miércoles, 4 de enero de 2012

PAGE NO ES ZAPATERO


Por mucho empeño que le pongan sus padrinos Page no es Zapatero. Y podría haberlo sido pero, eso sí, tendría que haberse despojado de algunas rémoras para hacer el camino que lleva hasta el nuevo PSOE.
Para empezar debería dejar de ser un hombre de Bono y apostar por ser un hombre del partido, -Bono contamina todo cuanto roza y Page no podía ser menos, más aun presumiendo de delfín como ha hecho hasta ahora-, trabajando autónomamente en la construcción del socialismo del siglo XXI. Su dependencia del expresidente de Castilla La Mancha, exministro y expresidente del Congreso es demasiado visible y esto no le beneficia en la actual coyuntura. Si sumamos a ello que su candidatura la ha lanzado el inefable Pedro J. Ramírez la tarea de aspirar a la Secretaria General del PSOE se antoja tan dura como las 12 pruebas de Hércules.
En segundo lugar, ahora que las bases reclaman protagonismo en el proceso y aspiran a participar activamente en la gestión del partido y sus políticas, el equipo de Page debería sacarlo de la burbuja de Toledo y hacerle comprender que soplan nuevos aires y que sus recientes declaraciones sobre lo que necesita el partido no le ayudan mucho, más bien al contrario. Ha sido un error de bulto afirmar que el partido necesita más un líder que ideas, ya que estas vendrán de la mano del líder. O sea, de él. Más cerca de la idea de partido abierto y reubicado en postulados socialdemócratas, cuando no socialistas, se sitúan otros candidatos. Tanto Rubalcaba como Chacón apuestan por impulsar la democracia interna y apuestan por fórmulas de elección directa, mediante primarias, de candidatos y secretarios generales.
Page tiene otras desventajas respecto a Zapatero: no cuenta con el equipo joven y entusiasta que aupó a Zapatero a la Secretaria General del PSOE en el XXXV Congreso, tampoco cuenta con el efecto sorpresa de su candidatura y, además, llegado el caso los guerristas volverían a ser decisivos y seguirían cobrándose en su persona la traición de Bono. El grupo que inicialmente le apoyaba, los municipalistas, ha decidido integrarse en el colectivo mucho PSOE por hacer.
Cierto es que existen similitudes entre el XXXV y el XXXVIII Congreso. Que en ambos casos se viene de una fuerte derrota electoral, que el aparato del partido ha maniobrado para que las bases no tuvieran opción a elegir al candidato y que el resultado es incierto y favorece la aparición del mirlo blanco. Pero, a diferencia de entonces no habrá más de dos aspirantes a la Secretaria General, salvo sorpresa mayúscula y me atrevo a afirmar que dado el caso, alguno de los actuales candidatos –mucho PSOE por hacer- se fusionaría con el tercero en cuestión.
Zapatero pudo ganar a Bono porque parte de los votos de Matilde Fernández fueron hacia su candidatura. Ahora no será así y si hubiera cuatro candidatos Page correría la misma suerte que corrió Rosa Diez, apenas rozaría el 6% de los votos.
Efectivamente Page no es Zapatero, este era un experto diputado cuando fue elegido Secretario General y eso facilito su lanzamiento a la esfera nacional. Page no ha superado aun la condición de segundón en la política castellanomanchega. Primero estuvo a la sobra de Bono y después Barreda lo “colocó” en la alcaldía de Toledo para que no le hiciera sombra en el gobierno regional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA AQUÍ TU OPINIÓN

ESPAÑA ¿QUÉ ES Y DESDE CUANDO?

Sobre el origen del nombre de España El PP se apropia y falsea la historia de España Comúnmente se admite que España viene del lat...