miércoles, 30 de septiembre de 2015

¿PERIODISTAS O SOLDADOS?

Los trabajadores de TVE han recibido una surrealista invitación de parte de la dirección del ente público. A través de Intranet, se les ha instado a jurar la bandera de España en un acuartelamiento colindante con sus instalaciones. No parece casual que semejante ocurrencia se haya dado cuando faltaban pocos días para las elecciones catalanas. La televisión que pagamos entre todos tiene serios problemas para mantener la imparcialidad y la veracidad en su línea informativa. Pero proponer a sus trabajadores una jura de bandera en defensa de la unidad de España es un acto propagandístico que huele a fascismo rancio. 
Jura de la bandera por personal civil
En estos días hemos podido observar como los nacionalistas de uno y otro lado se envolvían en un trapo coloreado para reivindicar su patriotismo. Aunque algunos pensamos que solo lo hacían para tapar sus desvergüenzas. En el ayuntamiento de Barcelona, los portavoces del PP y ERC pugnaban por asomar sus respectivos estandartes desde la balconada. Una bandera de España y una estelada compitiendo por exaltar el resentimiento entre dos pueblos condenados a entenderse.
Por eso creo que en esta ficticia guerra de banderas a quiénes no hay que perder de vista es a los abanderados . Esos mismos que, a ambos lados del territorio comanche-catalán, han propinado a sus compatriotas una reforma laboral implacable y un deterioro progresivo de la educación y la sanidad pública. Los corruptos españoles no tienen nada que envidiar a los catalanes. Y, por desgracia, la impudicia y los recortes sociales afectan por igual a tirios, troyanos, murcianos y un señor de Sabadell.
Cada cual arrima la bandera al sol electoral que más calienta. Enarbolándola para apelar al sentimiento más tribal y primitivo de las masas. Para beneficiarse de la confrontación en vez de intentar proponer cauces constitucionales a las distintas sensibilidades nacionales.
Si quisiéramos, podríamos encontrar la fórmula. Solo es cuestión de voluntad y generosidad. Lo que ahora evidentemente falta.
De momento, el espectáculo está servido. El arzobispo de Valencia proclama que la unidad de España es cosa del espíritu santo. Pronto saldrá Artur Mas diciendo que la independencia es un capricho de la Moreneta.
Lo que no podemos negar es que a todos, como ya se habrán dado cuenta, se les da de miedo hacer el indio. Aunque a quien están engañando con cuentas-banderas de colores, como a los indígenas americanos, es a la desorientada ciudadanía.
Personalmente, no tengo querencia a las banderas. Desde pequeño tiendo a dilatar las fronteras de mi patria. A extenderlas allá donde el corazón y la solidaridad lo requieran. Todos somos miembros de la misma especie humana. Evolucionar significa tomar conciencia de ello. Y para eso estorban los muros y las concertinas. También las falsas patrias.
Como diría el poeta, soy un alma sin fronteras. La única bandera que he ondeado al viento en la vida es la de la paz. Y será porque nadie me pidió que le hiciera un juramento. Aunque he de reconocer que jurar, lo que se dice jurar, juro. Con tanto movimiento de bandera, con tanta manipulación patriotera, con tanto truco de prestidigitador desprestigiado, me han dado arcadas. Por eso juro y perjuro (en castellano, fabla, catalán y hasta en algunas lenguas muertas) sin necesidad de arrimarme a una bandera.
Plumaroja

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA AQUÍ TU OPINIÓN

LOS BIENES DE SIJENA O LA DAMA DE ELCHE ¿Dónde TIENE QUE ESTAR EL ARTE?

Bienes de Sijena expuestos en el museo de Lleida Además de revelar el profundo amor de algunos catalanes y algunos aragoneses por las ...