sábado, 6 de agosto de 2011

SILICIO SOLAR: LOS TRABAJADORES TIENEN LA PALABRA



Hace tiempo aprendí que un sindicato de clase está obligado a preservar los empleos por encima de otras reivindicaciones. De qué sirve defender derechos sociolaborales si tus defendidos pasan a engrosar las listas del paro, entonces tendrás que atender problemas de parados y no de trabajadores. El principal derecho que tiene un trabajador, contemplado así en la Constitución Española, es a su puesto de trabajo.
Desde la anterior premisa, un sindicato y un partido político pueden compartir modelo social y económico pero tienen prioridades distintas. Mientras el sindicato está obligado a atender los problemas derivados del normal funcionamiento del sistema, el partido está obligado a mejorarlo y prioriza por ello las acciones tendentes a cambiarlo.
El conflicto de Silicio Solar se ha llevado hasta el actual extremo porque uno de sus protagonistas juega indistintamente el papel de partido y sindicato y ha confundido, como en otras ocasiones, su verdadero rol. CGT nace de una escisión de CNT-AIT, asumiendo de este su ideal anarquista pero aplicando el modelo sindical  del comunismo primitivo. Tanto es así que él PCE se planteó vincularlo como sindicato hermano ante la deriva independentista emprendida por CCOO. Quizá por ello, amén de rencores personales, tienen en este sindicato a su bestia negra y dedican a criticarlo todas las energías. Si en esta lucha resultan perjudicados los trabajadores, su respuesta es que son simples daños colaterales.
CGT parece tener aquí dos claros enemigos a los que combatir: el PSOE de Puertollano y los sindicatos de clase (CCOO-UGT). La empresa no es otra cosa que el zapato con que golpear en el culo a Joaquín Hermoso, por el que sienten especial aversión, y a los vendidos dirigentes sindicales. Si la empresa es el arma con que golpear al enemigo, los trabajadores son los rehenes con los que se reclama la negociación cuando las cosas van mal. Y como en la guerra todo es legítimo, se dejan guardados en el cajón los principios morales y los valores democráticos.
En el conflicto han sido frecuentes los insultos, las amenazas y las agresiones a personas y objetos. La asamblea ha sido utilizada para amedrentar a los delegados de CCOO y UGT y rechazada cuando no la podían gobernar. La huelga, arma vital de los trabajadores, es una pistola de agua en manos de estos inconscientes, abusando de ella y ridiculizándola hasta extremos que me hacen sentir vergüenza. La consulta a los trabajadores era reclamada o rechazada según convenía a sus intereses. Todo un ejemplo de conducta democrática por el que el tiempo les pasará factura.
Dejamos atrás estas “pequeñeces”, tiempo tendremos de cobrarnos la factura, para centrarnos en lo que interesa: la solución al conflicto. Ahora son los trabajadores quienes están decidiendo sobre si prefieren conservar el empleo o hacer política al estilo de la CGT.
Llegamos aquí con una nueva propuesta de la empresa que conviene valorar en su justa medida. La empresa ha subido su compensación salarial hasta el 20% y se compromete a recortarlo y revisar la duración del ERTE en cuanto sea posible. Está también dispuesta a compartir información con la comisión de seguimiento del ERTE. El principal error que comete es el de presentar la propuesta como un ultimátum impidiendo así que los trabajadores la asuman como una conquista fruto de sus movilizaciones.
Para que esta nueva propuesta fuera presentada ha sido precisa la intervención mediadora del ayuntamiento, llamando a las partes a la negociación ante el temor del cierre y la consiguiente pérdida de un millar de empleos. La reunión se cerró con el compromiso de consultar urgentemente a todos los trabajadores y el anuncio de los delegados de CGT de mantenerse al margen de la consulta y la negociación. Como en otras ocasiones, los delegados de CGT estuvieron “arropados” por sus acólitos más fieles.
Uno de los compromisos se está cumpliendo estos días, los trabajadores han sido convocados a asambleas informativas para ejercer después el derecho a elegir su futuro: empleo o desempleo. La otra no. CGT no se ha mantenido al margen y está haciendo campaña activa por el NO. Ha llamado a votar a sus acólitos y ha vuelto a emplear palabras gruesas contra el alcalde y los sindicatos de clase. Sé que no debo hacerlo, pero me tienta la idea de declararlos “personas no gratas”.
Quedan aún varios turnos por participar del referéndum y los trabajadores deberían valorar que el ERTE es una suspensión temporal de la relación laboral que permitirá recuperar pronto la normalidad a la empresa y su vuelta al trabajo activo. No ocurrirá así si el conflicto se resuelve mediante cierre patronal, ERE extintivo o concurso de acreedores.
La solución que votan es una buena solución puesto que contempla una compensación salarial del 20%, esto les convierte en privilegiados comparados con lo que ocurre en la mayoría de los EREs, que son extintivos y no contemplan compensación salarial sobre lo que paga el INEM. Y lo que es más importante: conservan su puesto de trabajo en un país que supera los cuatro millones de desempleados. Cuanto darían cualquiera de los que integran las listas del paro por estar en su situación y agarrarse al empleo como a un clavo ardiendo.
Si los trabajadores rechazaran la propuesta de la empresa, el conflicto podría desencadenar en cierre y se perderían mil empleos directos más las decenas de empleos indirectos. Este desenlace sería un trauma para Puertollano, que ha puesto en manos de las energías renovables su opción de futuro. No son buenos tiempos para nadie, pero serian especialmente malos para las cientos de personas que tienen en Silicio Solar su única fuente de ingresos.
Eso sí, termine como termine este conflicto estamos obligados a analizar críticamente si todos los agentes implicados han actuado con la diligencia que el problema requería.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA AQUÍ TU OPINIÓN

¡¡¡HOLA PUTEROS!!!

Arcadi Espada, polémico tertuliano en distintos medios de comunicación Las malvadas feministas han vuelto a liarla. Un grupo de esas...