incluso por debajo de lo que se hubiera aceptado como valoración en su traspaso. Con lo cual, no sólo se estaría incidiendo en el desarrollo del sector inmobiliario, sino que se incrementaría la toxicidad que hubiera de ser afrontada.
La desvergüenza ha llegado a un extremo que, al igual que los desahuciados, la moral y la ética precisan de un refugio en el que guarecerse.
CRÓNICA POPULAR

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA AQUÍ TU OPINIÓN

RELATOS DE VERANO: LAMIAS, NINFAS DE AGUA... LA TROCANTA

La Trocanta. Marcel Félix de San Andrés Antonio de Torquemada se refiere a ellas afirmando que “el mismo Aristóteles dice que los lé...