domingo, 26 de noviembre de 2017

LA SEXUALIDAD EN EL MAQUIS ESPAÑOL

Durante muchos años en nuestras sierras ocurrió un drama silenciado. Entre sus temas menos tratados uno fue el de la sexualidad.
Miguel López Cabezas y Manuela López Cabezas "Los Parrilleros"
Abordamos un tema de los que no se tocan mucho cuando hablamos sobre el maquis. Nos referimos a la sexualidad y la guerrilla, que pese a que cada vez hay más libros y estudios sobre el maquis, sigue siendo un asunto poco tratado. Y la verdad, es que si partimos de que nuestros protagonistas eran grupos formados mayoritariamente por hombres jóvenes, a los que la represión, la violencia y el miedo los hacían vivir lejos de pueblos y ciudades, con lo que eso implicaba, como estar alejados de sus parejas, los que las tenían, o del sexo opuesto los que no, por no rebuscar un poco más e investigar sobre la homosexualidad o transexualidad, que aún siguen siendo temas tabú, nos deja un panorama que dio pie a todo tipo de situaciones, trágicas unas, surrealistas otras, pero sobre todo, alejadas a lo que tendría que haber sido la normalidad.
Empezaremos asumiendo que otra de las consecuencias de nuestra guerra civil, una vez visto el trato que dispensaban los vencedores a los vencidos, fue la separación de maridos y mujeres, o de simples parejas, pues los unos tuvieron que marchar a la sierra, y en la mayor parte de los casos, ellas se quedaron en los pueblos. Por un lado, eran las “mujeres de los rojos o de los fugaos”, con lo que estaban bajo vigilancia y sufrían diversos tipos de represión. A esto se unía la imposibilidad, durante la mayor parte del tiempo, de ver al otro miembro de la pareja, y acarreaba para ellas el tener que ocuparse habitualmente de las tareas que tendría que haber realizado el varón, además de las suyas propias. Según se fue alargando la estancia de los huidos en las sierras, empezaron las visitas a sus compañeras, tanto para ver cómo estaba la familia, la casa, las tierras y también para mitigar la forzada abstinencia. Estas visitas fueron descubiertas antes o después en la mayoría de los casos, lo que traía habituales registros y diversos abusos, y, en muchas ocasiones, la detención o el asesinato del guerrillero y la encarcelación de la mujer. Como le ocurrió a Andrés Galufo y Magdalena Cano, su compañera y enlace, acabando él condenado a muerte y ella encarcelada. Peor suerte corrió Julia Llamas, quien empezó siendo enlace de Fernando Ruiz “Fernandillo” y acabó siendo su amante, descubiertos por la guardia civil ella resultó mortalmente herida y él condenado a muerte.
La lista de guerrilleros muertos durante las visitas a sus compañeras sentimentales es larga, entre ellos, “Culomojado”, “Raxau”, “Rendueles” o Fernando Prieto “Alegría”, por citar algún ejemplo.
Hemos de tener en cuenta que las figuras de algunos guerrilleros llegaron a mitificarse bastante en los lugares por los que actuaban, lo que en diversas ocasiones favoreció a estos a que pudieran disfrutar de la compañía y las atenciones de mujeres que les servían de enlaces, pese a estar muy mal visto, o prohibido, tener o intentar tener relaciones sexuales o sentimentales tanto con mujeres que hacían el papel de enlaces como con las mujeres o hijas de los enlaces masculinos. Primero por estar pésimamente considerado y segundo por las delaciones que podían provocar los maridos o padres burlados.
Por desgracia, la testosterona masculina creó un montón de situaciones que una vez más, acabaron de malas o peores maneras. Entre las situaciones creadas, hubo quienes tuvieron que cambiar el lugar donde se escondían, como Andrés “El Gitano”, a bajas provocadas por delaciones maritales como la de Victoriano Coto “Salvaje”, o cuando eran pillados “in fraganti” como Generoso Rico, quien fue golpeado por el marido, primero con un martillo y después con la culata de su fusil, quedando muerto allí mismo, dejando como trágica anécdota que el marido fue condenado a 20 años, no por el asesinato del guerrillero, sino por haberle dado cobijo. Puestos a empeorar las cosas está el caso de Tomás “El Chaparro”, que, mientras estaba escondido en el cortijo “Nicolasa”, empezó a mantener relaciones sexuales con la cortijera y ante el peligro de delación del marido acabó por ahorcarlo con el beneplácito de la mujer. O casos como el de Abelardo Díaz, quien, como su mujer estaba estrechamente vigilada, tuvo de enlace a su cuñada Balbina, con la que al final terminó manteniendo relaciones sexuales.
Otras veces, se llegó al enfrentamiento interno al tener dos guerrilleros pasiones por la misma mujer. La partida del “Maestro de “Villarmeirín” terminó por escindirse por la lucha provocada por el supuesto amor a Estrella Chacón. La partida cordobesa de “Los Jubiles” ejecutó a Juan “El Boy” por mantener relaciones sexuales con la cortijera que los escondía ante la denuncia del marido. Posteriormente el marido explicó que “El Boy” no había sido el único, pues también Francisco Jubiles, uno de los líderes de la partida, las había mantenido y ya cada cual que saque sus conclusiones. En una partida de los Ancares leoneses, Vicente y Ángeles “los Maños” fueron asesinados por otro guerrillero del grupo, Manuel Bernárdez “El Asturiano”, quien pretendía a una enlace. Cuando el resto del grupo descubrió los hechos ejecutaron al “Asturiano”.
Manuel Fernández “Lolo” acabó con la vida de su amigo y compañero de partida Víctor Argüelles al no conseguir a la compañera de este. Tras una noche de alcohol le disparó siete veces y, para empeorar la situación, cuando salió de la casa se encontró con el vecino Fernando González, que acudía alarmado por los disparos, a quien eliminó de un disparo en la cabeza. “Lolo” terminó asesinado por otro miembro de su partida, pues desde el día de autos, habían dictado su sentencia de muerte. Aurelio Álvarez fue cercado por la guardia civil, pues mantenía relaciones con la mujer que lo escondía, y el marido, al descubrirlo, lo delató. Los agentes terminaron con su vida y, durante el tiroteo que se produjo, resultó herido el marido, Amado Arias, a quienes los guardias obligaron a abrir la puerta de la cabaña donde estaba escondido el guerrillero. Amado fallecería pocos días después.
Cuando los guerrilleros no tenían mujeres o compañeras a las que visitar, para combatir la abstinencia se recurría a los burdeles o prostitutas, otra conducta que también estaba mal vista por la guerrilla, pues, por un lado, “empañaba” la imagen del guerrillero y, por otro, se sabía que normalmente estaban controlados por la policía, aunque no por eso dejaron de visitarse. De hecho, en algún informe guerrillero aparece el dato de que después de ciertos golpes exitosos, algunos guerrilleros “desaparecían unos días y no volvía a aparecer hasta haberse gastado en burdeles una parte de las ganancias”.
Bernabé y Luis Ordieres fueron detenidos tras una visita al burdel El Cabaret, en Avilés, pero mientras eran llevados a comisaría acabaron con la vida de uno de los policías que los custodiaban y dejaron malherido al otro, tras lo cual se dieron a la fuga. No tuvieron tanta suerte, en marzo de 1944, los integrantes del grupo de Antonio Velázquez Murillo, en Granada, sorprendidos tras la delación de una prostituta a un confidente de la policía en un burdel de la calle Piedra Santa. El asalto terminó con tres guerrilleros muertos, Antonio Beltrán, Isidoro Gómez y Manuel Terrón, perdiendo también la vida el inspector de la BPS Romero Funes. La partida libertaria de “El cojo de la Porrada” aún fue un paso más allá e instaló una de sus bases de actuación en el prostíbulo de Fregenal de la Sierra, regido por Luisa Ramos “La Cortada”. ¿El final de la historia? el previsible, asalto de la guardia civil al lupanar el 17 de octubre de 1947, en el que perdieron la vida “El Cojo de la Porrada” y su hermano Domingo, y del que salió herido Antonio Morgado. La respuesta a tiros del “Cojo” y su hermano dieron tiempo a Antonio y otro compañero del grupo para que pudieran huir. También nos consta que la partida de Los Jubiles pagó el servicio de varias prostitutas pero tuvieron la precaución de que el encuentro fuera en un apartado cortijo.
Si hasta este punto lo leído os parece un cumulo de despropósitos, siempre podemos empeorarlo. Normalmente, los guerrilleros eran gente idealista, pero como en todos lados había manzanas podridas. Pese a estar castigados con la pena de muerte tanto los abusos sexuales como las violaciones, ya fueran a enlaces como al pueblo llano, por desgracia se dieron unos cuantos casos y, aunque fuera en pocas ocasiones, no podemos obviarlas: Antonio López “Corchas” estaba tratando de violar a dos chicas del pueblo de Gestoso cuando fue alcanzado por un disparo de su propia escopeta, disparado por uno de los amigos de las abusadas, quedando herido de muerte, pero aún tuvo tiempo de hacer varios disparos con su pistola, matando a la joven de 24 años Celsa Gallego.
"El Comandante" y "El Manco de Agudo"
El autor del disparo de escopeta estuvo unos días atemorizado por las posibles represalias guerrilleras, por suerte para él, la Federación de Guerrillas lo que hizo fue pedir disculpas, alabar al chico y decirle que si él no hubiera acabado con “Corchas”, lo habrían hecho ellos. Quizás la zona donde más violaciones realizó la guerrilla fue en Ciudad Real y Badajoz. En Garbayuelas, “El Manco de Agudo” y “Gabino” violaron a la mujer de un pastor en abril de 1944, reincidiendo un mes después en Talarrubias con la dueña de una finca. “Chaquetalarga” fue acusado de varias violaciones durante el periodo de huidos en las provincias de Badajoz y Ciudad Real. Por tierras de Toledo, en 1948, vuelve a aparecer “El Manco de Agudo”, esta vez acompañado de “El Comandante” y “Parrala” para forzar a una mujer en Los Alares.
No vamos a entrar en este artículo en los repetidos abusos sexuales y violaciones que efectuaron las fuerzas represivas, falangistas, contrapartidas o tercios marroquíes sobre niñas y mujeres que ejercieron como enlaces de la guerrilla, sobre las familiares de los guerrilleros o con mujeres que nada tenían que ver con el tema, pues la lista de víctimas sería interminable. Simplemente decir que se usó normalmente como arma para acabar con la guerrilla y su entramado de enlaces, o simplemente para demostrar quién había ganado la guerra y quién la había perdido, o como afirma Pilar Maestro: “Se puede considerar, que el cuerpo de las mujeres representó un frente político y sexuado, ya que se convirtió en el punto de mira de unos brutales mecanismos punitivos procedentes, por un lado, de la nueva violencia político-social que el franquismo aplicaba a todos los grupos sociales desafectos a su régimen, y por otro lado, la aplicación de los castigos comunes en cualquier tiempo de guerra. Sin embargo, para un análisis más concreto de lo que representó para las mujeres republicanas estas formas de castigo, he considerado imprescindible la utilización del término ‘represión sexuada’ por representar la anulación de la ciudanía femenina, por un lado, y por utilizar mecanismos represivos que atacan directamente a los elementos característicos de la feminidad o del sexo, por otro”.
Algunas veces fueron las propias mujeres las que aprovecharon las debilidades de los hombres, en palabras de alguna de las enlaces, cuando tenían que cruzar controles con algún material peligroso, se ponían guapas, se hacían las tontas, echaban sonrisas a los guardias y estos las dejaban pasar sin inspecciones rigurosas.
Otro tema a tener en cuenta fue el de los embarazos, pues de repente la mujer o compañera de un guerrillero quedaba embarazada y no se podía admitir que el guerrillero bajaba a la casa, así que en muchas ocasiones el hijo se tenía que atribuir a un tercero, con la connivencia de este y las habladurías que provocaba el caso. Si no se atribuía a terceros, la guardia civil aumentaba los registros a la casa y las posibles emboscadas y podían ejercer más medidas represivas por no haber denunciado la presencia del guerrillero. El listado es largo, incluyendo los casos de las guerrilleras que quedaban embarazadas en la sierra. Las hubo, como el caso de Asunción Méndez (Agudo, Ciudad Real) que cuando se quedaron en cinta, consiguieron junto a su pareja abandonar la sierra y esconderse en una gran ciudad. Por desgracia, esto fue casi una excepción. En el caso de Manuela Díaz, esposa del jefe de la partida de “Los Parrilleros”, cuando quedó embarazada de este tuvo que entregar a su hijo a unos cabreros, muriendo el bebé unos meses más tarde. Casimira Álvarez “La Jopa” de Navatrasierra se quedó embarazada en la sierra y a los pocos días de dar a luz entregaron a su hijo en la finca “La casita de papel”, fue trasladado a un orfelinato siendo adoptado posteriormente. “La Jopa” fue detenida y encarcelada, y largo tiempo estuvo buscando a su hijo, del que no volvió a tener noticias. Daniela Barroso “Daniela” tuvo dos hijos en la sierra junto al guerrillero Pedro Sebastián “Madroño”, la primera la entregaron a un pastor y con el tiempo les llegó la noticia de que había muerto, aunque ellos creían que era un engaño para evitar que la reclamaran posteriormente. Cuando tuvieron al segundo, al poco de nacer, la guardia civil asaltó el campamento guerrillero. Daniela pudo escapar pero no “Madroño”, quien se quedó con el niño en brazos, esposado bajó al pueblo y lo entregó a la madre de su compañera. El niño murió poco después.
María Rodríguez dio a luz en la sierra un hijo de “Chaquetalarga”, que entregó a un cabrero, y cuando salió de la cárcel tampoco pudo seguir la pista del pequeño. Su hermana Paula Rodríguez “Goyería” dio a luz tres veces en la sierra, teniendo que entregarlos en diferentes sitios, y para colmo de males, ambas fueron abandonadas por sus parejas guerrilleras, “Chaquetalarga” y “Miguelete”, acabando tiempo después en prisión.
En lo que se refiere a las relaciones homosexuales solo hay referencias de un guerrillero que se declaró abiertamente homosexual. Podemos imaginar que en aquellos tiempos, con tanto macho ibérico cerca, no debía ser nada fácil el hacerlo. Sería más que interesante conocer el número real de homosexuales en la guerrilla, pero al igual que otros mucho, ese dato quedará para el tintero de la historia. El guerrillero en cuestión fue Mariano Bodas Crespo “Regate”, un cabrero de Toledo y, por extraño que parezca, su orientación sexual no provocó ningún conflicto en el grupo y fue tratado con normalidad.
Florencio Pla "La Pastora"
Terminamos con el caso de “La Pastora”, Teresa Pla Messeguer, que nació sin genitales claramente masculinos o femeninos, y sus padres, para evitarle la mili y otros males la inscribieron como Teresa. Objeto de humillaciones desde la infancia, trabajaba de pastora. Siempre se consideró hombre aunque fuera vestida de mujer. Con la edad, sus rasgos se masculinizaron más y un día un grupo de guardias civiles la acorralaron y la desnudaron para burlarse de ella. Esta última humillación la llevó a huir a la sierra donde se cortó el pelo, se vistió de hombre, se cambió el nombre a Florencio y se integró en la guerrilla antifranquista con el apodo de “Durruti”. Tras años en la sierra fue detenida y tuvo que pasar por su última humillación: fue vestida nuevamente de mujer en el cuartelillo e ingresada en la cárcel de mujeres. Finalmente, un informe médico lo declaró definitivamente como hombre y fue indultado en 1978, tras veinte años en prisión.

Fuentes: Luchadores del ocaso (Ramón García), El monte o la muerte (Santiago Macías), Huidos y guerrilleros antifranquistas en el centro de España 1939-1955 (Benito Díaz), La agonía del león (Carlos G. Reigosa), La resistencia armada contra Franco (Francisco Moreno), Historia y memoria del maquis (Francisco Moreno), Hijos de una guerra, Los hermanos Quero y la resistencia antifranquista (Jorge Marco), Esperanza en la niebla (varios autores), Entre la supervivencia cotidiana y la lucha política: Las mujeres en la resistencia antifranquista. 1939-1975 (Pilar Maestro, trabajo de fin de grado) y Los Jubiles (Sánchez Tostado).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA AQUÍ TU OPINIÓN

LA XENÓFOBA Y POPULISTA PRESIDENTA DE CROACIA

Kolinda Grabar-Kitarovic celebrando un gol de la selección croata "Kolinda Grabar-Kitarovic ha sido la otra sorpresa de una apot...