martes, 24 de enero de 2012

GIRO A LA IZQUIERDA


Europa necesita girar a la izquierda para mantener el Estado del Bienestar y marcar el rumbo al resto del mundo. A los ataques furibundos de los mercados se ha sumado el del Banco Mundial, recomendando precarizar el mercado de trabajo e incrementar los recortes para poder competir con Asia y Estados Unidos.
Frente a las crecientes presiones, el norte de Europa se resiste a perder un modelo que ha proporcionado las mayores cotas de bienestar y trata de encontrar nuevos alicientes para mantener las conquistas sociales y mostrar al resto del mundo que es posible compatibilizar desarrollo y sostenibilidad. Dinamarca apuesta, en su semestre al frente de la UE, por pintar de verde la economía europea y exportar el modelo al resto del mundo.
El proyecto danés será más fácil si Francia se incorpora al giro a la izquierda pero, aunque el candidato socialista François Hollande va en cabeza de los sondeos a las presidenciales en Francia, la carrera al Elíseo está abierta. Ni siquiera está claro quiénes serán los dos aspirantes que pasarán el 22 de abril a la segunda vuelta del 6 de mayo. No se puede descartar la posibilidad, ciertamente bochornosa, de que sea la dirigente de extrema derecha Marine Le Pen. El actual presidente, Nicolas Sarkozy, formalmente aún no se ha declarado candidato, pero ya se halla en campaña para intentar salir del pozo de desgaste y de desprestigio en que ha caído.
La competición va a ser apasionante, entre otras cosas porque las opciones políticas están muy diferenciadas, al menos ante la primera vuelta. El habitualmente pausado y moderado Hollande dio el domingo un claro giro a la izquierda, en el discurso que marcó el inicio de su campaña, al identificar como su adversario, no a Sarkozy, al que ni siquiera nombró, sino al mundo de las finanzas que, según él, ha tomado el control de la economía. Su discurso no fue meramente retórico, sino que estuvo salpicado de propuestas concretas de todo tipo, desde la jubilación a una mayor laicidad pasando por la fiscalidad, y con un énfasis especial en una juventud que considera sacrificada, abandonada y relegada, y para la que plantea una pregunta central: ¿Vivirá mejor en 2017 que en 2012?
Hollande sabe que en el realismo presupuestario se juega buena parte de su credibilidad, por lo que esta misma semana explicará cómo se financiarán sus propuestas. El candidato socialista tiene una visión propia de Europa, más proteccionista que Sarkozy, pero que interesa especialmente a España, pues propone un pacto de responsabilidad, de gobernanza y de crecimiento, frente al tratado de austeridad fiscal que se está negociando en la actualidad bajo el impulso de Alemania.
La izquierda no ha ganado una elección presidencial en Francia desde que François Mitterrand, la referencia para Hollande, fuera reelegido en 1988. El socialista sabe que tiene en Sarkozy un temible adversario, como quedó patente en la campaña de 2007. Pero de momento, tras ser elegido candidato en primarias abiertas a los ciudadanos, ha logrado unir a las diversas familias del socialismo francés, atraer a los ecologistas y empezar marcando la agenda de la campaña.
La siguiente pieza en el tablero será Alemania. Allí se vienen produciendo resultados esperanzadores para la izquierda en todos los comicios locales celebrados hasta la fecha. Una derrota electoral de Merkel, adalid de la austeridad en el gasto público, ofrecería una Europa desconocida hasta la fecha y en la que la izquierda podría alcanzar la mayoría y marcar un rumbo bien distinto al actual. Antes podría haber cambiado Italia poniendo fin a la negra etapa de Berlusconi y la tecnocracia.
España, como es habitual, va con el paso cambiado y cuando aquí gobierna la izquierda en Europa lo hace la derecha obligándonos a aplicar políticas centristas en nuestra economía. Pronto Rajoy se encontrará en franca minoría y ante la duda de aplicar un modelo económico que no comparte o quedarse descolgado.
Pero para contribuir positivamente a esa realidad la izquierda española tiene tareas pendientes. IU debe salir del aislamiento y mostrar vocación mayoritaria y el PSOE debe elegir en su inminente congreso entre una solución provisional o una apuesta de futuro. Cuando ha optado por lo segundo ha acertado y beneficiado a España con importantes cambios económicos y sociales. Lo hizo con Felipe González transformando la débil economía española en una de las primeras economías mundiales y lo hizo con Zapatero situando a España como país referente en el ámbito de los derechos sociales.
Ahora se nos presenta la oportunidad de hacer lo mismo que entonces. Necesitamos aprender de experiencias propias, recuperar la identidad socialista y acertar en la apuesta, sabiendo que no necesitamos un parche que nos acerque a las generales de 2015, sino una solución que nos permita ganar las elecciones andaluzas y desde ellas comenzar la recuperación de las instituciones locales para optar con garantías a pelear por el gobierno de España. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA AQUÍ TU OPINIÓN

ESPAÑA ¿QUÉ ES Y DESDE CUANDO?

Sobre el origen del nombre de España El PP se apropia y falsea la historia de España Comúnmente se admite que España viene del lat...