lunes, 14 de noviembre de 2011

EL DIARIO DEL MILITANTE: LOS VOTOS SON NUESTROS


Por mucho que se empeñe Pedrojeta en sus cocinadas encuestas los votos son nuestros y hasta que no los metamos en las urnas seguirán siendo solo nuestros. Se ve que está impaciente por hacer realidad lo que tanto le gusta: doblar, por segunda vez, la cerviz a un gobierno democrático.
Este personaje me recuerda cada día más a los siniestros patriotas de nuestra España, esos que tanto la quieren, los que son capaces de mandar a la muerte a millares de inocentes para satisfacer su ego, los que nunca visitan el frente de batalla porque la sangre los desmaya. Esos personajillos de calvicie disimulada, moral laxa para su sexualidad, no es por criticar su mal gusto para los ligueros, y cura de cilicio para el común de los mortales; esos profesionales que alquilan la pluma a intereses bastardos y medran a destajo en las antesalas del infierno; esos médicos canallas que recetan a un pueblo ansioso de cambio la peor de las medicinas: más de lo mismo, pero en doble ración.
¿Pondrá España un día a Pedrojeta en el lugar que le corresponde? Seguro que sí, y será más pronto que tarde. Debería mirarse en las barbas del vecino, observar que el magnate Murdoch se sienta estos días en el banquillo para que lo despellejen los diputados británicos, y que al caimán no lo han salvado sus numerosos medios de comunicación. Cuando el burro se cae todo son golpes, la lista de agraviados por Pedrojeta es amplia y las ganas de cobrarse los agravios se acerca al ansia.
Como los votos son nuestros no le dejaremos decidir por nosotros y el 20N se quedará con las ganas, y un palmo de narices, viendo como sus 18 puntos se reducen a 6-7, y como el indolente Mariano, con lo poquito que le gusta y su falta de costumbre, tendrá que trabajar a destajo para formar gobierno. Cierto es que tendrá novias donde elegir. Podrá hacerlo con los nacionalistas catalanes, de hecho ya pastelean juntos en la diputación de Barcelona, podrá hacerlo con los nacionalistas vascos, aunque tengan que retractarse de algunas convicciones, o podrán tirar, en caso de necesidad extrema, de las exiguas fuerzas de la lerrouxista Rosa Díez. A Rosa también la pondrá España uno de estos días en el lugar que merece: de patitas en la calle.
Mi pasión por la historia me llevo a descubrir a su mentor, Alejandro Lerroux. Aquel dirigente radical de nuestra segunda república era la Rosa Diez de su tiempo. Si el mitin era en un círculo de obreros prometía tomar las fábricas, si el mitin era en un casino prometía reforzar el somaten. Con esa facilidad para el engaño llego a ser clave para formar gobierno y condicionó la defensa armada de la estabilidad democrática. El tiempo lo borró tan rápido como borrará a la actual Rosa. De él y de ella nadie tendrá otra cosa que malos recuerdos. Rosa, como Alejandro, busca votos en cualquier caladero y recurre a fracasados que creen tener tirón electoral: Tony Cantó, Álvaro Pombo…, no sigo porque me da la risa floja…, podrían ser ministros con Rosa Diez.
La decisión sobre el gobierno que sacará a España de la crisis está en nuestros votos y solo a nosotros compete elegir como queremos salir de ella: una salida integrada y armonizada en la realidad europea o una salida dirigida por los mercados y llena de sorpresas desagradables en forma de más recortes.
La primera opción, la de salir ordenadamente y armonizadamente como nuestros vecinos Europeos depende tan solo de la decisión de ir a votar. Porque es evidente que si el 30% de abstencionistas deciden votar le daremos una desagradable sorpresa a Mariano, Pedrojeta y Rosa en forma de tarjeta roja, o lo que es lo mismo, en forma de definitiva expulsión de la política española. Tenemos la ocasión de decirles que ha pasado su tiempo, que estamos muy agradecidos por sus traicioneras puñaladas y que este país no necesita ya políticos y periodistas de tanta altura. Yo no pienso desaprovechar la oportunidad que la historia ha puesto ante mí: despachar de mi presente al ministro de los hilillos, al conspiranoico que alimenta los discursos de la cosa, a la exconsejera del gobierno Vasco, perdedora de un congreso, eurodiputada después de perder el congreso y secretaria general frustrada del PSOE. ¡Tres por el precio de un voto! ¡Qué suerte la mia!
La segunda opción también me tienta. A la velocidad que se desarrollan los acontecimientos, un gobierno de Rajoy podría durar lo que un caramelo en la puerta de un colegio. Basta mirar a nuestro alrededor para comprenderlo. Ningún gobierno resiste más de un año la voracidad de esta crisis.
¿Y si nos damos una vueltecita por Maquiavelo, nos dejamos gobernar por el indolente y ocioso Rajoy y en poco más de un año le tenemos completamente achicharrado por la recesión? Tengo que reconocer que la idea resulta muy sugerente.
Verle sudar ante la presión social, teniendo que traducir las cifras de Cristóbal Montoro, el gurú economicista del PP que no encuentra acomodo en la empresa privada por su manifiesta incapacidad, aguantar a Celia Villalobos porque le debe favores a Pedro Arriola, con Trillo reconquistando Perejil, con Cañete comiéndose todo el excedente de verduras para equilibrar la balanza de la PAC, con Esperanza queriendo volver a Cultura y recuperarse del patinazo de Carmina Burana, con Michavila, que sabe mucho de Gürtel, en Justicia facilitando el camino a Camps, con Jorge Moragas negociando la Europa política con los gobiernos socialistas predominantes en 2012, con la calle movilizada contra los recortes y pidiendo la dimisión de tanto inútil y vago… y con González Pons contando chistes en las ruedas de prensa del consejo de ministros. Y Mariano exclamando ¡joder que tropa!
Ante tal panorama, estimados compañeros, he de reconocer que me cuesta tomar una decisión a la hora de desear lo mejor para España. Creo que la mejor salida es la intermedia, que nos situemos en la frontera de los 5 puntos y desde esa fortaleza devolverle cada día a Rajoy un poquito del cariño que nos ha regalado estos siete últimos años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA AQUÍ TU OPINIÓN

ESPAÑA ¿QUÉ ES Y DESDE CUANDO?

Sobre el origen del nombre de España El PP se apropia y falsea la historia de España Comúnmente se admite que España viene del lat...