sábado, 15 de octubre de 2016

Los tiempos han cambiado. Bob Dylan premio Nobel de Literatura

Portada del disco de Bob Dylan 'The Freewheelin'
Mientras Bob Dylan le pedía una canción al señor de la pandereta nosotros íbamos con nuestros padres a misa todos los domingos y nos obligaban a cortarnos el pelo. El peluquero nos apuraba la nuca con una maquinilla manual que solía soltar algún que otro pellizco, era inútil intentar convencerles de que queríamos dejarnos una melena como los Beatles. Un día llegó a nuestro colegio un norteamericano, no recuerdo su nombre. Nos contó que sus padres le habían enviado a España para evitar que le alistaran en una guerra. No puedo imaginar ahora qué pensaría él de nuestra única diversión de adolescentes, pasear una y otra vez, arriba y abajo, por el tontódromo de nuestra ciudad y fue en uno de esos paseos cuando le escuchamos canturrear una canción "The answer, my friend, is blowing in the wind, The answer is blowing in the wind...". Nos tradujo la letra, "la respuesta, amigo mío, está soplando en el viento...". 

Así entró Bob Dylan en nuestras vidas provincianas. Un amigo tenía tocadiscos, sus padres eran farmacéuticos, sus hermanos mayores vivían en Madrid y nos trajeron los primeros discos. Podíamos escuchar mil veces la misma canción, no entendíamos la letra y así llegaron a nuestras vidas Dylan, los Beatles, los Rolling... Éramos los raros de la ciudad, llevábamos nuestros singles guardados en álbumes a los guateques pero nadie quería escucharlos.

Cambiaron nuestras vidas, supimos que existía otro mundo que hasta entonces había permanecido oculto. Ya no nos perdimos ni una de sus canciones, Like a Rolling Stone, The times they are a-changin, A hard rains a gonna fall y tantas otras. Luego, otro amigo consiguió un libro con las letras de Dylan en español y nos aprendimos muchas estrofas de memoria: "Cuantos años puede existir una montaña, antes de que sea lavada por el mar...cuántas veces puede un hombre girar la cabeza y fingir que simplemente no lo ha visto...Cuantas veces debe un hombre levantar la vista, antes de poder ver el cielo...cuántas muertes serán necesarias antes de que él se dé cuenta de que ya ha muerto demasiada gente...La respuesta, mi amigo...". 

¿Qué era todo aquello? No lo entendíamos pero nos gustaba y mucho, cada vez más, nos compramos guitarras y armónicas, nos convertimos en autoestopistas, viajamos por primera vez a tierras lejanas, a pueblos cercanos, no podíamos separarnos de nuestros discos: "Oh,¿dónde has estado, mi querido hijo de ojos azules?"

En el limbo. Con retraso, con nuestros escasísimos medios fuimos uniéndonos así a una de las revoluciones más bellas y creativas de la historia del ser humano, peace and love.

A todos los que vivimos con perplejidad aquella época, que sentimos de verdad la muerte de Lennon, nos ha conmovido la noticia del Premio Nobel de Literatura concedido a Bob Dylan, aún no hemos reaccionado, nos hemos enviado whatsapp: se cumplió la profecía, por fin parece que los tiempos han cambiado.

César Ortega. Dclm.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA AQUÍ TU OPINIÓN

LOS BIENES DE SIJENA O LA DAMA DE ELCHE ¿Dónde TIENE QUE ESTAR EL ARTE?

Bienes de Sijena expuestos en el museo de Lleida Además de revelar el profundo amor de algunos catalanes y algunos aragoneses por las ...