viernes, 19 de abril de 2013

NAZIFLAUTAS


A veces creo que es un sueño. Mejor dicho, una mala pesadilla. El mundo que conocí ha tomado
forma de una piedra de molino que pulveriza meticulosamente cualquier semilla de rebeldía que pueda atascar su injusta maquinaria. Todo está patas arriba. La carga de la prueba está invertida como invertida está una sociedad que salva a los delincuentes financieros y criminaliza a sus víctimas.
Ahora es posible que servidor sea nazi. Lo aseguran los padrastros y madrastras de esta maltratada España. Claro que, los nazis de los que hablan la Cospe, la Aguirre y compañía, ya no portan esvásticas ni calcinan seres inocentes en eficaces hornos crematorios. Ahora somos más chungos, más ladinos. Hemos cambiado de bando y de estrategia. Camuflados de otromundistas, de perroflautas y yayoflautas, de familias desahuciadas, de ciudadanos y ciudadanas solidarias, no podemos controlar el Hitler que llevamos dentro y amenazamos con hacer añicos el escaparate de una democracia de opereta en la que un ciudadano muere con la aorta reventada por falta de atención médica.
Y lo hacemos usando armas fascistas de destrucción masiva como el sanguinario pacifismo. Al estilo de otro famoso naziflauta de origen hindú llamado Gandhi. ¡Ríanse ustedes del doctor Mengele! Los naziflautas españoles somos gente retorcida que participa en escraches no violentos que, sin embargo, violentan en extremo a nuestras autistas señorías.
Por éstas y otras fechorías, del cielo nos llueven multas y alguna que otra hostia más o menos consagrada. Y ni aun así aprendemos. ¡Se nos ocurre cada cosa! Por ejemplo: tengo entendido que se podrá quitar la nacionalidad a un extranjero, aunque lleve más de doce años siendo español en los papeles, por cosas como participar en un escrache. Llámenme naziflauta si quieren, pero yo propongo hacer eso exactamente con los anti-patriotas que se ponen a España por montera mientras evaden capitales fuera de nuestras fronteras. O con los políticos insensibles al sufrimiento de un pueblo al que deberían servir como juraron un día y privatizan servicios como la Teleasistencia, prescindiendo de Cruz Roja para que una empresa privada se beneficie de la atención a nuestros viejos, o las residencias universitarias para que a los hijos de los obreros les sea un poco más difícil acceder a la universidad. Quitarles una nacionalidad que no merecen para confinarles en esos humanitarios campos de internamiento que ellos mismos han creado. Administrarles un poco de su propia medicina. Al fin y al cabo, su crueldad es el origen de lo que denominan la nueva España nazi.
Somos posibles por ellos. Gracias al exterminio masivo de nuestros derechos más elementales. Sin quererlo, son las musas que inspiran el movimiento de resistencia ciudadana. Un acicate para nuestro solidario fanatismo de enfebrecidas masas pacifistas ¡Heil Cospe! Los que vamos a escrachar, te saludamos.
Plumaroja

2 comentarios:

  1. Pos resulta que me lee más gente de la que yo pensaba. Algunos, lo hacen al estilo Cospe para insultarme.
    Que yo pienso:
    Si los fachas me insultan, es que lo estoy haciendo bien.
    Abrazos de nuevo nazi.

    ResponderEliminar

DEJA AQUÍ TU OPINIÓN

ESPAÑA ¿QUÉ ES Y DESDE CUANDO?

Sobre el origen del nombre de España El PP se apropia y falsea la historia de España Comúnmente se admite que España viene del lat...