martes, 4 de agosto de 2015

ASESORES DE COSPEDAL ESTUVIERON VINCULADOS A COFELY, LA MULTINACIONAL FRANCESA DE LA PÚNICA


Dolores de Cospedal y Francisco Granados
La multinacional, que "promovía y alentaba la corrupción", recibió contratos por valor de un millón de euros. Desde el PSOE se ha denunciado ya que, siempre que hay nuevos casos de corrupción "de una forma o de otra, el nombre de Cospedal aparece en los papeles, o el nombre de su marido o el de gente muy ligada a su entorno. Es una cuestión muy sospechosa". Por todo ello, ha pedido que se aclarare todo, se investigue y "así lo vamos a solicitar al gobierno, que se depuren todas las responsabilidades"
Lo ha adelantado este lunes elplural.com, en una información firmada por el periodista toledano Carlos Iserte. Al menos una persona que trabajaba en Cofely, empresa encargada de ofrecer comisiones y mordidas a los alcaldes y concejales de la red corrupta Púnica, fue fichada por el Gobierno de Castilla-La Mancha, presidido hasta hace unas semanas por María Dolores Cospedal, como asesor de la Presidencia, según recoge la documentación a la que ha tenido acceso ELPLURAL.COM, aunque, según fuentes del anterior Ejecutivo del PP, fueron varios (esto está por demostrar) los que procedentes de la multinacional francesa, a la que la Fiscalía acusa de “alentar y promover la corrupción”, se incorporaron al nutrido séquito de asesores con los que contaba Cospedal, “que aún hoy me los encuentro por los pasillos sin saber muy bien a qué se dedicaban”, ironizó el pasado 22 de julio el actual inquilino del Palacio de Fuensalida (sede de la administración autonómica), el socialista Emiliano García-Page, en un desayuno informativo ante más de medio centenar de periodistas de toda la región.
El fichaje del asesor de Cospedal era, además, hijo de su conductor,  a quien “heredó” de la Comunidad de Madrid cuando la secretaria general el PP formaba parte del Gobierno de Esperanza Aguirre, donde ocupó la Consejería de Transportes e Infraestructuras en sustitución de Francisco Granados, encarcelado en la actualidad por ser el cerebro de la trama corrupta Púnica. Fue en este intervalo de tiempo, entre diciembre de 2004 y junio de 2006, en el que Cospedal inició lo que luego fue una sólida amistad con el que durante siete años fue el hombre fuerte del Gobierno de la todavía hoy presidenta del PP de Madrid. Y fue también en esta época cuando conoció a su conductor, al que contrató primero a cargo de las arcas del partido (2006-2011), para posteriormente incorporarlo a la plantilla de enchufados del Gobierno castellano-manchego como adjunto a la Presidencia (2011-2015). A partir de ese momento, los funcionarios de Fuensalida comenzaron a hablar de la “Tribu de Jerónimo”, llamada así por el nombre propio del chófer de la lideresa, y que estaba nutrida por una decena personas allegadas al hombre/conductor de confianza de Cospedal, entre los que se encontraba, como decimos, uno de sus hijos que, curiosamente, entró a formar parte de la plantilla de Cofely justo el año (2003) en el que Granados, hasta ese preciso momento alcalde de Valdemoro, se incorporaba al recién estrenado Ejecutivo de Aguirre, salido tras “el golpe de estado autonómico del Tamayazo”, como consejero de Transportes e Infraestructuras.
Publicado en DCLM
La noticia publicada en El Plural
Al menos una persona que trabajaba en Cofely, empresa encargada de ofrecer comisiones y mordidas a los alcaldes y concejales de la red corrupta Púnica, fue fichada por el Gobierno de Castilla-La Mancha, presidido hasta hace unas semanas por María Dolores Cospedal, como asesor de la Presidencia, según recoge la documentación a la que ha tenido acceso ELPLURAL.COM, aunque, según fuentes del anterior Ejecutivo del PP, fueron varios (esto está por demostrar) los que procedentes de la multinacional francesa, a la que la Fiscalía acusa de “alentar y promover la corrupción”, se incorporaron al nutrido séquito de asesores con los que contaba Cospedal, “que aún hoy me los encuentro por los pasillos sin saber muy bien a qué se dedicaban”, ironizó el pasado 22 de julio el actual inquilino del Palacio de Fuensalida (sede de la administración autonómica), el socialista Emiliano García-Page, en un desayuno informativo ante más de medio centenar de periodistas de toda la región.
Miembro de “La tribu de Jerónimo”…
El fichaje del asesor de Cospedal era, además, hijo de su conductor,  a quien “heredó” de la Comunidad de Madrid cuando la secretaria general el PP formaba parte del Gobierno de Esperanza Aguirre, donde ocupó la Consejería de Transportes e Infraestructuras en sustitución de Francisco Granados, encarcelado en la actualidad por ser el cerebro de la trama corrupta Púnica. Fue en este intervalo de tiempo, entre diciembre de 2004 y junio de 2006, en el que Cospedal inició lo que luego fue una sólida amistad con el que durante siete años fue el hombre fuerte del Gobierno de la todavía hoy presidenta del PP de Madrid. Y fue también en esta época cuando conoció a su conductor, al que contrató primero a cargo de las arcas del partido (2006-2011), para posteriormente incorporarlo a la plantilla de enchufados del Gobierno castellano-manchego como adjunto a la Presidencia (2011-2015). A partir de ese momento, los funcionarios de Fuensalida comenzaron a hablar de la “Tribu de Jerónimo”, llamada así por el nombre propio del chófer de la lideresa, y que estaba nutrida por una decena personas allegadas al hombre/conductor de confianza de Cospedal, entre los que se encontraba, como decimos, uno de sus hijos que, curiosamente, entró a formar parte de la plantilla de Cofely justo el año (2003) en el que Granados, hasta ese preciso momento alcalde de Valdemoro, se incorporaba al recién estrenado Ejecutivo de Aguirre, salido tras “el golpe de estado autonómico del Tamayazo”, como consejero de Transportes e Infraestructuras.
…”Enemigos” de la plantilla oficial de conductores
“La tribu de Jerónimo”, la citada decena de contratados por Cospedal, eran todos conductores, pero dentro del organigrama laboral del Gobierno castellano-manchego del PP tenían el rango de asesores o adjuntos a la Presidencia, lo que motivó una lucha legal por parte de los sindicatos que acusaban a Cospedal de enchufar a estos chóferes sin haber pasado el concurso público que cualquier trabajador debe salvar, lo que permitía que sus contratos recogieran el doble de sueldo que un conductor normal. Los sindicatos, que llevaron a finales de 2014 el asunto ante la Justicia, tasaron el sobrecoste de estos asesores respecto a un conductor más de la plantilla en 50.000 euros por cabeza, unos 500.000 al año. Pero no sólo eso, “La tribu de Jerónimo” podría haber estado quebrantando la Ley del Gobierno y del Consejo Consultivo de Castilla-La Mancha, que en su Capítulo IV, artículo 30, dice textualmente: “Los Gabinetes son órganos de asistencia política y técnica (…) Sus miembros realizan exclusivamente tareas de asesoramiento, no pudiendo, en ningún caso, adoptar otros trabajos que no sean los de asesorar”; es decir, no podían conducir vehículos oficiales.
Los negocios de Cofely en Toledo
Sea como sea, el caso es que Cofely no sólo nutrió de asesores al Gobierno de María Dolores Cospedal, también  fue adjudicataria de dos contratos millonarios concedidos por el Ejecutivo de la secretaria general del PP, como publicó ELPLURAL.COM, donde recogíamos que en agosto del pasado año  (ver BOE 27-08-13), Cospedal concedía a Cofely un jugoso contrato de 460.926,54 euros para “la monitorización y el mantenimiento integral de las instalaciones físicas del Centro de Proceso de Datos de la Dirección General de Telecomunicaciones y Nuevas Tecnologías de la JCCM”. Siete meses después, la operación se volvía a repetir, en este caso con el Servicio de Salud que le otorgaba, por valor de 425.162,54 euros, el “mantenimiento integral de edificios e instalaciones de los centros de salud y consultorios dependientes de la Gerencia de Atención Primaria de Toledo” (ver BOE 1-03-14), si bien este último contrato se habría rescindido porque “no cumplía con su trabajo”, reconoció antes de su cese el consejero del PP de Sanidad, José Ignacio Echániz. Sin embargo, será la investigación de la Guardia Civil la que informe al juez Velasco sobre la transparencia de este millonario negocio llevado a cabo por la empresa de la trama corrupta Púnica en tierras castellano-manchegas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA AQUÍ TU OPINIÓN

RELATOS DE VERANO: LAMIAS, NINFAS DE AGUA... LA TROCANTA

La Trocanta. Marcel Félix de San Andrés Antonio de Torquemada se refiere a ellas afirmando que “el mismo Aristóteles dice que los lé...