sábado, 15 de febrero de 2014

ANA BOTELLA, LOS ESCRACHES Y LA REVOLUCIÓN FRANCESA

Ana Botella, en un ratito de lucidez, eso cree ella, exige a los jueces, haciendo gala de talante, que no escuchen el sentir de la calle. Que eso son cosas de la Revolución francesa. ¡Ay Anita! Con lo ilustre y afrancesado que es tu apellido ¿No te trae recuerdos del gran José Bonaparte, a quien los madrileños, inspirados por lo mas rancio del conservadurismo patriotero, bautizaron Pepe Botella pese a ser abstemio? Siempre te pierde la boca. Debe de ser cosa de familia. Aunque tú no lo sepas, los plebeyos que tanto os incomodan, esos que quieres que ninguneen los jueces, no son extraterrestres. Son ciudadanos que tratan de ejercer libremente sus derechos. Todo un despropósito según tu esperpéntico concepto de la democracia.
El caso es que, disparates aparte, una buena revolución en su momento, como la francesa, nos hubiera evitado muchos traumas. De entrada, la religión no estaría legislando sobre el derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo.  Además, puede que el recuerdo de una expeditiva guillotina lograra que los gerifaltes se lo pensaran dos veces antes de explotar, engañar o traicionar a su pueblo. Pura pedagogía que les haría más proclives a escuchar la voz de la calle. A empatizar con los problemas e inquietudes de una ciudadanía que ha depositado en ellos su confianza. Aquí, en la sacrosanta España de Ana Botella,  las cosas funcionan de otra forma.
La Audiencia de Madrid (un tribunal que no está compuesto por una única juez) defiende el escrache a Soraya Saez de Santamaria, vicepresidenta del Gobierno, como un mecanismo democrático. Un acto legítimo de protesta que no implica violencia ni coacción. Pero a los peperos y sus plumillas de la TDT Party no le gustan los jueces que les contradicen. Cuando orquestaban y aplaudían escraches contra otros, como Bibiana Aído o Susana Díaz, lo consideraban un ejercicio de libertad de expresión. Ahora que son ellos el objeto de las protestas de los perjudicados por sus decisiones políticas, hablan de nazismo.
Mientras tanto, Aguirre dice haber pensado mandar a los cachorros de NNGG a las puertas de la jueza, aunque reculó al darse cuenta de que se metía en un jardín. Sin embargo, el Partido Popular, aliado con la caverna mediática, está lanzando inquietantes mensajes a la juez. Y hasta se ha llegado a facilitar el código postal de Isabel Valldecabres incitando a su acoso. ¡Cómo son estos chiquillos de generosos! Lo que no quieren para ellos si que lo quieren para los demás. ¡Que gran labor de la iglesia católica al inculcarles tanto amor a su prójimo!
Lo dicho, una engrasada guillotina (metafóricamente hablando, se me entiende) ya nos viene haciendo mucha falta. ¡Allons enfants!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA AQUÍ TU OPINIÓN

ESPAÑA ¿QUÉ ES Y DESDE CUANDO?

Sobre el origen del nombre de España El PP se apropia y falsea la historia de España Comúnmente se admite que España viene del lat...