viernes, 12 de septiembre de 2014

SOBRE HUEVOS NEGROS, HUEVOS 2.0, BRUJAS Y OTROS SUCESOS PARANORMALES

¡Dejen ya de escudriñar las estadísticas y otear la opinión de sesudos economistas y pedantes tertulianos¡ Abandonen el oráculo del FMI, BCE, OCDE y demás paparruchadas liberales. El destino de los pueblos carpetovetónicos se dirime en otra arena. En un mundo virtual sobrenatural en el que los padres de las patrias íberas medran cual renacuajos en el agua. La cosa va de huevos. Por un lado, los de Rajoy. Porque huevos se denominan las cuentas en Twitter que funcionan como robots aumentando el número de followers.
Extasis de Rajoy por el crecimiento de su cuenta en Twitter
El milagro Mariano (mucho más moderno que los del perro-flauta Jesucristo) no multiplica los panes y los peces sino los seguidores en Twitter. Por arte de birlibirloque, en apenas 12 horas, 60.000 seguidores árabes han brotado como followers del locuaz Rajoy. Como resulta improbable que se deba a un estrechamiento repentino de la alianza de civilizaciones o a la brillante oratoria y sex appeal del presidente, el incremento espontáneo de followers huele bastante mal. A huevos podridos. Como parecen oler más del 60% de los huevos de esa cesta o cuenta twittera. Fenómenos para-anormales internaúticos de los que solo podemos desconfiar conspiranoicos como servidor. Sobre todo, cuando se da la circunstancia de que, comprando followers a granel, Rajoy superaría al líder de PODEMOS, por lo menos en el ciberespacio, aunque fuera de mentirijillas. Un suceso digno de ser investigado en todo caso. Aunque solo sea por constatar el patetismo de esta peña.
A la moda de aumentar considerablemente la pollada se sumó inmediatamente el nuevo líder socialista. Pedro "Il Bello", como le llaman en Italia, también vio desbordarse su cesta de followers y al notar de que los nuevos pollitos piaban en lengua desconocida para el, y mira que Il Bello va bien en eso de las lenguas, ordenó hacer limpieza y mantenerse en su por ahora modesta pollada twuittera. Lo suyo no es comprar de baratillo sino rendir corazones a base de fotogenía. De propuestas rupturistas y recuperación de la identidad socialista..., mejor lo dejamos para otro día.
Pero aún más esotérico es el desternillante asunto del huevo de Pujol. Ese que la bruja Adelina pasaba por su espalda para librar al “Honorable” del mal de ojo. Según asegura la vidente, el huevo cascado de Jordi mostraba después un aspecto viscoso y negro como el Tito. Pero está claro que no le sacó toda la mierda. Lo digo por la que está saliendo ahora y amenaza con ahogar en procesos judiciales a toda la familia. Esta vez, no será Adelina quien rompa los huevos de los Pujol para sacar porquería. Será la Justicia. Y sería conveniente extender la investigación a todas las instituciones que han consentido que el expolio del clan Pujol se haya prolongado durante más de treinta años. Estos, como poco, los tienen cuadrados. Los huevos digo. Y aquí lo dejo que, sin venir a cuento, me han entrado unas ganas bestiales de hacerme una tortilla. ¡Manda huevos!

1 comentario:

DEJA AQUÍ TU OPINIÓN

¡¡¡HOLA PUTERO!!!

Fotograma del documental ¡Hola Putero! Las malvadas feministas han vuelto a liarla. Un grupo de esas brujas, autodenominadas Towanda...