martes, 23 de agosto de 2011

ROMPIENDO EL TECHO DE CRISTAL: MUJERES EN LAS CANDIDATURAS DEL PSOE



Otro dato para la esperanza. Parece tener escaso valor pero no es así, no olvidemos que numéricamente las mujeres representan más del 50% del censo electoral, aunque no debe ser esta la razón principal que nos lleve a impulsar la igualdad real y romper esos techos de cristal que los hombres hemos construido, incluso con argumentos igualitarios. Conversando con mi compañera, sindicalista activa y educada como yo en el feminismo emergente de la Joven Guardia Roja (PTE), me expresaba sus dudas a que sea obligado reservar cabeceras de lista por el simple hecho de ser mujer. Le pregunté porque los hombres tenemos la patente de la cualificación, porque se nos da por supuesta, y porque las mujeres deben demostrarlo todo. Cuantos hombres encabezan listas electorales habiendo probado su ineptitud y su escasa moral. Así nos ha ido con ellos a la izquierda.
El siglo XXI debe ser el siglo de las mujeres. Se han ganado a pulso el derecho a ocupar espacios de poder, no sólo por una mera cuestión de cifras, sino porque se han preparado mejor que nosotros y porque aportan a la política aquellos valores propios de la izquierda que los hombres hemos abandonado.
Es por ello muy positivo que Rubalcaba quiera doblar el número de mujeres en las listas del PSOE para las elecciones generales del 20-N. y que su objetivo sea llegar al menos al 40% de candidatas, impulsándolas además a los primeros puestos de listas. El número dos en Madrid se reserva para Elena Valenciano, su directora de campaña y corresponsable del aire fresco que se respira en Ferraz.
Rubalcaba tiene en alta estima y le reserva un lugar destacado a Cristina Narbona, exministra de Medio Ambiente y coordinadora del programa electoral. Rosa Aguilar y Trinidad Jiménez también ocuparán puestos relevantes, probablemente en la lista de Madrid aunque deberían, en mi opinión y para confirmar la apuesta, encabezar las listas de Córdoba y Málaga. Carme Chacón tiene muchas opciones para ser cabeza de lista en Barcelona, aunque el PSC debe decidir a través de primarias en septiembre. Otra apuesta de Rubalcaba es Leire Pajín como cabeza de lista por Alicante.
Colocando a mujeres al frente de las listas no solo se cumple con los requisitos de la Ley de Igualdad (40% de los puestos en las listas), sino que se da un pasito más para corregir el desequilibrio existente en el Congreso de los Diputados ya que sólo 133 de los 350 diputados son mujeres.
Rubalcaba no quiere estrellas entre sus candidatos. Prefiere, según su equipo, a personas solventes del partido. El proceso para elaborar las candidaturas electorales comienza en septiembre, pero ya están empezando a sonar nombres de varios ministros y secretarios de Estado con los que el candidato quiere contar. No soy quien para cuestionar las decisiones democráticas de un partido pero el PSOE debería reflexionar detenidamente sobre los méritos de algunos candidatos. Es el caso de José Blanco y Ramón Jauregui.
Blanco no ha brillado especialmente como ministro y tampoco en el papel de Alfonso Guerra. Si su incorporación a Fomento parecía insuflar aire al gastado gobierno de Zapatero, el efecto duró apenas un soplido. Como azote del PP, ese papel que con tanto brillo desempeño Alfonso Guerra hasta que se vio obligado a dimitir por las travesuras de su hermano, su labor ha sido más que discreta, anodina diría yo. Creo que se han sobrevalorado sus cualidades al socaire de sus supuestos méritos en la organización interna del partido. Control de la organización interna que no ha sido tal y que ha mostrado serias carencias cuando las cosas venían mal dadas.
Jauregui aparentaba ser el eterno mirlo blanco de la izquierda en el PSOE. Se le mandó a Europa cuando tocaba apostar por el centro y se le trajo de vuelta cuando tocaba aparentar progresismo para disimular las medidas más conservadoras aplicadas por Zapatero. Esos viajes de ida y vuelta le han terminado desgastando y ahora cuesta ubicarlo en alguna responsabilidad concreta. Lo cierto, en su favor, es que ninguno de los ministros ha sido capaz de ofrecer algún brillo de esperanza a los deprimidos votantes socialistas. La única que mantenía alto el tipo, Bibiana Aido, fue retirada del brillo de los focos, rebajada a Secretaria de Estado y finalmente cooptada por la ONU para extender las políticas de genero por el mundo. Echo en falta su carácter y su firmeza, propios de su insultante juventud.
Me preocupan los guiños de Valenciano al eterno aspirante a presidir España. Un político sin otro objetivo que ocupar paginas en los libros de historia, o en los de autobombo si llega el caso, cuando no en el papel cuche. Fue anunciar su disponibilidad a un nuevo sacrificio y de inmediato surgieron los de siempre, los que le deben lo que son, a proclamar que Bono es imprescindible en las candidaturas del PSOE. Creo que lo realmente imprescindible en los tiempos actuales es apostar por la renovación en ideas y candidaturas.
La guinda del pastel sería que ningún puesto en las listas pudiera estar ocupado por personas que ostentan responsabilidades como alcaldes, concejales o diputados autonómicos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA AQUÍ TU OPINIÓN

¡¡¡HOLA PUTERO!!!

Fotograma del documental ¡Hola Putero! Las malvadas feministas han vuelto a liarla. Un grupo de esas brujas, autodenominadas Towanda...