lunes, 8 de julio de 2013

MAS Y MEJORES OVEJAS NEGRAS FRENTE A LOS LOBOS

Los ricos no pagan impuestos
“Vemos a los mercados comportándose como manadas de lobos. Si les dejamos actuar, atacarán a los miembros más débiles y los destrozarán”. Estas fueron las palabras de Anders Borg, ministro de finanzas sueco, ante el ataque especulativo a Grecia (Mayo 2010).
Tres años después, padecemos las consecuencias de la carnicería. Como ya aventuró el sueco, los derechos elementales de los ciudadanos más débiles saltan por los aires igual que en un espectáculo pirotécnico. Eso sí, un espectáculo gore con abundante casquería y apetitosas vísceras que hacen babear las mercantiles fauces de las fieras.  Da igual que estés en el paro, jubilado o trabajando. Que seas discapacitado o estés enfermo. Desahuciado de tu casa o excluido de esta sociedad que cada vez es más hostil con los desfavorecidos. A todos nos acechan los psicópatas hocicos de los señores del dinero. Husmean la entrepierna de la gente, enseñando los dientes, para disuadirnos de tener malas ideas. Para que asumamos ese mundo vintage, decimonónico que quieren imponernos, sin montar pataletas. Sin melodramas ni barricadas. Intentan convencernos de que se trata de un sacrificio social imprescindible para mitigar el roto financiero que han dejado los trhilleros cocadictos que manejan el cotarro.
Sin embargo, los políticos no se plantean ni remotamente que las entidades financieras responsables del descalabro se responsabilicen de sus fechorías. ¿No sería justo que parte de los beneficios de Botín, por poner un ejemplo, revirtieran en la sanidad y la educación pública? O el co-pago, o directamente el pago, de todos los defraudadores y evasores de capital que se sirven de las entidades bancarias, y su ceguera oportunista ante el delito económico, para no aportar ni un euro de sus abultadas rentas a la construcción del estado social.
Se las trae al pairo a todos estos. La mayoría de las fortunas que colaboran con los bancos fueron amasadas gracias al narcotráfico o al comercio de armas y personas. No se les puede pedir mucha empatía. No la misma que nuestro gobierno muestra con los pobres ricos bajando los impuestos de sus yates de lujo. ¡Qué hermoso gesto! Otra lección de la solidaridad que se gasta el Partido Popular de los trabajadores. Seguro que los parados que se quedan sin ayudas o las familias que los bancos echan de sus casas, dormirán más tranquilos.
Alguien debiera avisar a estos estúpidos lobos que la carne de los pobres, a fuerza de injusticias, tiende a volverse venenosa.
Crónica Popular

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA AQUÍ TU OPINIÓN

OLAS DE CALOR, CAMBIO CLIMÁTICO, RECORTES Y PRIVATIZACIONES

España ha vuelto a superar los 40ºC en distintos puntos de su geografía Algo me dice que Trump, Putin, Aznar, Rajoy y su primo, célebr...