viernes, 5 de mayo de 2017

LO QUE SE SIENTE

Aunque no es habitual el fútbol en Plumaroja 20, hoy merece la pena reflexionar sobre el pésimo gusto y la descortesía del Tifo que lució el Real Madrid en el partido de champions contra el Atleti y la respuesta de la afición colchonera ante la derrota de su equipo. 
Media vida tropezando en la misma piedra, una final de Copa de Europa perdida en la prolongación, otro varapalo después de una agonía resuelta con un gol a dos minutos del final del partido, otra ilusión rota en una segunda final de Champions desde el punto de penalti y como cuartas partes nunca fueron buenas, el martes, una tormenta feroz de tres goles, para amenazar el sueño de Cardiff. Y allí, en lo más alto de la grada del estadio del vecino, cuatro mil almas, después de recibir en las costillas la enésima puñalada fatal, tras un nuevo hachazo del destino, después de levantarse de toda paliza imaginable para tener el valor de querer recibir otra, se pusieron a corear el himno de su equipo. El del Club Atlético de Madrid. Ese que se creó en 1903 para ser distinto a otro que ya existía. Ese cuyo propio himno reconoce que no es el mejor, porque su razón de ser es aspirar, simplemente, a pelear como si lo fuera. Esa bendita avanzadilla que sueña en rojo y blanco, que cree contra viento y marea, que recibe cada puñetazo con más dignidad que el anterior y que, por su religión oficial, dejaría la fe de Teresa de Calcuta en mantillas, cantó más fuerte que nunca su himno. Hace años les recibieron con una pancarta que suplicaba un rival digno para un derbi decente.
El dos de mayo, fiesta mayor en Madrid, les recibieron con una pancarta que pretendía reírse de su fatalidad en Lisboa y Milán, con una leyenda que decía “decidme qué se siente”, como si el haberse enfrentado al que, según ellos, es el mejor equipo del mundo, de Europa y de la historia, no mereciese respeto.
Nada más acabar el partido, con el Madrid soñando con Cardiff, alegre por su fútbol y excitado por su exhibición, compareció Sergio Ramos ante las televisiones de medio mundo. Y mientras el vengador del madridismo, que también azote colchonero, ofrecía sus impresiones sobre el encuentro, se colaba, de fondo, una banda sonora. La del himno del Atlético de Madrid. El que coreaban, una y otra vez, sin desmayo, los cuatro mil hinchas del equipo que había sido zarandeado por su contrario, que había bordado el fútbol y tenía medio pasaje para una final continental en el bolsillo.
Ramos hablaba de la posible final, del gran partido del Madrid, de los goles de Cristiano, de la táctica de Zidane, de su gran planteamiento y de que tienen una oportunidad preciosa de estar en otra final para lograr otro santo grial. Y entre pregunta del periodista de turno y respuesta, se oía, a través de la señal de televisión, el grito desgarrador al viento de gentes que siguen teniendo claro que sólo agachan la cabeza para besar el escudo del Atlético de Madrid.
No, la afición del Atlético no es única. Ni es la mejor del mundo. Ni tiene más sentimiento que otras. Ni es más especial que las demás. Lo que sí es, de largo, es un monumento a la fidelidad. Esa afición, que ha esputado sangre y pocas veces paladeado vino, es una legión de creyentes que, inasequible al desaliento, una que hace de su sufrimiento un espectáculo, y de su sentimiento, un orgullo. No, la afición del Atleti no es la mejor del mundo, ni de la historia, ni lo pretende, ni necesita serlo. Y por supuesto, no tiene que arrogarse la capacidad de dar lecciones a nadie. Lo que sí es, de manera indiscutible, es el único patrimonio real del club. Uno sagrado, que se transmite de padres a hijos, porque llegue quien llegue, fiche quien fiche y se vaya quien se vaya, ellos nunca fallan. A esta afición, los todavía dueños, no la pueden vender, ni ceder, ni traspasar. Seguirán ahí, fieles, cantando el himno cuando el equipo esté de cuerpo presente, soñando con que vuelva de entre los muertos, soñando con una leyenda inexplicable que es un veneno que se expande, día a día, dificultad a dificultad, sobresalto a sobresalto.
Jugadores del Atlético aplauden a sus seguidores  
Esa afición no pide una victoria, ni se va del campo porque puede perder un título, ni exige una Champions. Esa afición se merece otra cosa. Se merece lo más importante. Que el entrenador que heredó un muerto y devolvió un campeón, les haga vibrar. Y que sus jugadores, que no parecen campeones pero lo son, les hagan estremecer. Y que su Atleti, al que han jurado amor eterno, en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza, sea su Atleti. Es decir, un equipo que, pierda o gane, derroche coraje y corazón. Uno que insiste. Uno al que la vida le siga pegando porque siempre tiene el valor de levantarse. Eso, queridos amigos, podemos decíroslo, eso es lo que se siente.
Rubén Uría

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA AQUÍ TU OPINIÓN

RELATOS DE VERANO: LAMIAS, NINFAS DE AGUA... LA TROCANTA

La Trocanta. Marcel Félix de San Andrés Antonio de Torquemada se refiere a ellas afirmando que “el mismo Aristóteles dice que los lé...