martes, 11 de diciembre de 2012

¡ENTRA TÚ, QUE A MI ME DA LA RISA...!

Antonio Rodriguez Rubio

Cuentan que dos fueron a robar en un corral y se iban a meter por el albellón de desagüe del mismo. Lo que pasa es que el dueño del corral los estaba esperando por la parte de adentro y al asomar el hocico el primero, le arrimó un garrotazo que lo dejó sin dientes. Reculó con la mano en la boca y le farfulló al compañero la frase del título de este escrito.
Aquí concurren dos circunstancias:
- La del dueño que ejerció la “legítima defensa” defendiendo su propiedad y,
- La mala leche del primero que no dijo lo que le había pasado a fin de que el otro sufriera el mismo “castigo”.
Y aquí estamos que después de jugárnosla Rodríguez Zapatero, no nos advierten lo que nos van a hacer los otros. Lo mismo, pero aumentado.
Están en caída libre y el paracaídas de reserva, no es que esté roto; es que no hay. Y por eso, con la mano en la boca farfullan no sé qué. Es que llevan el paso cambiao… Esto en formación, queda muy feo; feo y que puede hacer perder el paso al resto de la formación. Como no espabilen, van a salir como en el rosario de la aurora; a farolazos.
Recuerdo a Julio Anguita hablando de las dos derechas y las dos orillas.
Bueno, es que hace mucho que no me meto con el que en otro tiempo fue el PSOE…
Unas personas que siguen lo que escribo, me comentan que he perdido fuelle. Que tampoco es eso. Es cansera.
Lo mío, es la tautología.
tautología.
(Del gr. ταυτολογία).
1     f. Ret. Repetición de un mismo pensamiento expresado de distintas maneras. DRAE.
Pero una cosa es la tautología y otra; repetirse más que el ajo.
La última vez que voté a la derecha, fue en 1.986 que lo hice al Partido Reformista Democrático de Miguel Roca y Antonio Garrigues. Liberales ellos. Entonces, como no voto a la derecha, no puedo pedir cuentas a la derecha; no sé si me explico. En 2.003, fiché por IU y me presenté a las elecciones municipales el segundo de la lista. Después de la torticera jugada de Llamazares en 2.004, puse pies en polvorosa. En 2.008, por aquello del voto útil, voté a Zapatero. El caso es que se me debió quebrar la muñeca al hacerlo. Si yo no soy socialdemócrata, ¿quién me mandaría a mí votarlo? Soy marxista, rojo, muy rojo; como el pimentón de Murcia. Es que el voto de castigo, se vuelve contra el que lo pone. Dentro del PSOE, está Izquierda Socialista que es la parte decente del partido. La parte socialista.
Pido cuentas a aquellos a los que he votado.
Como el 20N voté a IU, pediré cuentas a IU. Para empezar, me he afiliado al Partido Comunista de España; no a IU, al PCE.
Con vistas al próximo cónclave de IU para dentro de unas fechas, vuelve el asturiano a joder la marrana. Como hace tanto que no ejerce la medicina, seguro que ni se acuerda de diferenciar un sarampión de una rubeola. Y de algo hay que vivir; pues: ¡de político! ¿Por qué no habrá seguido los pasos de Rosa Aguilar Rivero? ¡Coño, que se vaya al PSOE!
No trago a Llamazares aunque me lo mande el sursuncorda. ¡Izquierda Abierta!, amos qué… ¿No se le pudo ocurrir esto mientras que fue Coordinador General? Lo mismo si lo propone en lugar de dos diputados nos quedamos sin ninguno…
Cuando yo era de derechas, había unos socialistas que habían cantado el caralsol muchas más veces que yo; que vestían camisa azul y llevaban corbata negra. Entonces eran de derechas y ahora; ahora, también. ¿A quién o quiénes engañan con la chaqueta de pana?
Que la derecha se comporte como se comporta, es lo normal; lo llevan de serie, es cosa genética. Pero que los que dicen ser de izquierdas se comporten como se comportan, va contranatura. El voto, no es un regalo, es un contrato. Un contrato que se establece entre el que lo deposita y el que lo recibe. ¿Quién ha roto su parte del contrato? Sí, ese “Contrato social” del que nos habló Jean-Jacques Rousseau.
Del mismo modo que dos no pelean si uno no quiere, en la voluntad del uno, se rompe el contrato.
Aceptemos la socialdemocracia como mal menor; la socialdemocracia, no el neoliberalismo. El economista más influyente en la parte central del siglo XX, fue Lord John Maynard Keynes. La política económica keynesiana, es compatible con la socialdemocracia; con el neoliberalismo, NO. Con el neoliberalismo y su parte más radical el neoconservadurismo, se impone la doctrina de la Escuela de Economía de Chicago. Los “Chicago boys” o tiburones financieros. Estos fueron los muñidores de la globalización; de la pobreza, claro. http://es.wikipedia.org/wiki/Chicago_Boys
Hay una cosa cierta: ¡Qué unos somos los descalabrados y los otros se ponen la venda!
Anda, entra tú, que a mi me da la risa…


No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA AQUÍ TU OPINIÓN

¡¡¡HOLA PUTERO!!!

Fotograma del documental ¡Hola Putero! Las malvadas feministas han vuelto a liarla. Un grupo de esas brujas, autodenominadas Towanda...