martes, 13 de febrero de 2018

CARTA DE ADOLFO BIOY CASARES A ELENA GARRO

'Ilustración del libro Cartas de amor y erotismo de grandes personajes'

Extraída del libro 'CARTAS DE AMOR Y EROTISMO DE GRANDES PERSONAJES'

Entre los años 1949 a 1969, Adolfo Bioy Casares mantuvo una larga correspondencia amorosa con la escritora mexicana Elena Garro. Hasta hace pocos años, el romance entre ellos era un pasaje relativamente desconocido de la vida de ambos, apenas esbozado por ella en los apuntes para el libro Los protagonistas de la literatura americana. Durante buena parte del tiempo que duró la correspondencia, ambos eran casados. Ella, con el poeta Octavio Paz; él, con la poetisa Silvina Ocampo.
La naturaleza precisa de la relación salió a la luz cuando la Universidad de Princeton abrió al público el archivo de Garro. Se trata de cinco cajas de documentos, en las que hay manuscritos originales y una abundante correspondencia, entre otros papeles. Además de las noventa y una cartas, trece telegramas y tres tarjetas postales que Garro recibió de Bioy, el archivo incluye correspondencia de una infinidad de personajes conocidos.
Extensas son la mayoría de las cartas que el cuentista y novelista argentino escribió a Elena Garro. Largas, de renglones apretados, con letra a veces ininteligible, hinchadas de nostalgia, adulación obsesiva, angustia, autodenigración y desesperanza…

Mi querida,
aquí estoy recorriendo desorientado las tristes galerías del barco y no volví a Víctor Hugo. Sin embargo, te quiero más que a nadie… Desconsolado canto, fuera de tono, Juan Charrasqueado (pensando que no merezco esa letra, que no soy buen gallo, ni siquiera parrandero y jugador) y visito de vez en vez tu fotografía y tu firma en el pasaporte. Extraño las tardes de Víctor Hugo, el té de las seis y con adoración a Helena. Has poblado tanto mi vida en estos tiempos que si cierro los ojos y no pienso en nada aparecen tu imagen y tu voz. Ayer, cuando me dormía, así te vi y te oí de pronto; desperté sobresaltado y quedé muy acongojado, pensando en ti con mucha ternura y también en mí y en cómo vamos perdiendo todo. Te digo esto y en seguida me asusto, en los últimos días estuviste no solamente muy tierna conmigo sino también benévola e indulgente, pero no debo irritarte con melancolía; de todos modos cuando abra el sobre de tu carta (espero, por favor que me escribas) temblaré un poco. Ojalá que no me escribas diciéndome que todo se acabó y que es inútil seguir la correspondencia… Tú sabes que hay muchas cosas que no hicimos y que nos gustaría hacer juntos. Además, recuerda lo bien que nos entendemos cuando estamos juntos… recuerda cómo nos hemos divertido, cómo nos queremos. Y si a veces me pongo un poco sentimental, no te enojes demasiado… Me gustaría ser más inteligente o más certero, escribirte cartas maravillosas. Debo resignarme a conjugar el verbo amar, a repetir por milésima vez que nunca quise a nadie como te quiero a ti, que te admiro, que te respeto, que me gustas, que me diviertes, que me emocionas, que te adoro. Que el mundo sin ti, que ahora me toca, me deprime y que sería muy desdichado de no encontrarnos en el futuro. Te beso, mi amor, te pido perdón por mis necedades.

Adolfo B C


2 comentarios:

  1. Una carta muy descriptiva. Qué hará ella ¿contestará a sus súplicas y a su amor? Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Respondió a esta y otras cartas de forma discreta, no olvides que estaba casada con Octavio Paz

      Eliminar

DEJA AQUÍ TU OPINIÓN

LA XENÓFOBA Y POPULISTA PRESIDENTA DE CROACIA

Kolinda Grabar-Kitarovic celebrando un gol de la selección croata "Kolinda Grabar-Kitarovic ha sido la otra sorpresa de una apot...