viernes, 19 de septiembre de 2014

Gaza: el silencio mata, la desinformación crea cómplices

Mercedes Arancibia. Periodista

Periodismo es contar lo que no quieren que se sepa; el resto es propaganda” (Ryszard Kapuscinski, maestro de periodistas)
“La causa profunda de todo es la ocupación criminal de los territorios palestinos, y todas las medidas adoptadas contra Gaza para que su población pueda apenas sobrevivir, mientras que los palestinos de Cisjordania se ven obligados a permanecer amontonados en zonas inhabitables y en las que Israel se apropia de cuanto quiere, y todo ello en una flagrante violación del derecho internacional y de las resoluciones explícitas del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, sin hablar de un mínimo de decencia humana. Y todo continuará igual mientras Israel siga estando apoyado por Washington y tolerado por Europa, para nuestra gran vergüenza”  (Noam Chomsky, 16 julio 2014, publicado en Le Grand soir, periódico militante de información alternativa http://www.legrandsoir.info).
04_ChomskiLa “comunicación”, escriben sobre Chomsky en Le Monde diplomatique (El lavado de cerebros, entrevista realizada por Daniel Mermet, agosto 2007, a propósito de la reedición de La fabricación del consentimiento) constituye el instrumento de gobierno permanente en los regímenes democráticos ; es, para ellos, lo que la propaganda para las dictaduras y se manifiesta en la compra de los grandes periódicos por hombres poderosos acostumbrados a hacer que la verdad se acomode a sus intereses y la “canibalización” de la información por los deportes, la meteorología y los sucesos, todo ello rodeado de una publicidad desenfrenada.
Comunicar para imponer ideología
Mediante la comunicación se impone una ideología porque, para dominar que, recordemos, se hace siempre por “el bien” del dominado, no basta con la violencia; se necesita también una justificación de otra naturaleza, por eso el poder “se presenta siempre como altruista, desinteresado, generoso…En Francia, en el Reino Unido y me parece que en el resto de Europa, la libertad de expresión se define de manera muy restrictiva. Para mí, la cuestión esencial es si el Estado tiene derecho a determinar lo que es la verdad histórica, y a castigar a quien se separa de ella. Así, pensar equivale a acomodarse a una práctica propiamente estalinista”.
En La fabricación del consentimiento (1), que ya se ha convertido en un clásico al otro lado del Atlántico, escrito en colaboración con Edward Herman, los autores presentan su “modelo de propaganda”, auténtica herramienta de análisis y de comprensión de la manera en que funcionan los medios de comunicación dominantes, poniendo el acento en la tendencia mayoritaria a no trabajar más que en el marco de unos límites definidos que son esencialmente las informaciones proporcionadas por las élites políticas y económicas, lo que les lleva a participar- más o menos conscientemente-, en la creación de una propaganda ideológica desinada a servir los intereses de esas mismas élites.
Estudiando el trato mediático que han recibido algunos acontecimientos y fenómenos históricos y políticos (comunismo y anticomunismo, revoluciones en Latinoamérica, guerra de Vietnam y Camboya, entre otros), actualizan algunos factores estructurales que consideran como los únicos que pueden rendir cuenta del comportamiento sistemático de los principales medios, y de la forma en que tratan la información “y cómo depende del punto de vista económico de sus “clientes” (los anunciantes, cuando debería ser el público lector, oyente o telespectador) y del punto de vista de las fuentes informativas, mayoritariamente Administraciones públicas y grandes grupos financieros e industriales”.
¿Qué balance se puede hacer de la operación israelí Margen Protector cuando han pasado ya varias semanas del acuerdo de alto el fuego? Con amargura e indignación, pero también con preocupación, mucha gente se pregunta ahora sobre el trato mediático dado a la tragedia que ha tenido lugar la franja de Gaza. Usando, de manera consciente o no, expresiones comúnmente dadas por sentadas, la prensa se ha hecho culpable de desinformación…
La prensa occidental es mayoritariamente pro-israelí
Lo que sigue es el texto –titulado como este artículo- firmado por varios investigadores e intelectuales europeos y por el Secretario General de la Federación Europea de Periodistas, redactado en Bélgica y dirigido prioritariamente a los medios de comunicación belgas, que no han querido publicarlo, y que denuncia algunos mecanismos del tratamiento informativo fácilmente identificables también en los medios de otros países europeos. La fuente es el semanario digital francés Acrimed (Observatorio de los medios Acrimed, acción, crítica, medioswww.acrimed.org) del 16 de septiembre 2014.
“Nosotros, ciudadanos belgas y europeos, acusamos a la mayoría de los medios de comunicación de aplicar –deliberadamente o no- la política de “dos pesos, dos medidas” cuando se trata de abordar estos atroces acontecimientos. ¿Es correcto hablar de “guerra” en un conflicto que enfrenta a David y Goliat? La historia nos enseña que estamos ante una represión de tipo colonial contra una población que se resiste a sus ocupantes pero la representación habitual es la de “un conflicto” en que opresores y oprimidos son iguales. ¿Tiene sentido usar este principio de paralelismo en un enfrentamiento del ejército israelí –considerado el quinto más poderoso del mundo-  a los cohetes palestinos, mayoritariamente artesanales?
“No se trata de acusar a los medios de hablar de “dos campos” sino de su representación sistemática, siempre en nombre del paralelismo de las operaciones de unos y otros. Este enfoque crea en el lector, el oyente o el telespectador, el sentimiento de una igualdad entre los protagonistas. Y así, los cohetes palestinos, que son interceptados en torno a un 87%, llegan a ser presentados como equivalentes de los tanques, drones, F16, helicópteros y misiles de tecnología punta israelíes. Los 1,7 millones de habitantes de Gaza no disponen del Iron Dome (sistema de defensa aéreo móvil israelí, desarrollado en 2010 por la compañía Rafael Advance Defense Systems, para interceptar cohetes y obuses de corto alcance). Tiene, en cambio, una densidad demográfica superior a la de Bangladesh para sus 365 km2 (la mitad de la superficie del litoral belga), lo que permite apreciar en su justo valor el slogan propagandístico de los “escudos humanos” de Hamas, y la pretensión de Israel de limitarse a “bombardeos quirúrgicos”.
Se castiga a los palestinos por “elegir mal” a sus dirigentes
Operación israelí "Margen Protector"
Operación israelí “Margen Protector”
“Denunciamos esa pretendida igualdad entre los protagonistas, reforzada por un tratamiento con frecuencia puramente cronológico de la actualidad. Hay que recordar que la Franja de Gaza está ocupada desde 1967 y asediada desde la llegada de Hamas al poder, hace siete años. Desde entonces, toda la población está pagando los platos rotos: rodeada por mar, tierra y aire por haber, dicen “elegido mal” a sus dirigentes. Ya se ha repetido hasta la saciedad: “Gaza es un cárcel a cielo abierto ». Lo que explica que la ONU siga considerando el territorio como ocupado. Sin salida de emergencia, ni lugar seguro. Ni siquiera los hospitales y las escuelas. En esa atmósfera opresiva, cualquier intento de rebelión de los palestinos es presentado como «actividad terrorista» por unos periodistas que se convierten así en portavoces de la propaganda israelí. ¿Es necesario recordar que las resoluciones de la ONU, y principalmente la resolución 37/43 legitiman la lucha armada contra la dominación colonial? Con demasiada frecuencia, nuestros medios presentan a Hamas como un movimiento exclusivamente “islamista radical” y nunca como un movimiento de liberación nacional,  desencadenando así, a la manera pavloviana, reflejos de miedo y rechazo.
“Sistemáticamente se presenta el secuestro de tres jóvenes israelíes, que aparecieron muertos en la Cisjordania ocupada, como el detonante de las hostilidades entre Israel y Gaza. Cientos de militantes y cuadros locales de Hamas, acusado sin pruebas del secuestro, fueron detenidos. A pesar de la humillación y las privaciones diarias que sufren los habitantes de Gaza, no dispararon los primeros cohetes desde la Franja hasta que se produjeron esas detenciones en cadena. Y eran los primeros disparos desde… 2012. La eliminación, el 7 de julio, de siete combatientes de Hamas fue lo que le llevó a considerar roto el alto el fuego con Israel,  negociado en noviembre de 2012 y que comprometía a ambas partes a no llevar a cabo operaciones militares contra el adversario.
“La finalidad de la operación Margen protector, llevar a cabo ataques de «legítima represalia» para terminar con los disparos de cohetes, se ha desacreditado totalmente, porque se sabe que son las operaciones militares israelíes las que provocan los disparos de cohetes y causan víctimas israelíes. Se ha rizado el rizo, se ha instalado el círculo vicioso: Israel dice que quiere terminar con la violencia contra sus ciudadanos pero paradójicamente contribuye a provocarla.
La supuesta neutralidad que es desinformación
Como decía el arzobispo anglicano sudafricano Desmond Tutu, Premio Nobel de la Paz 1984 “permanecer neutral frente a la injusticia es elegir el campo del opresor”.
Como decía el arzobispo anglicano sudafricano Desmond Tutu, Premio Nobel de la Paz 1984 “permanecer neutral frente a la injusticia es elegir el campo del opresor”.
“Acusamos a la mayoría de los medios de manipular a la opinión pública presentando a Hamas como «la organización que no acepta la tregua«  o que «la viola constantemente». Y que, en consecuencia, no protege a su población civil. Recordamos que la primera propuesta de alto el fuego salió de una negociación entre los gobiernos israelí y egipcio, éste último dirigido por el mariscal Al-Sissi, de siempre opuesto a Hamas. ¿Puede imaginarse la negociación de una tregua sin que todas las partes afectadas asistan a las discusiones, o si ni siquiera se plantea ninguna de las condiciones pedidas por los representantes del pueblo palestino?
“Algunos medios comparan las estadísticas de muertos civiles palestinos con las de soldados israelíes caídos en combate. Es una comparación vergonzosa. Otros medios cultivan el miedo a los “yihadistas” belgas o franceses que se han ido a combatir a Siria pero no hacen ninguna mención de esos otros belgas o franceses enrolados en el ejército israelí de ocupación.
“Este enfoque mediático, la flagrante exhibición de simpatía hacia Israel nos resultan lamentables y nos llevan a preguntarnos sobre los fundamentos de la «ósmosis cultural» con un Estado que pisotea de manera constante los principios democráticos y el derecho internacional.
Margen protector ha causado más de 2.100 víctimas palestinas, entre ellas 500 niños.
“Nosotros, lectores, oyentes y telespectadores belgas y europeos acusamos a una parte de la prensa de desinformar cuando se trata de los crímenes de guerra cometidos por Israel, en Gaza y en la palestina ocupada.
“Los gobiernos y toda la población dependen del Cuarto Poder, el de los medios de comunicación, para forjar su opinión. Hasta ahora, con frecuencia ha faltado el indispensable trabajo de investigación periodística. Con la excusa de la neutralidad, muchos medios desinforman haciéndose, y haciéndonos, cómplices de la tragedia de Gaza.
Como decía el arzobispo anglicano sudafricano Desmond Tutu, Premio Nobel de la Paz 1984 “permanecer neutral frente a la injusticia es elegir el campo del opresor”. 
(1) Edward Herman et Noam Chomsky, Manufacturing Consent,  Pantheon, New York 2002, (Los guardianes de la libertad, Grijalbo primera edición; Planeta 2013, redición).  La «fábrica del  consentimiento» es una expresión del ensayista estadounidense Walter Lippmann, quién, en los años 1920, puso en duda la capacidad del hombre «normal» para actuar con sabiduría y propuso que las élites ilustradas «mejoraran» la información antes de que llegara a conocimiento de las masas.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA AQUÍ TU OPINIÓN

RELATOS DE VERANO: LAMIAS, NINFAS DE AGUA... LA TROCANTA

La Trocanta. Marcel Félix de San Andrés Antonio de Torquemada se refiere a ellas afirmando que “el mismo Aristóteles dice que los lé...