lunes, 28 de noviembre de 2011

El PSOE pierde el gobierno y puede perder la oposición


Pedro Montes. Economista. Socialismo 21

Con ser desoladora para la izquierda la derrota del PSOE, hasta facilitarle al PP el gobierno con una mayoría insólita, posiblemente lo peor es que el PSOE ha quedado invalidado para ejercer de oposición en este invierno azul que se ha desplomado sobre este país. Aunque hace tiempo que se olfateaba el desastre electoral del PSOE, se calibraba como más desastroso aún lo huérfana que se quedaría la izquierda para defenderse de la derecha.
Desde el momento en que el PSOE se avino a ejecutar la política pura y cruda neoliberal impuesta por los poderes económicos europeos, en mayo del año pasado, renunciaba a ejercer de oposición después del cambio de gobierno. Las medidas tenían un carácter tan antisocial, que se entiende mal la decisión de Zapatero de no dimitir, el respaldo que le otorgaron todos los dirigentes y la ausencia de algunas voces en el partido que rechazaran un cambio tan brutal de línea política e ideológica, que los condenaba al fracaso electoral y al silencio como oposición.
Le ha pasado a Rubalcaba como candidato: todo cuanto afirmaba en su leve giro a la izquierda quedaba desvalorizado inmediatamente por sus responsabilidades en el gobierno. La credibilidad se gana con la coherencia y el tiempo y se pierde rápidamente por la incoherencia. El malabarismo de pasar de socialdemócrata vacilante a social liberal y de nuevo por necesidades del momento otra vez a socialdemócrata confuso no ha funcionado.
El trasero de Rubalcaba ha sido golpeado por todos aquellos que deseaban patear a Zapatero y a otros muchos dirigentes «socialistas», incluido por supuesto el propio candidato, pieza básica de todos los gobierno del PSOE en las dos legislaturas que ha durado. Si fuera tan listo como dicen, la noche del 20 de habría presentado su dimisión, tras un descalabro histórico, en lugar de tratar de seguir enredando en el partido. El PSOE sólo podrá remontar si desmocha a su cúpula, muy desacreditada por sus errores, por su impasibilidad ante el incompetente Zapatero, cuando no por motivos mucho más turbios, y emergen limpios y honestos socialistas.
El PP hará sin lugar a dudas hará una política de derechas, pues es la derecha y las circunstancias, sobre el papel, le empujan y facilitarán la tarea. La oposición del PSOE deberá guardar un hermético mutismo ante los abusos y atropellos que cometerá el gobierno, pues fue el PSOE el que recortó el salario de los funcionarios, congeló las pensiones, reformó el mercado laboral para facilitar y abaratar el despido, cometió el delito de reformar las pensiones y elevar la edad de jubilación a los 67 años con una tasa de paro juvenil del 45% y reformó la Constitución con nocturnidad, alevosía y desprecio a los ciudadanos.
La pesada losa de su política en los últimos tiempos aplastará al PSOE en la nueva fase de oposición. Deberá callar, no levantar la voz sobre nada, para evitar el ridículo y verse denunciado por oportunista, como Rubalcaba ya nunca olvidará.
Como trasfondo de esta catastrófica situación del PSOE, que sin duda debilita a toda la izquierda, está el tema de los compromisos de nuestro país con la Europa de Maastricht. Tanto el PP como el PSOE hacen de la vinculación a la unidad monetaria algoincuestionable. En la situación de crisis financiera que atraviesa Europa, sin visos de solución, eso hermana al PP y al PSOE hasta un punto tal que no pueden discrepar en nada esencial y exige al PSOE una colaboración disciplinada del PSOE. Son paradojas de la política: el PP podía negarle cierto respaldo al PSOE mientras esté ejecutaba la política que interesa a la derecha y que es conforme con el ideario neoliberal de la Europa de Maastricht, mientras que el PSOE, como le ocurre a los conversos, tendrá que hacer méritos y mostrarse firme e inflexible en todo lo que requieran los gobiernos y las instituciones europeas para evitar la desvinculación con el euro.
El PSOE le ha hecho un flaco servicio a la izquierda con su política neoliberal, debilitándola y atacando a los trabajadores y a los sectores sociales más desfavorecidos. Ahora llega maniatado y mudo a la oposición, culminando así su siniestro servicio a la derecha.
rubalcabah
El lema electoral del PSOE —pelea tú, que yo no tengo ganas o fuerzas— ha sido sintomático de su actitud frente a la catástrofe económica que padecemos en España.©PSOE Extremadura.

1 comentario:

  1. 1º. PSOE no es sólo Rubalcaba y Zapatero
    2º. Si tan de izquierdas eres ¿por qué no la defendistes con uñas y dientes en su momento y es ahora cuando denúncias públicamente su mala gestión gubernamental?
    3º. No olvidemos que estamos en un país democrático y que aquí no gobierna el partido u opción política que quieren unos cuantos, sino el que quiere la mayoría de los españoles y ellos han decidido que era necesario una sustitución de gobierno en favor de PP.
    4º. Desde el principio TODOS los socialistas asumieron la derrota electoral sin ni siquiera haberse producido. Hasta los escenarios cambiaron el color rojo de PSOE por el azul de PP (mensaje subliminal e inconsciente. En una campaña electoral deben cuidarse todos los detalles al milímetro)
    5º. Hay muy buen grano en el granero de PSOE, sólo hace falta que salga un líder que le de el empuje y la fuerza a sus ideas y valores y le plante cara a PP, haga verdadera oposición sin miedos ni rencores.
    6º. El 38º Congreso es el momento, la oportunidad. La izquierda no está vencida, ha sido temporalmente sustituida por el pueblo soberano. Y digo bien: TEMPORALMENTE

    ResponderEliminar

DEJA AQUÍ TU OPINIÓN

RELATOS DE VERANO: LAS DAMAS BLANCAS, LA DAMA DE LOS MONTES

Dama Blanca. Ilustración de Marcel Félix En casi toda Europa abundan las leyendas e historias que narran la existencia de misteriosas ...