lunes, 26 de junio de 2017

NUEVO PROYECTO DE PRESUPUESTOS 2017: LAS CLAVES PARA EL ACUERDO PAGE-MOLINA

Encuentro institucional de García Page y García Molina
Finalmente, ante las repetidas llamadas a la negociación de los diputados de Podemos, el gobierno de García Page abre una rendija a la negociación de los Presupuestos. Digo abre una rendija porque lo que parecía esperanzadora voluntad negociadora en las palabras del Vicepresidente se tornan nubarrones en las declaraciones recientes del Consejero de Hacienda y del propio García Page.
Si Martínez Guijarro consideraba un hecho que el nuevo proyecto de Presupuestos incluiría las enmiendas aprobadas en la primera vuelta y veía factible incorporar varias de las rechazadas a Podemos, García Page y Ruiz Molina reinterpretan al Vicepresidente y citan a Molina y Llorente a presentar sus enmiendas en el futuro pleno sobre Presupuestos.
Con tal actitud, García Page parece pensar más en la opción de convocar nuevas elecciones que en la de cerrar un acuerdo sobre Presupuestos y recuperar el espíritu del Acuerdo de Investidura firmado con Podemos. Lo hace confiando en los datos ofrecidos por las encuestas, en las que el PSOE de Pedro Sánchez crece un par de puntos, el PP baja otros tantos, Podemos pierde algo más de un punto y Ciudadanos parece Buzz Lightyear de tanto como sube cuando la encuesta es del grupo PRISA.
Si se convocan nuevas elecciones será García Page quien ponga en riesgo la actual mayoría de izquierdas y abra la puerta a una mayoría de derechas con la suma PP-Ciudadanos. A García Page, este riesgo le parece asumible si Ciudadanos entra en las cortes regionales jugando el papel decisivo que ahora tiene Podemos. Olvida que solo maneja encuestas, que estas aciertan poco, y que Podemos-IU-EQUO concurrirán posiblemente como Unidos Podemos, lo que reforzaría sus opciones de obtener diputados en Ciudad Real y Albacete, y aseguraría los actuales diputados de Toledo y Guadalajara. También olvida que Ciudadanos prefiere pactar gobiernos con el PP, incluida Castilla la Mancha, antes que con el PSOE.
Dado que a nivel nacional los nuevos tiempos parecen abrir espacios de colaboración entre Unidos Podemos y el PSOE, García Page haría bien en seguir esa senda, la que han apoyado la mayoría de los militantes socialistas castellanomanchegos, y coadyuvar a que el PP sea pasado en toda la geografía española.
Ahora, el acuerdo será más fácil con los 400 millones de euros anunciados a bombo y platillo que se incorporan al nuevo proyecto de presupuestos. Recordemos que muchas de las enmiendas rechazadas a Podemos eran financiadas con cargo a otras partidas y no contemplaban aumentos en la inversión. Además, la cuantía económica total de las enmiendas presentadas por Podemos no alteraba la cifra final de los presupuestos, puesto que representaba apenas un 0’5% de su total. Porcentaje que será aún menor si sumamos los 400 millones anunciados ahora.
Ya no hay argumentos para no aceptar las 20 enmiendas rechazadas en la primera vuelta y recuperar algunas de las medidas contempladas en el Acuerdo de Investidura: Procedimientos de Emergencia Ciudadana, Plan de Rescate Habitacional, Plan de Recuperación de Servicios Externalizados, Plan Integral de Lucha contra la Desigualdad Social, Ley de Dependencia…
Alcanzar un acuerdo sobre el nuevo proyecto de Presupuestos, y hacerlo antes de su debate en el Pleno, sentará las bases para recuperar el Acuerdo de Investidura, actualmente dormido, escenificar confianza mutua entre las izquierdas y abrir un tiempo de colaboración para cuestiones clave en el segundo tramo de la legislatura: Reforma del Estatuto de Autonomía, Reforma de la Ley Electoral, Renta Garantizada…
Si García Page y su gobierno rechazan negociar un acuerdo previo y no asumen las enmiendas presentadas por Podemos quedará meridianamente claro que fueron ellos quienes forzaron la ruptura en la primera vuelta y quienes la fuerzan ahora. Entonces, incumpliendo gravemente el Acuerdo de Investidura y rompiendo el espíritu de diálogo al rechazar las enmiendas de su aliado, forzaron el NO de Podemos para acusarlos de las siete plagas bíblicas. Ahora, negando la posibilidad de ir al pleno de presupuestos con un acuerdo previo que garantice su aprobación con mayoría absoluta, y no garantizando la aprobación de las enmiendas buscarían un nuevo NO para lanzar nuevamente contra Podemos la jauría mediática que pagamos todos con dinero público.
En los próximos días tendremos ocasión de ver quien realmente tiene interés en alcanzar un acuerdo y quien está pensando en intereses ajenos a la ciudadanía. Ya no se podrán buscar excusas en las cifras económicas y todo quedará circunscrito a la voluntad real de pactar con el antiguo aliado.

Plumaroja

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA AQUÍ TU OPINIÓN

LA QUIMERA DEL AGUA. TRASVASES VERSUS DESALADORAS

Canal del Trasvase  Tajo-Segura Corría el año 1991 cuando José Manuel Díaz-Salazar, alcalde de Daimiel, busco la ayuda de Juan Serna y...