miércoles, 8 de abril de 2015

EL ESPERPENTO DE IU

Juan Carlos Escudier.
Alberto Garzón, candidato IU elecciones generales
En Izquierda Unida no hay nada seguro. Durante años se creyó que tenía un coordinador general pero se trataba de una ilusión óptica, un espejismo del desierto, y aún hoy parece que hay alguien donde sólo existe una masa de aire caliente. Igual ocurrió con sus candidatos por Madrid, que un día estaban y al día siguiente no, un truco de magia que se viene ensayando por si hay que hacerlo con toda la coalición más temprano que tarde. Lo único tangible allí es el caos organizado, de manera que si una mariposa mueve graciosamente sus alas en China es altamente probable que en IU se esté formando una pelotera del quince.
En medio de esta incertidumbre, hay quien ha querido ver un gesto de autoridad en la filípica con la que Cayo Lara exigía a los suyos poner fin a las hostilidades internas que están consumiendo a la organización. Se trataba justamente de todo lo contrario. Fue una declaración completa de impotencia, un reconocimiento absoluto de incapacidad y, lo que es peor, una certificación notarial del naufragio. ¿De qué vale avisar del inminente choque contra el iceberg si quien tendría que llevar el timón es incapaz de cambiar el rumbo?
Lara, eso sí, es un comentarista atinadísimo. Pues claro que ningún partido puede estar cinco meses dándose de hostias, como él mismo decía, y subir en votos, como no hay ninguna fuerza política que encare el amotinamiento de una de sus federaciones de brazos cruzados o redactando resoluciones para que los portavoces a los que se pide su dimisión practiquen la papiroflexia. De nada vale pedir responsabilidades a quien ahora se dedica a hacer glosa de lo obvio porque si algo tienen los espejismos es que son inaprensibles.
El rapapolvo del supuesto líder de IU se producía en la misma reunión en la que la Presidencia Federal aprobaba no reconocer la lista al Ayuntamiento de Madrid encabezada por Raquel López, en abierta demostración de que el surrealismo no estaba muerto sino sólo tomando cañas. A estas alturas de la película existe un candidato a la Comunidad de Madrid, Luis García Montero, apoyado por todos, y una candidata a la alcaldía elegida por la militancia a la que sólo respalda IU Madrid. Metafísicamente hablando, los dos están pero sólo uno es. De Berlanga.
El mismo Lara está aunque sólo sea aire, y pese a que sus intenciones declaradas eran las de no estar próximamente. De hecho, tras renunciar a competir en las primarias y dar todo su apoyo a Alberto Garzón, parecía que su marcha era inminente. Al coordinador que no coordina se le atisba de lejos, brumoso, sin que se comprenda muy bien cuáles son sus objetivos. ¿Querrá compensar sus escasas dotes como capitán con ese acto de sacrificio supremo que es el hundirse con su propio barco? Es una posibilidad.
Como se ha dicho, en IU nada es lo que parece. Garzón, por ejemplo, aparentaba ser un líder real, de carne y hueso y no un reflejo en una tórrida carretera. A estas alturas, sin embargo, existen dudas razonables. Nada garantiza que el oasis no sea otro conjunto de dunas caprichosas. Viendo la deriva, un auténtico líder no contemporiza y exige tomar las riendas lo antes posible, aunque ello signifique enfrentarse a quien le ha promovido.
De un verdadero líder no se espera que argumente que lo mejor que puede hacer IU, una vez cerrada la puerta de la convergencia, es no presentar candidatura al Ayuntamiento de Madrid para no fragmentar el voto de izquierdas, porque con ese mismo razonamiento IU no debería presentar listas en ningún sitio, ni siquiera la que él está llamado a encabezar en las próximas elecciones generales.
Es posible que los problemas de IU no tengan su origen en Podemos, aunque es más que evidente que Podemos es su gran problema. La unidad popular queda muy bien en los manifiestos pero es disparatada si las condiciones de una de las partes conducen al suicidio colectivo de la otra. Llegados a ese punto, o se defiende el fuerte o se entrega tras arriar la bandera si es que alguien lo quiere. Todo lo demás es un puro esperpento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA AQUÍ TU OPINIÓN

RELATOS DE VERANO: LAMIAS, NINFAS DE AGUA... LA TROCANTA

La Trocanta. Marcel Félix de San Andrés Antonio de Torquemada se refiere a ellas afirmando que “el mismo Aristóteles dice que los lé...