lunes, 22 de diciembre de 2014

NATURALEZA Y SOSTENIBILIDAD.

NATURALEZA.
Antonio Rodríguez Rubio
Este verano ha sido seco por mi zona y no pude regar el jardín convenientemente; le di un riego tardío de salvamento. Las últimas lluvias y que no ha hecho frío, han propiciado unos brotes impropios de este tiempo. Ocurre también en los cítricos, luego, vienen un par de días de frío y se producen heladas dañinas. Porque el verdadero frío en mi zona de Librilla (Murcia), se reduce a dos días; un día tenemos unos veinte grados y al día siguiente bajamos a menos tres; producida la helada, volvemos al “buen tiempo”.
En mis sesenta y tres años de vida, llegué a conocer el invierno. Ya en agosto había que echarse por encima una sabanita. El frío se iba asentando poco a poco y al llegar enero las arboledas estaban paradas en savia y con tres grados bajo cero no helaba. De cuantos refranes aprendí de mis mayores sobre el tiempo, pocos se pueden aplicar ahora. Normalmente, cuando se ponía nulo, llovía. Casi todo el término municipal de Librilla eran secanos y se solían sembrar cereales; a mediados de los 50, mi abuelo Antonio recogía buenas cosechas de cebada. Ahora, grano que siembres, grano que pierdes; no lloverá ni para que germine.
Negar el cambio climático, no quiere decir que no se haya producido.
Soy persona de montañas, montes y fuentes. He subido a los montes comunales muchas veces y desde la altura de un monte de yeso que llamamos “El Castellar”, se podía ver casi todo el Valle del Guadalentín; era un vergel. Hoy predomina el pardo. Hay un montículo que fue repoblado con pino carrasco en los 60 y están todos secos.
Según un estudio de la Facultad de Biología de la Universidad de Murcia, de seguir la tónica que llevamos, en el 2100, la Región de Murcia, será un desierto.
Por regla general, la flora es la que determina a la fauna. Desde el herbívoro hasta el gran predador. Hay especies de aves que iban a invernar en África y ahora se quedan en la Península Ibérica; se han modificado los comportamientos y esto condiciona al sistema. Dado que se ha venido eliminando sistemáticamente a los predadores, en los herbívoros hay superpoblación. La superpoblación de herbívoros, invade las tierras de cultivo y hace que mermen las cosechas que soportan al humano. El humano está cambiando su régimen alimentario y con ello se modifica el cerebro. Como esto se da paulatinamente, parece imperceptible.
El cambio climático, influye también en el humano. El mono vegetariano dio paso al omnívoro y empezó a crecer el volumen cerebral. Los primeros homo fueron cazadores-recolectores.
Según aseguran los científicos, la desaparición de los dinosaurios se debió al impacto de un meteorito en lo que hoy se conoce como el Golfo de México. Solo sobrevivieron los vertebrados de menor tamaño. Podría desaparecer nuestro modo de vida, no el planeta Tierra que ha sufrido a lo largo de su historia geológica multitud de cataclismos. Las cucarachas y las ratas, sobrevivirían.
Los recursos de la Tierra, son finitos. No se puede ir a un crecimiento sin límite porque nos va la vida en ello. Cuando el humano interviene en los ciclos ecológicos, los destruye. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA AQUÍ TU OPINIÓN

EL DEFICIENTE TRANSPORTE SANITARIO DEL SESCAM

Movilización de trabajadores del transporte sanitario del SESCAM El SESCAM aceptó una oferta temeraria, a la baja, para adjudicar el s...