viernes, 19 de agosto de 2011

ALCALDE O DIPUTADO. NO A LA DUPLICIDAD DE CARGOS Y SALARIOS



Hace apenas un mes el Parlamento andaluz, a propuesta del grupo socialista, acordaba impulsar una reforma normativa para limitar las retribuciones de los parlamentarios andaluces, de tal forma que únicamente podrán percibir un salario público o privado, o impulsar la modificación del Reglamento del Parlamento y de la Ley de Incompatibilidades de altos cargos de la Junta para concretar, respectivamente, los deberes de los diputados y altos cargos en materia de declaración de actividades, bienes e intereses, ampliando al núcleo familiar, definido conforme a la normativa fiscal, su relación en materia de contratación con todas las Administraciones y entes participados. La propuesta va más allá y avanza que será incompatible la condición de alcalde con la de diputad@ en el parlamento andaluz. Por extensión debemos entender que ningún alcalde socialista andaluz será diputado nacional.
La propuesta, avalada por IU, será llevada a los tribunales por el PP andaluz en caso de no prosperar las mociones presentadas en ayuntamientos y otras “movilizaciones”. A las críticas de Arenas se ha sumado un invitado inesperado, Sánchez Gordillo el singular alcalde de Marinaleda, quien es a la vez alcalde y diputado autonómico.
La iniciativa, una de las 102 medidas aprobadas por el parlamento andaluz en el debate sobre el estado de la región, debe servir de modelo para el conjunto del Estado y el equipo de Rubalcaba no debería perder un segundo en adoptarla como propia y aplicarla de cara a las elecciones del 20N.
Rubalcaba acaba de poner sobre la mesa la necesaria reforma de las diputaciones provinciales, no descartando su desaparición. Uno de los argumentos principales es la existencia de un millar de diputados innecesarios y su correspondiente gasto económico. Lo cierto es que muchos de estos diputados provinciales se ven obligados a desatender sus compromisos como alcaldes y/o concejales al asumir competencias en la Diputación. El resultado de este abandono es perceptible en las siguientes elecciones municipales: los ciudadanos no entienden que su alcalde se dedique a otra administración y no le votan. En Ciudad Real son numerosos los ejemplos: Viso del Marqués, Calzada de Calatrava… etc.
Dejaremos para el debate sobre las diputaciones los argumentos de carácter económico y nos centraremos en los de carácter político.
La ciudadanía ve en la duplicidad de cargos una especie de “corralito” al que solo tiene acceso la clase política. Bueno sería que la izquierda, especialmente el PSOE diera ejemplo de su voluntad inequívoca de “refundación-renovación” y empezara por trasladar a las candidaturas del 20N la incompatibilidad entre alcaldías y parlamentos.
El PSOE anda sobrado de hombres y mujeres honest@s con méritos para ocupar un puesto en las candidaturas. Son personas que no han formado parte de esa élite privilegiada que siempre está en las listas electorales. Algun@s no entendemos porque siempre son l@s mism@s quienes optan a la foto del cartel, da igual que representen opciones ya amortizadas y que no destaquen por su trabajo militante. Cuando llegan las elecciones reaparecen y medran hasta conseguir el premio gordo: un puesto de salida.
El PSOE debería ofrecer el 20N una renovación total en las candidaturas y presentarse ante la ciudadanía como un partido cercano, con el vecino más honesto e íntegro como candidato. Si, ese cuadro del partido que siempre se ha esforzado en trabajar por la sociedad y al que todo el mundo reconoce y aplaude. Ese que pasea por su pueblo con la cabeza alta y al que todos saludan con simpatía. Ese del que nadie duda que es una persona honrada y que hará política para l@s ciudadan@s. Deberían sobrar en las candidaturas los salvapatrias y sus acólitos. Politicamente, estoy muy cansado de que me salven los mismos desde hace 30 años.
Es incompatible con el concepto que tenemos de la política que un alcalde sea además diputado. El Congreso de los Diputados celebra entre dos y tres sesiones semanales y si el Diputado es miembro o preside una comisión parlamentaria se ve obligado a dedicar a la política nacional todo su tiempo. ¿Cómo se pueden pregonar las virtudes de la política cercana y estar todo el tiempo en Madrid? Los ciudadanos, que no tienen un pelo de tontos, expresan su opinión en las siguientes elecciones municipales castigando a los candidatos que les han engañado. Con excepción, eso sí, de los electores del PP que no son nada exigentes con sus candidaturas.
Es importante reforzar a los ayuntamientos como instrumentos claves en la resolución de problemas a la ciudadanía. Si coincidimos en que es preciso resolver el problema de su financiación debemos coincidir en la importancia de la dedicación a su gestión y que esta dedicación debe ser exclusiva y no compatible con otras.
Las candidaturas distintas para cada contienda electoral muestran además un partido fuerte, con gran capacidad de gestión institucional y política. Hacerlo así es hacer entender a los ciudadanos que cada candidato asume un compromiso claro y directo con su elector. No pretendo entrar en si sería o no conveniente firmar algún tipo de compromiso con los electores, tiempo habrá de defender esa opción. Ahora, lo importante es dejar claro que cada convocatoria electoral debe tener diferentes candidatos y distanciarse del PP en políticos con doble dedicación y doble remuneración.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA AQUÍ TU OPINIÓN

¡¡¡HOLA PUTEROS!!!

Arcadi Espada, polémico tertuliano en distintos medios de comunicación Las malvadas feministas han vuelto a liarla. Un grupo de esas...