miércoles, 12 de febrero de 2014

Mariano in the Wonderlan… y Alfredo Pérez “Rubalgato”, su fiel acompañante

Un amigo cercano me comenta a menudo sobre las ilusiones (entre nosotros “pajillas mentales”) que Mariano in the Wonderland (imaginaos esto pronunciado por su “presidente vitalicio” José Mª Aznar) se hace a diario, junto a su consejo de ministr@s y asesorado por el inefable Moragas, después que de sus amos, los bancos, Telefónica, las eléctricas, las petroleras, las armamentísticas y un largo etc., le vayan marcando el rumbo a seguir. Es una dura tarea.
Y claro, charlando el otro día con mi amigo, coincidíamos en que el cuento del País de las Maravillas podía quedar “cojo” si no hablábamos del otro personaje, el secundario, el que ha tenido la mala suerte de no poder ser el principal en esta película, pero que, como pasa en el cine, a veces es tan importante o más que la estrella protagonista. Rubalcaba es fiel heredero de aquél que no veía la crisis aunque le estaba pegando bofetadas a bocajarro, de aquél que todos los días veía brotes verdes con la prima de riesgo por las nubes y la bolsa por los suelos. Rubalcaba ha asumido el papel de “gato de Alicia”, el mismo que tenía Zapatero. Quien, en agosto de 2011, de la mano de Mariano, cambió la Constitución española para endeudarnos traicionera e ilegítimamente. Y, a continuación, entraron juntos en el País de las Maravillas. Un país en el que sólo viven unos pocos y en el que prohiben la entrada a cualquiera que quiera distorsionar su mundo de fantasía. 
Rubalcaba está feliz en el papel de gato. Apoyado en la absoluta muerte cerebral de su partido, que está más grogui que un boxeador sonado, casi no cuestiona ninguna de las duras, drásticas, injustas, dolorosas medidas de Mariano. Es conocedor de que no tiene fuerza, ni moral ni física para poder hacerlo. Sus protestas llevan un tono bajo, casi pidiendo perdón por hacerlas. Son algo así como si dijera: “Mariano, tío, un poco más flojo, que la gente está cabreada”. Pero poco más. Sabe que en cualquier momento cualquiera puede tirar de documentos, recortes de periódico, compromisos, y dejarlo en mal (peor) lugar.
Las encuestas las lee porque no tiene más remedio. Ni siquiera el hecho de que el PP caiga en picado le satisface, porque ellos aun andan en caída libre. Cada vez que alguien en el partido abre la boca, es para abrir una nueva brecha. Los "Pokemon", además, le recuerdan cada día que, sobre temas de corrupción, al menos por el momento, mejor no levantar mucho la voz. Y si un día le entran unas ganas irreprimibles de hacer oposición, la jueza Alaya le quita las ganas. ¡Qué papelón!
Siguiendo los pasos de Zapatero, parece ser amante de esa cosa hueca que llaman “Pacto de Estado”. Ese acuerdo que, cada vez que se hace, es para dar una vuelta de tuerca más en nombre de la “responsabilidad” y “la altura de miras”. Acuerdos que significan que gobierno y principal partido de la oposición van a decir amén a cuantas ocurrencias vengan de la Troika. Ultimamente, el único que ha faltado en la foto ha sido el Borbón. Pero es que el pobre no levanta cabeza desde lo del "elefante". Entre el paquidermo, el duque empalmado y la infanta sumisa han conseguido que donde pisa un Borbón los abucheos suenan en kilómetros.
Mientras tanto, las gentes normales, las ajenas al país de las maravillas, cada día ven empeorar sus vidas. Y van enterándose de que la justicia en el País de las Maravillas no es igual para todos. Que los notarios y los DNI allí funcionan de una manera extraña. Que el que roba allí ni devuelve ni va a la cárcel. Pero que aquí, en la España normal, cada día 162 personas pierden la ayuda por dependencia. Que las becas se las tienen que ganar los/as estudiantes sacando matrículas de honor y si no, no pueden estudiar porque los precios públicos son prohibitivos. Que el desempleo es traumático y que les quitan las casas por no poder pagar las hipotecas. Y estas gentes están a punto de estallar. De hecho, muchas ya se están organizando y rebelando contra los afortunados habitantes de ese mundo de maravillas. Y no se sabe cuando, pero la cosa pinta que va a haber pelea. En otros sitios (Brasil, Grecia, Italia, Bosnia...) la gente está igual de harta.
Me da en la nariz que habrá que preparar la "candela" para que el calorcito de la revuelta expulse de sus madrigueras a tanta rata como nos ha chupado la sangre.Se acabaron los privilegios reales y civiles. Tanto trabajas, tanto ganas. Lo demás son cuentos chinos y ensoñaciones del País de las Maravillas.
Por cierto. Se cuenta que cuando Mariano pisó tierra por última vez fue porque le prometieron que allí había curro. Pero, pobre Mariano, lo que se encontró fue a Curro, al papa Francisco dándole collejas por recortar derechos y libertades. Menos mal que la iglesia católica que le gusta, la de Rouco, la que lleva instalada aquí toda la vida, ha escriturado el País de las Maravillas a su nombre por solo 30€. Solo tuvieron que decir que allí vivieron Adán y Eva y los notarios les registraron la propiedad. Ah, por cierto, el mantenimiento de los edificios los pagamos nosotros.
Plumaroja

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA AQUÍ TU OPINIÓN

¡¡¡HOLA PUTERO!!!

Fotograma del documental ¡Hola Putero! Las malvadas feministas han vuelto a liarla. Un grupo de esas brujas, autodenominadas Towanda...