domingo, 29 de enero de 2012

ROSAS ROJAS PARA EL PSOE


Hubo un tiempo en que leer El País era más que una obligación para alguien progresista, era necesidad. Hoy las cosas han cambiado tanto que los Polanco&Cebrián destilan rencor hacia quienes consideran responsables de su crisis. Olvidan que esta tiene nombre y apellidos indisimulables: los suyos.
El tratamiento que dan a los aspirantes a la secretaria general del PSOE no deja lugar a dudas. Mientras una foto de Felipe González acompaña el titular sobre su apoyo a Rubalcaba, adornado con la frase “Alfredo, creo en ti, mi compromiso es contigo”; Carmen Chacón es puesta en duda por las influencias de su “influyente entorno”.
Al PSOE le llueven palos desde El País a través de las patadas dirigidas a las espinillas de Miguel Barroso, Javier de Paz y, por supuesto, Zapatero. PRISA por fin saca la patita, como viene haciendo en América Latina desde hace décadas y, creyendo en su poder, juega a poner y quitar líderes. La descripción que hacen del momento actual que vive el PSOE es para que se la mire un psiquiatra. El intento de hacer daño a Chacón no tiene límites, y el partido es utilizado como herramienta para ello. Afortunadamente cada día es más escasa su influencia entre las bases socialistas, decantadas desde hace tiempo por Público, y lo de hoy es otra pataleta más de un periódico desnortado que añora la influencia tolerada por Felipe González.
Ayer pudo ser un día clave para el XXXVIII Congreso. El acto de apoyo a Rubalcaba se presentaba como intergeneracional, puede que lo fuera, pero estuvo marcado por la omnipresencia de Felipe González. Su carisma lo inunda todo y las presencias de Patxi López, Micaela Navarro o María González Veracruz quedaron oscurecidas por el brillo del incuestionable líder.
Sé que es arriesgado cuestionar el valor de Felipe entre los militantes socialistas pero yo estoy liberado de peajes pues apenas llevo unos meses de militancia y ello me facilita analizar su figura desde la distancia. No pongo en duda lo que ha significado para España y para el PSOE, quizá deberíamos empezar a valorar más al equipo y menos a la persona, pero tampoco olvido que fue el quien impuso en el XXVIII Congreso, el del “Felipazo”, el abandono de las señas de identidad que ahora queremos recuperar; que con el iniciamos la senda de la privatización en sectores estratégicos; que en sus gobiernos han tenido cabida ministros tan impopulares como Solchaga o Boyer, aunque la lista es amplia. A sus gobiernos les corresponde el mérito del progreso experimentado por nuestro país pero también el abandono de las políticas socialdemócratas y el abrazo al modelo liberal que ahora tanto denostamos. Pongamos las cosas claras de una vez y concluyamos que sus apuestas están plagadas de desaciertos: apoyó a Almunia frente a Borrell y perdió, apoyó a Bono frente a Zapatero y perdió; ahora apoya a Rubalcaba frente a Chacón y volverá a perder. La infalibilidad del líder es más que dudosa en su caso.
Casi simultáneamente con el acto de apoyo a Rubalcaba se celebraba otro de apoyo a Chacón. Este no buscaba la intergeneracionalidad, buscaba la identidad de género y la apuesta decidida porque una mujer dirija el partido socialista por primera vez desde 1879, año en que fue fundado por Pablo Iglesias. Según ha señalado Chacón, "no es un acto de compromiso de las mujeres con Carme Chacón, sino un acto de compromiso sin matices, ni ambages, de Carme Chacón con las mujeres".
Conviene señalar que tras la derrota del 20 de noviembre muchas cosas están en peligro porque, en apenas un mes, el Partido Popular nos está haciendo retroceder décadas: la violencia machista de pronto pasa a llamarse violencia doméstica, recortes en el derecho a decidir sobre la maternidad y a la interrupción voluntaria del embarazo, supresión y/o privatización de los centros de la mujer y casas de acogida para mujeres maltratadas, se suprimen las escuelas infantiles y quienes lo sufren son las mujeres, se bloquea la Ley de Dependencia para que las mujeres vuelvan a trabajar gratis para el Estado, las políticas de igualdad quedan fuera de las prioridades del Gobierno... El PP tiene la habilidad de situar a algunas mujeres en primer plano mientras invisibiliza o saca de plano las políticas de igualdad. Ya lo hizo en los gobiernos de Aznar y lo hace ahora con Rajoy, por eso es más necesario que nunca marcar distancias y recuperar la presencia que la igualdad tuvo en los gobiernos de Zapatero devolviéndolas al primer plano.
Sé que resulta manido reiterar que no podemos renunciar a más de la mitad de la inteligencia colectiva, pero vuelve a ser necesario porque la derecha lo hace cada vez que tiene el gobierno y la izquierda no siempre rema en la misma dirección. Lo cierto es que cada vez que avanza una mujer, avanza la igualdad; y cada vez que avanza la igualdad no avanza solo una parte, avanza todo el género humano. Por eso es el momento de situar a una mujer al frente del partido, para recuperar e implementar un nuevo periodo de avance para tod@s. Y esa es una de las tareas centrales que aguarda al nuevo PSOE, en un tiempo en que no podemos apostar por lo viejo y no es solo cuestión de edad –que también-, es porque cuando hemos apostado por el cambio hemos conseguido avanzar y con nosotros toda la sociedad gracias a nuestra acción de gobierno.
Este es el tiempo de llenar de “rosas rojas” el PSOE, de rendir homenaje a las pioneras rosas rojas asesinadas por la intolerancia fascista, -a las 13, a las 17, a las centenares de rosas cercenadas cuando comenzaban a abrirse a la primavera de las libertades-, y las que ayer apoyaron a Chacón son solo algunas de las miles de rosas rojas que apuestan por cambiar recuperando los originales postulados socialistas y porque la democracia interna sea nuestra vacuna contra el inmovilismo: En el encuentro, celebrado en la Sala de Columnas del Círculo de Bellas Artes, se dieron cita mujeres del ámbito de la política, como María Teresa Fernández de la Vega, Cristina Narbona, Delia Blanco, Mariví Monteseirín, Candela Mora, Soledad Cabezón, Amparo Rubiales, Leire Pajín, Matilde Fernández, Isabel Martínez, Beatriz Corredor, Carmen Alborch, Rosa Torres, Mar Moreno, Maru Menéndez, Inma Moraleda, Gemma Zabaleta, Verónica Pérez, Lola Escalona, Magdalena Valerio, Consuelo Sánchez Naranjo, Elena Almazán, Yolanda Vicente o Concha Toquero; del mundo de la cultura, como Pilar del Río, Clara Sánchez, Eugenia Rico, las diseñadoras Ana Locking y Rosa Clara, Lula Gómez o Inma Turbau; del ámbito académico y del movimiento asociativo de mujeres, como Ana María Pérez del Campo, Yolanda Besteiro, Asunción Bernárdez, Elena Gallego, Isabel Tajahuerce, Silvia Iglesias, María José Cervantes, Clementina Diez de Valdeón, Carmen Calleja, Carmen Toledano, Charo Otegui, Amelia Lobato, Carmen Vieites, Dolores Carrión, Isabel Andaluz, Reyes Feito.

Marcel Félix de San Andrés

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA AQUÍ TU OPINIÓN

ESPAÑA ¿QUÉ ES Y DESDE CUANDO?

Sobre el origen del nombre de España El PP se apropia y falsea la historia de España Comúnmente se admite que España viene del lat...