viernes, 14 de diciembre de 2012

De recuperación nada: Ni en 2013, ni en 2014, ni en 2015…


El gobierno del PP nos ha mentido tanto, nos ha engañado a todos, desprecia de tal modo a los ciudadanos que en menos de un año ha agotado su crédito y las posibilidades de seguir sorprendiendo y defraudando en lo que atañe a la cruda realidad.

No pudiendo cometer muchas más fechorías, ni sintiéndose con valor para anunciar más barbaridades, se ve compelido a seguir burlándose haciendo cábalas sobre el futuro y vendiendo esperanzas donde no hay más que negritud. Y es así como se han empezado a divulgar previsiones sobre el momento en que la crisis económica concluirá, y en particular cuando la recesión actual se superará. Cada miembro del gobierno, con la desvergüenza que le es propia, avanza, los más deshonestos, tipo Báñez, para el final de 2013 la recuperación y la inflexión en la evolución negativa del paro y los menos impúdicos, a lo largo de 2014, todos desde luego, sin distinción, actuando como obscenos políticos.
Cabría exigirles una explicación. Que nos razonaran los cambios que tendrán lugar para que sobrevenga ese giro esperado y el resurgir de los brotes verdes. Que relacionaran su política recesiva actual, con un Presupuesto extremadamente restrictivo para 2013, con la expansión pronosticada. Sin embargo, como es inútil esperar una respuesta, hay que dejar sentado que hasta donde se prolonga la vista del horizonte no hay recuperación posible sino profundización de la crisis, con los riesgos inherentes a una situación inestable y si se quiere explosiva.
Ha bastado, por ejemplo, la dimisión del primer ministro italiano, Monti, para que se hayan repentinamente desatado de nuevo las alarmas y puesto punto final a la relativa tranquilidad de los mercados financieros en las pasadas semanas. Ese es el porvenir que nos espera, agitado, inseguro, incontrolable, hasta que el volcán de la crisis irrumpa.
El gobierno del PP, por robar como se corea en las manifestaciones, ya nos ha hurtado también el futuro
La clave de la refutación de cualquier pronóstico favorable está en considerar que ni el sector exterior ni el sector público evolucionan para aliviar la insostenible carga de la deuda. Los análisis más correctos de la crisis ponen el acento en el enorme endeudamiento que soportan todos los entes o sectores económicos: las familias, las empresas productivas, el sector financiero, las Administraciones Públicas y el propio país frente al exterior.
Pues bien, empezando por el sector exterior, después de haberse hundido la economía y haberse generado millones de parados, todavía la balanza de pagos por cuenta corriente registrará en 2012 un nuevo déficit, que, inexorablemente, incrementará el endeudamiento exterior. Los pasivos exteriores brutos de la economía española al final de 2011, cabe recordarlos, superaban los 2,3 billones de euros.
Si se toma en consideración el sector público, a pesar de los muchos recortes y ajustes y la degradación social, habrá un nuevo déficit este año, significativo por lo demás , quizás próximo al 8 % del PIB, por lo que la deuda pública en circulación seguirá aumentando y con ello los problemas financieros detoda la economía.
Dicho de otro modo, al final de 2013 la situación económica del país se habrá agravado (por no mencionar el deterioro social), y, a menos que se produzca un milagro, a los que la economía cada vez es menos propensa, cabe concluir que, de recuperación, nada. El gobierno, por robar como se corea en las manifestaciones, ya nos ha hurtado también el futuro.

Pedro Montes. Economista. Socialismo 21.


1 comentario:

  1. Veo que el señor Montes no es optimista. Los economistas serios más optimistas, sitúan la posible salida de las crisis en 2.017; contando que la cosa no vaya a más. O...
    Que esto reviente, claro.

    ResponderEliminar

DEJA AQUÍ TU OPINIÓN

¡¡¡HOLA PUTERO!!!

Fotograma del documental ¡Hola Putero! Las malvadas feministas han vuelto a liarla. Un grupo de esas brujas, autodenominadas Towanda...