viernes, 23 de septiembre de 2011

CRÓNICA POPULAR, UN MEDIO PARA LA IZQUIERDA ESPAÑOLA


Rodrigo Vázquez de Prada y Grande. Periodista.
Crónica Popular sale a la calle en su actual formato como un primer paso de un proyecto diseñado para materializarse en un medio y largo plazo. Desde hoy, estará presente on line con un amplio espectro de firmas de periodistas y otros intelectuales críticos, gran parte de ellos catedráticos de Universidad, algunos de los cuales escriben en el presente número. Y lo hace para contribuir a la unidad de la izquierda real española y apoyar las plataformas reivindicativas de las formaciones políticas y movimientos sociales que plantean abiertamente un modelo alternativo de sociedad.
La grave situación política, social y económica española exige la presencia de un medio de comunicación de izquierdas con una resuelta y decidida vocación unitaria. La derecha está utilizando la crisis más profunda del capitalismo desde 1929 para hacer una recomposición profunda de su poder económico y político. Es una estrategia global pero que en España tiene sus especifidades propias. Hasta el último momento de su segundo mandato, el gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero no ha cesado de aplicar las recetas impuestas por los poderes financieros internacionales para reducir los derechos sociales y el Estado del Bienestar.
Y, en una vuelta de tuerca resueltamente conservadora, no ha dudado en acometer una urgente y sorprendente reforma constitucional que encorseta futuras políticas económicas de matiz simplemente progresistas. Una reforma que refleja el consenso en lo esencial entre PSOE y PP. El mismo consenso que mantienen ambos partidos políticos para frenar la reivindicación de gran parte de la sociedad española para abordar la reforma electoral y acabar con el bipartidismo artificial creado por una perversión legal del sistema proporcional establacido en nuestra Constitución.
Nunca como ahora, el Estado se ha plegado tan claramente a las imposiciones de los “estados mayores” del capitalismo. Sus políticas económicas y sociales están dictadas por instituciones de carácter supranacional que no responden a otra cosa que a los intereses de los grandes grupos económicos y financieros internacionales. A lo que, eufemísticamente, se ha dado en llamar “los mercados”, un entremado de organismos, entidades bancarias y sociedades de inversión sacralizado por la derecha y la socialdemocracia y que pretende modelar los destinos y formas de vida de millones de personas.
Realmente, se ha desgarrado de modo definitivo el velo que aparentemente cubría la hipotética autonomía del Estado en una sociedad capitalista. Y se ha terminado haciendo trizas el concepto de soberanía. Los Parlamentos, y entre ellos el español, consagran en forma de ley, ordinaria o con rango de Carta Magna, lo que imponen sin tapujo alguno los grandes centros de decisión capitalista.
En este proceso, están jugando un decisivo papel los medios de comunicación, con su poderoso poder de manipulación de conciencias. Gracias a ellos, no ha cesado de difundirse en la sociedad la supuesta inevitabilidad de las medidas impuestas para salir de la crisis creada por el capitalismo financiero. Porque, realmente, la derecha y sus aliados neoliberales incrustados en la socialdemocracia poseen, sin duda alguna, la hegemonía ideológica. Una hegemonía que les permite propagar primero y aplicar después todo un cúmulo de medidas conservadoras de gran calado.
Y en esta dirección se está encaminando la salida neoliberal de la crisis. Una salida que tiene unos objetivos tan diáfanos como perversos: la reducción de los niveles de vida y de bienestar de las clases y capas más desfavorecidas, mediante la congelación salarial, la reforma de las pensiones y la ampliación de la edad de jubilación; la eliminación de la actual normativa sobre la negociación colectiva; y el debilitamiento de los sindicatos mayoritarios, con objeto de que la clase trabajadora se encuentre inerme en la defensa de sus derechos y en su lucha por unos salarios y condiciones de trabajo más justos.
Pero, además, este paquete de medidas irá acompañado por una nueva oleada de privatizaciones de empresas públicas rentables. Privatizaciones iniciadas ya en la década de los ochenta por parte del primer Gobierno del PSOE y concluido por el PP, que pusieron en manos privadas empresas públicas bien gestionadas y con elevados beneficios como Repsol, Endesa o Telefónica, y que se pretenden proseguir, entre otras, con las de AENA, Cajas de Ahorro, inmersas ya en un proceso de “clonación” en bancos, y “Canal de Isabel II”, un modelo de gestión del agua para muchos países.Una ofensiva en gran escala que expresa con una gran rotundidad la voracidad de lo que Marx denomina “la furia de los privados”.
Frente a todo ello, y para combatir a lo que el profesor Vicente Romano llama “la formación de la mentalidad sumisa”, se sitúa la andadura que hoy inicia Crónica Popular. Un medio de comunicación que, mantendrá una estrecha relación con otras publicaciones de izquierdas que, contra viento y marea, combaten desde el pensamiento crítico por una nueva sociedad, como Le Monde Diplomatique, El Viejo Topo, Atlántica XXII, Rebelión, Sin Permiso, Andalán, DiagonalViento del Sur, y Triangle, entre otros.
Y que, sin dependencia alguna de empresas, partidos políticos o sindicatos, planteará clara y abiertamente las alternativas de la plural izquierda transformadora española y apoyará decididamente los esfuerzos por alcanzar posiciones unitarias de las formaciones políticas y movimientos sociales de la izquierda real y, en suma, de los “nuevos sujetos de la Historia”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA AQUÍ TU OPINIÓN

¡¡¡HOLA PUTERO!!!

Fotograma del documental ¡Hola Putero! Las malvadas feministas han vuelto a liarla. Un grupo de esas brujas, autodenominadas Towanda...