domingo, 21 de agosto de 2016

Rajoy pide ayuda al 'chulo del bluff'

Pedro Sánchez Vs Mariano Rajoy
Paradojas del destino. Si Pedro Sánchez quiere zaherir y ridiculizar a Mariano Rajoy el próximo día 30 en el Congreso lo tendrá muy fácil: solo tendrá que repetir palabras similares a las que lanzó contra él Rajoy cuando el líder socialista intentó sacar adelante su investidura en marzo con el mismo y único socio, Ciudadanos. Rajoy dijo entonces que Sánchez era un bluff porque se presentaba a la investidura "sin mover un dedo para formar gobierno: a lo mejor usted pretende que alguien se lo regale", dijo. Y añadió: "lo que pretende hacernos creer Sánchez es que si España no tiene gobierno, si no completa una mayoría, si él no es elegido presidente, será por culpa de todos los demás, que son los malos" ¿Quién será ahora el culpable de no formar gobierno? ¿Quiénes son ahora "todos los demás"? ¿Quiénes son ahora los malos? ¿Quién acude a la investidura sin haber hecho los deberes, ni buscar los apoyos suficientes para completar una mayoría?
En la sesión en la que el PP y Podemos se negaron a abstenerse para permitir un gobierno de PSOE y Ciudadanos, Rajoy aseguró también que Sánchez había “engañado al Rey, a esta Cámara y al conjunto de los españoles” por acudir sin una mayoría y calificó la candidatura de Sánchez de “ficticia”: “¿Hemos venido a votar una mayoría –preguntó Rajoy- o a incubarla? Y añadió: “Estamos ante un sucedáneo de investidura en la que el PP no va a asumir ningún papel de cortejo, ni a rebajar su dignidad” para dar a Sánchez su abstención.
Rajoy ridiculizó, con enorme sarcasmo, el pacto con Ciudadanos (el Pacto de Guisando lo llamó) porque, dijo, “carece de relevancia y porque se ha presentado sin el menor sentido del ridículo”. Aseguró varias veces más que Pedro Sánchez “no había hecho ningún intento serio para lograr una mayoría suficiente por lo que España está en una situación de mayor inestabilidad y mayor desconfianza”.
Aunque le ha costado lo suyo y también ha estado de vacaciones, llega ahora Rajoy a su investidura en situación muy similar con el único apoyo de Ciudadanos, sin haber “movido un dedo” para conseguir una mayoría y exigiendo ahora al PSOE su abstención, amenazando una y otra vez a Pedro Sánchez que de no hacerlo así, de no regalarle su apoyo será por culpa de todos los demás, en especial de los socialistas, que ahora son los malos.
Con estos antecedentes, no parece muy difícil ponerse en la piel de Pedro Sánchez, a quien Cospedal llamó “demagogo, chulo y soberbio” para exigirle, con estos antecedentes lingüísticos, que “dejara su ego personal” y apoyara a Rajoy asumiendo, claro, su papel de cortejo del PP... No parece difícil ponerse también en la piel de los actuales dirigentes del PSOE que se tragaron todos los sapos y sarcasmos de Rajoy, el mismo candidato a la investidura que ahora exige a los socialistas el regalo de su apoyo, por el bien de España y de los españoles, para que el presidente del PP no haga el ridículo en la Cámara y para que no engañe al Rey al acudir a una investidura sin los votos suficientes para formar gobierno.

César Ortega, periodista

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA AQUÍ TU OPINIÓN

NUEVO PROYECTO DE PRESUPUESTOS 2017: PUNTO DE ENCUENTRO PAGE-MOLINA

Encuentro institucional de García Page y García Molina Finalmente, ante las repetidas llamadas a la negociación de los diputados de Po...